La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas el 1 de diciembre de 2021 ( AFP / Kenzo Tribouillard)

Ursula von der Leyen no pidió eliminar el Código de Nuremberg para hacer la vacunación obligatoria

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Publicaciones en redes sociales alertan desde el 2 de diciembre de 2021 de la supuesta petición de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para eliminar el Código de Nuremberg y hacer obligatoria la vacunación contra el coronavirus. Unos 500 usuarios compartieron la afirmación, que también fue publicada en páginas web. Pero Von der Leyen no realizó declaraciones similares ni en la rueda de prensa del día 1 de diciembre, donde se le preguntó por su opinión sobre la inmunización preceptiva de la población, ni en semanas anteriores.

“La UE quiere anular el Codigo de Nuremberg para obligar a todos a vacunarse”, dice esta entrada, mientras que esta publicación advierte: “La presidenta Ursula von der Leyen de la Union Europea esta tratando de invalidar el Codigo de Nüremberg 1947”. La supuesta petición de la presidenta de la Comisión Europea fue publicada también por páginas web, que invocaban el nombre del médico nazi Josef Mengele, conocido como el ángel de la muerte por los experimentos que realizó con los presos del campo de concentración de Auschwitz.

El mensaje también circuló en Twitter e Instagram, así como en otros idiomas: portugués (1), francés, polaco, inglés y alemán.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 9 de diciembre de 2021

Este artículo fechado el 4 de diciembre sitúa las declaraciones de Von der Leyen “el miércoles”, que sería el primer día de ese mes. Mientras, esta web enlaza a “una entrevista a la BBC del Reino Unido”, en la que la autoridad europea se habría mostrado favorable a eliminar el Código de Nuremberg. La nota de la BBC, del 1 de diciembre, recoge declaraciones de Von der Leyen ante los nuevos contagios del coronavirus por la variante ómicron y la posibilidad de imponer la vacunación contra el covid-19, pero no menciona en ningún momento el Código de Nuremberg.

Tanto en español como en inglés, las primeras publicaciones sobre la voluntad de la presidenta de la Comisión de anular el Código de Nuremberg son posteriores al 1 de diciembre. Ese día, Von der Leyen compareció en rueda de prensa con la comisaria europea de Salud y Política de Consumidores, Stella Kyriakides, para hablar de los nuevos desafíos de la pandemia del coronavirus. Aquí puede verse la transmisión completa de la conferencia.

Una búsqueda en internet con las palabras clave “Ursula von der Leyen” y “código de Nuremberg”, en español, francés e inglés, no arroja ningún resultado anterior al 30 de noviembre de 2021.

Von der Leyen no habló del Código de Nuremberg

Ursula von der Leyen no mencionó el Código de Nuremberg en ningún momento de la conferencia del 1 de diciembre. Respecto a la inoculación, aclaró que no corresponde a la Unión Europea imponer la vacunación obligatoria, al tratarse de una competencia de los Estados miembros.

En la parte de la comparecencia dedicada a las preguntas de los periodistas, una reportera pidió a Von der Leyen (minuto 12:20 del enlace) su opinión sobre la vacunación obligatoria, a raíz de la decisión del Gobierno griego de multar a los ciudadanos mayores de 60 años que no se hayan vacunado.

“Para empezar, es competencia de los Estados miembros”, respondió Von der Leyen, y añadió: “No es a mí a quien corresponde dar una recomendación al respecto”. “Si me pregunta cuál es mi posición personal: Hace dos o tres años, nunca hubiera pensado ver lo que estamos viendo. Tenemos esta pandemia horrible, tenemos las vacunas, vacunas que salvan vidas, pero que no son siempre correctamente utilizadas. Y eso implica unos costes, evidentemente, unos costes enormes para la salud”, continuó.

“Si mira las cifras: tenemos ahora un 77% de los adultos vacunados en la Unión Europea, o si toma el total de la población es un 66%, lo que significa que un tercio de la población europea no está vacunado. Esto son 150 millones de personas. Es mucho. No todo el mundo puede vacunarse, como por ejemplo los niños muy pequeños o personas con un problema de salud particular. Pero una gran mayoría sí puede hacerlo”, consideró la jefa de la Comisión. “Entonces, yo pienso que es apropiado y razonable tener ahora esta conversación. Debe ser discutido cómo podemos animarnos y pensar en una potencial vacunación obligatoria en la Unión Europea. Esto necesita una postura común pero creo que es un debate que debe tener lugar”, concluyó.

