Las falsas afirmaciones del médico canadiense que dijo que el covid-19 es una “farsa”

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

En un video difundido en redes sociales desde el 19 de noviembre y compartido más de 2.100 veces, el doctor Rodger Hodkinson asegura que la pandemia del nuevo coronavirus es una “farsa” y que tanto las mascarillas como el distanciamiento social son inútiles. Sin embargo, tanto especialistas como autoridades canadienses refutaron sus argumentos.

“Dr. Roger Hodkinson expone farsa de la pandemia de covid en reunión municipal en Canadá”, afirman varias publicaciones en Facebook (1, 2, 3) que contienen un video de 5 minutos con las declaraciones de un médico canadiense.

Algunas publicaciones lo presentan como el “patólogo más prestigioso de Canadá”, mientras que algunos artículos publicados en blogs (1, 2) que fueron compartidos más de 1.000 veces, según datos proporcionados por la herramienta CrowdTangle, lo presentan como “CEO de una empresa de biotecnología que vende pruebas de covid-19”.

Las declaraciones también circularon en inglés, portugués, polaco, croata y serbio.

Captura de pantalla hecha el 9 de diciembre de 2020 de una publicación en Facebook

Durante una videoconferencia en la Cámara Municipal de Edmonton, Hodkinson inició su discurso comentando la propuesta de la localidad de ampliar el uso de cubrebocas por medio de una ley: "Lo que voy a decir será en lenguaje sencillo y directo: es contranarrativa".

“Hay una histeria pública totalmente infundada, impulsada por los medios y los políticos. Es indignante. Este es el mayor engaño perpetrado contra un público desprevenido”, señaló.

Contactado por el equipo de verificación de la AFP, Hodkinson confirmó que era él quien hablaba en la videoconferencia y añadió: “Me mantengo firme en mis declaraciones”.

Durante su discurso, el médico canadiense, quien se presentó como presidente de una empresa de Carolina del Norte que vende pruebas de covid-19 y figura como director ejecutivo de otras dos compañías que asesoran a abogados (1, 2), hizo acusaciones falsas o no probadas, que son analizadas por la AFP a continuación.

“Esto debería ser considerado nada más que como una mala temporada de gripe”.

Falso. Una comparación entre el número de muertes por ambas enfermedades muestra que en Canadá mueren 3.500 personas al año por influenza, pero más de 12.000 fallecieron en lo que va de 2020 a causa del covid-19.

La gripe común o influenza está relacionada con enfermedades respiratorias que matan a entre 290.000 y 650.000 personas en todo el mundo cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Canadá, esa enfermedad causa el fallecimiento de unas 3.500 personas anualmente.

A su vez, el covid-19 ha matado a más de 1,4 millones de personas en todo el mundo, 12.000 en Canadá.

El presidente de la sección de Médicos del Laboratorio de la provincia de Alberta (oeste), Davinder Sidhu, señaló que “este [covid-19] es más que una simple gripe, es un virus nuevo con el que nuestro sistema inmunológico no se había encontrado antes”.

Y añadió: "Todavía no tenemos suficiente conocimiento sobre cómo responderá el sistema inmunológico de las personas, y el daño a menudo ocurre a través de nuestra respuesta inmunológica a este virus".

Actualmente, Sidhu está realizando una investigación en Calgary, en un estudio desarrollado en Canadá, para averiguar si el plasma de personas que se recuperaron del covid-19 podría ayudar a otras personas infectadas. "La gripe tuvo más de 100 años de estudio y comprensión" en comparación con el nuevo coronavirus, continuó.

AFP Factual ya ha verificado contenido que afirmaba falsamente que la gripe y el covid-19 eran la misma enfermedad.

“Las mascarillas son totalmente inútiles, no hay ninguna evidencia para su efectividad, sea cual sea. [...] El distanciamiento social es inútil porque el covid se propaga por aerosoles que viajan 30 metros o más antes de caer".

Falso. La transmisión del virus se produce, mayoritariamente, a través de gotas de saliva y pueden minimizarse con el uso de mascarillas y respetando la distancia mínima.

Un análisis financiado por la OMS y publicado el 27 de junio de 2020 en The Lancet, revisó 176 estudios en 16 países sobre la efectividad de los equipos de protección y el distanciamiento.

La conclusión fue que "las políticas actuales de mantener al menos un metro de distancia están asociadas a una gran reducción de la infección, y las distancias superiores a dos metros son aún más efectivas". Y agregó que “el uso de mascarillas faciales redunda en una gran reducción del riesgo de contagio”.

