El “engaño del COVID-19”, el 5G y las vacunas: La desinformación del video de David Icke

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Desde abril de 2020 circula en redes sociales una entrevista al escritor británico y divulgador de teorías conspirativas David Icke, que fue compartida miles de veces. En el video, de más de 2 horas de duración, Icke ahonda en su teoría de que la pandemia del COVID-19 es en realidad el resultado de un plan sistemático para destruir la economía global y un engaño. AFP Factual verificó 15 de las supuestas evidencias presentadas en la entrevista, que resultaron ser falsas o engañosas.

David Icke, quien es presentado como un “investigador profesional sobre quién y qué está controlando realmente el mundo”, es un exfutbolista británico conocido por generar polémicas por su postura negacionista del Holocausto y por difundir teorías conspirativas, que en 2020 le valieron el cierre de su cuenta en YouTube.

En abril de 2020, Icke dio una entrevista de poco más de 2 horas y media de duración en el programa London Real, que se volvió viral en las redes. Dividida en varias partes, la grabación circula subtitulada al español en Facebook (1 y 2), Twitter (1 y 2) y sitios web, donde fue compartida unas 3.000 veces.

El video también circula en inglés y en francés.

En ella, Icke afirma que existe un culto”, una “tiranía global” que organizó y puso en marcha la pandemia de COVID-19 con el objetivo de destruir la economía mundial y que millones de personas se vuelvan dependientes de los Estados. “Controlan las cifras del COVID-19 por la manera en que testean, en que lo diagnostican y la manera en que lo cuentan. Así, las cifras trepan y sirven para justificar el confinamiento, que terminará cuando hayan conseguido lo que querían”, asegura.

"Estamos en una tiranía global, donde un muy pequeño grupo de personas tiene a la mitad de la población mundial en arresto domiciliario y lo ha hecho con engaños sobre el COVID-19”, añade.

Las desinformaciones vertidas en esa entrevista sirvieron de inspiración para la creación de otros contenidos que se multiplicaron en las redes, que ya fueron verificados por AFP Factual (1, 2 y 3).

A continuación, el análisis de las principales afirmaciones que contiene esta entrevista.

1. El test RT-PCR no detecta COVID-19: Falso

Para detectar el nuevo coronavirus en una persona se utilizan dos tipos de tests: la prueba de serología (que mide la presencia de anticuerpos generados por el organismo contra el virus), y la técnica PCR (por las siglas en inglés de reacción en cadena de polimerasa).

Icke cita al médico estadounidense Andrew Kaufman y asegura que la prueba PCR “detecta material genético con mucho contenido diferente” y que “si das positivo para este material genético te diagnostican por COVID-19”.

"Las células, cuando son envenenadas [...], secretan exosomas, que luego son los que detecta el test PCR y lo llama COVID-19 positivo", afirma el británico, y explica que las células pueden estar “envenenadas” por “toxicidad”, “por campos electromagnéticos como el 5G”, pero también por “estrés y miedo”, como el que, señala, hay hoy en el mundo por la pandemia. 

“Lo que encuentran (con los tests) es una respuesta natural del organismo y los están llamando COVID-19”, denuncia Icke en la entrevista. “Cualquiera que tenga algún nivel de toxicidad celular va a producir exosomas, el potencial para que este test de positivo v se declare una pandemia no tiene fin”, agrega.

Esta misma aseveración, de que el test detecta exosomas, se difunde a través de un video que ya fue verificado por AFP Factual. En aquella oportunidad, expertos explicaron cómo funciona esta técnica, considerada la más confiable con la que se cuenta actualmente para diagnosticar la enfermedad.

Juan Sabatté, médico y doctor en microbiología e investigador del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) de Argentina, explicó a AFP Factual que el test PCR no detecta exosomas, que, explicó, son “pequeños fragmentos celulares, que utilizan las células para comunicarse, entre otras funciones” y que “están presentes en todos los fluidos corporales”. 

Por su parte, Florencia Menay, bióloga e investigadora del CONICET especializada en exosomas, explicó a AFP Factual que una de las principales diferencias es que “el SARS-CoV-2 tiene la capacidad de propagarse y es infectivo (...) Mientras que los exosomas no son infectivos y tampoco se propagan”. La especialista agregó: “Cuando un exosoma llega a otra célula desencadena una respuesta y no necesariamente se forman nuevos para ‘propagarse’ como sí ocurre con los virus”. 

Sabatté detalló que el test PCRdetecta secuencias específicas de ARN presentes en el ARN del virus SARS-COV-2 y ausentes en el ARN humano y en el ARN de otros virus”.

