El informe sobre el impacto de las mascarillas en niños es preliminar y se basa en reportes de padres

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

“Dolores de cabeza”, “nuevos miedos” y “problemas de aprendizaje” son algunos de los daños supuestamente registrados en “el primer estudio sobre el impacto de las mascarillas obligatorias en niños”, aseguran publicaciones compartidas más de 3.000 veces en redes sociales desde el 13 de enero pasado. Aunque el estudio citado existe, sus resultados son preliminares e “inicialmente dice poco sobre las relaciones causales” entre los efectos adversos reportados por los padres y el uso de cubrebocas en sus hijos, explican los autores.

“El 53% de los niños sufren dolores de cabeza”, el 49% “están menos alegres”, el 44% “ya no quieren ir a la escuela”, el 38% “sufren problemas de aprendizaje”, el 25% “desarrollan nuevos miedos” y el 15% “juegan menos”, afirman las entradas que circulan en Facebook (1, 2, 3) y Twitter (1, 2).

Captura de pantalla de una publicación en Facebook tomada el 15 de febrero de 2021

Afirmaciones similares (1) que también citan un estudio sobre el tema han circulado miles de veces en francés.

Estudio alemán

Algunas de las publicaciones (1, 2) incluyen un enlace al supuesto estudio, pero solo lleva al directorio de publicaciones de Research Gate, una plataforma en la que científicos publican sus investigaciones. Sin embargo, al buscar el enlace en Wayback Machine, una herramienta que permite archivar publicaciones en internet, se localizaron registros de un artículo publicado en ese portal en diciembre de 2020.

El texto se titula, en inglés, “Estudios sobre coronavirus en niños Co-Ki. Primeros resultados de un registro en Alemania sobre mascarillas que cubren nariz y boca en niños” y es una preimpresión, es decir, consiste en los resultados preliminares de un estudios aún no revisado por otros especialistas.

Una búsqueda en Google con el nombre del artículo llevó al texto publicado en Research Square, una plataforma que publica preimpresiones. En letras rojas, antes del título del artículo, la web señala: “Esta es una preimpresión, una versión preliminar de un manuscrito que no ha sido revisada por pares en una publicación científica”.

El artículo explica que la Universidad de Witten/Herdecke, en el noroeste de Alemania, abrió un registro en línea para que padres, médicos y maestros colocaran sus observaciones sobre el uso de mascarillas en niños.

El cuestionario que contestaban los participantes en el estudio incluía preguntas sobre el tipo de mascarilla, el tiempo y las situaciones en que los niños las utilizaban y si los encuestados observaban algún cambio de comportamiento en los menores o síntoma asociado con las mascarillas.

Los efectos

Según los resultados preliminares publicados, el estudio tomó en cuenta 17.854 registros de padres que reportaron datos de 25.930 niños y adolescentes. También se obtuvieron respuestas de 736 profesores y 352 médicos, cuyos resultados se publicaron en un estudio aparte. 

Entre las preguntas de la encuesta, se incluyen las siguientes: “¿El niño se ha quejado de alguna dificultad debido a portar la mascarilla?” y “¿Usted nota alguna dificultad que su hijo tenga debido a portar la mascarilla?”. En ambos casos, las opciones de respuesta son únicamente “Sí” y “No”.

De acuerdo con lo que reportaron sus padres, el 67,7% de los niños (17.550) se quejó de alguna dificultad derivada del uso de un cubrebocas y el 26,2% (6.801) no lo hizo. Además, los padres dijeron haber detectado molestias en el 66,1% de los niños (17.125) y ninguna dificultad en el 26,4% de los menores (6.841).

La encuesta incluye también una sección titulada “Síntomas observados en los niños luego del uso prolongado de mascarillas”, que enlista varias opciones. Según los padres, el 53,3% de los menores (13.811) tuvieron dolor de cabeza; el 49,5% (12.824) dificultad para concentrarse; el 42,1% (10.907) incomodidad; y el 38% (9.845) dificultad para aprender.

Otra sección pregunta por “otras anormalidades en el comportamiento de los niños”. En la opinión de los padres el 49,3% (9.286) se mostró menos alegre; 44% (8.280) no quería ir más a la escuela; 29,2% (5.494) estaba más inquieto de lo habitual; y el 31,1% (5.849) dormía peor de lo usual.