Un hombre con mascarilla camina por Moscú, el 26 de noviembre de 2020 (Kirill Kudryavtsev / AFP)

Las directrices de la OMS se utilizan a menudo como base para las decisiones de los organismos de salud locales.

El 1 de diciembre, investigadores de la Mayo Clinic publicaron un estudio en el que constataron que la distancia física de 0,9 metros es suficiente para reducir la exposición a las gotas de saliva y que 1,8 metros reduce la cantidad de estas al mínimo. Además, en una simulación hecha con maniquíes con y sin máscaras concluyeron que la medida más importante de protección contra el covid-19 es el uso de cubrebocas.

Health Canada, el Ministerio canadiense de Salud, en tanto, recomienda el uso de mascarillas para prevenir la propagación del covid-19 y la distancia de dos metros entre individuos, además de otras medidas como la higiene de manos y la reducción de multitudes.

Sidhu, quien realiza el estudio covid-19 en Calgary, refutó la afirmación de Hodkinson sobre los cubrebocas. "Tendría sentido si las partículas del virus no estuvieran también atrapadas en las gotas de saliva, que, de hecho, es lo que se retiene en la mayoría de las máscaras, evitando la propagación de la enfermedad", dijo.

Los aerosoles, mencionados por Hodkinson, son nubes invisibles de gotitas microscópicas emitidas durante la respiración o la conversación. Más pequeñas que las gotitas emitidas al toser o estornudar, pueden permanecer en el aire más tiempo y viajar más lejos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos agregaron los aerosoles a su lista de vías de propagación del virus. Pero la principal vía de transmisión siguen siendo las gotitas respiratorias de las personas infectadas que se encuentran a menos de dos metros de distancia, lo que hace que el distanciamiento social sea fundamental.

“Manténgase al menos a dos metros de los demás, siempre que sea posible. Esto es muy importante para prevenir la propagación del virus, indican los CDC.

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports en septiembre de 2020 encontró que los cubrebocas también son efectivos para reducir las emisiones de aerosoles.

Incluso los que son fabricados con tela ayudan a prevenir la propagación de la enfermedad. 

Según Julian Leibowitz, profesor de Inmunología Microbiana en la Universidad de Texas A&M, “hay múltiples evidencias de que incluso las mascarillas de tela reducen el riesgo de transmisión si la persona infectada o la persona que aún no ha estado expuesta está usando una. Si ambos llevan máscara, el riesgo se reduce entre un 75 y un 90%”.

AFP Factual ya ha verificado varios contenidos (1, 2) sobre presuntos daños a la salud ocasionados por el uso de cubrebocas.

"Los resultados positivos de las pruebas no significan una infección clínica, simplemente conducen a la histeria pública y todas las pruebas deben detenerse, a menos que se esté en el hospital con problemas respiratorios".

Engañoso. Además de indicar el contagio en el individuo sometido a la prueba, un resultado positivo permite aislarlo y que transmita la enfermedad a otras personas.

Barry Pakes, profesor asistente de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto, refutó la afirmación y destacó la importancia de las pruebas.

En un correo electrónico enviado a la AFP señaló que "una prueba positiva, a menos que sea un falso positivo, lo cual es raro, indica la posibilidad tanto de enfermedad como de transmisión de la infección".

Las pruebas PCR de garganta o nariz tienen una tasa casi nula de falsos positivos, según un artículo que compara los diferentes tipos de pruebas disponibles. Estos falsos positivos raros se deben principalmente a la contaminación de la muestra u otros problemas relacionados con el laboratorio.

Prueba de covid-19 en Saint-Denis, al norte de París, el 4 de noviembre de 2020 (Christophe Archambault / AFP)

Pakes dijo que todas las personas con síntomas, así como aquellas que hayan tenido contacto con alguien infectado, además de las personas en grupos de riesgo, deben hacerse la prueba PCR.

"Debemos evaluar absolutamente a todos los que puedan estar infectados para que podamos rastrear el contacto de manera efectiva y que luego las personas puedan aislarse y reducir la transmisión, y para que podamos comprender mejor dónde estamos en la pandemia y cómo responder", explicó.

Health Canada recomienda realizar pruebas como una forma de "encontrar y aislar a las personas infectadas con covid-19 para prevenir la propagación y prevenir los brotes" y para "saber cuántos están infectados, lo que nos ayuda a comprender el nivel de riesgo en una comunidad”. En su sitio web explica la precisión de las pruebas y el significado de los resultados.

AFP Factual ya ha verificado otras afirmaciones sobre las pruebas para detectar el nuevo coronavirus (1, 2, 3).