El investigador del CONICET y miembro de la Asociación Argentina de Virología (SAV) Juan Carballeda afirmó a AFP Factual: “La PCR tiene ventajas y desventajas, pero lo que detecta es la presencia de genoma de virus y eso es indudable”.

Si hay presencia de genoma de virus es porque hay presencia del virus. Ese genoma puede estar dentro de una célula infectada, dentro de un exosoma, o en partículas virales liberadas en el hisopado que se le hizo a la persona. En todos esos casos hay infección viral y la persona tiene presencia de SARS-CoV-2”, agregó.

3. El inventor del PCR dijo que este no servía para diagnosticar enfermedades infecciosas: Fuera de contexto

La prueba PCR se utiliza desde la década de 1980 para la detección de múltiples enfermedades y su inventor, Kary B. Mullis, fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1993. 

Mullis, figura controvertida en el mundo científico, estaba convencido de que el VIH no era la causa del sida. Las críticas de Mullis apuntaban contra el VIH, no contra las enfermedades infecciosas en general. 

Después de varias búsquedas, AFP Factual no pudo dar con la frase atribuida a Mullis. Una búsqueda en Google de los términos en inglés “Mullis PCR infectious diseases” no arroja ningún resultado con la supuesta declaración. Sin embargo, sí permite dar con un artículo de diciembre de 1996 sobre el sida, en el que se cita la siguiente declaración de Mullis: “El PCR cuantitativo es un oxímoron”. 

Este trabajo señala, tal como explicó Omar Sued, infectólogo argentino, especialista en VIH y director de investigación clínica de la Fundación Huésped a AFP Factual, que “la PCR tiene por objeto identificar cualitativamente las sustancias, pero por su propia naturaleza no es adecuada para estimar los números”.

El artículo, de la década de los 90, señala que el PCR solo podía detectar las proteínas que se cree, en algunos casos erróneamente, que son exclusivas del VIH”. A diferencia del nuevo coronavirus, cuyo mapa del genoma estuvo disponible dos meses después de que surgiera en Wuhan, China, el genoma del virus del sida no fue descifrado hasta 2009. 

3. Las imágenes microscópicas de exosomas y de lo que han llamado COVID-19 son idénticas: Falso

Icke vuelve a referirse a Kaufman, quien, asegura, “vio imágenes microscópicas de exosomas y de lo que se dice que se llama COVID-19 y estas dos imágenes eran idénticas”.

“Son lo mismo”, afirma el británico.

En un diálogo sobre el COVID-19 y los exosomas publicado en YouTube el 25 de abril de 2020, Kenneth Witwer, profesor de patología y neurología molecular y comparativa en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos aseguró que esta afirmación “no tiene sentido”.

Consultado por AFP Factual, Witwer explicó en un correo electrónico: Una vesícula extracelular (EV) es una partícula con una bicapa lipídica y contenido citoplasmático que no puede replicarse como una célula [...] Un exosoma es un EV, normalmente pequeño, que se libera de un compartimento interno de la célula”.

Un virus envuelto, del cual hay miles, incluyendo retrovirus como el VIH, coronavirus como el SARS-CoV-2, y flavivirus como el virus de la fiebre amarilla, podría ser visto como un tipo especial de EV que es producido por una célula bajo la influencia de un programa genético extraño. Así que a un nivel muy básico, cualquier virus envuelto podría ser considerado un EV (un EV viral, si se quiere), no sólo el virus COVID-19 SARS-CoV-2”, prosiguió el profesor. 

En el mismo sentido, la bióloga argentina Florencia Menay explicó a AFP Factual que los exosomas son muy pequeños, con una media de aprox 100 nanómetros, y que este tamaño es similar al de muchos virus, incluido el SARS-CoV 2. Si nos basamos en el tamaño, podrían llegar a confundirse”, dijo. Además, señaló que, “a diferencia de otros virus, el SARS-CoV 2 posee una membrana lipídica que lo rodea y (...) suma a su parecido con los exosomas, también formados por membranas lipídicas”. 

Otro punto que puede generar confusión entre un virus cualquiera y un exosoma, dijo, es que muchos “suelen ‘hackear" el sistema de formación de exosomas en la célula y utilizarlo para la liberación de las partículas virales, pero este hecho está lejos de convertir a los exosomas en virus, si no que es más bien una estrategia de los virus para asegurar su propagación.

Sin embargo, Menay sostuvo que para afirmar que son lo mismo se necesita mucho más” y que se pueden diferenciar en las imágenes microscópicas, donde un coronavirus muestra “pequeños picos” formados por proteína “spike” que le dan su característica forma de corona, mientras que al ver un exosoma se observa “una esfera con una membrana uniforme y sin la presencia de estas spike o forma de corona”. 

