Un sanitario vacuna a un hombre contra el covid-19 en San Sebastián, en el norte de España, el 2 de marzo de 2021 (Ander Gillenea / AFP)

La inutilidad de mascarillas y PCR y otras falsedades de un vídeo sobre “el engaño masivo”

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un vídeo en el que un hombre, que se presenta como “bioestadista”, niega “la existencia del nuevo coronavirus”, afirma que “durante este verano no ha habido muertos en España” y que “las mascarillas y las pruebas PCR no sirven para nada” se ha compartido miles de veces en Facebook desde el pasado 3 de enero. Sin embargo, sus advertencias son falsas, según documentos y expertos consultados por la AFP. 

“YA TENEMOS PRUEBAS DEL ENGAÑO MASIVO”, titulan varios usuarios que difundieron en Facebook el vídeo (1, 2, 3). La grabación, emitida originalmente en directo, acumula más de 151.000 reproducciones y se ha compartido 6.200 veces.  

En los mensajes destacados de la publicación aparece en repetidas ocasiones un enlace a un grupo de Telegram llamado “LA QUINTA COLUMNA TV” que cuenta con más de 32.000 miembros. Buscando el nombre del grupo en Google se llegó a un sitio web en el que se encuentra la foto del protagonista del vídeo, quien se identifica como Ricardo Delgado Martín, “bioestadista” y fundador de esta página, cuyo lema es desmontar: “la farsa del covid-19”.

Captura de pantalla realizada el 16 de febrero de 2021 de una publicación en Facebook

En el vídeo, de 14’23” de duración, se lo observa en un sofá alegando que “no existe ningún nuevo SARS-CoV-2”  y que “nunca hubo ningún tipo de agente infeccioso”. A continuación, AFP Factual verifica sus principales aseveraciones: 

1. El Gobierno irlandés confirmó que no hay ninguna variante del covid-19: Falso

“El Ministerio de Salud de Irlanda, el Health Service Executive, reconoce que no tiene ningún tipo de aislamiento de ninguna nueva variante, de ningún nuevo coronavirus, de ningún nuevo SARS-CoV-2”

En la descripción de la publicación se enlaza un documento que, según el protagonista del video, probaría que la pandemia es una farsa”. El documento es una respuesta a una solicitud de transparencia al Ministerio irlandés de salud, HSE, en la que se pide “una lista completa y precisa de registros que describen el aislamiento del virus SARS-CoV-2 extraídos directamente de un paciente sintomático con covid-19”.

Captura de pantalla del documento del HSE enlazado, tomada el 16 de febrero del 2021

El HSE responde con una negativa a esa petición de información, justificada con la sección 15(a) -que aparece subrayada en amarillo- alegando que “no existe el registro o no se puede encontrar después de que se hayan hecho todos los pasos para determinar su paradero”

Fuentes de HSE, consultadas por la AFP, afirmaron que es un extracto de una “respuesta estándar” que suelen dar a las peticiones que reciben cuando, tras una búsqueda, no tienen “ningún registro que corresponda con lo que se solicitó”. Pero eso no quiere decir que nieguen la existencia del nuevo patógeno: “El covid-19 es una enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 (...) El impacto devastador de la pandemia ha afectado a los irlandeses y al resto del mundo desde que se decretó la pandemia mundial”, afirmaron en un correo electrónico.

Al no encontrar el registro en la web oficial del ministerio, se ha realizado una búsqueda inversa que conduce a un documento de dos páginas publicado en el sitio web de Gemma O’Doherty, que se define a sí misma como “una periodista galardonada con múltiples premios, cuyo trabajo ha arrojado luz sobre algunos de los rincones más oscuros de la vida irlandesa”.

En el apartado “defiende nuestras libertades” aparece una entrada en inglés que se titula “HSE admite que no hay pruebas de que el virus exista”. En este se encuentra el archivo PDF descargable que Delgado compartió en su cuenta de Facebook.  

Esta respuesta fue malinterpretada como una confirmación de que el virus causante del covid-19 no existe, cuando, como como se puede leer en el documento, solo es una respuesta a una petición al HSE.

2. El pico de muertes durante la pandemia se debió a la perturbación electromagnética: Falso

“El pico de muertes extraordinarias se atribuye a la perturbación electromagnética y, por supuesto, al falseo en las estadísticas de introducir algunas patologías ya preexistentes como la gripe común estacional, la gripe A, la meningitis, neumonías, cáncer. Todas ellas han sido reetiquetadas y catalogadas como covid-19”.

