Las mascarillas no provocan daño en el cerebro de los niños, según expertos

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Las declaraciones de una neuróloga alemana en octubre de 2020 seguían circulando meses después en redes sociales, donde unos 5.000 usuarios las habían compartido destacando que, según ésta, las mascarillas provocan “daño neurológico permanente, especialmente en el cerebro en desarrollo de los niños”. Médicos expertos explicaron a AFP Factual que el uso de mascarilla no afecta a la salud de niños ni adultos.

“La doctora Margarite Griesz-Brisson, especialista alemana en neurofisiología y neurotoxicología, nos avisa: ‘Privar al cerebro de un niño o adolescente de oxígeno, o restringirlo de cualquier manera, no sólo es peligroso para su salud, sino que es absolutamente criminal. La falta de oxígeno inhibe el desarrollo del cerebro y el daño resultante no puede ser reparado’”, dice esta entrada.

Las mismas declaraciones fueron compartidas por otros usuarios, mientras que estas entradas utilizaron una fotografía de la médica con la frase: “Las máscaras causan depravación de oxígeno y daño neurológico permanente, especialmente en el cerebro en desarrollo de los niños”.

La información también circuló en Instagram (1) y Twitter (1, 2).

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 25 de febrero de 2021

¿Quién es la neuróloga?

Margareta Griesz-Brisson dice trabajar en Londres y Alemania. Según la página de su despacho en Londres, tiene un doctorado por la Universidad de Friburgo, Alemania. Una tesis relacionada con la neurología y firmada por ella, fechada en 1989, está disponible en los archivos digitales de la universidad y su temática está relacionada con la neurología.

El equipo de verificación de AFP no encontró publicaciones científicas de Griesz-Brisson en las plataformas Google Scholar o PubMed.

AFP Factual ya verificó un vídeo en el que Griesz-Brisson advertía del uso de mascarillas. Para dicha investigación, la AFP se puso en contacto con la médica, quien no respondió a las preguntas y pidió que se respetaran su trabajo y su experiencia en neurología. También repitió sus críticas a la obligatoriedad de llevar mascarilla en su país.

El uso de mascarillas en niños

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el uso de mascarillas en niños no sea obligatorio hasta los cinco años, “en aras de la seguridad y el interés general del niño y dada su incapacidad de utilizar adecuadamente una mascarilla con una asistencia mínima”.

Para niños entre seis y 11 años, según la OMS y Unicef, la decisión sobre su uso queda supeditada a consideraciones como si hay transmisión generalizada de covid-19 donde viven, el acceso a mascarillas y la posibilidad de mantener su higiene, entre otros factores. A partir de los 12 años, ambas organizaciones aconsejan un uso similar al de los adultos.

Ante esta consideración de la OMS, cada país ha ido actualizando e imponiendo sus propias normas de uso de la mascarilla. En el caso de España, el uso de la mascarilla es “obligatorio para todas las personas a partir de 6 años de edad”, indica el Ministerio de Sanidad. El mismo documento explica las situaciones “en las que no es recomendable su uso: menores de 3 años, cuando la persona sufre alguna dificultad respiratoria que pueda verse agrada por el uso de la mascarilla, personas con discapacidad o con situación de dependencia que les impida ser autónomas para quitarse la mascarilla, personas que presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización o cuando se desarrollen actividades que dificulten o impidan la utilización de mascarillas”, lo que se generaliza más allá del uso infantil.

Sin evidencia científica de daños

Los expertos consultados, en general, coinciden en que un uso correcto de mascarillas o tapabocas en niños, a partir de las edades aconsejadas por las autoridades, no ocasiona daños o problemas a los pequeños, como verificó en este artículo AFP Factual.

Un niño protegido con mascarilla en una escuela de Chimaltenango, en Guatemala, el 22 de febrero de 2021 (Johan Ordóñez / AFP)

La Asociación Española de Pediatría afirma: “No existe ninguna evidencia científica [sobre] que el uso de mascarillas en niños mayores de dos años de edad conlleve riesgo de efectos adversos indeseables para la salud de los niños”.

El doctor Pablo Eguía, neurólogo y vocal de la Sociedad Española de Neurología, explicó a AFP Factual en octubre pasado que las mascarillas “no causan enfermedades neurodegenerativas ni demencias”. Pero, ¿y en niños o adolescentes? “Las mascarillas tampoco detienen el desarrollo cognitivo de los niños o de los adolescentes”, aclaró Eguía.

Según el experto, aunque es cierto que las células del cerebro “son extremadamente sensibles a la falta de oxígeno”, por lo que algunas “comienzan a morir en menos de cinco minutos después de interrumpirse el suministro de oxígeno”, “las mascarillas no producen este efecto, en ningún caso”.

El doctor Eguía señaló: “Lo único que es cierto es que el cerebro necesita un suministro constante de oxígeno para funcionar”.

Por su parte, Gustavo Giachetto, médico pediatra y director de la Clínica de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, Uruguay, dijo no haber encontrado “experiencias negativas con el uso de la mascarilla si se siguen las recomendaciones de cómo usarlas en los pequeños”. Aunque, según Giachetto, si no se siguen las “instrucciones para un uso amigable”, pueden llegar a dificultar la comunicación, en general “los niños se adaptan muy bien”. En Uruguay, por ejemplo, las autoridades recomiendan el uso de tapabocas o mascarilla en mayores de cinco años.

Otro pediatra uruguayo, Eduardo Regueira, insistió en que “no hay efectos adversos cuando el uso del tapabocas en niños es el correcto”.

Filtro de aire, no de gases

El doctor Eguía comentó que los tejidos que componen las mascarillas filtran “partículas, no gases” y dado que tanto el oxígeno como el dióxido de carbono son gases, “circulan a través del tejido de la mascarilla”, con lo que no hay privación de oxígeno. “Ninguna mascarilla es capaz de crear una cámara estanca y siempre habrá huecos (por los laterales, por abajo, por arriba) donde estos gases ni siquiera tendrán que atravesar el tejido”, determinó Eguía.

Ahondando en la explicación sobre si la mascarilla provoca déficit de oxígeno, el médico jefe del Hospital Universitario del SARRE y miembro de la Sociedad alemana de Neumología y Medicina Respiratoria, Philipp Lepper, explicó a la AFP: “Como la cantidad de aire que hay tras la mascarilla es muy poca y se mezcla con aire fresco cada vez que inspiramos, no tiene ningún efecto sobre los niveles de oxígeno y dióxido de carbono medidos en el cuerpo”. “Una molécula de oxígeno tiene un tamaño de casi 260 picómetros (pm). El tamaño de los poros de las mascarillas quirúrgicas es de entre 100.000 y un millón de veces mayor que una molécula de oxígeno”, declaró en octubre de 2020.

Por último, la doctora en Psicología Clara Schejtman, profesora e investigadora de la Universidad de Buenos Aires y Universidad de Belgrano, recordó que los niños “en general se habitúan a casi todo y si el mensaje es que usamos los barbijos como protección y para poder seguir estando juntos, lo comprenderán bien”.

AFP Factual ya ha consultado a diferentes expertos sobre los miedos y creencias en torno al uso de mascarillas, quienes permitieron establecer que éstas no generan un aumento de la concentración de dióxido de carbono, ni falta de oxígeno ni hipercapnia ni acidosis.

*Esta verificación fue realizada en base a la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

COVID-19