Una enfermera administra una vacuna contra el covid-19 en Lynchburg, Virginia, el 13 de marzo de 2021 (Andrew Caballero-Reynolds / AFP)

Afirmaciones falsas y engañosas del médico estadounidense Hotze sobre covid-19

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un video en el que el médico estadounidense Steven Hotze se posiciona en contra de las vacunas de ARN mensajero contra el covid-19, y a favor del uso de la ivermectina e hidroxicloroquina para tratar esa enfermedad, ha sido compartido cientos de veces en redes sociales desde el 15 de marzo pasado. Expertos consultados por la AFP aseguran que sus declaraciones sobre la seguridad y eficacia de las vacunas son falsas, y las autoridades sanitarias no recomiendan los medicamentos que defiende.

El doctor Steve Hotsy, explica claramente que la llamada Vacuna del bicho 19, no es una v@cun@ en absoluto, y el porque es una peligrosa terapia genética en general…”, dice una de las publicaciones en Facebook (1, 2) que difunde el video de Steven Hotze, un médico y activista conservador estadounidense que encabeza el Centro de Salud y Bienestar Hotze en Texas.

La secuencia, que está subtitulada al español, ha sido compartida en YouTube y en Twitter (1, 2), así como en publicaciones en portugués. En inglés, el video circula ampliamente al menos desde el pasado 15 de marzo con el título “Todo sobre las llamadas vacunas de ARNm” en la red social Rumble, donde acumula más de 82.000 reproducciones.

Captura de pantalla realizada el 13 de abril de 2021 de un tuit

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos publicó el 2 de diciembre de 2020 una carta advertencia enviada a Hotze por comercializar varios productos no autorizados que fueron promocionados en sus redes sociales y sitios web como preventivos contra el covid-19.

“Le solicitamos que tome medidas inmediatas para detener la venta de dichos productos no aprobados y no autorizados para la mitigación, prevención, tratamiento, diagnóstico o cura del covid-19", señala la misiva.

A continuación, el equipo de verificación de la AFP analizó las afirmaciones que el médico hizo en el video viral:

1. Las vacunas de ARNm no son vacunas: Falso

Hotze asegura que una vacuna contra el covid-19 que usa tecnología de ARN mensajero no es realmente una vacuna. Es una terapia génica experimental con ácido ribonucleico mensajero sintético y funciona diferente a las vacunas usadas históricamente”.

Las inyecciones de ARNm contra el covid-19 son las primeras comercializadas en utilizar esta innovadora tecnología, que difiere de las demás vacunas. El objetivo de las vacunas de ARNm es lograr que el cuerpo sintetice la proteína “espiga” del SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19. Una vez sintetizada, el sistema inmunológico la reconocerá como “extraña”, desarrollando anticuerpos capaces de defender al organismo ante un encuentro con el virus.

Jean-Daniel Lelièvre jefe del departamento de inmunología clínica del Hospital Universitario Henri Mondor y responsable de investigación clínica en el Instituto de Investigación de Vacunas de Francia, dijo a la AFP que el SARS-CoV-2 "no es muy diferente del MERS-CoV y el SARS-CoV-1", virus que provocaron una epidemia en el sudeste asiático en 2003.

"Habíamos llevado adelante toda una investigación para la vacuna del SARS-CoV-1. Llegó hasta los ensayos de fase 1, pero la enfermedad se detuvo, por lo que no llegamos a los ensayos de fase 3. Desde el punto de vista de las vacunas, estábamos en un mundo ideal, porque este es un virus nuevo, pero muy cercano a otro del que ya teníamos todo el conocimiento”, explicó Lelièvre.

Así es como funcionan las vacunas de ARNm:

Sin embargo, argumentar que las vacunas de ARNm no son vacunas es “falso” porque “la proteína que producen es exactamente igual a la de muchas vacunas”, dijo en un correo electrónico a la AFP Jeffrey Cirillo, catedrático de inmunología del Colegio de Medicina de la Universidad de Texas A&M.

Cirillo explicó que el cuerpo produce más proteínas mediante la introducción de ARNm y "es por eso que estas vacunas de ARNm funcionan tan bien".

Grant McFadden, director del Centro de Biodiseño para la Inmunoterapia, Vacunas y Viroterapia de la Universidad Estatal de Arizona, coincidió en que los inmunizantes de ARNm alcanzan los mismos objetivos que las vacunas tradicionales.

“Las vacunas ARNm son de hecho verdaderas vacunas vivas que producen el antígeno deseado, la proteína espiga del SARS-CoV-2”, dijo refiriéndose al virus que causa la enfermedad del covid-19. 