Witwer también rechazó la versión que circula en redes de que el nuevo coronavirus en realidad es un exosoma producido naturalmente por la respuesta inmune del organismo. “Un virus (o ‘VE viral’) puede distinguirse fácilmente de un VE ‘huésped’ normal observando sus estructuras externas e internas mediante microscopía electrónica de alta calidad”, destacó y aseguró que los virus tienden a tener más estructura y densidad de electrones.

Captura de pantalla realizada el 15 de julio de 2020 de la presentación de Kenneth Witwer en YouTube

Pero todo esto es un poco tonto, de todos modos, ya que el diagnóstico clínico de un virus no funciona de esta manera. Nadie toma una muestra de un paciente y la pone bajo un microscopio electrónico o concluye que el SARS-CoV-2 está presente sólo porque ve unas pocas estructuras esféricas”, agregó. 

Menay, en tanto, aseveró: “Porque algo luzca similar en las microfotografías no es prueba suficiente para decir que son lo mismo, se necesitan muchos ensayos complementarios para poder afirmarlo”. 

4. Cualquiera con síntomas similares a la gripe es diagnosticado con COVID-19: Falso

El primer párrafo del mensaje reza: Estoy seguro que han oído que los síntomas del ‘VIRUS’ son parecidos a la gripe, pero ahora mismo estos síntomas se llaman ‘Covid-19’, así que si tienes gripe es Covid-19, si toses es Covid-19, si tienes alergias es Covid-19, y así es como los números de casos comenzaron a aumentar”. 

Según los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la presencia de síntomas solo convierte a una persona en caso sospechoso. El diagnóstico certero de COVID-19 solo se da “a una persona con confirmación de laboratorio de infección por COVID-19, independientemente de los signos y síntomas clínicos”.    

El doctor Ricardo Carrera toma una muestra de un hombre para testearla por COVID-19 en el Hospital Doctor Alberto Antranik Eurnekian en Ezeiza, Buenos Aires, el 1 de julio de 2020

Así se aplica a nivel europeo y también en Argentina. Según el protocolo de la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, la presencia de dos o más síntomas (fiebre, tos, dolor de garganta al tragar, dificultad respiratoria, entre otros) convertirán a la persona en un caso sospechoso, no implican un diagnóstico certero de COVID-19.

Un caso confirmado de COVID-19 es entendido por las autoridades argentinas como “todo caso sospechoso que presenta resultados positivos por Rt‐PCR para SARS-CoV-2”. Es decir, solo la prueba de laboratorio confirmará o no la presencia del virus.

5.- En el COVID-19 no se cumplen los cuatro postulados de Koch para enfermedades infecciosas: Falso

Los postulados de Koch, elaborados por el médico alemán Robert Koch en el siglo XIX y derivados de las ideas del patólogo Jakob Henle, enumeran los criterios que un microorganismo debe seguir para ser definido como patógeno”, explicó a AFP Factual una portavoz del Instituto Robert Koch, con sede en Berlín.

Las condiciones a cumplir son las siguientes: En primer lugar, en cada caso de la enfermedad debe hallarse el mismo microorganismo sospechoso. En segundo lugar, debe ser posible aislarlo de los tejidos o fluidos corporales de la persona enferma y cultivarlo en un cultivo puro. En tercer lugar, los patógenos cultivados de esta manera deben producir los síntomas originales cuando se inyectan en animales de laboratorio sanos. En cuarto lugar, debe ser posible volver a aislar posteriormente el patógeno, que será entonces idéntico al microorganismo descrito originalmente”.

En la entrevista que circula en redes, Icke asegura que los postulados de Koch fueron definidos “para probar que un agente infeccioso era la causa (de una enfermedad)”. Además afirma, falsamente, que el primer criterio a cumplir es que “todos los sujetos tienen (que tener) los mismos síntomas”. Icke también describe erróneamente el cuarto postulado como: “puedes tomar ese agente, inyectarlo en un segundo ser vivo y este también se verá afectado”.

El infectólogo Omar Sued aseguró que en el caso del SARS-CoV-2 sí se cumplen los postulados. “(El virus) está presente en los casos, se detecta con el test PCR. Debe aislarse en un cultivo y se cumple, si se cultiva. Debe producir enfermedad cuando se inocula a un huésped susceptible y esto ya se logró infectando ratones transgénicos, en los que produjo neumonía. Por último, debe poder recuperarse de ese huésped, y ya se logró identificar del pulmón de estos ratones (llamados ace2-hb-01)”.

