La mezcla que incluye limón, aspirinas, jengibre, cebolla y canela no cura el coronavirus

Varias publicaciones en redes sociales que circulan desde el 5 de mayo y que fueron compartidas miles de veces aseguran que una receta con aspirinas, jengibre, canela, limón, cebolla y miel cura el COVID-19. Sin embargo, esos ingredientes no producen ningún efecto en la enfermedad y pueden causar problemas gástricos.

“El Covi 19, se cura con sólo un limón exprimido, más 1 cebolla morada, 1 cabeza de ajo, 4 cm de jengibre rallado, una taza de agua licuar todo y luego hacer hervir solo 5 minutos, luego le agregas miel de abeja y la canela, tomarlo bien caliente con los 3 comprimidos de aspirinas; y a la hora estarás mucho mejor Háganlo porque esto descoagula la sangre y hace que la persona pueda respirar. Tenemos que hacer viral para salvar vidas”, afirma un mensaje que circula en Facebook (1, 2) al menos desde el 5 de mayo de 2020 y ha sido compartido más de 13.400 veces.

Captura de pantalla hecha el 28 de mayo de 2020 de una publicación en Facebook

Desde el inicio de la epidemia del nuevo coronavirus han florecido en redes sociales publicaciones que proponen remedios caseros con ingredientes naturales, en muchas ocasiones coincidiendo con los de estas entradas. Pero expertos consultados por AFP Factual concordaron en que los elementos de esta preparación no tienen capacidad de curar el COVID-19. 

1- Limón, aspirinas y miel

Olosmira Correa, magíster en Ciencias Farmacéuticas y profesora asistente en el departamento de Ciencia y Tecnología Farmacéutica de la Universidad de Chile, planteó que la mezcla presentada en la publicación es “la típica agua de hierbas o tisana que dan las mamás cuando uno está resfriado” y añadió que el ácido acetilsalicílico, principal componente de la aspirina, “se descompondrá en presencia de agua y con el calor” al entrar en contacto con el agua hervida. Esto hará que no provoque beneficio alguno al organismo de quien lo consume. Asimismo, mencionó que “la miel y el limón alivian síntomas, pero no eliminan el virus”.

El limón y las aspirinas se presentaban como solución al COVID-19 en una serie de publicaciones que proponían hervir la mezcla con agua y, después, añadir miel para reducir el amargor, una mezcla sin efectos curativos, como se puede ver en esta verificación.

Entonces, el químico farmacéutico Cristian Paredes, docente del Internado de Farmacia Clínica en la Universidad Católica de Chile, explicó a AFP Factual que "en un paciente que no tiene ninguna otra enfermedad más que el resfrío, el uso de la aspirina aliviará los dolores e incluso podría ayudar a bajar la fiebre, sin embargo, será momentáneo mientras dura esa dosis en nuestro organismo”

Además, indicó que la miel “tiene descritos efectos potenciadores del sistema inmune, pero cuando su ingesta ocurre de forma continua en la dieta y no en un grado que nos permita eliminar un virus en unas semanas”. Finalmente, “el limón es una fruta cítrica que tiene un contenido importante de vitamina C, la que en la cultura colectiva se asocia a las defensas en temporadas de invierno, sin embargo, diversos estudios han demostrado que no es así y su utilidad es netamente clínica en contextos muy limitados”.

Una trabajadora de la salud coloca una muestra de prueba en una caja de refrigeración en Brooklyn, Nueva York, el 8 de mayo de 2020

La viróloga Adriana Delfraro, doctora en Ciencias Biológicas de la Universidad de la República (Udelar), en Uruguay y profesora adjunta de Virología en la Facultad de Ciencias de ese país dijo a AFP Factual que “el COVID-19, así como cualquier virosis respiratoria, se cura por la propia respuesta del sistema inmune. Los antivirales específicos que se pueden dar para tratar una gripe, se dan en casos particulares”. En este sentido manifestó que si una persona que tomara estos productos llegara a curarse, lo haría “porque su organismo combatió el virus” y no por el accionar del supuesto remedio casero.