McFadden agregó que las vacunas no son terapia génica porque “no cambian el ADN de las células huésped y no pueden alterar los genes de las células de quien la recibe".

Stephen Johnston, director del Centro de Biodiseño para Innovaciones en Medicina de la Universidad Estatal de Arizona, tampoco estuvo de acuerdo con el uso del término “terapia génica” para describir a las vacunas de ARNm.

"Normalmente, se considera que la terapia génica es cuando se introducen genes para reparar un defecto genético", dijo en un correo electrónico. En el caso de las vacunas de ARNm, "están destinadas a prevenir, no a tratar una enfermedad".

AFP Factual ha verificado diferentes videos (1, 2, 3) que circularon en redes sociales con la afirmación de que las vacunas de ARNm son terapias génicas que modifican el ADN de quien las recibe. Sin embargo, todos los expertos consultados coinciden en que eso es falso.

2. Las vacunas no proveen a los individuos de inmunidad contra el covid-19: Engañoso

Hotze también asegura en el video que las vacunas son inefectivas porque “no proveen a los individuos que las reciben de inmunidad contra el covid-19, ni tampoco previenen la transmisión de la enfermedad”.

Cynthia Leifer, profesora asociada de microbiología e inmunología de la Universidad de Cornell, discrepó con la afirmación anterior y aclaró que estas vacunas sí previenen la enfermedad. Después de que una persona recibe la vacuna, el sistema inmunológico genera una respuesta de protección contra el covid-19, dijo.

Con cerca de 300 millones de dosis de múltiples vacunas contra el covid-19 aplicadas mundialmente, todos los datos muestran que las personas inmunizadas están significativamente protegidas de la infección, y si llegan a infectarse, es poco probable que enfermen y mucho menos probable que transmitan la enfermedad”, agregó.

No obstante, la capacidad de las vacunas actuales para prevenir la transmisión de la enfermedad aún no está establecida, debido a que es difícil de medir.

Un artículo publicado el 19 de febrero de 2021 en la revista científica Nature explica que “análisis preliminares sugieren que es probable que algunas vacunas tengan un efecto de bloqueo de la transmisión del virus. Pero confirmar ese efecto, y cuán fuerte será, es complicado porque una caída en las infecciones en una región determinada podría explicarse por otros factores, como confinamientos o cambios de comportamiento en la población”.

Además la Universidad Johns Hopkins señala que: “La vacuna no es 100 por ciento efectiva y todavía no sabemos si alguien que fue vacunado puede desarrollar una infección asintomática y transmitir el virus”, en una sección donde se pregunta si todavía es necesario usar tapabocas y practicar distanciamiento social luego de ser vacunado.

3. Las vacunas de ARNm contra el covid-19 no son seguras: Falso

En la secuencia, el médico estadounidense cuestiona la seguridad de las vacunas con la afirmación de que “es una terapia génica experimental que usa ARNm sintético para tratar una enfermedad infecciosa que nunca ha sido probada en humanos, debido a su fracaso en estudios previos en animales”.

Aunque las vacunas contra el covid-19 son las primeras que utilizan ARNm autorizadas y distribuidas globalmente, la investigación sobre el uso de esta tecnología en vacunas empezó a inicios de la década de 1990 e incluyó pruebas prometedoras en animales. 

Johnston, de la Universidad Estatal de Arizona, explicó que las primeras pruebas de ARN en vacunas "sí indujeron reacciones muy malas", pero se descubrió que se debía a "secuencias en el ARN que generaban señales de ‘peligro’ para el sistema inmunológico del huésped". 

Lo anterior, dijo, fue corregido al “desarrollar ARN que no provocara esa respuesta”.

Durante las últimas décadas, la investigación científica sobre esta tecnología generó  candidatos prometedores de vacunas para otros patógenos.

Un artículo publicado el 12 de enero de 2018, antes de la pandemia, en la web de la revista Nature decía que “las vacunas de ARNm han provocado en años recientes una potente inmunidad contra enfermedades infecciosas objetivo en modelos animales de virus de la influenza, virus del Zika, virus de la rabia y otros".

Las vacunas de ARNm para covid-19 se han probado en primates no humanos y en humanos, y se ha demostrado que son seguras y efectivas, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

El video también incluye afirmaciones de que miles de personas han experimentado eventos adversos graves después de la vacunación, incluida la anafilaxia o la muerte.

Las autoridades sanitarias de EEUU recopilan los informes de efectos adversos en una plataforma llamada Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS), a la que cualquier persona puede enviar su información.

