La OMS aconseja usar mascarillas contra el covid-19 y la vacunación es recomendada por expertos

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Un video de un grupo de personas protestando en Santiago de Chile contra las medidas adoptadas por la pandemia de covid-19 fue compartido miles de veces en redes sociales desde el pasado 2 de septiembre. Allí una manifestante asegura que las mascarillas no sirven y sugiere que los asintomáticos no deben usarlas. Otra persona afirma que las vacunas son dañinas. Sin embargo, la OMS sí aconseja el uso de cubrebocas, los asintomáticos sí pueden contagiar el virus y la vacunación es recomendada por expertos y organismos internacionales.

“¡No más bozal!”, gritan varias personas sosteniendo una pancarta que dice “Falsapandemia” en un video difundido en Instagram y en una publicación compartida 14.000 veces en Facebook

Captura de pantalla realizada el 22 de septiembre de 2020 de una publicación en Instagram

En el cartel que sostienen se puede ver un logo que dice “Chile Digno”, correspondiente a una cuenta que se define como “Soberanista”, “Compuesto por Chilenos Patriotas cansados de la división Izquierda y Derecha”, y que difunden artículos contra la aplicación de los test de reacción en cadena de polimerasa (PCR) para la detección del covid-19 y el uso de mascarillas, entre otros.

La pancarta también dice en letras rojas “#MedicosPorLaVerdad”, en referencia a una agrupación presente en varios países que cuestiona las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias para controlar la pandemia del coronavirus (1, 2).

Una persona con voz masculina graba a los presentes y les consulta por qué están protestando. AFP Factual verificó sus afirmaciones:

1. Las mascarillas no sirven: Falso

Al incio del video, una mujer asegura: “la mascarilla no sirve, esa información ya salió en la página de OMS, ya salió en Europa, ya salió en Rusia”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sí recomienda el uso de mascarillas en este documento del pasado 5 de junio, afirmando que son parte de un grupo de medidas que “pueden limitar la propagación de determinadas enfermedades respiratorias causadas por virus, en particular la COVID-19. Sirven también para proteger a las personas sanas o para el control de fuentes”.

En esa misma guía, la OMS cita un estudio publicado en junio pasado en la revista científica The Lancet donde sus autores concluyen que la distancia física, el uso de mascarillas y protectores oculares contribuyen a disminuir el riesgo de contagio del nuevo coronavirus.

Un informe publicado el 26 de julio por investigadores de la Universidad de Cambridge y el King’s College de Londres, que examinaron seis estudios sobre el uso de tapabocas, concluye que “hay cada vez más pruebas de que el uso de protecciones faciales reduce la propagación del SARS-CoV-2”.

“Aunque sigue habiendo incertidumbre acerca del impacto de incluir el uso de protectores faciales entre las medidas para reducir la transmisión, el peso de las pruebas de los estudios de laboratorio y de observación justifica su uso”, afirman los investigadores.

Al inicio de la pandemia la OMS había recomendado reservar las mascarillas solo para funcionarios de la salud. Sin embargo, en junio este organismo instruyó a los gobiernos que alentaran el uso general de cubrebocas.

También desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) se aconseja usar mascarillas “en entornos públicos cuando está rodeado de personas con las que no convive y cuando resulta difícil mantener una distancia de 6 pies de los demás. Las mascarillas ayudan a detener la propagación del COVID-19 al evitar transmitirselo a los demás”. 

Además, el  Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) recomienda que en las zonas de transmisión comunitaria las autoridades fomenten el uso de mascarillas y otros elementos de protección personal. 

En Chile, el uso de mascarillas es obligatorio en todos los lugares públicos cerrados desde el 8 de abril pasado. 

“Esta medida afecta a aeropuertos, locales comerciales, hoteles, establecimientos de salud, lugares de trabajo, establecimientos educacionales, residencias de adultos mayores, recintos deportivos, lugares de fabricación de alimentos y medicamentos, entre otros”, dice el sitio web del Ministerio de Salud.

AFP Factual ya ha verificado anteriormente con expertos que confirman que el uso de mascarillas sí puede prevenir el contagio del covid-19 (1, 2).

Un hombre con mascarilla en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el 25 de septiembre de 2020

2. Los asintomáticos no contagian: Falso

La misma mujer que se refiere a las mascarillas sugiere más adelante en el video viralizado que las usaría solo si estuviese enferma, pero aclara: “cuando yo soy asintomática, yo no me voy a poner ningún coso”.

Sin embargo, las personas que no presentan síntomas de covid-19 sí podrían estar infectadas y contagiar a otros, según la evidencia científica disponible.

De acuerdo a la OMS, las personas contagiadas de covid-19 que no presentan síntomas pueden contagiar:

Un paciente asintomático es quien tiene una mejor respuesta frente a un virus por sus características inmunológicas y biológicas, explicó para esta nota el infectólogo Juan Carlos Cataño, docente de la Universidad de Antioquia, en Colombia. 

