El hisopo de la prueba PCR no llega a la hipófisis ni afecta la producción de hormonas

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

En publicaciones compartidas más de 1.500 veces en Facebook desde mediados de febrero se asegura que el “palo” que ingresa por la nariz en las pruebas PCR daña “un órgano muy importante” del cerebro, en el que se producen varias hormonas. La afirmación, sin embargo, es falsa: varios expertos explicaron que el hisopo de las pruebas nasales para detectar SARS-CoV-2 llega a la nasofaringe, y no incide de ninguna manera en el cerebro y sus funciones.

“¿Por qué la prueba PCR tiene que deslizar el palo de prueba profundamente en la nariz al hisoparse de la nariz? [sic] se lee en un texto difundido en Facebook (1, 2, 3) en el que se asegura que “la parte delantera” del test daña la producción de un gran número de hormonas, como la prolactina y la tirotropina.

La entrada incluye una ilustración en la que se ve una varilla ingresando por la nariz y penetrando en la base del cerebro.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 16 de abril de 2021

Sin nombrarlo, el órgano al que alude la publicación viral es la hipófisis o glándula pituitaria, que se encuentra en la base del encéfalo, por encima y detrás de la nariz.

Prueba nasal con hisopo

La neuróloga Cristiane Nascimento, coordinadora del Departamento Científico de Neuroinfección de la Academia Brasileña de Neurología (ABN), explicó al equipo de verificación de la AFP que la prueba PCR para detectar SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19, se realiza con una varilla similar a los hisopos de algodón.

“Se inserta la varilla en la nariz y llega a la pared posterior de la nasofaringe. Allí, rotamos y obtenemos el material necesario para el análisis”, detalló.

El neurólogo español Pablo Eguía, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN), dijo en correo electrónico a AFP Factual que “las PCR son una técnica sencilla y segura”, añadiendo que la toma de muestras se realiza “mediante un bastoncillo que no provoca lesiones en la faringe, el cerebro, ni en ninguna otra parte del cuerpo, más allá de las molestias que pueda generar”.

En el sitio de la Clínica Mayo se explica asimismo que para hacer una prueba PCR se recolecta una muestra de fluido del paciente mediante un hisopo largo que se introduce en un orificio de la nariz para obtener fluido de la parte de atrás de esta. La prueba también puede hacerse con hisopado de la garganta o con una muestra de saliva del paciente.

¿Un hisopo puede llegar hasta la hipófisis?

De acuerdo con la publicación viral, el hisopo de la prueba PCR penetra profundamente hasta insertarse en el cerebro, lo que “daña” distintas hormonas, como la prolactina y la tirotropina.

En la ilustración, se ve una varilla penetrando desde la nariz hasta la hipófisis o glándula pituitaria, que es la glándula principal del sistema endocrino. Su función es controlar la actividad de otras glándulas y de producir diferentes hormonas, entre ellas las enumeradas en la publicación en Facebook.

Una búsqueda inversa de la imagen permitió encontrar que fue publicada en el sitio de la clínica Mayfeld, Ohio (Estados Unidos), para ilustrar una intervención quirúrgica para extirpar un tumor pituitario.

Captura de pantalla de publicación en el sitio de la Clinica Mayfield de cerebro y columna de Ohio, hecha el 19 de abril de 2021

En el sitio se detalla que para llegar hasta la hipófisis, “el cirujano hace una incisión en la parte posterior de la cavidad nasal y continúa hacia el tumor a través del ‘seno esfenoidal’ -una cavidad ósea en la profundidad de la nariz-, para llegar a la glándula pituitaria y al tumor”.

El endocrinólogo Fabián Pitoia, jefe de la Sección Tiroides del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, explicó a AFP Factual que ese procedimiento se llama cirugía transesfenoidal. “Para llegar a la hipófisis, se requiere de un taladro quirúrgico que atraviese el hueso esfenoides del cráneo”, dijo, agregando que las afirmaciones de la publicación viral “son totalmente falsas”. 

“Es imposible romper el esfenoides y entrar a la hipófisis con un hisopo como el de la prueba PCR”, enfatizó. “Del mismo modo, esa prueba no tiene ningún efecto en la producción de hormonas”.

AFP Factual ya ha verificado como falsas la afirmación de que la prueba PCR “rompe” la barrera hematoencefálica, y que “destruye” la glándula pineal.

COVID-19