En otra secuencia del vídeo se vincula el covid-19 y las “antenas”. Durante la pandemia, se ha expandido una teoría que relaciona la tecnología 5G con el aumento de muertes en todo el mundo. Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica sobre las afectaciones a la salud de ese tipo de tecnología ni sobre cuál es su relación con la propagación del coronavirus, como ya ha verificado AFP Factual. 

Tanto la OMS como diversos expertos niegan que los efectos del covid-19 puedan tener algo que ver con la radiación electromagnética o las redes o antenas de 5G. 

“Los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil. La COVID-19 se está propagando en numerosos países en los que no existe una red 5G”, asegura la OMS.

Por su parte, el doctor Luis A. Pérez Romasanta, jefe de Oncología Radioterápica en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, evaluó: “No se ha observado en los seres vivos expuestos a ondas 5G ninguna alteración respiratoria ni del metabolismo energético a nivel celular. Mucho menos las alteraciones respiratorias dramáticas propias de la neumonía por SARS-CoV-2”.   

Olivier Merckel, experto de la agencia de seguridad sanitaria francesa (Anses), advirtió que, aunque hay “estudios que han mostrado la existencia de efectos biológicos [de las radiofrecuencias] sobre parámetros muy específicos, como el sueño o la tensión”, no quiere decir obligatoriamente que haya un riesgo para la salud. Los efectos biológicos muestran que el cuerpo se adapta a las variaciones de su entorno, explicó. 

Además, Federico Ruiz, director del Observatorio Nacional de 5G español, explicó en un correo electrónico a AFP Factual que “aunque la información digital que contienen sea muy diferente, desde el punto de vista electromagnético una señal 5G y una 4G son básicamente lo mismo”. Es decir, Ruiz señala que puesto que no hay un cambio en los soportes tecnológicos que se usan, el presunto efecto en la salud no está demostrado que se vaya a notar.

De acuerdo a la OMS, el coronavirus fundamentalmente se transmite “a través de gotículas minúsculas de secreciones respiratorias expulsadas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. También es posible infectarse si se toca una superficie contaminada y posteriormente se lleva uno la mano a los ojos, la boca o la nariz”.  

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), el Instituto Pasteur de Francia, el gobierno de Reino Unido, el Ministerio de Salud de Italia y el de España también han definido el SARS-CoV-2 como un virus respiratorio perteneciente a la familia de los coronavirus.

Respecto a la afirmación de que las estadísticas se falsearon catalogando otras patologías como coronavirus, el doctor Alberto García-Basteiro, epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona (IS Global), explicó a AFP Factual que, aunque los síntomas pueden parecerse, los análisis moleculares demuestran que son infecciones diferentes: “La sintomatología del COVID, en algunos casos, puede ser similar a otras enfermedades infecciosas y clínicamente se podría confundir con ellas. Ahora bien, si se aísla el agente infeccioso a través de test microbiológicos u otras herramientas moleculares, se puede constatar que el microorganismo causante del cuadro es diferente, y por lo tanto el manejo clínico y las implicaciones en salud pública han de ser (y son) diferentes”.

“De hecho, [el covid] tiene tasas de letalidad, contagiosidad muy diferentes”, añadió, explicando que si se contrae la enfermedad, existen ciertos síntomas frecuentes como la anosmia o la ageusia, que no comparte con otras patologías. 

Los síntomas de covid-19, aseguran los CDC, coinciden con algunos de la gripe: “Son enfermedades respiratorias contagiosas, pero son provocadas por virus diferentes”.

Eduardo de Mello Volotao, virólogo y asistente del Consejo Directivo del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable de Uruguay, dijo que desde el inicio de la pandemia, “las comparaciones entre la gripe y el Covid-19 fueron inevitables”

Sobre el covid-19, explicó a la AFP: “Descrito en primer lugar como una neumonía aguda grave que se manifestó en la parte de los infectados con síntomas graves, similar a lo que se identificó en el SARS, el covid-19 ahora es considerado por los especialistas como una enfermedad más integral, capaz de desencadenar un proceso inflamatorio generalizado”

Además, el pulmón es el principal órgano de la infección, pero ahora los especialistas saben que el virus es capaz de infectar células de diferentes órganos y sistemas, como el corazón, los riñones e incluso el sistema nervioso central. Un hecho que prueba “cuán compleja es toda la fisiopatología del COVID-19 y ya es reconocida como la causa de una serie de efectos a corto, mediano y largo plazo”, concluyó el especialista del Clemente Estable. 