“Los asintomáticos tienen el virus y por tanto son capaces de transmitirlo. Lo que puede pasar es que sean menos infectantes que una persona que tenga síntomas. Es simple: alguien que tose o estornuda es más infeccioso que alguien que no lo hace, pero eso no significa que si ambos tienen el virus, el que no tose o no estornuda no lo transmite, porque solo con hablar lo puede contagiar”, agregó Cataño.

Jorge Rodríguez, docente e investigador del Instituto de Salud Pública de la Universidad Javeriana, en Colombia, también aseguró que este tipo de pacientes pueden transmitir un virus: “Una persona asintomática no desarrolla el virus en su cuerpo, pero por supuesto puede llegar a ser transmisor del agente infeccioso porque tiene la carga viral”.

Asimismo, Carolina Herrera, neumóloga y expresidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias, aseguró a AFP Factual que “por supuesto que un asintomático puede contagiar” y agregó que todos deben usar cubrebocas.

3. Las vacunas son dañinas: Engañoso

En la secuencia difundida un hombre asegura que asistió a la manifestación porque no cree en la efectividad de las vacunas y no está de acuerdo con su obligatoriedad. 

“Estoy en contra de la vacunación obligatoria, me parece monstruoso, ya que está llena de efectos adversos (...) Es totalmente inmoral, antiético que nos fuercen o que pretendan hacerlo, a pesar de que tienen contraindicaciones reconocidas oficialmente”, dice.

Nicolás Gálvez, bioquímico del Laboratorio de Inmunología Molecular Biomédica de la Universidad Católica de Chile, dijo a AFP Factual que tanto las vacunas como los fármacos comunes pueden generar efectos adversos en algunas personas y que son situaciones reguladas:

Además, señaló que antes de ser aprobadas para su uso en la población, las vacunas en general pasan por varios años de investigación preclínica y clínica, donde se evalúan dichas respuestas adversas. “Las vacunas con respuestas adversas graves no salen al mercado. Finalmente, todo esto también se podría decir para cualquier otro fármaco que no sea una vacuna, como el paracetamol o la aspirina”, agregó.

Respecto de la presunta obligatoriedad de las vacunas, el docente de Bioética de la Universidad de Valparaíso Álvaro Hevia explicó a la AFP que en Chile, de acuerdo al artículo 32 del Código Sanitario, sí se puede obligar a las personas a vacunarse en ciertos casos. 

Captura de pantalla del artículo 32 del Código Sanitario de Chile, tomada el 24 de septiembre de 2020

“Se puede obligar a una persona a vacunar siempre que lo declare el presidente de la República por tratarse de una enfermedad transmisible que afecta a la salud pública y que la vacuna tenga una comprobada eficacia en la inmunización, salvo en los casos especiales en que exista una justificación médica para eximir a la persona (art. 33)”, añadió el doctor en filosofía.

Además del ámbito legal, la obligatoriedad de una vacuna se puede considerar como un deber bioético, explicó: “Cuando el acto de rechazar una vacuna para una enfermedad transmisible puede significar un daño para la comunidad, y en particular para los individuos más vulnerables, las deliberaciones éticas tienden a privilegiar el bien común, la salud pública, por sobre la autonomía individual”.

Luego, aseguró que se pueden considerar excepciones en el caso de que la vacuna pueda dañar a la persona, como ocurre con pacientes inmunodeprimidos, “siendo el ‘efecto rebaño’ la medida de protección social para estos individuos y en los que cobra importancia también la obligatoriedad de la vacunación comunitaria”.

Por otro lado, la misma persona que se manifiesta en contra de las vacunas en el video asegura que sus efectos adversos han sido reconocidos por el mismo CDS. O sea, una organización megaoficial”. Sin embargo, no existe ninguna organización internacional o sanitaria con esas siglas.

El rechazo a las vacunas está en el listado de las diez principales amenazas a la salud pública de 2019 planteadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), junto a la contaminación del aire, la enfermedad del ébola, la pandemia de la influenza, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y más:

“Las dudas sobre las vacunas (la renuencia o el rechazo) amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación (...) Actualmente previene de 2 a 3 millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial”.

En julio de 2019, la OMS informó que gracias a la inmunización se ha reducido en un 80% la mortalidad mundial por sarampión y que la poliomielitis está cerca de ser erradicada en el mundo, gracias a las vacunas.

Asimismo, los CDC de Estados Unidos también recomiendan inmunizarse contra ciertas enfermedades.

AFP Factual ya ha publicado otras verificaciones sobre los presuntos efectos de las vacunas relacionadas a la pandemia del covid-19 (1, 2, 3).

En conclusión, las mascarillas sí son recomendadas por las autoridades sanitarias para prevenir el contagio del covid-19 y también aconsejan que las utilicen personas asintomáticas. Además, las autoridades sanitarias y expertos consultados recomiendan la vacunación, pese a posibles efectos adversos en casos excepcionales. 

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

CORONAVIRUS