Las terapias que estudia la UE contra el coronavirus no supondrán el fin de las vacunas

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un mensaje que asegura que “se suspenderá el uso de la vacuna”, alegando que la Unión Europea ha aprobado “5 terapias” para tratar el covid-19 que estarán disponibles a partir de octubre, ha sido compartido desde el 16 de septiembre pasado por un centenar de usuarios en redes sociales y visualizado por decenas de miles en Telegram. El texto afirma también que el Instituto Pasteur francés ha “reconocido científicamente” la ivermectina como fármaco contra el virus. Pero nada de esto es cierto: la Comisión y el Parlamento europeos negaron a la AFP que la vacunación vaya a suspenderse y el Instituto Pasteur tampoco ha reconocido la ivermectina como tratamiento eficaz contra el covid-19.

“Todas las vacunas ya no estarán justificadas a partir del 20/10/2021: información verificada. La Unión Europea ha aprobado 5 terapias” dice el texto, que en una versión más larga, añade: “El Instituto Pasteur reconoce la eficacia de la ivermectina. Una sola ingestión podría eliminar todo el material genético covid-19 del SARS en algunas personas”. El mensaje ha circulado en Telegram, Facebook y Twitter.

La información también fue compartida en francés y portugués.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 7 de octubre de 2021

La vacunación seguirá

La Unión Europea (UE) trabaja en el desarrollo de medicamentos contra el covid-19, pero no para reemplazar las vacunas, sino como complemento a éstas. Ya en mayo de 2021, la Comisión Europea había anunciado una “estrategia sobre opciones terapéuticas contra la COVID-19” que complementaba la estrategia de vacunas. “La Estrategia presenta acciones y objetivos claros, entre los que figuran autorizar tres nuevas opciones terapéuticas contra la COVID-19 para octubre de 2021 y posiblemente dos más para finales de año”, decía el comunicado.

Algunas de las publicaciones que hablan de la aprobación de cinco terapias enlazan una nota de prensa en francés del 29 de junio de 2021 y actualizada a finales de septiembre, también del Ejecutivo comunitario. El encabezamiento, según la versión española, dice: “La vacunación contra la COVID-19 constituye la mejor manera de poner fin a la pandemia y volver a una vida normal. Paralelamente, estamos trabajando para tener los mejores tratamientos disponibles para las personas infectadas”.

La Comisión Europea anunciaba asimismo el desarrollo de cinco tratamientos, cuatro basados en anticuerpos monoclonales, que las células fabrican para tratar enfermedades específicas, y uno inmunosupresor, que ya tiene una autorización para ser comercializado y que podría extenderse para el tratamiento de los infectados por el covid-19.

En ninguno de los dos comunicados de prensa se mencionaba la ivermectina ni se hablaba de finalizar la campaña de vacunación en la UE. En la nota de mayo, el vicepresidente de la Comisión Europea para la Promoción del Modo de Vida Europeo, Margaritis Schinas, explicaba: “La situación de muchas unidades de cuidados intensivos en todo el continente sigue siendo crítica. Tenemos que dirigir nuestros esfuerzos tanto a las vacunas como a las opciones terapéuticas, pues son dos vías potentes y complementarias para luchar contra la COVID-19”.

El vicepresidente de la Comisión Europea para la Promoción del Modo de Vida Europeo, Margaritis Schinas, el 3 de febrero de 2021 en Bruselas ( AFP / Kenzo Tribouillard)

Estos tratamientos “van a complementar y no reemplazar la vacunación”, confirmó el pasado 17 de septiembre a la AFP Stefan de Keersmaecker, portavoz de la Comisión Europea. “Seguimos trabajando en las vacunas para reducir la transmisión y asegurar que las personas infectadas tengan síntomas menos graves”. Añadió, además, que las instituciones europeas no pueden hacer obligatorios los tratamientos.

Por su parte, el equipo de comunicación del Parlamento Europeo explicó a la AFP el mismo día que los tratamientos no están dirigidos a sustituir la vacunación, y aclaró que en ese momento no había “voluntad alguna de hacer obligatorios estos medicamentos”.

La estrategia para desarrollar tratamientos contra el covid-19 complementa la de vacunación de junio de 2020.

Las vacunas y la “base de prueba preliminar”

El texto viral afirma que las vacunas fueron “aprobadas sobre una ‘base de prueba preliminar’”. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) concedió autorizaciones condicionales de comercialización a las vacunas, pero con un examen previo exhaustivo y consistente.

La autorización condicional permite a los laboratorios aportar datos suplementarios, obtenidos con nuevos estudios, después de haber recibido luz verde para la aplicación de las vacunas, mientras que una autorización clásica o normal necesita que se aporten todos los datos previamente. En el marco de este procedimiento de urgencia, que permitió acelerar la disponibilidad de las vacunas contra el covid-19, la EMA decidió dar estas autorizaciones con una duración de un año, con posibilidad de renovarlas.

Pero no es que las vacunas contra el covid-19 no hayan sido correctamente probadas. Los inmunizantes, como ha verificado AFP Factual en artículos como este o este, siguieron los pasos necesarios para su aplicación en la población.

El Instituto Pasteur y la ivermectina

Por último, el Instituto Pasteur no ha reconocido la eficacia de la ivermectina como tratamiento contra el covid-19. Los usuarios malinterpretan un estudio preclínico del centro francés publicado en julio, que se había realizado con hámsters y que ya analizó el equipo de verificación de la AFP en francés.

La ivermectina es un medicamento utilizado para tratar algunas infecciones parasitarias en humanos y también se usa en animales, aunque bajo otra fórmula.

El Instituto Pasteur publicó un comunicado con los resultados de un estudio preclínico sobre la ivermectina para luchar contra el covid-19, que el 12 de julio apareció en una revista científica con revisión por pares.

Los investigadores del Pasteur analizaban en estos trabajos si hámsters infectados por el SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19, tenían menos síntomas de la enfermedad al ser tratados con ivermectina. Trataban de averiguar si la molécula podía disminuir la carga viral, es decir, limitar su multiplicación en el organismo.

“Los científicos observaron que la toma de ivermectina se asocia a una limitación de la inflamación de las vías respiratorias y de los síntomas derivados” de la misma en estos animales, según el comunicado del instituto, que precisaba que los resultados “no muestran efectos de la molécula en la multiplicación viral del SARS-CoV-2”.

“Los resultados fueron obtenidos en el marco de un estudio preclínico”, que “no es suficiente para un uso médico en el marco de la crisis sanitaria”, declaró el centro francés a la AFP en agosto pasado.

Por su parte, el epidemiólogo Thibault Fiolet dijo a la AFP el 17 de agosto: “No se puede concluir que la ivermectina funciona para el hombre cuando ha sido probada en 36 hámsters. A modo de comparación, los estudios sobre las vacunas han sido realizados con miles de participantes, unos 30.000 en el ensayo clínico”.

Por tanto, el Instituto Pasteur no ha reconocido la eficacia de la ivermectina contra el covid-19. Aunque haya investigaciones en curso, tanto la EMA como la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejan el uso de la ivermectina para tratar el coronavirus más allá de esos ensayos clínicos.

Otras informaciones relativas a la ivermectina, virales en redes sociales, han sido verificadas por AFP Factual en artículos referidos al coronavirus como, este y este.

15 de octubre de 2021 Corrige pie de foto de Margaritis Schinas.
Traducción y adaptación
VACUNAS COVID-19