Batería recargable de ion de litio para un vehículo eléctrico en la fábrica de Volkswagen en Zwickau, Alemania, el 25 de febrero de 2020 ( AFP / Ronny Hartmann)

Verificamos un mensaje viral que alerta contra la extracción de litio y los coches eléctricos

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

El litio es un material ligero utilizado en la fabricación de baterías para automóviles eléctricos, entre otras aplicaciones. La fotografía de una excavadora que supuestamente lo extrae ha sido compartida más de 17.000 veces en redes sociales desde el 20 de agosto de 2022 con un mensaje que alerta de que la máquina “consume 450 litros de combustible” en 12 horas. Pero esto es incorrecto. Esa excavadora en concreto extrae lignito y funciona con electricidad. Además, expertos explicaron a la AFP el impacto medioambiental de la extracción de litio y de los vehículos eléctricos.

“Esta máquina tiene que mover 500 toneladas de tierra/mineral que se refinarán para crear una batería de litio de coche. Consume 450 litros de combustible en un turno de 12 horas”, comienza el texto, compartido en Facebook y en Twitter, que incluye varias explicaciones y datos sobre la extracción del litio y la fabricación de baterías para vehículos eléctricos. El mensaje también circula en francés.

“El litio se refina a partir del mineral utilizando ácido sulfúrico. Una mina de litio se estima que requiere hasta 75 cargas de ácido sulfúrico al día”, dice el mensaje, que en publicaciones como ésta incluye una fotografía diferente a la más viralizada. El texto sigue: “Una mina consumirá 12.200 litros de agua por segundo para producir 66.000 toneladas de carbonato de litio al año”. Según las publicaciones, “podemos asegurar que fabricar un coche eléctrico contamina un 70% más que uno de gasolina”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 26 de septiembre de 2022

El litio es un material ligero cuyos mayores productores mundiales son Australia, Chile, China y Argentina. Suele utilizarse para el almacenaje de energía en baterías de teléfonos móviles u ordenadores, pero su importancia estratégica se ha disparado al ser un recurso esencial para la fabricación de vehículos eléctricos.

Si bien es cierto que la extracción de litio tiene un impacto medioambiental, como dice el mensaje viral, las afirmaciones de la publicación no son del todo correctas.

La excavadora de las fotos es eléctrica y no extrae litio

Para empezar, la máquina que aparece en las fotografías virales no sirve para extraer litio, sino lignito, y no funciona con carburantes sino con electricidad.

Una búsqueda inversa de una de las imágenes arrojó entre los resultados el modelo de la excavadora que se viralizó: una Bagger 288. Se trata de uno de los mayores vehículos terrestres del mundo: su peso equivale a 8.600 automóviles y es tan alto como la Estatua de la Libertad, de acuerdo con la página de su constructor, el grupo siderúrgico alemán Thyssenkrupp, donde también aparece la foto que ilustra algunas publicaciones.

Otra búsqueda inversa llevó al sitio de la constructora española Sacyr, donde aparece la otra imagen compartida por los usuarios y que muestra el mismo tipo de máquina.

El grupo alemán confirmó a la AFP el modelo de la excavadora que, según información de su web, se utiliza en la mina de Garzweiler, en el oeste de Alemania, donde se extrae lignito, un tipo de carbón. Guido Steffen, portavoz del grupo alemán RWE, que explota la mina de Garzweiler, respondió a la AFP que la Bagger 288 “fue construida en la mina de Hambach y fue utilizada allí por primera vez” antes de ser trasladada a Garzweiler en 2001.

“Tenemos seis excavadoras de ese tamaño, de esa capacidad y de esa forma, capaces de extraer 240.000 toneladas por día”, añadió Steffen. “Fueron construidas por los grupos industriales Krupp y MAN/Takraf. A excepción de la número 288, todas están en Hambach”, otra mina de carbón al sur de la de Garzweiler.

El portavoz del grupo RWE aclaró que estas excavadoras “funcionan con electricidad”, así que no consumen “450 litros de combustible en un turno de 12 horas”, como dicen las publicaciones virales. Tampoco sirven para extraer litio.

Yacimiento de Las Navas, ¿el más grande de Europa?

Las explotaciones de litio han sido objeto de protestas ecologistas, tanto en Alemania, donde funcionan desde hace años, como en la región española de Extremadura, donde se proyectan minas de litio que han provocado las quejas de vecinos y organizaciones ecologistas.

La publicación viral asegura que la mina de litio “más grande de Europa estará en España: el yacimiento de Las Navas”, y que podrá extraer “1,2 millones de toneladas de material de manera anual, lo que dará lugar a 30.000 toneladas de sulfato de litio aprovechables para baterías de coches eléctricos”.

Fuentes de Lithium Iberia, empresa que impulsa el proyecto de explotación de litio en Las Navas, cerca de la localidad de Cañaveral, aclararon a AFP Factual que la mina está “pendiente del permiso de explotación”.