En el diálogo sobre el COVID-19 y los exosomas publicado en YouTube el 25 de abril de 2020, el profesor Kenneth Witwer también se refirió a los postulados de Koch y afirmó que estos, en su opinión, se cumplieron tanto en la epidemia de SARS en 2003 y también en 2020 para SARS-CoV-2. “Cuando alguien dice que debemos probar los postulados para este virus están demostrando que no han leído la literatura [científica] y que no conocen los postulados de Koch”, agregó.

La portavoz del Instituto Robert Koch explicó que en los días de Koch, los virus eran aún desconocidos. Además, destacó que en la actualidad existen muchos métodos para identificar y estudiar los virus, incluyendo procedimientos especiales de prueba y secuenciación genética.  

En el mismo sentido, Sued sostuvo: “Los postulados se hicieron hace más de 200 años, y son útiles pero no infalibles, no siempre se cumplen”, y citó como ejemplos los casos de la lepra y del VIH. 

6. El gobierno italiano reconoció que el 99% de los fallecidos con COVID-19 ya tenían otros problemas de salud, y en realidad estos fueron los que provocaron las muertes. Engañoso

Cifras similares fueron expresadas por un diputado italiano en abril pasado y ya fueron verificadas por AFP Factual.

Según un informe publicado por el Instituto Superior de Sanidad de Italia (ISS) el 17 de marzo de 2020, de una muestra de pacientes fallecidos que dieron positivo por COVID-19, el 99,2% tenía una, dos o tres enfermedades preexistentes, como cardiopatías, hipertensión y diabetes, entre otras. 

Pero el propio estudio señala que esta cifra se obtuvo en 355 casos de la muestra total analizada por el informe, de 2.003 pacientes fallecidos, es decir, ese porcentaje aplica solo al 17,7% de la muestra total. 

Captura de pantalla realizada el 14 de julio de 2020 de un informe del ISS

Estadísticas de julio de 2020 muestran que esa cifra descendió levemente al 96%, de un total de 3.857 fallecidos. 

Pero en ambos casos se trata de pacientes con comorbilidad, es decir, sufrían de dos o más enfermedades al mismo tiempo. Aunque padecer dichas dolencias hizo a los pacientes más vulnerables frente al nuevo coronavirus, eso no significa que hayan muerto por estas otras patologías.

Además, como subrayó el sitio de verificación italiano Pagella Politica, los datos publicados en mayo por el Instituto Italiano de Estadísticas (Istat) muestran que, del 20 de febrero al 31 de marzo de 2020, hubo 25.354 muertes más en Italia que la media de los cinco años anteriores. De esos fallecimientos, 13.170 se atribuyen al COVID-19.

7. Lombardía, en Italia, es conocida por su contaminación del aire, al igual que Wuhan, en China. Mucha más gente muere en Lombardía por problemas pulmonares que en el resto de Italia: Verdadero, pero...

Siguiendo con el argumento de que cualquier persona que presente síntomas similares a los de una gripe será catalogada como enferma de COVID-19, Icke ahonda en el caso de Lombardía, epicentro de la pandemia en Italia. “Tienes un área en donde mucha gente muere, sobre todo por enfermedades pulmonares, tienes un potencial tremendo para hacer un salto diagnóstico que lleva a gente que muere de otra cosa y hacerlo parecer como gente que muere de COVID-19 y así controlar las cifras”, asevera.

Efectivamente, Lombardía es la región con récords en contaminación del aire en Italia. Un mapa sobre la calidad del aire en Italia elaborado por la plataforma en tiempo real IQAir, revela que al 17 de julio, varias ciudades de Lombardía, como Gaggiano, San Paolo y Esine se encontraban en los primeros lugares del ranking de localidades con mayores niveles de polución.

El mapa de polución del aire en China también pone a Wuhan dentro de los primeros lugares en el ranking de ciudades más contaminadas.

Además, tal como señala Icke, los últimos datos disponibles en las estadísticas de salud del gobierno italiano, de 2017, revelan que en Lombardía se dieron el 15% de todas las muertes por enfermedades respiratorias en el país, casi el doble que en Sicilia y Campania, las regiones que están en segundo lugar en ese ranking. 

Sin embargo, al igual que para toda Italia, durante el pico de la crisis sanitaria entre el 20 de febrero y el 31 de marzo de 2020, el total de fallecimientos en Lombardía, según los datos publicados en mayo por el Instituto Italiano de Estadísticas (Istat), fue más del doble que el promedio para el mismo período de 2015 a 2019.