No obstante, los CDC advierten sobre algunas limitaciones de los datos en su sitio web como que “los informes del VAERS por sí solos no pueden usarse para determinar si una vacuna causó o contribuyó a un evento adverso o enfermedad” o que “algunos informes pueden contener información incompleta, imprecisa, coincidente o no verificable”.

Los CDC también indican que la “anafilaxia debido a la vacuna contra el covid-19 es rara” y que “no ha detectado patrones en la causa de la muerte que indiquen un problema de seguridad con las vacunas Covid-19”.

AFP Factual ha desmentido anteriormente diferentes publicaciones y videos sobre los efectos adversos de las vacunas contra el covid-19, en específico, de la desarrollada por Pfizer/ BioNTech que usa ARNm (1, 2).

4. Las vacunas de ARNm pueden empeorar la infección: Falso

Hotze afirma que esas vacunas ponen a las personas que la reciben en riesgo de una hiperreacción del sistema inmunológico y que en realidad podrían empeorar las infecciones causadas por el SARS-CoV-2.

“La terapia génica experimental de ARNm sintético activa la producción de proteínas contra el covid-19, pero no tiene un interruptor de apagado. Simplemente sigue replicándose y el sistema inmunológico sigue generando una respuesta inmunitaria contra él”, dice.

Esta afirmación es falsa, según expertos médicos y autoridades sanitarias.

Leifer, de la Universidad de Cornell, dijo que no se necesita un interruptor de apagado para el ARNm. "Las células solo pueden producir la proteína espiga mientras tengan ARNm".

Agregó que “el ARNm no tiene forma de sobrevivir a largo plazo. No se puede insertar en el genoma y no se puede replicar. Es uno y listo. La célula desechará el ARNm y ya no producirá proteína espiga".

Cirillo de la Universidad de Texas A&M dijo que “el cuerpo es un interruptor de apagado natural para cualquier ARNm. Hay enzimas en el cuerpo que degradan el ARNm todo el tiempo” y aunque nuestra respuesta inmune recordará haber visto la proteína del virus,“no habrá ARNm o proteína del virus después de unos días”.

Según el estudio de 2018, antes mencionado y publicado en la web de la revista Nature, "el ARNm se degrada mediante procesos celulares normales".

El estudio de las fase I / II de la vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech publicado en agosto de 2020 en la web de la revista Nature indica que “el ARN es necesario para la síntesis de proteínas, no se integra en el genoma, se expresa transitoriamente, se metaboliza y elimina por los mecanismos naturales del cuerpo y, por lo tanto, se considera seguro".
 

Los CDC también explican que “una vez que las instrucciones (ARNm) están dentro de las células inmunitarias, las células las usan para fabricar la pieza de proteína. Una vez que se hace la pieza de proteína, la célula descompone las instrucciones y se deshace de ellas".

Hotze también dice que existe el riesgo de "reacciones de potenciación dependiente de anticuerpos que aumentan la capacidad del virus para infectar sus células" cuando se enfrenta a él después de la vacunación.

Si bien este tipo de reacciones se han observado con vacunas anteriores contra otros coronavirus, “esto no se ha observado ni en animales ni en las miles de personas vacunadas (muchas de las cuales se han expuesto posteriormente a covid-19) con las vacunas de ARNm”, según Cirillo.

Johnston concuerda con lo anterior y aclara que la potenciación dependiente de anticuerpos “es un fenómeno real, conocido con el dengue”.

“Sin embargo, la base no es el mecanismo o vector de la vacuna, sino los anticuerpos contra las proteínas del virus. Hasta ahora hay poca o ninguna evidencia de que esto sea un problema con las vacunas covid, ya sean vacunas genéticas, proteínas o vectores virales”, dijo.

McFadden de la Universidad Estatal de Arizona coincidió con Johnston. Indicó que la enfermedad potenciada por la vacuna es una complicación observada en "una pequeña cantidad de vacunas experimentales, que aparece solo después de una exposición secundaria al mismo virus, pero esto nunca se ha observado con las vacunas de ARNm contra el covid en personas".

5. La ivermectina e hidroxicloroquina son tratamientos para el covid-19: Engañoso

Un frasco de hidroxicloroquina en una farmacia en Provo, Utah, el 20 de mayo de 2020 (George Frey / AFP)

Otra de las afirmaciones de Hotze en el video es que está demostrado en estudios alrededor del mundo que el uso de ivermectina e hidroxicloroquina puede prevenir de forma segura y tratar el covid-19”.

De acuerdo con Jason McKnight, profesor asistente clínico del Colegio de Medicina de la Universidad de Texas A&M, eso es falso.