El yacimiento es “uno de los más grandes” del continente, según Lithium Iberia, desde donde matizaron: si la mina “es la más grande [de Europa] o no (...) es muy difícil saberlo”, porque “hay muchos proyectos que están en marcha” en la región.

En la nota de prensa enviada a los medios, la minera prevé una explotación de 30 años, “los 6 primeros a cielo abierto y el resto en minería subterránea”, y las fuentes consultadas dieron por buena la cifra de 1,2 millones de toneladas extraíbles de la mina que da el texto compartido en redes. También lo recoge la nota de prensa: “El ritmo de producción medio previsto será de 1,2 millones de toneladas anuales de mineral y más de 30.000 toneladas anuales de hidróxido de litio grado batería”.

“El proyecto lo lleva la Consejería de Transición Ecológica [regional extremeña], que tiene que dar el permiso”, después de pedir unas aclaraciones al primer proyecto de explotación, afirmaron las fuentes de Lithium Iberia. Por su parte, la Junta de Extremadura confirmó a AFP Factual que “desde la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad se está tramitando la solicitud de concesión de explotación” de la mina.

Tras presentar el nuevo proyecto, la empresa espera el permiso, lo que podría ser “a finales de este año o primer trimestre del año que viene”. Después, “el período de construcción y puesta en marcha de la mina sería de dos años”, de forma que la explotación como tal comenzaría en el año 2025, según la minera.

“El proyecto contará con una planta fotovoltaica que abastecerá de suministro eléctrico a todo el complejo. Se ubicará en el término municipal de Holguera”, se lee en la nota de prensa, mientras que las fuentes de Lithium Iberia aseguraron que el emprendimiento tiene “todas las garantías medioambientales”.

Una cifra “exagerada”

Según los usuarios, la máquina de la foto debe mover “500 toneladas de tierra/mineral que se refinarán para crear una batería de litio de coche”.

El experto Jens Buchgeister, del grupo de Investigación para Tecnologías Energéticas Duraderas en el Instituto de Tecnología de Karlsruher, explicó a la AFP en mayo de 2022, con ocasión de otra verificación sobre los vehículos eléctricos: "Los minerales extraídos contienen varias materias primas metálicas, así como otras materias primas preciosas extraídas conjuntamente y disponibles, mediante diferentes procesos, para otras aplicaciones específicas”. Es decir, de la misma roca se extraen varios minerales que después se separan para diversos usos.

“Es difícil determinar cuánta tierra se desplaza durante el proceso de extracción”, señaló el profesor de Desarrollo Sostenible de la Universidad Curtin de Australia Peter Newman en esta otra verificación, y añadió que “factores como la geografía, el tipo/concentración de materias primas y las tasas de recuperación tienen un impacto en el resultado”.

Línea de ensamblaje de vehículos híbridos y eléctricos en una fábrica de Renault en Flins-sur-Seine, Francia, el 6 de mayo de 2020 ( AFP / Martin Bureau)

Y en otra verificación de la AFP, Patrick d’Hugues, director del programa Recursos Minerales y Economía Circular de la Oficina de Investigaciones Geológicas y Mineras francesa (BRGM, por sus siglas en francés), comentó que “en función del número de baterías, de su calidad y de su peso, tendremos toda una paleta de cifras. Tomar una cifra así no es fiable”, declaró en septiembre de 2021. Las publicaciones virales verificadas en aquel artículo aseguraban que eran necesarias unas 225 toneladas de materia prima para fabricar una batería de coche eléctrico (menos de la mitad que arroja la publicación viral de 2022), cifra “extremadamente exagerada”, de acuerdo con d’Hugues.

Para la misma verificación, Karine Samuel, profesora universitaria experta en gestión de riesgos en las cadenas de suministro en la Universidad Grenoble Alpes, dijo: “La cifra de 225 toneladas de materia prima no tiene sentido. Para obtener los metales utilizados en las baterías de vehículos eléctricos hay diferentes etapas”, por lo que descartó que se pueda dar una sola cifra global como hacen los mensajes publicados en redes sociales.

La composición de las baterías, variable

En los mensajes virales que nos ocupan se enumeran aún los componentes de una batería de coche eléctrico, “digamos un Tesla”, según los usuarios. Pero la composición de las baterías para estos automóviles varía de un modelo a otro.

La mayoría de las baterías recargables para automóviles eléctricos funcionan hoy día con células de iones de litio. Este tipo de batería está compuesta de litio, cobalto y a menudo níquel en su electrodo positivo, y grafito en el electrodo negativo. Entre los dos hay litio líquido, por el que circulan los electrones, movimiento que provoca una reacción eléctrica que hace funcionar o recarga el aparato.

Las publicaciones virales hablan de las baterías llamadas NMC, con níquel, manganeso y cobalto en su composición, pero, por ejemplo, el fabricante estadounidense Tesla, citado en el texto, equipa la mitad de sus vehículos eléctricos con baterías LFP.