Captura de pantalla realizada el 17 de julio de 2020 de un informe del Istat del 4 de mayo de 2020

Investigadores de la Universidad de Siena, Italia, y de la Universidad Aarhus, en Dinamarca, sugirieron en abril pasado la existencia de una correlación entre la polución y la tasa de mortalidad por COVID-19 en dos de las regiones más afectadas en Italia, Lombardía y Emilia Romaña. “Llegamos a la conclusión de que el alto nivel de contaminación en el norte de Italia debe considerarse un cofactor adicional del alto nivel de letalidad registrado en esa zona”, escribieron los autores.

8. El test PCR no detecta cuánto virus tienes y necesitas mucho para enfermarte: Engañoso

Omar Sued explicó a AFP Factual que efectivamente “los test no miden la carga viral, sino la presencia o ausencia de la misma. Por eso son pruebas cualitativas, no cuantitativas”. Señaló que “se puede medir en laboratorio la cantidad, pero como es muy laborioso y más caro, no se hace de rutina, solo en investigaciones”, aunque de todos modos, dijo, “existe una forma de aproximar la cantidad de virus en la prueba cualitativa, sin ser exacto”. 

Sued detalló que las pruebas requieren un valor mínimo de virus para poder detectarlo. “Por eso puede haber resultados falsos negativos los primeros días de la enfermedad, y suele dar positivo recién a los cinco días de haber estado en contacto con la persona que te contagia, a veces uno o dos días antes de empezar con los síntomas”.

Un doctor manipula pruebas de COVID-19 en el Hospital Materno Infantil Ramón Sardá de Buenos Aires, el 7 de julio de 2020

Sin embargo, Magdalena Montt Guevara, doctora en Neurociencia y Ciencias Endocrinas-Metabólicas en la Universidad de Pisa, Italia, explicó a AFP Factual que esta técnica “es extremadamente sensible, con cuantificación confiable de bajos niveles de virus y alta precisión y reproducibilidad en un amplio rango dinámico” y destacó que, “de todas las técnicas de cuantificación disponibles, tiene la más alta sensibilidad, reproducibilidad, simplicidad”.

Además, Montt Guevara precisó que “no se necesita una carga elevada [de SARS-CoV-2] para estar enfermo”.

Vivian Luchsinger, académica del Programa de Virología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile, sostuvo que aún no se conoce lo suficiente sobre la forma en que este nuevo coronavirus provoca la enfermedad. No obstante, sí se sabe que los pacientes que desarrollan cuadros graves de COVID-19 tienen carga viral mayor aunque esto, aseguró, no permite afirmar “que sea necesario tener mayor carga viral para desarrollar una enfermedad grave”.

“Se supone que los que están enfermos tienen una mayor replicación viral [...] pero esto no es tan sencillo de definir. La enfermedad no solo es producto de la replicación del virus sino también de la respuesta inmune, entonces no necesariamente tú necesitas mucho virus para tener la enfermedad”, explicó.

9. Cada vez que hubo una gran epidemia global ésta fue precedida por la introducción de nueva tecnología: Falso

En la entrevista, Icke introduce esta teoría que, asegura, fue probada por el escritor Arthur Firstenberg. “Cada vez que hubo una gran epidemia global, desde la Gripe Española de 1918, ésta fue precedida por la introducción de un nuevo nivel de poder de radiación generado por la tecnología”, sostuvo Icke al hacer referencia a un supuesto vínculo entre el COVID-19 y el despliegue de tecnología 5G.

Como ya ha verificado AFP Factual, esta afirmación es falsa. No hay vinculación directa entre la introducción de tecnología y las epidemias globales, empezando por la Gripe Española de 1918, ya que la emisión de la radio comenzó a finales del siglo XIX en Europa, con la patente del italiano Guillermo Marconi. 

Expertos consultados por AFP Factual consideran que no hay evidencia científica que determine que las redes de 5G sean las causantes del brote actual de COVID-19, ni que previos avances tecnológicos estuvieran vinculados con anteriores brotes epidémicos.

Tanto la OMS como la plataforma española Salud sin Bulos han recalcado que las generaciones anteriores de teléfonos móviles no provocan cáncer ni tienen riesgos para la salud. 

Según la plataforma española, las ondas de teléfonos móviles son “electromagnéticas no ionizantes (son de baja energía, no son capaces de ionizar la materia con la que interactúan)”, mientras que, por ejemplo, los rayos X son “ionizantes” y “sí tienen interacción sobre la materia”. Las ondas no ionizantes lo que hacen “es calentar, como, por ejemplo, un microondas, pero en el caso del móvil es aún más débil y no se ha podido probar ningún otro efecto en nuestros tejidos”.

