La vacuna Pfizer no cambia el ADN y no hay evidencia de que genere patologías autoinmunes

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un video en el que un hombre recomienda no aplicarse la vacuna Pfizer/BioNTech contra el covid-19, a la que define como una terapia génica que cambia el ADN de las personas y produce cáncer y enfermedades autoinmunes como lupus y síndrome de Guillain-Barré, ha sido compartido más de 81.000 veces en redes sociales al menos desde enero pasado. Sin embargo, según expertos y documentos médicos consultados por AFP Factual, sus afirmaciones son engañosas.

“Estudioso dice no a la vacuna”, señala una de las publicaciones que circulan en Facebook (1, 2), Twitter e Instagram y comparten el video de un hombre que habla a la cámara sobre la vacuna Pfizer/BioNTech.

En la secuencia, que llegó también al WhatsApp de AFP Factual para su verificación, el supuesto “estudioso” dice que “la vacuna de Pfizer tiene un vector de adenovirus de cerdo, es un gen de ARN, (...) de hecho no es una vacuna, es una terapia génica, genética”.

El protagonista, que no se identifica, se autodenomina integrante de un doctorado en ciencias en virus”. Sin embargo, tras diferentes búsquedas en Google sobre él o sobre ese doctorado, no se encontró información al respecto.

El hombre agrega que el problema de la vacuna es que inserta un gen exógeno en la “memoria génica” de las personas, cambiando el ARN en ADN a través de un “proceso llamado retranscripción”. Según sus afirmaciones, quien recibe esa vacuna se convierte en “un organismo transgénico, genéticamente modificado”.

Lo anterior, explica el hombre, puede generar enfermedades autoinmunes incurables y mortales como lupus o el síndrome de Guillain-Barré, también cáncer y otras mutaciones. 

“Esa vacuna no es una vacuna, esto es un gen que te insertan y sí se acopla a tu ADN. (...) Es una moneda al aire como que puede que se te active una enfermedad autoinmune, como que puede que no, pero hay un altísimo porcentaje que de aquí a 10 años se te despierte un síndrome Guillain-Barré, que no puedas caminar, no puedas respirar, no puedas mover tus brazos”, detalla.

Por último, señala que esta sustancia puede generar infertilidad; sin embargo, no da más detalles al respecto.

Captura de pantalla realizada el 24 de marzo de 2021 de una publicación en Facebook

El 11 de diciembre pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos autorizó la distribución y aplicación como uso de emergencia de la vacuna Pfizer/BioNTech, la primera en su tipo en ese país.

Con base en la evidencia de sus ensayos clínicos, esta vacuna registró una efectividad del 95% en la prevención de casos de covid-19 y actualmente se aplica en 79 países, según el portal Our World in Data, de la Universidad de Oxford.

A continuación, la verificación de las principales afirmaciones del video viral:

1. La vacuna “tiene un vector de adenovirus de cerdo”: Falso

Roselyn Lemus-Martin, doctora en biología molecular por la Universidad de Oxford e investigadora de vacunas y tratamientos contra el covid-19, explicó a AFP Factual que “la vacuna de Pfizer no es adenoviral (...) es de ARN mensajero. Lo que se inyecta es el ARN mensajero cubierto de lípidos que protegen a la molécula para que lleguen a nuestras células. [El ARN mensajero] es diseñado, no se obtiene de ningún animal, ni es un vector”.

Agregó que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) y de vector adenoviral son dos cosas distintas, en las primeras esa molécula da información a los ribosomas de las células para que produzcan las cadenas de proteínas específicas del SARS-CoV-2, las proteínas espiga, y así el sistema inmunológico pueda reconocer y protegerse del virus en el futuro. Mientras que en las segundas se usa el cascarón de un adenovirus para transportar el material genético del coronavirus con el mismo fin.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, las vacunas de ARNm “han sido estudiadas por décadas. El interés en ellas ha aumentado porque pueden desarrollarse en un laboratorio utilizando materiales fácilmente disponibles”.

La vacuna de Pfizer para prevenir el covid-19 ha sido objeto de desinformación (1, 2), en particular, porque utiliza ingeniería genética para producir una respuesta inmunitaria, a diferencia de las vacunas tradicionales que emplean virus atenuados o inactivos, o toxinas inactivadas. El gráfico a continuación resume las características los principales tipos de vacunas que se han desarrollado para combatir la enfermedad:

2. “No es una vacuna, es una terapia génica”: Falso

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el término vacuna como cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Así detalla que puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos o virus muertos o atenuados, o de productos o derivados de estos.