Además, el protagonista del video sustenta su argumento de que no hay “ningún agente infeccioso nuevo” en que “no había ninguna secuencia nucleótida con la que comparar”.

En realidad, el coronavirus sí fue aislado en laboratorios y su código genético fue publicado en marzo pasado por el Centro Clínico de Salud Pública y Escuela de Salud Pública de Shanghái en GenBank, una base de datos para secuencias de nucleótidos, como ya contó AFP Factual en varias notas.

3. En España no hubo muertos durante los meses de verano: Falso

“Cuando estaban apagadas las antenas durante este verano, en España por lo menos, no había muertes”. 

Según datos oficiales recopilados por la AFP diariamente desde el inicio de la pandemia, 731 personas con covid fallecieron entre el 1 de julio y el 31 de agosto de 2020 en España. 

De acuerdo a los datos oficiales, en esos meses de verano se registró una caída en el número de muertos respecto a los meses anteriores: por ejemplo, durante mayo y junio 3.531 personas perdieron la vida en España a causa del coronavirus. Posteriormente, en el mes de septiembre también hubo un repunte en los datos que computó 2.639 personas fallecidas más. Gráficamente estas diferencias representan un valle entre las dos primeras olas de covid, pero no demuestra que no hubiera muertes durante los meses de verano. 

Tras el confinamiento domiciliario entre marzo y junio de 2020, uno de los más estrictos del mundo, España adoptó una estrategia menos severa que otros países y apostó por reabrir comercios y reanudar la actividad durante el verano, hasta que los indicadores volvieron a crecer en el inicio de la segunda ola. En el mes de marzo de 2021, de acuerdo a los datos oficiales, España es uno de los países que ya ha superado el umbral de 70.000 muertos por covid-19.

 

4. Las mascarillas y las pruebas PCR no sirven para nada, ya que no hay ningún agente infeccioso: Falso

“Como no había ningún agente infeccioso, no sirven para nada las mascarillas, ni las pruebas PCR. Unas pruebas que una de cada seis daban falsos positivos”. 

En cuanto a la propagación del virus, el doctor García-Basteiro, del IS Global, afirma que “el SARS-CoV-2 es un tipo de coronavirus que no había sido descrito previo a la irrupción de la pandemia en China en Diciembre de 2019. Es un agente infeccioso diferente porque su estructura molecular es diferente a otros coronavirus que ya habían sido descritos”. La AFP ya lo verificó en numerosos artículos.

Según la definición de la OMS, “los coronavirus son una amplia familia de virus que se encuentran tanto ‎en animales como en humanos. Algunos infectan al ser humano y se ‎sabe que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común ‎hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de ‎Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS)”. De hecho, los primeros casos de SARS se detectaron en noviembre de 2002 en la provincia china de Guangdong. No obstante, es diferente al SARS-CoV-2 surgido en 2019 y causante de la actual pandemia mundial. 

Un estudio publicado en la revista científica The Lancet concluye que la distancia física, el uso de mascarillas y protectores oculares contribuyen a disminuir el riesgo de contagio del coronavirus.

En la misma línea, otro informe publicado por investigadores de la Universidad de Cambridge y el King’s College de Londres, que examinaron seis estudios sobre el uso de tapabocas, concluyó que “hay cada vez más pruebas de que el uso de protecciones faciales reduce la propagación del SARS-CoV-2”.

También un estudio de la Mayo Clinic de Estados Unidos del 1 de diciembre aseguró el “papel crítico” de las mascarillas en la prevención de los contagios. 

A pesar de que la OMS al inicio de la pandemia aconsejó reservar las mascarillas solo para funcionarios de la salud, más adelante, el organismo modificó sus recomendaciones e instruyó a los gobiernos para que alentaran el uso general de los tapabocas. El 2 de diciembre, la OMS actualizó sus recomendaciones sobre el empleo de mascarillas matizando que requiere combinarlas con otras medidas de protección. 

También los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) aconsejan usar mascarillas “en entornos públicos cuando está rodeado de personas con las que no convive y cuando resulta difícil mantener una distancia de 6 pies de los demás. Las mascarillas ayudan a detener la propagación del COVID-19 al evitar transmitirselo a los demás”. También lo recomienda el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

La afirmación de que las técnicas de PCR son inespecíficas y han ocasionado falsos positivos” ha circulado a lo largo de la pandemia y ya ha sido verificada por AFP Factual hablando con distintos expertos en la materia (1, 2). 