“El té con limón y una aspirina puede bajar fiebre, te hace entrar en calor, es un viejo remedio casero de toda la vida que no actúa sobre el virus, sino sobre los síntomas”, explicó.

A la fecha de publicación de este artículo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala en su web que “aunque algunas soluciones de la medicina occidental o tradicional o remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad”. El organismo, además “no recomienda automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos, para prevenir o curar la COVID-19”

Además, las aspirinas tienen efectos secundarios, por lo que su consumo debe hacerse con prudencia y siguiendo el consejo médico. En el prospecto de la aspirina, la farmacéutica Bayer señala que entre uno y 10 de cada 100 usuarios de su producto han presentado efectos adversos tales como úlceras de estómago o intestino, sangrado gastrointestinal, dolor del abdomen, digestión pesada, ardor, acidez, molestias gástricas, náuseas, vómitos, dificultades para respirar, congestión nasal, rinitis, urticaria, erupciones cutáneas, inflamación e hinchazón en cara, labios, boca, lengua o garganta y picor. También menciona que cuando se ha administrado en dosis altas, se han constatado casos de alteración en la coagulación. Las personas mayores de 65 años son las más propensas a padecerlos.

Asimismo, se recomienda no administrar el medicamento a menores de 16 años ni a mujeres embarazadas que estén cursando el tercer trimestre de gestación, ya que “puede prolongar el parto y contribuir al sangrado de la madre o del bebé".

2- Las cebollas

Trabajadores descargan sacos de cebollas de un camión en las afueras de Amritsar, India, el 1 de mayo de 2020

También las cebollas han sido propuestas en varias publicaciones como solución para el COVID-19. Un portavoz del equipo de divulgación del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IBCE) de Uruguay explicó para esta verificación de la AFP  vía correo electrónico que “no hay evidencia científica de que la cebolla pueda ser utilizada para combatir el virus, ni otro tipo de infecciones”.

Mónica Pujadas, epidemióloga, infectóloga y pediatra de la Facultad de Medicina en la Udelar, señaló a AFP Factual que a las cebollas y a otros vegetales como el ajo “históricamente se le han atribuido propiedades beneficiosas para la salud humana, en distintas culturas y en distintos momentos históricos. Y esto incluye diferentes recomendaciones en cuanto a su forma de uso”

“Como muchas veces ocurre, detrás de una tradición o creencia popular hay una base científica que al menos en parte puede sustentarlo. En este caso, las cebollas contienen flavonoides [NDLR: compuestos químicos producidos por vegetales] y en especial flavonoides polifenólicos como quercetin, que a través de distintos estudios han demostrado algunos efectos antiinflamatorios, antimicrobianos, antioxidativos y anticitotóxicos [NDLR: que combaten la toxicidad de algunas células]”, explicó la especialista uruguaya.

Sin embargo, "no puede atribuirse a la cebolla un poder curativo como por ejemplo para la neumonía" que provoca el nuevo coronavirus, debido a “la complejidad de los procesos de salud y enfermedad”, y a que “las enfermedades habitualmente, aún las que reconocen etiología [NDLR: origen de la enfermedad] infecciosa, son determinadas por múltiples factores y no un solo agente causal”.

3- Jengibre y ajo

Una mujer vende jengibre y limón en Antananarivo, Madagascar, el 26 de marzo de 2020, en medio de la pandemia de COVID-19

El ajo también fue motivo de otras verificaciones de AFP Factual sobre supuestos métodos de prevención o curas del nuevo coronavirus, como esta o esta. La OMS incluso dedicó un apartado a esta cuestión en su sección sobre rumores relativos al COVID-19. “El ajo es un alimento saludable que puede tener algunas propiedades antimicrobianas. Sin embargo, no se han obtenido pruebas de que comerlo proteja contra el virus que causa el brote actual", señala el organismo.