Para el doctor Julio Bonis, vocal del Colegio de Médicos de Madrid, “no hay evidencias” de que un virus pueda empeorar por un avance tecnológico. La correlación entre brote o epidemia y desarrollo tecnológico “no tiene base científica alguna, es una correlación espuria”. En correo electrónico a AFP Factual, Bonis puso como ejemplo de correlación espuria aquella “entre el número de películas en las que apareció Nicolas Cage y el número de muertos por ahogamiento en piscinas en Estados Unidos”.

10. La primera ciudad china en introducir el 5G, justo antes del brote del virus, fue Wuhan: Engañoso

Wuhan fue pionera en introducir la cobertura 5G en sus telecomunicaciones, pero no fue la única.

El 1 de noviembre de 2019, casi dos meses antes del surgimiento del COVID-19, el 5G llegó oficialmente a más de 50 ciudades del país de la mano de tres compañías de telecomunicaciones chinas.

Sin embargo, en junio de 2019, aunque de forma limitada, ya existía cobertura 5G en una decenas de ciudades del país, incluida Wuhan. A mediados de octubre de 2019, según reportó la agencia china Xinhua, había 1.580 estaciones de 5G instaladas en Wuhan.

Además, en 2018 ya se habían realizado pruebas de esta tecnología en un grupo de ciudades pilotos, entre las que se encontraba Wuhan, junto con otras 16 ciudades más. En febrero de 2018, se inauguró allí la primera estación piloto de 5G de la provincia de Hubei.

Al 15 de julio de 2020, una veintena de ciudades chinas tienen cobertura 5G, según el mapa de la plataforma Ookla.

11. Durante el confinamiento, se instalaron antenas 5G "a toda velocidad": Engañoso

Icke asegura que durante la cuarentena impuesta a causa de la pandemia, se instalaron antenas 5G “en todo el mundo, a toda velocidad”. No especifica en qué lugares se llevaron adelante esos emplazamientos, salvo en el caso del Reino Unido: “Se han instalado en más o menos 21 ciudades”, asegura.

La orden de quedarse en casa a causa de la pandemia se estableció en ese país entre el 24 de marzo y el 11 de mayo y AFP Factual no encontró que el despliegue de tecnología 5G se haya visto modificado por las políticas de confinamiento.

El Reino Unido está entre los cinco países que lideran el desarrollo y alcance de tecnología 5G, de la mano de los operadores de redes móviles Vodafone, O2, EE y Three. AFP Factual se comunicó con estas empresas y con el Observatorio 5G de la Unión Europea, donde descartaron que se haya avanzado en la tecnología 5G “a toda velocidad” durante ese período.

La afirmación de que se instalaron “21 antenas” probablemente haya sido tomada por Icke de un comunicado de la empresa EE del 12 de marzo pasado, en el que anunció que había activado “5G en 21 nuevos pueblos y ciudades, llevando el total a más de 70 ubicaciones en todo el Reino Unido”.

Desde el área  de prensa de la compañía Three dijeron a AFP Factual que “el Gobierno del Reino Unido describió las telecomunicaciones como un sector crítico, y los empleados (incluidos los ingenieros) son considerados ‘trabajadores clave’. Como resultado, el trabajo para mantener la red de telecomunicaciones y desplegar la infraestructura 5G continuó durante todo el período aludido”.

La información también fue confirmada por Vodafone: “No hubo cambios en la tasa de despliegue de 5G entre el confinamiento y la apertura”.

Al momento del inicio de la orden de quedarse en casa, Vodafone ofrecía servicios 5G en 41 locaciones del Reino Unido y EE en 70. Al 20 de julio, Vodafone lo hacía en 44 locaciones y EE en 80. La compañía Three ha mantenido la oferta en 66 locaciones durante ese período, y O2 pasó de 21 a 60.

El 5 de abril pasado, tras una serie de actos de vandalismo contra antenas de telefonía en el país, las cuatro empresas emitieron un comunicado conjunto descartando que la tecnología 5G tuviese efectos nocivos en el ser humano y estuviera relacionada con el avance del nuevo coronavirus.

12. Elon Musk puso satélites en órbita con tecnología 5G, que se “conectarán” a la mente: Falso

Según Icke, los satélites que el empresario sudafricano Elon Musk, fundador de Tesla Motors y SpaceX, está poniendo en órbita, “crearán una ‘subrealidad 5G’ llamada ‘Smart Grid’, a la que la mente humana estará conectada mediante inteligencia artificial”.

Icke confunde y entremezcla aquí dos iniciativas que no tienen relación entre sí: el proyecto Starlink de Elon Musk y la tecnología Smart Grid.

Starlink, a través de la compañía SpaceX de Musk, está lanzando minisatélites desde fines de 2019 para proveer "internet de banda ancha y alta velocidad a los lugares donde el acceso es difícil, caro o está totalmente ausente". En una primera instancia, el proyecto ofrecerá servicios de conexión a internet en Estados Unidos y Canadá.