Niños portan mascarillas como medida preventiva contra el coronavirus en una escuela del Valle del Cauca, Colombia, el 29 de enero de 2021 (Luis Robayo / AFP)

Precisiones

Una búsqueda en Google con las palabras clave en inglés “Estudios Co-Ki Witten/Herdecke” llevó a una web en la que los científicos responsables de la investigación explican sus objetivos y dan a conocer sus resultados preliminares.

En el portal, incluyen varias precisiones y aclaraciones sobre los alcances del estudio y la manera correcta de interpretar los resultados.

El equipo liderado por Silke Schwarz y David Martin, catedráticos de la Universidad Witten/Herdecke, define su trabajo como “un sistema de reporte para aquellos que desean reportar quejas”, lo que explica “la preponderancia de aquellos reportando problemas”. “Un registro de eventos adversos inicialmente dice poco acerca de las relaciones causales entre las quejas reportadas y las causas sospechadas”, precisan.

Sobre los síntomas y cambios de comportamiento reportados, se asegura que “pueden reflejar la situación general de los niños y no necesariamente fueron causados únicamente por las mascarillas”

“La información está relacionada con supuestos casos de efectos adversos, por ejemplo, eventos que han sido observados por los padres pero que no necesariamente tienen relación o han sido causados por las mascarillas. Son, por lo tanto, conjeturas iniciales cuya relación causal debe ser verificada”, añade la web de la investigación.

Los responsables de la investigación también afirman que “las actitudes de los padres acerca de las mascarillas tienen un impacto en la tolerancia de las mascarillas reportada en los niños, tanto positiva como negativamente”. Por ejemplo, de los padres que reportaron dolor de cabeza en sus hijos, solo 97 opinaron que las medidas de prevención impuestas por el gobierno debían ser más severas y más de 7.000 consideraron que debían ser más permisivas.

Al pie de la web, se lee la siguiente advertencia: “Atención: Nosotros investigamos la situación actual neutralmente y publicaremos los resultados revisados por pares. No somos oponentes antimascarillas”.

Cubrebocas en niños

En general, las autoridades sanitarias del mundo recomiendan el uso de mascarillas en niños, en ciertos contextos y con algunas particularidades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el uso de cubrebocas no sea obligatorio en niños de hasta cinco años, que esté sujeto a diversos factores en el caso de los niños de seis a 11 años y que en los de 12 años en adelante se utilice con los mismos criterios de los adultos. 

Los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos recomiendan que los niños mayores de dos años usen mascarilla y el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) sugiere su uso en las escuelas para los mayores de 12.

La Academia Estadounidense de Pediatría asegura que las mascarillas son seguras y efectivas en niños mayores de 2 años y que éstas no afectan la capacidad de aprendizaje, no interfieren con el desarrollo pulmonar, no almacenan dióxido de carbono y tampoco debilitan el sistema inmunológico. 

Romain Basmaci, médico de urgencias pediátricas del Hospital Louis-Mourier de Colombes y secretario general de la Sociedad Francesa de Pediatría (SFP), aseguró a la AFP el pasado 8 de febrero no haber tenido, hasta ese momento, un aumento significativo de información sobre los efectos en la salud ligados al uso de la mascarilla.

“Por mucho que hemos visto [durante los confinamientos, NDLR] un aumento de denuncias, maltratos, trastornos psiquiátricos etc., no hemos visto un aumento de consultas por problemas relacionados con la mascarilla”, añadió, indicando no obstante que eso no quiere decir “ni que existan ni que no existan”.

AFP Factual previamente ha verificado desinformación sobre supuestas afectaciones a la salud derivadas de las mascarillas, tanto en niños como en la población en general (1, 2, 3).

En conclusión, el estudio sobre efectos adversos del uso de mascarillas en niños mencionado por las publicaciones virales sí existe, pero sus resultados son preliminares y sus propios autores advierten que la información obtenida, proveniente de reportes de los padres, no establece una relación de causalidad entre los cubrebocas y los síntomas o cambios de comportamiento en los niños.

COVID-19