El portavoz de la Comisión Europea encargado de cuestiones sanitarias, Stefan de Keersmaecker, explicó al equipo de verificación de la AFP el 6 de diciembre que Ursula von der Leyen “solamente dio su opinión personal sobre la vacunación obligatoria con ocasión de esta conferencia de prensa del 1 de diciembre” y subrayó que “no ha hablado en absoluto” del Código de Nuremberg. “No tengo conocimiento de otras ocasiones en las que ella haya podido hacer referencia a ese código en el marco de la política de vacunación”, añadió.

El Código de Nuremberg no tiene valor legal

Por otra parte, puede ser equívoco hablar de “anular” o “eliminar” el Código de Nuremberg, ya que, al no ser una ley, el hecho de que se suprimiese no influiría en una posible obligatoriedad general de la vacunación.

Como ya explicó AFP Factual, el Código de Nuremberg es un documento de diez puntos de 1947.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el Reino Unido, Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética acordaron crear el Tribunal de Nuremberg con el fin de juzgar ciertos crímenes cometidos durante la guerra.

Entre los casos juzgados, uno fue el denominado “Juicio de los médicos”, donde se procesó a 23 doctores y otros funcionarios por su rol en los experimentos realizados con prisioneros de campos de concentración.

El veredicto de este caso incluyó un texto llamado “Experimentos Médicos Permitidos”, también conocido como Código de Nuremberg.

Allí se comienza estableciendo que ciertos experimentos médicos en seres humanos pueden ser beneficiosos y “satisfacen -generalmente- la ética de la profesión médica”. Sin embargo, se indica que deben cumplirse ciertos principios para que estos procedimientos sean “morales, éticos y legales”. Entre las recomendaciones se incluye el “consentimiento voluntario” del paciente y asegurar que el experimento evita “sufrimientos” y “padecimientos, físicos y mentales, no necesarios”.

Según el documento, se debe informar a la persona involucrada sobre los riesgos, duración, propósito y método con el que se va a proceder. Sin embargo, el texto de 1947 no menciona las vacunas.

“Es un documento histórico pero no podemos basarnos en este código para decidir si un experimento es lícito o ilícito”, explicó a la AFP en febrero de 2021 el sociólogo Philippe Amiel, abogado experto en salud de la Universidad Paris-Diderot y especializado en el Código de Nuremberg.

“El Código de Nuremberg no tiene fuerza de ley, no es jurídicamente vinculante, aunque ha sido una fuente de inspiración para la elaboración de textos internacionales y de legislación en materia de investigaciones médicas en humanos”, señaló el 8 de diciembre a la AFP el Comité consultivo de Bioética de Bélgica, refiriéndose al marco legal de este país en concreto.

La estrategia de vacunación europea

La vacunación contra el covid-19 supone para la Comisión Europea “la mejor manera de poner fin a la pandemia”.

“En lo que respecta a su puesta en el mercado, las vacunas no son experimentales. Sabemos que funcionan, sabemos que la balanza beneficio/riesgo es claramente favorable”, dijo en mayo de 2021 la experta Samia Hurst, consultora del Consejo de Ética Clínica de los Hospitales Universitarios de Ginebra y directora del Instituto Ética, Historia y Humanidades en la Facultad de Medicina de Ginebra.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) concedió autorizaciones condicionales de comercialización a las vacunas con un examen previo exhaustivo y consistente.

La autorización condicional permite a los laboratorios aportar datos suplementarios, obtenidos con nuevos estudios, después de haber recibido luz verde para la aplicación de las vacunas, mientras que una autorización clásica o normal necesita que se aporten todos los datos previamente. En el marco de este procedimiento de urgencia, que permitió acelerar la disponibilidad de las vacunas contra el covid-19, la EMA decidió dar estas autorizaciones con una duración de un año, con posibilidad de renovarlas.

Los inmunizantes, como ha verificado AFP Factual en artículos como este o este, siguieron los pasos necesarios para su aplicación en la población.

Mientras los científicos vigilan y estudian la expansión de la variante ómicron, detectada en varios países europeos a finales del mes de noviembre de 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró el 7 de diciembre que la vacunación obligatoria de la población debía ser la última opción.

10 de diciembre de 2021 Corrige en el 14º párrafo los países que acordaron crear el Tribunal de Nuremberg.
Traducción y adaptación
VACUNAS COVID-19