Starlink no es la única iniciativa en ofrecer servicios satelitales de internet de alta velocidad. También lo hacen las compañías estadounidenses Viasat y HughesNet. Otros proyectos similares son OneWeb y Project Kuiper.

Icke dice que “Elon Musk ha recibido autorización para instalar un millón de antenas terrestres en Estados Unidos, que se conectarán con satélites”. En efecto, la Federación Comercial de Comunicaciones de Estados Unidos autorizó el despliegue de hasta un millón de antenas en todo el país para el proyecto Starlink. Dichas antenas serán terminales de usuario, es decir, quien las tenga podrán acceder al servicio de internet satelital de Starlink.

Icke afirma que el proyecto de Musk creará una “subrealidad tecnológica de 5G”. No está claro a qué se refiere con “subrealidad tecnológica”, pero lo cierto es que el proyecto Starlink no emplea tecnología 5G y el propio Musk dijo en la conferencia Satellite 2020 de marzo pasado que tal tecnología resultará muy útil en entornos urbanos altamente poblados, pero no para Starlink, que apunta a entornos más remotos “no alcanzados por las empresas tradicionales de telecomunicaciones”.

Elon Musk durante la Conferencia Satellite 2020 en Washington DC, 9 de marzo de 2020

Respecto de los Smart Grids, refieren a redes de suministro eléctrico que utilizan tecnología digital para optimizar el uso de energía. La Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa las describe como “una red inteligente que utiliza tecnología digital para mejorar la confiabilidad, resistencia, flexibilidad y eficiencia (tanto económica como energética) del sistema de suministro eléctrico”.

El objetivo de las Smart Grids es lograr la eficiencia energética a través de medidores inteligentes y energías renovables y se plantean como una evolución necesaria ante la creciente demanda de energía a nivel global.

El desarrollo de Smart Grids es desigual en el mundo. Dinamarca, Alemania y Reino Unido son algunos de los países a la vanguardia de las redes eléctricas inteligentes.

El proyecto Starlink de Elon Musk, pues, proveerá internet satelital a zonas no urbanas o alejadas del alcance de las empresas tradicionales de telecomunicaciones. No tiene relación alguna con la instalación de Smart Grids las que, a su vez, refieren a un sistema de distribución y optimización de energía eléctrica que no se “conecta a la mente humana”.

 13. El 5G a 60 GHz hace que el cuerpo humano no pueda absorber oxígeno: Falso

“Esto lo han admitido los de la industria de la telecomunicación: el 5G a 60 GHz hace que el cuerpo humano, su sangre, no pueda absorber oxígeno”, asegura Icke.

AFP Factual realizó una búsqueda en Google de términos clave en inglés y no encontró registros de que la “industria de las telecomunicaciones” haya advertido o “admitido” que el 5G a 60 GHz sea dañino para el cuerpo humano.

Esa afirmación forma parte de una serie de teorías sin sustento acerca de las consecuencias de la tecnología 5G en el organismo. Varias han sido verificadas por AFP Factual, incluyendo la aseveración de que a “altas concentraciones”, el 5G provoca asfixia.

El doctor Luis A. Pérez Romasanta, jefe de Oncología Radioterápica en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, en España, dijo al equipo de verificación de AFP que “no se ha observado en los seres vivos expuestos a ondas 5G ninguna alteración respiratoria”.

La relación entre el 5G a 60 GHz (que aún no es una realidad) y la privación de oxígeno podría provenir de una mala comprensión acerca de cómo interactúa la banda de frecuencias de 60 GHz con el oxígeno en la atmósfera — no con el oxígeno que absorbemos a través de los pulmones o el que es transportado por la sangre, como sugiere Icke.

Como se explica en el sitio everythingRF, a 60GHz, las moléculas de oxígeno en la atmósfera interactúan con las señales de radiofrecuencia causando una atenuación significativa de estas. Debido a esta atenuación, se explica en el sitio, “la banda de 60 GHz no es una buena frecuencia para usar en aplicaciones de radar o comunicación de largo alcance”.

Por su parte, la OMS resumió en febrero de 2020 que la tecnología 5G no afecta a la salud y su penetración en el cuerpo humano es menor que anteriores generaciones de tecnología móvil.

14. Bill Gates implantará microchips y “tatuajes cuánticos” a través de la vacuna contra el COVID-19:  Falso

La afirmación de que el multimillonario estadounidense tiene planeado “inocular microchips” en los seres humanos mediante la vacuna contra el COVID-19 ya fue verificada por AFP Factual y es falsa, lo mismo que la idea de Icke de que la Fundación Bill & Melinda Gates ha desarrollado “tatuajes cuánticos” junto con Gavi, la Alianza Mundial para las Vacunas e Inmunización.