“La técnica de PCR revolucionó la biología molecular”, explicó a AFP Factual Álvaro Fajardo, doctor en Ciencias Biológicas e investigador en el Laboratorio de evolución experimental de virus del Instituto Pasteur en Uruguay. “Sirve para diversos fines: estudios forenses, estudios de paternidad, estudios de mutaciones que causan una enfermedad determinada de origen genético y, muy especialmente, sirven para el diagnóstico molecular de enfermedades infecciosas. En este caso, la técnica tiene dos fortalezas: su especificidad y su sensibilidad”.

“La especificidad refiere a la capacidad de detectar exclusivamente el agente infeccioso para el cual se desarrolló un determinado protocolo de PCR. Conociendo la secuencia genética de un virus, se pueden diseñar estrategias que reconozcan esa secuencia específica. La sensibilidad hace referencia a la detección incluso de una mínima carga viral”, agregó el especialista.

Esta técnica de laboratorio funciona “amplificando” segmentos de ADN presentes en una muestra que puede ser nasal, faríngea o de saliva

5. La pandemia fue planeada en el Evento 201: Falso

“Todos han oído hablar del Evento 201, de cómo determinadas personas que sí conocen bien tenían todo esto [la pandemia] planificado en el tiempo”. 

En el cuarto minuto de explicación, se asegura que la “plandemia”, haciendo un juego de palabras, fue planificada en este evento para hacer un “genocidio” y “despoblar el planeta”.

El protagonista del vídeo alude al Evento 201, una reunión celebrada en octubre de 2019 en Nueva York entre miembros de la Universidad John Hopkins, la Fundación Bill y Melinda Gates, y el Foro Económico Mundial. 

En un comunicado de 2020, el Centro para Seguridad en Salud Johns Hopkins, que organizó el evento, dijo: “Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante el ejercicio de simulación. Para el escenario, diseñamos un modelo de pandemia de coronavirus ficticia, pero declaramos explícitamente que no se trataba de una predicción”.

Tara Kirk Sell, quien codirigió el Evento 201 y ayudó a escribir el guión, contó a la AFP en agosto de 2020: “Esto es básicamente modelar y pensar acerca de los tipos de retos que podríamos enfrentar”. “Habíamos identificado muchos de esos retos antes de tiempo (...) solo significa que somos buenos en nuestro trabajo”, añadió.

Gates, cuya fundación ayudó a hospedar el Evento 201, ha sido el blanco de varias teorías falsas expandidas por la red, como que el empresario tiene el objetivo de insertar microchips en las personas a través de vacunas contra el covid-19. 

6. La vacuna contra el covid-19 es genética, con organismos modificados genéticamente: Falso

“Para con esa vacuna genética, que nada tiene que ver con una vacuna tradicional o clásica, sino biotecnología, organismos modificados genéticamente, intentar reducir la población mundial al máximo. ¿Cómo? Pinchando o inoculando simultáneamente ARN mensajero en el cuerpo de cada una de las personas y de forma simultánea. Que no se escape nadie”.

Desde el inicio de la pandemia se ha difundido ampliamente que las vacunas contra el covid que usan una nueva tecnología, el ARN mensajero, pueden modificar los genes. Estas afirmaciones ya han sido verificadas por AFP Factual (1, 2, 3). 

Las vacunas basadas en el llamado ARN mensajero para prevenir el covid-19, como la mRNA-1273, de Moderna/NIAID, y la vacuna BNT162, de BioNTech/Fosun Pharma/Pfizer, son novedosas en tanto que utilizan ingeniería genética para generar una respuesta inmunitaria en el organismo, a diferencia de las vacunas tradicionales, que suelen emplear virus atenuados. 

Estas vacunas aprovechan el proceso orgánico que usan las células para producir proteínas, en el cual una molécula ARNm lleva información genética desde el ADN al citoplasma, es decir, que va desde el núcleo de la célula hasta la parte de la célula que se encuentra entre el núcleo y la membrana plasmática. Allí esa información es descifrada para producir proteínas determinadas según las características. 

La médica infectóloga de la Universidad de Chile Jeannette Danbach Peña dijo a la AFP que es “absolutamente falso” que estas vacunas modifiquen nuestros genes: “Solo están diseñadas para que expresen determinadas proteínas y nuestro organismo logre identificarlas y producir las defensas necesarias. Por lo demás, esto es lo que naturalmente hace un virus, y no manipula nuestros genes: expresa proteínas”

Con ella coincide el epidemiólogo español: “no se ha demostrado que las vacunas COVID19 comercializadas modifiquen el genoma humano, ni soy consciente de que haya evidencia de esto con otras vacunas que utilizan tecnologías parecidas”.  

CORONAVIRUS Vacunas