Respecto al jengibre, los especialistas consultados por AFP Factual en esta verificación, explicaron que esta raíz no sirve como cura del nuevo coronavirus. La especialista en inmunología María Rosa Bono, docente de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, indicó que aunque el jengibre “inhibe respuestas inflamatorias o alergias”, no se recomienda para evitar una infección viral.

Por su parte, el decano del Colegio de Nutricionistas del Perú, Antonio Castillo, explicó a AFP Factual que el jengibre sí ha sido relacionado con efectos antiinflamatorios, pero que no existen evidencias sólidas sobre ninguna propiedad: “En Perú le decimos kión, y se conoce como una raíz tuberosa (que pertenece a los tubérculos) que se le han atribuido múltiples beneficios, pero no contamos con información científica sólida que pueda afirmar que esta raíz contribuya o ayude a superar el COVID-19”.

El doctor Wasim Khawaja, del Instituto de Ciencias Médicas de Pakistán, dijo a la AFP que “las publicaciones en las redes sociales que afirman que un vegetal o que una hierba son curas para el nuevo coronavirus son engañosas y pueden tener efectos nocivos porque las personas usan estos métodos y no van a los hospitales a hacerse revisiones".

4- Canela

El químico farmacéutico Paredes señaló a AFP Factual que “la canela no tiene ni siquiera estudios para evaluar algún efecto terapéutico sobre el COVID-19, sin embargo, parece que tiene sustancias como la cumarina, con cierto efecto terapéutico e incluso hepatotóxico [NDLR: que su ingestión puede provocar daños en el hígado], por lo que su consumo en exceso tampoco es recomendado”. Añadió que “en Europa existen ciertas restricciones para su uso por la misma situación”

“Agua de canela, infusiones con canela de vez en cuando no representan riesgo, pero si se propone un consumo agudo a propósito del coronavirus podría tener algún impacto”, concluyó.

La nutricionista Virginia Natero, profesora adjunta en el Departamento de Alimentos de la Escuela de Nutrición de la Universidad de la República (Uruguay), indicó a la AFP que “hay trabajos que asocia la canela a elementos hipoglucemiantes [NDLR: que disminuyen la glucosa en sangre], pero la idea no es que se utilice la canela como una medicación. No hay evidencia de que esa mezcla provoque beneficios".

Correa, en tanto, explicó que “la canela es la corteza de un árbol que se ha empleado desde hace siglos para saborizar y aromatizar comidas. Sin embargo en algunos países como la India, tiene uso como un producto natural para la diabetes y también por su contenido en taninos produce una acción a nivel gastrointestinal, siendo empleada para trastornos como la diarrea”. Añadió que en países como México “se emplea como expectorante porque favorece la eliminación de secreciones pulmonares, lo que ayudaría en enfermedades que tienen mucha tos productiva".

Por eso, "la mezcla con cebolla, limón y jengibre podría favorecer la expectoración, o sea la eliminación de secreciones bronquiales, pero en ningún caso tener una acción sobre la COVID-19. No la cura, solo aliviaría los síntomas”. Y al mezclarlas con aspirinas “podría causar molestias gástricas”, señaló la magíster en Ciencias Farmacéuticas.

Correa alertó sobre el peligro que supone que compartir este tipo de “remedios” en redes sociales: "El problema de esto es que la gente no respeta la cuarentena y no sigue las medidas de aislamiento y de higiene porque cree que con estos remedios se va a mejorar o va prevenir el contagio", se lamentó.

Para prevenir posibles contagios del nuevo coronavirus, la OMS recomienda lavarse las manos con frecuencia, mantener la distancia física mínima de un metro, estornudar o toser en la parte interior del codo y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

A nivel global la pandemia superó los 5.6 millones de contagios y las más de 350.000 muertes al 27 de mayo.

En conclusión, aspirinas, limón, miel, canela, jengibre, ajo y cebollas no tienen propiedades que curen el COVID-19, aunque algunos elementos puedan aliviar ciertos síntomas que suelen experimentar los enfermos por el nuevo coronavirus.

AFP Factual ya ha verificado otros falsos remedios contra el COVID-19 que puede leer aquí.

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.