Mientras que Thalia García Téllez, especialista e investigadora en enfermedades infecciosas y vacunología, explicó a AFP Factual que una terapia génica es un procedimiento en el que se identifica un gen defectuoso como causa de una enfermedad y se modifica directamente el ADN celular”.

García aclaró que son pocos los protocolos que existen actualmente para realizar terapia génica.

Asimismo, Lemus-Martin señaló que el inmunizante de Pfizer sí es una vacuna porque cumple con su función: “Brindar a nuestro sistema información para que cuando enfrente a un virus ya tenga los anticuerpos específicos”. A diferencia de la terapia génica, no modifica ni quita ningún gen de nuestras células, subrayó.

3. El ARNm de la vacuna te convierte en un “organismo transgénico”: Falso

“Todo gen exógeno no natural insertado por esta inyección va a pasar por un proceso que se llama retrotranscripción, tu cuerpo lo convierte en ADN (...) o sea te volvieron un ser transgénico”, dice el hombre en el video.

La genetista Gisela Castro, doctora en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina, aseguró a AFP Factual en esta verificación que un compuesto transgénico “es un organismo en cuyo ADN se ha introducido un gen extraño, perteneciente a otra especie. Por ejemplo, se inserta un gen de pez en un tomate para mejorar la resistencia de este al frío, modificando así el ADN del tomate”.

Sin embargo, “las vacunas no cumplen esa función”, enfatizó Castro, sino que actúan sobre las células del sistema inmunológico para generar una respuesta de defensa sin introducirse en el ADN.

Por su parte, García Téllez dijo: 

4. La vacuna Pfizer “produce enfermedades autoinmunes”: Sin evidencia

El hombre del video argumenta que la vacuna de Pfizer puede modificar el ADN y por eso podría generar a corto o largo plazo enfermedades en quienes la reciben. Entre las posibles patologías, el supuesto experto menciona lupus, cáncer, síndrome de Guillain-Barré y mutaciones.

Lemus-Martin indicó que no hay evidencia científica que demuestre que las vacunas de ARNm generen enfermedades autoinmunes o cáncer. Por el contrario, dijo que esta tecnología “podría ayudar como terapia” para tratarlas. “Esa es la siguiente etapa de este tipo de vacunas”, agregó.

Sobre el síndrome de Guillain-Barré —una enfermedad rara en la que el sistema inmunitario ataca el sistema nervioso— un reporte de los CDC indica que, hasta el 12 de marzo pasado, no se han notificado casos de ese síndrome en personas que participaron en los ensayos clínicos de vacunas de ARNm contra el covid-19.

En las más de 55 millones de personas vacunadas en Estados Unidos, hasta febrero pasado, solo fue reportado un caso, según datos del Sistema de notificación de reacciones adversas a las vacunas (VAERS, por su sigla en inglés) presentado a la FDA. Este sistema recopila los reportes voluntarios de las personas que ya fueron inmunizadas y presentaron algún efecto adverso.

A su vez, según los CDC, sí existe un riesgo mínimo de desarrollar Síndrome de Guillain-Barré tras la vacuna contra la influenza, de uno o dos casos por millón de dosis aplicadas. De todos modos, Lemus-Martín precisó que son casos muy raros con los nuevos inmunizantes. 

García complementó: “El ARNm no causa mutaciones. Los cánceres y enfermedades autoinmunes pueden (no en el 100% de los casos) ser consecuencia de una mutación o mutaciones en el ADN. El proceso mediante el cual estas mutaciones aparecen nada tiene que ver con el ARN mensajero”.  

Asimismo, la afirmación de que las vacunas de ARNm causan infertilidad ya ha sido verificada anteriormente por AFP Factual (1, 2).

María Victoria Sánchez, investigadora del Laboratorio de Inmunología y Desarrollo de Vacunas del argentino Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo, explicó que no hay bibliografía que avale la idea de que una vacuna pueda afectar la reproducción. 

“Las células que procesan los antígenos de las vacunas —en este caso la proteína ‘espiga’ del nuevo coronavirus— para lograr la respuesta inmune se llaman células presentadoras de antígenos”, dijo. “Los testículos no son órganos del sistema inmune capacitados para montar la respuesta inmune; las células presentadoras de antígeno se dirigen a los órganos linfoides para esto; no intervienen de ninguna manera con la espermatogénesis”, indicó la especialista.

* Esta verificación fue realizada en base a la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

EDIT 27/03: Cambio enlace en el décimo segundo párrafo
AFP México
CORONAVIRUS Vacunas