Marko Paakkinen, director del equipo de investigación en el Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia, dijo en marzo de 2022 que las baterías LFP “utilizan litio, hierro y fosfato como materias primas principales, y son más respetuosas con el medio ambiente que las NMC”.

Las técnicas de extracción de litio

Hay dos formas principales de extraer el litio, explicó a la AFP Eric Pirard, profesor en la Universidad de Lieja experto en recursos minerales y economía circular.

La primera consiste en la extracción del litio de rocas magmáticas. “Para disolver el litio hay que disolver el mineral de las rocas”, expuso Pirard. “Por ahora no se ha encontrado nada mejor que el ácido” para el procedimiento, llamado lixiviación.

El segundo modo para recuperar el litio de la roca es la extracción a partir de salmueras, aguas cargadas de elementos sólidos disueltos y saturadas de sal, que se evaporan para extraer el mineral, en un proceso un tanto parecido “al de las salinas”, comentó Pirard.

Salar de Uyuni, en Bolivia, el 10 de octubre de 2009. Estas llanuras tienen una de las mayores reservas de litio del mundo ( AFP / Martín Bernetti)

De acuerdo con el especialista, la cifra de “75 cargas de ácido sulfúrico” diarias para refinar el litio que da el mensaje viral “no dice nada”. Lo correcto sería, por ejemplo, “hablar de 64.000 toneladas de ácido sulfúrico para tratar 200.000 toneladas de concentrado de espodumena (un tipo de mineral de litio), y producir 41.000 toneladas de hidróxido de litio”.

Citando un artículo del New York Times, el mensaje viral también asegura que una mina “consumirá 12.200 litros de agua por segundo para producir 66.000 toneladas de carbonato de litio al año”. La AFP encontró un artículo sobre explotación de litio del medio citado, publicado el 6 de mayo de 2021. Las cifras que proporciona el diario son de 3.224 galones americanos (12.200 litros de agua) pero por minuto, no por segundo.

Es cierto que las minas de litio precisan de mucha agua y pueden ser contaminantes si no se gestionan bien los desechos de los productos químicos, como alertó Naciones Unidas en 2010. Amnistía Internacional también expresó su preocupación por “garantizar unas cadenas de suministro de baterías limpias y verdes” en febrero de 2021.

El impacto medioambiental del vehículo eléctrico

“El desarrollo masivo del automóvil eléctrico demandará cantidades enormes de litio, pero también de cobre, cobalto, manganeso, níquel, aluminio… Cuya extracción masiva tendrá un coste en energía y un impacto ambiental muy importantes”, comentó a la AFP Nathalie Job, ingeniera en materiales y procesos para la transformación y el almacenamiento de energía en la Universidad de Lieja, Bélgica.

La oenegé Consejo Internacional por un Transporte Limpio explica que las emisiones de gas con efecto invernadero que implica la producción de una batería de litio “varían entre los 65 y los 100 kilogramos de CO2 equivalente por kilovatio/hora de capacidad de la batería, dependiendo de si la batería se fabricó con electricidad de una red europea relativamente limpia, o de Estados Unidos o de una red china, muy dependiente del carbón”.

Y agrega: “Dicho de otro modo, la construcción de un vehículo eléctrico con batería es casi 1,5 veces más intensiva en carbono que la de un vehículo convencional, en comparación. La diferencia está en las emisiones procedentes de la fabricación de la batería en sí misma, incluyendo todas las emisiones del proceso de fabricación propiamente dicho, como las asociadas a la extracción y tratamiento de las materias primas”.

No obstante, el Consejo considera que las emisiones de los vehículos eléctricos son más bajas que las de los vehículos convencionales, gracias a la descarbonización de la red eléctrica mundial y al elevado rendimiento de los motores eléctricos, que necesitan menos energía para desplazarse.

En palabras de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), “las emisiones de gas con efecto invernadero asociadas a un vehículo eléctrico durante su vida útil son normalmente inferiores a las de un vehículo de combustible medio, incluso teniendo en cuenta la fabricación”.

Captura de pantalla de la página de la EPA, hecha el 27 de septiembre de 2022, que compara el ciclo de vida útil de un vehículo eléctrico y otro de gasolina

Comparando las emisiones de un automóvil eléctrico y uno de gasolina, “los vehículos eléctricos contaminan más en el momento de la fabricación y de su reciclaje, pero en torno a un 36%”, y no un 70%, como afirma el texto viral, declaró a la AFP Ivan Lucas, conferenciante en la Universidad de la Sorbona. “El balance total es favorable a los vehículos eléctricos”.

Eric Pirard resumió: "Cuando se utiliza un teléfono móvil o un coche eléctrico, hay que conservarlos el mayor tiempo posible. Si la gente fuera consciente del esfuerzo industrial que requiere la construcción de una batería, no conservaría su teléfono durante año y medio”.

AFP Factual ha verificado afirmaciones engañosas o falsas sobre los automóviles eléctricos y su fabricación en otras ocasiones (1, 2, 3).

Traducción y adaptación
Clima