“Hasta la fecha, no existen tratamientos definitivos o productos de prevención aprobados o conocidos para el covid-19”, dijo.

“Muchos fármacos están actualmente siendo evaluados y en pruebas clínicas, pero ninguno ha sido aceptado para su aprobación por la FDA”, puntualizó enfatizando en que “la mejor medida para prevenir el covid es el distanciamiento social, usar cubrebocas, y los programas de vacunación para reducir la transmisión de la infección”.

La hidroxicloroquina es un fármaco que fue promocionado por el expresidente estadounidense Donald Trump y por el mandatario brasileño Jair Bolsonaro.

McKnight explicó que "múltiples estudios han demostrado que la hidroxicloroquina no solo no previene ni trata el covid-19, sino que puede haber efectos adversos por su uso, y tomarlo puede causar más daño que beneficio".

El 2 de marzo pasado, la Organización Mundial de la Salud declaró que "desaconseja enfáticamente el uso de hidroxicloroquina para prevenir el covid-19".

"La evidencia de alta certeza mostró que la hidroxicloroquina no tuvo un efecto significativo sobre la muerte e ingresos al hospital", mientras que otra evidencia mostró que "probablemente aumenta el riesgo de efectos adversos", dijo la organización en un comunicado.

Sobre la ivermectina, McKnight de la Universidad de Texas A&M señaló que los resultados de un ensayo clínico aleatorio que examina los efectos potenciales del fármaco contra el covid-19, publicado en el sitio web de la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA) el 4 de marzo de 2021. No mostró “ningún beneficio de la ivermectina en comparación al placebo”.

La FDA no recomienda el uso de ivermectina, que se administra comúnmente en infecciones parasitarias, para el tratamiento o la prevención de covid-19.

Este organismo indica que "se están realizando algunas investigaciones iniciales", pero que la ivermectina puede interactuar con otros medicamentos, incluidos los anticoagulantes. También señala que ha recibido "múltiples informes de pacientes que han requerido apoyo médico y han sido hospitalizados después de automedicarse con ivermectina para caballos".

AFP Factual ha verificado varias publicaciones en redes sociales acerca del uso de la ivermectina para curar el covid-19 (1, 2, 3). Sin embargo, aunque este fármaco ha sido efectivo contra el nuevo coronavirus in vitro, todavía continúan los estudios para probar que sirve para tratar la enfermedad que causa en humanos.

6. Es más seguro desarrollar inmunidad colectiva que vacunarse: Falso

Hacia el final de la secuencia, Hotze señala: “Permitamos que el virus siga su curso en la sociedad para que se pueda alcanzar la inmunidad de grupo, que es más segura y más efectiva de lo que esta terapia génica experimental podrá serlo jamás”.

Para McKnight de la Universidad de Texas A&M eso es incorrecto.

“Estamos descubriendo que muchos sistemas de órganos del cuerpo pueden sufrir daños a largo plazo a causa del covid-19, además de síntomas prolongados que experimentan algunas personas. Pasarán años antes de que sepamos los efectos a largo plazo por contraerlo", dijo.

Además, McKnight explicó que "numerosos ensayos clínicos que involucran a cientos de miles de personas están demostrando que la vacuna es segura y efectiva, dos criterios importantes para desarrollar una inmunidad colectiva segura".

McFadden de la Universidad Estatal de Arizona también calificó esa afirmación como "incorrecta y peligrosa", y agregó que la inmunidad colectiva natural equivaldría a dejar morir a un gran número de personas no vacunadas.

Por su parte, Leifer de la Universidad de Cornell coincidió en que intentar alcanzar inmunidad de rebaño dejando que el virus siga su curso en la población es “irresponsable”.

"No podemos predecir con precisión quién se enfermará gravemente o morirá a causa del covid-19. Además, la infección natural de SARS-CoV-2 puede causar cardiomiopatía y problemas de coagulación de la sangre, y algunas personas con síntomas a largo plazo continúan teniendo fatiga durante muchos meses", dijo Leifer.

“Con casi 7.000 millones de huéspedes susceptibles en este planeta, para llegar a un mínimo del 75 por ciento de las personas protegidas solo por infecciones naturales, tendríamos 5.250 millones de seres humanos infectados. Incluso con las estimaciones más bajas de muerte por infección (0,3 por ciento), eso llevaría a casi 15 millones de muertes”, dijo.

"Las vacunas son seguras y eficaces y ya están salvando vidas", concluyó.

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

Traducción y adaptación
AFP México
Covid-19 Vacunas