"Lo que tenemos que hacer es proteger a los vulnerables y darles, en los hogares de ancianos que están bajo su cuidado, entre 3.000 y 5.000 UI de vitamina D todos los días, lo que se ha demostrado que reduce radicalmente las posibilidades de infección".

Sin pruebas. Aunque existen estudios que asocian la deficiencia de vitamina D con el agravamiento de pacientes infectados por covid-19, otros apuntan a una posible toxicidad de la sustancia cuando se ingiere en exceso.

La comunidad científica aún no ha establecido la eficacia de la vitamina D contra el covid-19. Hay investigaciones en curso, pero la deficiencia de vitamina D se ha relacionado con una mayor probabilidad de mortalidad entre los pacientes con covid-19, según un estudio publicado en Scientific Reports.

“La deficiencia de vitamina D aumenta considerablemente la posibilidad de tener una enfermedad grave después de haber sido infectado con el SARS-CoV-2. La intensidad de la respuesta inflamatoria también es mayor en pacientes con covid-19 que presentan deficiencia de vitamina D”, concluyen los autores, quienes recomiendan suplementos de esta vitamina para los grupos de riesgo.

A su vez, un análisis publicado en The Lancet estableció una recomendación de ingesta diaria de vitamina D mucho menor que la sugerida por Hodkinson. Los autores sugirieron una variación de 400 UI en el Reino Unido a 600-800 UI en los Estados Unidos, principalmente para la salud muscular y ósea.

Otro estudio, publicado en la revista Clinical Medicine, advirtió que "existe la posibilidad de toxicidad por vitamina D. En consecuencia, tomar más del suplemento diario habitual solo debe hacerse bajo supervisión médica".

Pakes, de la Universidad de Toronto, indicó que "la vitamina D se ha relacionado con la protección contra infecciones graves, pero su uso profiláctico está lejos de estar basado en pruebas".

Tanto Pakes como Sidhu coincidieron en que son necesarias más investigaciones para llegar a una conclusión.

Organizaciones canadienses se pronuncian en la dirección contraria

Las afirmaciones de Hodkinson enfrentaron una resistencia significativa por parte de los funcionarios de salud y los expertos médicos canadienses.

Un portavoz del Ministerio de Salud de Alberta, provincia de la cual Edmonton es la capital, señaló al equipo de verificación de la AFP que el organismo “respeta las credenciales del Dr. Hodkinson como médico, pero no está de acuerdo con su valoración del covid-19 y no acepta su consejo en relación a la respuesta del gobierno a la pandemia”.

Agregó que el ministerio y el gobierno “continúan confiando en las recomendaciones de la Dra. Deena Hinshaw, Directora Médica de Salud”.

Los Servicios de Salud de Alberta, sistema de atención médica de la provincia, dijeron en Twitter el 23 de noviembre que Hodkinson "no tiene una afiliación formal" con los funcionarios de salud y pidió al público seguir las pautas provinciales.

La Asociación Médica de Alberta también expresó el mismo día: "La Sección de Médicos del Laboratorio de Alberta no comparte ninguna de las opiniones del individuo en cuestión", que es un patólogo. El grupo agregó que "respalda el uso de mascarillas, la higiene de manos y la distancia social, junto con otras medidas de salud pública para prevenir la propagación del covid-19".

El Royal College, donde se graduó Hodkinson, también se ha distanciado de las afirmaciones del patólogo. En un comunicado, afirmó: "El Royal College apoya firmemente todas las recomendaciones de salud pública hechas por el Director de Salud Pública de Canadá, incluida la práctica del distanciamiento social y el uso de mascarillas para prevenir la transmisión del covid-19".

Hodkinson dijo que el Concejo Municipal estaba siendo "guiado por un camino equivocado" por Hinshaw y pidió que la provincia reabriera "mañana".

Al 8 de diciembre, Alberta tenía el mayor número de casos activos de covid-19 en Canadá: más de 20.000. El 24 de noviembre, la provincia prohibió las reuniones sociales en los hogares como parte de una serie de restricciones, incluido el requisito de usar cubrebocas, aunque los profesionales de la salud todavía creen que eso no es suficiente.

En conclusión, las afirmaciones hechas por el doctor Roger Hodkinson durante una videoconferencia del Ayuntamiento de Edmonton son engañosas. Contrariamente a lo que afirmaba el patólogo, se ha demostrado que las mascarillas y la distancia social son eficaces para prevenir la propagación de la enfermedad. Las pruebas de detección de covid-19 son importantes en términos de estadísticas y aislamiento; y aún se necesitan más estudios para determinar si la ingesta de vitamina D realmente afecta la respuesta de los pacientes que han sido infectados con el nuevo coronavirus.

Traducción y adaptación
CORONAVIRUS