El nombre AstraZeneca se formó tras una fusión y su traducción del latín no tiene sentido

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Una traducción del latín del nombre de la farmacéutica británica AstraZeneca alertó a más de 1.900 usuarios de redes sociales desde el 3 de marzo pasado, ya que, según ellos, significa “es decir, matar estrellas”. Pero esa forma de traducir AstraZeneca es engañosa e incorrecta, advierten los expertos. La propia empresa explicó el origen de su nombre en 2019: “Astra” viene del griego “astron” y significa estrella, y Zeneca se refiere al Grupo Zeneca, nombre que eligió una empresa especializada en marcas.

Los usuarios dudan de que sea “casualidad” o “coincidencia” el significado de AstraZeneca en latín. “Nos quieren matar”, resume este vídeo. La captura de pantalla con la traducción y otras imágenes circula desde inicios de marzo hasta mediados de abril.

La traducción de la marca también circuló en portugués (1), alemán (1) e inglés.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 20 de abril de 2021

Varios países europeos suspendieron en marzo pasado la vacunación contra el covid-19 con el inmunizante de AstraZeneca por sus posibles efectos secundarios, hasta que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) consideró que era “segura y eficaz”. Sin embargo, la campaña de vacunación contra el coronavirus en Europa genera incertidumbre y desconfianza entre los ciudadanos. Así, el uso de la vacuna de AstraZeneca está restringido por tramos etarios en muchos países. Dinamarca fue más allá y renunció a esta vacuna de manera definitiva. De su lado, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda seguir aplicando las dosis de AstraZeneca.

Una traducción con trampa

AFP Factual introdujo las palabras “Astra + Zeneca” en el servicio de traducción de Google, como hicieron los usuarios. Sin embargo, las dos palabras que componen el nombre de la farmacéutica británica no dan el resultado que afirman las entradas virales a menos que se introduzcan por separado “ze” y “neca”. Entonces la página sí muestra la expresión viral “es decir, matar estrellas”. Por “Astra+Zeneca” la traducción del latín hallada es “Estrellas de Zeneca”. Sin embargo, buscando solo por “ze”, el traductor latín-español devuelve como resultado la misma sílaba y no un adverbio o conjunción adverbial.

Captura de pantalla de los resultados de la traducción en Google de “Astra Zeneca” y “Astra Ze Neca”, realizada el 19 de abril de 2021

Y además no es correcta

El presidente de la Asociación Alemana de Filología Clásica, Hartmut Loos, dijo a la AFP que la traducción “no es correcta. No hay ‘ze” en latín”. La traducción de “matar estrellas” que buscan las publicaciones virales se obtiene de “astra neca”, sin la sílaba mencionada, señaló el experto.

En su canal de YouTube, Google explica cómo funciona su traductor y aclara por qué puede haber lagunas en el mismo: “Algunos idiomas no disponen de suficientes traducciones, por lo que el número de patrones [del idioma que sea] detectado por el software es menor, lo que significa que la calidad de la traducción variará en función del idioma. Sabemos que nuestras traducciones no siempre son perfectas”.

Como el mismo vídeo dice, sus traducciones se realizan de manera automática en base a patrones repetidos en los textos, tras analizar millones de documentos traducidos antes por los humanos. Cuando el proceso de la traducción basada en patrones estadísticos se repite, se va mejorando.

“Etimología-ficción”

“Queda en el limbo de la etimología-ficción”, zanjó el profesor de Filología Románica de la Universidad de Barcelona José Enrique Gargallo Gil. “Los nombres de marca pueden responder a acrónimos de lo más peculiar”, aventuró para AFP Factual Gargallo: “Lo más sencillo sería averiguar quién bautizó a la criatura”.

“Esos supuestos orígenes etimológicos del nombre de la empresa (...) buscan motivar una forma cuyo origen no se remonta a ninguna unidad con contenido léxico”, explicó a AFP Factual la profesora y lingüista de la Universidad de Navarra Inés Olza.

Otra investigadora, lingüista y profesora de la Universidad de Navarra, Cristina Tabernero, ironizó: “A nadie se le ocurriría poner un nombre ‘asesino’ a un laboratorio; otra cosa es que sea coincidente con alguna palabra en algún idioma y se pueda hacer el chiste fácil”. Tabernero apuntó a la “intuición” más que a la “investigación” del origen del nombre de AstraZeneca, ya que “según parece, ha salido de la fusión de los nombres de los laboratorios”.

Grecia y tres sílabas

Antes de la pandemia del covid-19, la compañía británica explicó a un usuario el origen de su nombre en unos tuits el 17 de octubre de 2019.

Según la compañía, “Astra AB se fundó en 1913 en Södertälje, Suecia” y su nombre viene de la palabra del griego clásico “astron”, que significa “estrella”. En 1999, Astra AB se fusionó con el Grupo Zeneca, una compañía farmacéutica británica. “Zeneca” no tiene un significado particular en ninguna lengua, o no es su intención tenerlo.

El ex director gerente de Zeneca David Barnes comentó en 2001 en una entrevista al diario británico The Daily Telegraph cómo surgió llamar así a la compañía. Barnes contrató a una agencia especializada en marcas, Interbrand, para pedirles que les crearan un nombre.

“Hay una ventaja en estar alfabéticamente en la parte alta o la parte baja de las listas, A o Z”, dijo Barnes al periódico. “Pedí a Interbrand que encontraran un nombre que fuera fácil de recordar fonéticamente, con no más de tres sílabas y que no significara nada estúpido, gracioso o grosero en otros idiomas. Un nombre nuevo, además, nos permite introducir una nueva cultura corporativa”, continuó.

Traducción y adaptación
COVID-19