Tanto los chips como estos tatuajes servirían, según las teorías conspirativas en circulación, incluyendo la de Icke, para “controlar” o “hacer un rastreo” de quienes han sido vacunados.

Manifestante sostiene un cartel contra Bill Gates y la vacunación en Melbourne, Australia, 10 de mayo de 2020

El origen de las afirmaciones acerca de los tatuajes cuánticos proviene de un estudio publicado en diciembre de 2019 por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que fue parcialmente financiado por la Fundación Gates. El estudio explica que los investigadores del MIT han desarrollado una forma de almacenar información médica debajo de la piel, utilizando "un tinte de punto cuántico": una técnica que podría ser beneficiosa en los países en desarrollo que carecen de una sólida infraestructura de registros médicos.

El tinte o “tatuaje”, administrado por un parche de microagujas al momento de dar una vacuna, “podría permitir la detección rápida y anónima del historial de vacunación del paciente para garantizar que todos los niños sean vacunados”, explica el estudio.

La investigadora Ana Jaklenec, una de sus autoras, dijo al equipo de verificación de AFP que “el tinte es invisible y realmente no hay forma de rastrearlo”. Además aún no han sido implementado en humanos, como sugiere Icke, y su desarrollo no tiene relación con el COVID-19 ni con Gavi.

Como otros conspiracionistas, David Icke confunde "tatuaje de punto cuántico" con "certificado digital": un tipo de documentación que mostraría quién ha padecido COVID-19 o, cuando se cuente con la vacuna, quién la recibió. 

La  iniciativa de los certificados digitales ha sido atribuida a Bill Gates desde que la mencionó en una sesión de preguntas y respuestas con la comunidad de Reddit en marzo pasado, pero lo cierto es que está siendo discutida a nivel estatal y empresarial en distintos lugares del mundo como una manera de controlar el avance de la pandemia. El nombre que reciben estos certificados es usualmente de “pasaporte inmunitario” o “certificado libre de riesgos”.

El primer país en probar estos certificados es Estonia, en la forma de códigos QR que contienen los datos inmunitarios de una persona, y son leídos por una aplicación móvil. Es decir, no son implantados ni “tatuados” en el cuerpo humano, como afirma Icke.

15. Hay siete vacunas en preparación y todas son financiadas por Bill Gates: Engañoso

En la entrevista emitida el 19 de abril pasado, David Icke afirma que hay “siete vacunas en preparación” y que todas reciben financiamiento de Bill Gates. En realidad en ese momento había ya cinco vacunas candidatas para prevenir el COVID-19 en evaluación clínica, y 71 vacunas candidatas en evaluación preclínica, de acuerdo con la OMS. Otras 37 estaban en fase de preparación.

“Cuando una vacuna se encuentra en evaluación clínica, significa que se están haciendo ensayos en humanos. En la fase preclínica, estos ensayos se hacen en animales”, explicó a AFP Factual María Victoria Sánchez, investigadora del Laboratorio de inmunología y desarrollo de vacunas de IMBECU-CCT-CONICET, Argentina.

“En estas evaluaciones clínicas se prueban las dosis, la respuesta inmune y los efectos adversos”, agregó la especialista. “La evaluación de las vacunas conlleva numerosos pasos, controles y aprobaciones hasta llegar a un producto final que genere una buena respuesta inmune”.

La Fundación Bill & Melinda Gates sí apoya financieramente a algunas de las vacunas en proceso.

“La Fundación está trabajando con socios nacionales y multilaterales en la financiación del desarrollo de vacunas para prevenir el COVID-19 a través de CEPI [Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias]”, dijeron desde la Fundación Bill & Melinda Gates a AFP Factual por correo electrónico.

Al momento de la entrevista con Icke, CEPI, que fue cofundada por la Fundación Bill & Melinda Gates en 2017, estaba brindando financiación a ocho vacunas contra el COVID-19 (no siete, como sostiene Icke). Al 16 de julio, la cifra había ascendido a nueve.

CEPI no solo cuenta con fondos de la Fundación Bill & Melinda Gates: numerosos gobiernos y entidades internacionales forman parte de la Coalición.

En conclusión, las 15 supuestas evidencias presentadas por David Icke como prueba de que la pandemia de COVID-19, que al 21 de julio se ha cobrado más de medio millón de vidas en el mundo, es en realidad una farsa y ha sido planificada son falsas o engañosas.

 
Ana Prieto
 
Nadia Nasanovsky
5G CORONAVIRUS Bill Gates