Las autopsias no están prohibidas en el mundo y no son un requisito para dar con la causa de muerte

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

“WAKE UP! (¡Despierta!), advierte un cartel cuya fotografía ha sido compartida más de 1.500 veces en redes sociales desde principios de marzo. El mensaje asegura que las autopsias por covid-19 están prohibidas “en todo el mundo” y sugiere que eso impide “estudiar cómo actúa” esta nueva enfermedad. Pero es falso: esta práctica se desaconseja, pero no está prohibida ni es un elemento indispensable para determinar la causa de muerte de una persona ni para lograr avances en el conocimiento que se tiene del covid-19. 

La foto del cartel, una pequeña pizarra escrita en tiza, fue compartida en Facebook (1, 2, 3) e Instagram (1, 2). “Si de verdad hubiera una enfermedad nueva ¿Podrías prohibir las autopsias en todo el mundo, cuando deberías estudiar cómo actúa?!!! ¿Y si no se hacen autopsias, cómo saben de qué muere la gente?!”, se lee en la pizarra.

Publicaciones similares circulan también en portugués.

Captura de pantalla realizada el 26 de marzo de 2021 de una publicación en Facebook

El SARS-CoV-2, causante del covid-19, fue identificado a finales de 2019 en China. Su genoma fue secuenciado en marzo de 2020. Forma parte de los coronavirus, una amplia familia de virus que, según la OMS, se encuentran tanto en animales como en humanos, pero es un agente patógeno que era desconocido hasta entonces.

La realización de autopsias no ha sido un pilar para “estudiar cómo actúa” la nueva enfermedad, como afirma el mensaje del cartel. Desde el surgimiento del covid-19 en Wuhan, la comunidad científica ha logrado avances significativos en la investigación sobre el SARS-CoV-2. A la fecha existen cientos de miles de secuencias del genoma del virus y ese número “crece cada día”, como señala el sitio web NextStrain, que concentra los datos suministrados por científicos de todo el mundo. 

En un documento de enero de 2021, la OMS destaca que se han secuenciado los genomas del SARS-CoV-2 “a las pocas horas o días de la identificación de un caso”, en tiempo real.

También se ha avanzado en estrategias para combatir la enfermedad, con casi 500 ensayos clínicos en curso que están probando una variedad de drogas para distintos tratamientos.

Las investigaciones para crear una vacuna comenzaron en febrero de ese año. Diez meses después, la vacuna de Pfizer/BioNTech se convirtió en la primera en obtener la aprobación de autoridades sanitarias de un país.

¿Autopsias prohibidas?

AFP Factual ha verificado otros contenidos falsos respecto de la supuesta prohibición de realizar autopsias en fallecimientos por covid-19 (1, 2).

Aunque están desaconsejadas por el riesgo de contagio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no las prohíbe. En marzo de 2020, la OMS publicó directrices para la “gestión segura de cadáveres en el contexto de la COVID-19”, procedimientos que fueron actualizados en septiembre de ese año.

Si se selecciona para la autopsia el cadáver de un paciente con covid-19 presunta o confirmada, los centros de atención médica deben garantizar que se han adoptado medidas de seguridad para proteger a quienes realizan la autopsia”, dice el documento.

Las autoridades argentinas tampoco recomiendan exámenes post mortem ante casos probables o confirmados de covid-19, “salvo indicaciones clínicas fundamentadas”, pero no las prohíben. Para esos casos, el Ministerio de Salud divulgó una serie de recomendaciones para el manejo de los cadáveres. Autoridades provinciales (1, 2, 3) también han publicado sus propios documentos al respecto. 

Este tipo de guías también fueron publicadas por autoridades sanitarias en países como Colombia, Perú, México, Estados Unidos, España y Bélgica, entre otros.

Causa de muerte

Por otra parte, al contrario de lo que se lee en el cartel viralizado, no es necesario realizar una autopsia para conocer la causa de muerte de una persona, como ya verificó AFP Factual. 

Moisés Dib, jefe del Instituto de Medicina Forense de Córdoba, Argentina, explicó a AFP Factual que no solo en fallecimientos por covid-19, sino en general en muertes por otras patologías, la autopsia no determina la causa del fallecimiento. 

Lo más importante en la medicina es la clínica, la que define la patología es la clínica. A eso le podemos agregar un montón de estudios complementarios”, señaló Dib. “Cuando se solicita autopsia, no es para definir per se lo que le pasó a la víctima, sino para complementar lo que dice la historia clínica o la clínica del paciente”. El especialista agregó que esta práctica “es un estudio complementario”.

De acuerdo con una guía publicada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en abril pasado, una muerte por covid-19 se define “como una muerte resultante de una enfermedad clínicamente compatible, en un caso covid-19 probable o confirmado, a menos que exista una causa alternativa de muerte que no pueda estar relacionada con la enfermedad COVID (por ejemplo, trauma)”.

El documento aclara queuna muerte por covid-19 no puede atribuirse a otra enfermedad (por ejemplo, cáncer) y debe contarse independientemente de las condiciones preexistentes que se sospechan que desencadenan un curso grave de covid-19”.

Covid-19 debe anotarse/registrarse en el certificado médico de causa de muerte para TODOS los fallecidos donde la enfermedad causó, o se supone que causó o contribuyó a la muerte”, añade la OPS.

Las indicaciones de las autoridades argentinas, en tanto, se alinean con esas directivas internacionales.

El marco legal argentino establece que las muertes deben ser certificadas por un médico. Dib explicó que para completar correctamente ese documento, además de la causa directa de la muerte, que en general está vinculada a afecciones del sistema respiratorio derivadas de la infección por SARS-CoV-2, se tiene que detallar el papel que jugó el covid-19. Allí también hay que incluir el resultado del test PCR que se realiza como examen de rutina a personas internadas por virosis, señaló.

Captura de pantalla realizada el 10 de febrero de 2021 de la Guía para la certificación médica de las causas de muerte elaborada por el Centro Argentino de Clasificación de Enfermedades
COVID-19