Shanghái y Pekín confirmaron sus primeros casos del nuevo coronavirus en enero

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Varias publicaciones en Facebook y Twitter aseguran que el COVID-19, detectado por primera vez en la ciudad de Wuhan en diciembre pasado, no llegó a las “ciudades importantes de China” como Shanghái o la capital Pekín. Sin embargo, es falso: ambas ciudades, al igual que Shenzhen, presentaron sus primeros casos positivos antes de que se cumpliera un mes de la identificación del virus.

“El coronavirus viajó por todo el mundo desde Wuhan, pero no llegó a Beijing ni Shanghai ni otras ciudades importantes de China ¿Alguien puede explicar eso?”, señala una de las publicaciones en Facebook, del 28 de marzo de 2020, que muestran un mapa de Asia con China en color rojo.

El texto ha sido publicado por varios usuarios en esa red social (1, 2, 3) con cambios en la imagen que lo acompaña. Cuando no se muestra el mapa, se ve una foto del presidente chino Xi Jinping o un médico con tapabocas. El texto fue compartido más de 88.000 veces en Facebook y retuiteado más de 1.400 en Twitter (1, 2).

En la publicación también se afirma que “dónde comenzó todo, en China, el mercado de valores chino no colapsó, pero los mercados estadounidense y europeo sí lo hicieron, y cuando esos mercados colapsaron, los chinos compraron en grande”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 30 de marzo de 2020

 Coronavirus en China

El nuevo coronavirus fue confirmado por primera vez en la ciudad de Wuhan, China, en diciembre de 2019. El 20 de enero de 2020, la AFP ya informaba sobre la llegada de la enfermedad a la capital, Pekín, y a Shanghái, donde se encuentra el mercado de valores más grande del país. El 25 de enero también se escribía sobre la decisión del gobierno chino de cerrar al público la Ciudad Prohibida de Pekín y el parque de Disneyland ubicado en Shanghái.

El 26 de enero, cuando los contagios en China Continental superaban ofialmente los 2.000 y las muertes eran más de 50, se registraba la primera víctima mortal en Shanghái. El 27 de enero, la AFP también mencionaba a Shenzhen entre las ciudades que registraban casos positivos de COVID-19.

Construcción de hospitales

En otro punto de la publicación, se afirma que hay una clara demostración de eficiencia hasta tal punto que construyeron hospitales en pocos días. Para construir tantos hospitales tenían que estar preparados con los proyectos organizados, por ejemplo, con el pedido del equipo, la contratación de mano de obra, la red de agua y alcantarillado, los materiales de construcción prefabricados y el almacenamiento en un volumen impresionante. Todo sucedió tan rápido que todo el mundo se quedó con la boca abierta”.

El gobierno chino anunció el 24 de enero, cuando los casos positivos de COVID-19 habían llegado a 830 y las muertes a 26, que se construiría en un lapso de 10 días un nuevo hospital en Wuhan de 25.000 m² de extensión, destinado a atender solo a pacientes que tuvieran la enfermedad. En su construcción trabajaron más de 4.000 obreros y personal del Ejército.

El centro de salud abrió sus puertas el 3 de febrero, siendo internadas 50 personas en el primer día. Para ese momento, los infectados con el nuevo coronavirus eran más de 20.000 y los fallecidos superaban los 400.

Foto aérea tomada el 2 de febrero de 2020 muestra el hospital Huoshenshan después de ser entregado al ejército de China en Wuhan

El mismo día se anunció la creación de “hospitales temporales”, acondicionando lugares como gimnasios y centros de exposiciones para atender la emergencia. En total fueron 16 locales acondicionados para tratar a los contagiados en Wuhan, que dejaron de funcionar como tales el 11 de marzo, según informó la agencia estatal china Xinhua.

Pero no fueron “hospitales” como señala la publicación, sino un solo hospital que se construyó en 10 días y 16 locales acondicionados para atender la emergencia.

La bolsa china

La pandemia del COVID-19 provocó pérdidas colosales en los mercados, caída de las principales bolsas europeas y de Wall Street. Según Kristalina Georgieva, presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), el mundo entró en recesión económica.

China no quedó fuera de esta situación. De hecho, la Bolsa de Shanghái tuvo en febrero su peor caída en cinco años, al punto que el gobierno del país implementó una inyección de 175.000 millones de dólares para mitigar las consecuencias económicas.

El “antídoto” del coronavirus

La publicación viral también afirma, en sus diferentes versiones, que China creó “un virus para el cual ya tenían un antídoto”. Esto es falso.

Como ya verificó AFP Factual, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que "hasta la fecha, no hay ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar” el nuevo coronavirus. “Sin embargo, los afectados deben recibir atención de salud para aliviar los síntomas”, afirma el organismo.

El 31 de marzo la Agencia Europea del Medicamento señaló que podría pasar "al menos un año antes de que una vacuna contra COVID-19 esté lista para su aprobación y de que haya cantidades suficientes que permitan un uso extendido".

Epidemia controlada

“Luego rápidamente obtuvieron el control de la epidemia en su país. Después de todo, ya estaban preparados y nunca estuvo realmente fuera de control”, indica la publicación más adelante.

Los primeros casos del nuevo coronavirus en China se diagnosticaron en diciembre de 2019. Cuando se anunció la construcción del hospital, el 24 de enero de 2020, había más de 800 contagiados y cerca de 30 fallecidos. 10 días después, cuando el hospital abrió sus puertas, había 20.000 contagiados y más de 800 muertos solo en ese país.

La epidemia siguió escalando. Un mes después, el 6 de marzo, China contaba con más de 80.000 casos positivos de COVID-19 y 3.000 fallecidos. Día a día las cifras de contagiados aumentaban y recién el 13 de marzo se comunicó una cifra baja de nuevos infectados, que fue de ocho. Para ese momento había más de 3.100 muertos solo en el país asiático.

En Wuhan la cuarentena persiste y llegará a su fin recién el 8 de abril. Sin embargo, el gobierno teme una nueva ola de contagios y tras detectarse un caso positivo, el 2 de abril anunció que la ciudad de Jia, de 600.000 habitantes, quedaba confinada.

Xi en Wuhan

“Y otro hecho interesante ... el presidente de China, Xi Jinping, visitó a Wuhan en el pico del brote ... ¿por qué se puso una simple máscara facial RM1 para visitar esas áreas afectadas? Como presidente, ¿no debería haber estado cubierto de pies a cabeza con un traje de materiales peligrosos? ¿Quizás porque ya le habían inyectado el antídoto no había necesidad de preocuparse?, menciona también la publicación.

El presidente chino visitó Wuhan el 9 de marzo para realizar "una inspección de las medidas de prevención de epidemias" en la región, indicó Xinhua. Allí se lo vio utilizando un tapabocas, como lo muestra este video registrado por la AFP.

Según la OMS, las mascarillas se deben utilizar solo cuando se está en contacto sospechoso de tener la infección o si está presentando tos o estornudos. 

En conclusión, es falso que en Pekín y Shanghái no hubo casos de COVID-19.

EDIT 07/04: Corrige cifra total de muertos en China continental a 6 de marzo en 19º párrafo.
 
Bruno Scelza
CORONAVIRUS