Las mascarillas bien manipuladas permiten un adecuado intercambio de oxígeno y CO2

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas más de 18.500 veces desde agosto de 2020 aseguran que las mascarillas son “un cultivo de gérmenes” y que no permiten expulsar adecuadamente el dióxido de carbono. No existen evidencias científicas al respecto y especialistas aseguran que los cubrebocas sí permiten desechar el dióxido de carbono. 

“Las mascarillas son un cultivo de gérmenes que te producen infecciones respiratorias porque no estás respirando aire puro y no estás expulsando adecuadamente el CO2”, dicen publicaciones acompañada de la ilustración de un hombre usando un cubreboca del que salen gusanos y moscas, compartidas en Facebook (1, 2, 3) e Instagram (1, 2).  

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 15 de enero de 2021

Expertos consultados indican que el uso de cubrebocas bien manipulados no produce infecciones pulmonares, y que sí permiten un adecuado intercambio gaseoso al respirar.

Por otro lado, existen evidencias científicas que demuestran que el uso de mascarillas frena la propagación del covid-19. Por ejemplo, la revista científica The Lancet publicó este estudio en junio de 2020 según el cual la distancia física, el uso de mascarillas y de protectores oculares ayudan a disminuir el riesgo de contagio del nuevo coronavirus.

Asimismo han señalado en sus sitios web Mayo Clinic de Estados Unidos, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y este informe elaborado por investigadores de la Universidad de Cambridge y el King’s College de Londres.

Bien manipuladas, no traen infecciones

Durante la pandemia de covid-19 han circulado ampliamente mensajes donde se asegura que las mascarillas derivan en neumonía, que según Mayo Clinic es una infección pulmonar donde se inflaman los sacos aéreos, los cuales pueden llenarse de líquido provocando tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y problemas para respirar.

Sin embargo, como ya verificó la AFP, los cubrebocas no están relacionados a esta patología. La neumóloga chilena Carolina Herrera explicó en ese entonces que las mascarillas por sí solas y bien manipuladas no derivan en una neumonía, pero sí pueden significar un riesgo si están sucias y reutilizadas. 

“Si uno no tiene la precaución de manipularla con las manos limpias y desecharlas cuando es desechable, o de lavarla cuando es lavable, si la tocas por delante, si la guardas en tu bolsillo o cartera y te la vuelves a poner, por supuesto que te puede dar desde coronavirus hasta cualquier otra infección respiratoria”, añadió Herrera.

Patricio Canales, jefe de la unidad cardiorrespiratoria de la carrera de Kinesiología en la Universidad de Santiago, también insistió sobre la manipulación de las mascarillas para evitar la el desarrollo de hongos y bacterias: 

 “Sin lugar a dudas que una mascarilla utilizada por periodos extensos o reutilizada puede favorecer el desarrollo de colonias (hongos, bacterias, etc). De todas formas, son probablemente nuestros propios microorganismos, los que habitan en nuestra orofaringe o piel (que habitualmente permanecen en equilibrio), que por contacto o a través de las gotitas de saliva, pueden llegar a la mascarilla y multiplicarse con cierta facilidad”.

También han circulado mensajes donde relacionan el uso de cubrebocas con la pleuresía, que es una inflamación de la capa que cubre los pulmones. AFP Factual también publicó una verificación al respecto, donde expertos descartaron esta relación.

Adecuado intercambio gaseoso

Por otro lado, las publicaciones difundidas aseguran que al usar mascarillas no se respira aire puro” y que no se elimina adecuadamente el dióxido de carbono.

Lo anterior tampoco es verdadero, como ya verificó AFP Factual

Emilio Herrrera, académico del programa de Fisiopatología de la Universidad de Chile, explicó que los cubrebocas permiten un correcto intercambio gaseoso, por lo que descartó que las mascarillas produzcan falta de oxígeno y acumulación de dióxido de carbono en los pulmones.

Asimismo indicó en esta nota Carlos Pinto, epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud de Colombia: “Respirar CO2 en exceso es peligroso para el cuerpo. Sin embargo, las personas que usan tapabocas quirúrgicos o de tela no tienen ningún peligro”.

La neumóloga Herrera dijo además que el dióxido de carbono pasa a través de la tela de la mascarilla. 

El oxígeno que se recibe y el dióxido de carbono que se elimina, agregó Herrera, dependen de “la cantidad de veces que yo respiro por minuto. En la medida que yo inspiro una cantidad de oxígeno al 21% [cantidad de oxígeno en el ambiente, NDLR] y tengo todas mis unidades alveolares en buenas condiciones, el intercambio gaseoso se ejecuta normalmente. Y esto es completamente independiente de si yo uso o no uso mascarilla”.

AFP Factual ha publicado otras verificaciones relacionadas al uso de mascarillas, en las que expertos de distintos países han desmentido varios mitos que circulan en torno a ellas a raíz de la pandemia de covid-19 (1, 2, 3).

CORONAVIRUS