Las mascarillas no causan “inmunosupresión” ni “inmunodeficiencia” favoreciendo las infecciones

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un video compartido miles de veces en redes sociales desde septiembre de 2020 muestra a un hombre quien, micrófono en mano, se presenta como profesor universitario en Rusia y Ucrania, e interpela a los transeúntes del centro de Santander, España, asegurando que las mascarillas debilitan el sistema inmunitario y causan enfermedades. Pero las universidades que menciona niegan que trabaje en ellas y sus afirmaciones son falsas, según explicaron expertos a AFP Factual.  

El video fue compartido más de 5.000 veces en Facebook (1, 2, 3) y Twitter. También circulaba en YouTube, de donde luego fue removido. La secuencia, de 1:51 minutos, es parte de otra más extensa que también circula en redes sociales.

Tal como señalan algunas de las entradas, el video fue grabado en Santander, España, frente al edificio del ayuntamiento. El protagonista de la escena comienza afirmando que es “profesor de Biomedicina en la Universidad de Kiev y en la Universidad de San Petersburgo desde hace 18 años” y que dicta “clases de fisiología humana y biomedicina para médicos en Rusia y en Ucrania”.

En su discurso, asegura que las mascarillas reducen la concentración de oxígeno en sangre, aumentan la de dióxido de carbono y que esto provoca una inmunosupresión, en una mayor tasa de infección y en un mayor porcentaje de infecciones con complicaciones”.

El gobierno lo que persigue imponiendo la mascarilla es que un gran porcentaje de la población se enferme”, afirma. En el video se alcanzan a oír los aplausos del público y el grito de un hombre: “¡Asesinos! ¡Hay que derrocarles!”.

Captura de pantalla realizada el 19 de marzo de 2021 de una publicación en Facebook

AFP Factual se contactó con la Universidad Nacional de Kiev Taras Shevchenko y con la Universidad de San Petersburgo para confirmar su supuesta filiación académica y conocer más detalles de su identidad. 

“Podemos informar que esta persona no tiene un cargo de profesor en nuestro instituto, dijo un portavoz de la universidad ucraniana. “Además, desde hace cuatro años que preparamos estudiantes en Medicina (y, por ende, desde que tenemos el Departamento de Biomedicina), por lo cual no es posible que haya trabajado [aquí] durante 18 años”, agregó. La oficina de prensa de la Universidad de San Petersburgo aseguró a AFP Factual que el protagonista del video viral no trabaja allí. “No sabemos quién es”, agregaron.

Concentración de oxígeno

La concentración de oxígeno en el aire que respiras tiene que estar como mínimo al 21%. La fisiología humana no funciona con una saturación de oxígeno inferior al 18,5% en el aire”, asegura el hombre, quien además asevera que “una saturación de oxígeno en el aire inferior al 18% es incompatible con la vida”. 

Nicolás Torres, del Laboratorio de Inmunopatología del IBYME-CONICET de Buenos Aires, explicó a AFP Factual que “cualquier mezcla de gases con un porcentaje de oxígeno menor al 21% o al 20% es una mezcla hipóxica, que tiene menos concentración de oxígeno que la normal”. Sin embargo, destacó que “esto no implica que sea menos de la que es necesaria para la vida”.

“En realidad, al cuerpo lo que le importa es un término que se llama presión parcial del gas, en este caso, del oxígeno”, detalló Torres. “Cuanto más alto se esté, más cae la presión parcial del oxígeno. Niveles mucho más bajos de 0,21, como 0,18, por ejemplo, son capaces de soportar tranquilamente la vida porque nuestro cuerpo tiene una de las proteínas encargadas de transportar el oxígeno, la hemoglobina, que realmente es muy buena en su trabajo”. 

Además, los porcentajes mencionados en el video no coinciden con los que indica la Superintendencia de Riesgos de Trabajo argentina, que define la deficiencia de oxígeno como aquella “situación en la cual la concentración volumétrica del oxígeno en el aire respirable es inferior al 19,5%”. Ese es el mismo nivel límite que establece la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (OSHA) para que una atmósfera determinada no sea considerada “oxígeno-deficiente e inmediatamente peligrosa para la vida o la salud”.

¿Menos oxígeno, más dióxido de carbono?

A continuación, el protagonista del video viral dice que “la mascarilla se está imponiendo en la población precisamente para fomentar la inmunosupresión e inmunodeficiencia”. Esto lo asegura afirmando lo siguiente: “La concentración disminuida de oxígeno en sangre provoca una contrapartida del aumento de la concentración de dióxido de carbono”. 

AFP Factual ha verificado numerosos contenidos similares, falsos y engañosos (1, 2, 3, 4).

Una mujer y su hija, en una tienda en la Villa 31, Buenos Aires, el 5 de mayo de 2020 (Ronaldo Schemidt / AFP)

Tras ver el video viral, Rafael Bojalil, médico inmunólogo y docente en la Universidad Autónoma Metropolitana de México, aclaró que “un adulto sano no tiene problema alguno con el uso de mascarillas” y que, aunque no están recomendadas para menores de dos años o las personas con enfermedades como EPOC, que no logran regular adecuadamente el balance entre oxígeno y dióxido de carbono, o su uso durante ejercicio intenso, “en casos de uso común no pasa absolutamente nada”.

También señaló que las mascarillas no están hechas de plástico impermeable, por lo que no acumulan gases. “Es un material por el que atraviesa el aire, lo que sucede es que filtra las partículas. El oxígeno entra y el dióxido de carbono sale”, agregó. 

Consultado sobre este punto, Torres explicó que “la mascarilla, lo único que hace es que cuando uno exhala se concentran todos los gases de la exhalación en las inmediaciones de la mascarilla y cuando uno vuelve a inspirar, se llena con aire fresco pero también inspira parte del aire exhalado previamente; entonces la concentración de oxígeno y en última instancia la presión parcial del oxígeno va a ser un poquito menor pero la realidad es que es casi despreciable esa cantidad”. 

El aumento de la concentración de dióxido de carbono en el cuerpo se denomina hipercapnia. “¿Puede haber una leve situación hipercápnica por el uso de barbijo, sobre todo si se está haciendo alguna actividad extenuante?”, continuó Torres, “Sí, puede haber un poco de aumento de dióxido de carbono en el aire que uno respira por usar mascarilla y también un poquito de reducción en los niveles de oxígeno, pero, ¿esto es realmente importante a nivel fisiológico como para que usar mascarillas sea peor que no usarlas? No, no hay nada que sostenga las barbaridades que está diciendo esta persona", aclaró en referencia al protagonista del video viral.    

Alejandro Videla, neumonólogo del Hospital Universitario Austral en Argentina y miembro de la Sección Infecciones de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, dijo por su parte a AFP Factual: “Está estudiado que no se produce recaptación de dióxido de carbono en las mascarillas porque no son herméticas. Las mascarillas se usan desde hace un siglo en los quirófanos y jamás han causado retención de dióxido de carbono”, dijo a AFP Factual. 

Emilio Herrrera, académico del programa de Fisiopatología de la Universidad de Chile, también explicó para otra verificación que los tapabocas permiten un correcto intercambio gaseoso, por lo que descartó que las mascarillas produzcan falta de oxígeno y acumulación de dióxido de carbono en los pulmones.

Asimismo en esta nota, Carlos Pinto, epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud de Colombia, dijo: “Respirar CO2 en exceso es peligroso para el cuerpo. Sin embargo, las personas que usan tapabocas quirúrgicos o de tela no tienen ningún peligro”.

¿Sistema inmunitario afectado?

El hombre del video continúa su exposición asegurando: “Cuando el dióxido de carbono aumenta en sangre se disminuye la movilidad de los linfocitos CD4 y CD8, que son la primera defensa contra los virus, se disminuye la permeabilidad de las membranas a los macrófagos y los fagocitos que son los que se encargan de destruir el material genético viral. Además disminuye la concentración de neutrófilos en sangre”.

Sobre este punto, Torres aseveró: Los linfocitos CD4 y CD8 no son la primera línea de defensa contra los virus, esto es falso”. El investigador del IBYME-CONICET detalló que la primera línea “son siempre las barreras físicas como la piel, la mucosa, las secreciones mucosas, piel muerta o descamada”. Luego le siguen “unas células y proteínas de lo que se llama el sistema inmunológico innato” y recién en tercer lugar, “un par de días después de que el virus entra al cuerpo”, los linfocitos que se mencionan en el video, que, explicó Torres, “no solo tienen un rol en la inmunidad viral sino también un rol fisiológico y homeostáticos contra otro tipo de patógenos y bacterias, contra células tumorales, no específicamente virus”.

El inmunólogo Bojalil coincidió: “Eso de que la primera línea [de defensa] son los linfocitos CD4 y CD8 es totalmente falso. Esas son de las últimas células en participar en la respuesta inmune”.

Pero, más allá del papel que desempeñan, ¿estas células se ven afectadas por el dióxido de carbono o por el uso de mascarillas? 

Ante la consulta de AFP Factual, Videla explicó que estos linfocitos efectivamente son células especializadas en las defensas del organismo” pero que “no son afectadas de manera especial por el aumento de dióxido de carbono”. 

Torres reiteró que, aunque el aumento de dióxido de carbono en la sangre puede llegar a tener efectos deletéreos sobre un montón de células del sistema inmunológico, el efecto del uso de mascarillas sobre la concentración de dióxido de carbono en la sangre es casi despreciable y de todos modos el cuerpo tiene un montón de mecanismos para regular esto”.

Por el uso de una mascarilla durante el día de ninguna manera el cuerpo resulta incapaz de controlar el posible y casi ínfimo aumento de dióxido de carbono en la sangre, aseguró.

Bojalil dijo a AFP Factual: “[Con el uso de mascarillas] no estamos ante un proceso donde baje la oxigenación significativamente y aún cuando eso fuera cierto, que no lo es, no tendría ningún sentido lo que dice [el hombre del video]”. “Son pensamientos mágicos, totalmente desinformados”, añadió.

“El gobierno lo que persigue imponiendo la mascarilla es que un gran porcentaje de la población se enferme”, continúa el protagonista del video. La supuesta afectación de linfocitos y neutrófilos, según éste, "se traduce en una inmunosupresión, en una mayor tasa de infección y en un mayor porcentaje de infecciones con complicaciones. Sin embargo, para Torres, “que haya más infecciones por SARS- CoV- 2 [a raíz del uso de mascarillas] es falso, ridículo”. 

Videla, en tanto, aseguró que la supuesta inmunosupresión provocada por las mascarillas “no tiene ninguna fundamentación ni biológica ni experimental” y destacó que, al contrario, existe “mucha evidencia de que el uso de tapabocas disminuye las tasas de contagio de covid-19 y de otras infecciones respiratorias”.

La revista científica The Lancet publicó este estudio en junio de 2020 concluyendo que la distancia física, el uso de mascarillas y de protectores oculares ayudan a disminuir el riesgo de contagio del nuevo coronavirus.

Investigadores de la Universidad de Cambridge y el King’s College de Londres publicaron este informe en julio de 2020 donde concluyen, tras analizar una serie de estudios, que “cada vez hay más pruebas de que el uso de mascarilla reduce la propagación. del SARS-CoV-2”.

Lo propio han señalado la Clínica Mayo de Estados Unidos, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta desinformación también fue verificada por el equipo de RTVE.

COVID-19