Smartmatic no tiene hoy contrato con el gobierno mexicano y la cédula de identidad aún no se aprobó

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

La empresa de tecnología Smartmatic “está detrás de la nueva cédula de identidad mexicana”, podrá “votar por usted” y es una “empresa venezolana”, advierten publicaciones compartidas en redes sociales más de 2.400 veces desde el pasado 4 de marzo. Pero la nueva identificación aún debe aprobarse en el Senado y la compañía, que no tiene contratos con el gobierno de México a la fecha, negó haber participado en la discusión sobre el tema en la Cámara de Diputados y ser venezolana. Además, el Instituto Nacional Electoral (INE) descartó que la nueva cédula fuera a sustituir el documento que se utiliza para votar.

Las entradas compartidas en Facebook (1, 2, 3) y Twitter (1, 2) también describen a Smartmatic como “una empresa Venezolana de fraudes electorales fundada por Hugo Chávez,  Fidel Castro y la Inteligencia Cubana actualmente con apoyo de China”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook tomada el 12 de abril de 2021

Las publicaciones incluyen un enlace a una columna del 11 de diciembre de 2020 publicada por Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) en el diario El Economista y titulada “Por fin tendremos Cédula de Identidad Digital”.

El texto, que no contiene ninguna de las afirmaciones de las publicaciones virales, habla de la aprobación en la Cámara de Diputados de una nueva cédula de identidad digital, que contendrá datos personales y biométricos de su titular.

Cédula y elecciones

La nueva cédula está contemplada en la Ley General de Población, aprobada por la Cámara de Diputados el 3 de diciembre de 2020. “Constituye de forma primaria el documento oficial de identificación ante todas las autoridades mexicanas (...) para todo tipo de trámite o servicio”, según la propuesta que aún debe ser avalada por el Senado.

Siempre de acuerdo al proyecto de ley, el nuevo documento incluirá nombre y apellidos, fecha y lugar de nacimiento y datos biométricos que serán definidos en un reglamento cuya redacción estará a cargo del gobierno federal.

El objetivo de la nueva cédula es “el cumplimiento del derecho a la identidad”, ya que la credencial para votar, el documento más utilizado para identificarse en México, “excluye a todos los menores de edad”, dijo  a AFP Factual vía telefónica el diputado Javier Hidalgo (Morena), quien promueve la iniciativa.

Además, en México “existe un amplísimo número de documentos y claves que son utilizados como identificación (...) hay personas que no cuentan con este tipo de documentos, ni el más básico como el acta de nacimiento”, de acuerdo con el texto completo de la propuesta.

Sin embargo, la nueva cédula de identidad no puede sustituir a la credencial para votar, porque para participar en una elección “necesitas muchísimo más” dato que los de nacimiento y biométricos que incluirá la cédula, aclaró Hidalgo.

Una mujer se prepara para votar durante las elecciones generales en Ciudad de México, el 1 de julio de 2018 (Bernardo Montoya / AFP)

En el contexto del proyecto de la nueva cédula, la Secretaría de Gobernación pidió al Instituto Nacional Electoral (INE) en enero de 2020 que compartiera los datos biométricos contenidos en el Registro Federal de Electores, pero el INE respondió que “no está en posibilidad jurídica de atender la solicitud”.

Karla Garduño, directora de Información del INE, aseguró a AFP Factual por medio de un correo electrónico que “el INE no tiene conocimiento de que la cédula vaya a sustituir a la Credencial [para votar] y “no se puede usar otro documento que no sea la credencial para votar, para emitir el voto”.

Sobre la posibilidad de que una empresa en posesión de la huella dactilar de una persona vote por ella, como afirman las publicaciones virales que ocurriría, Garduño afirmó que “las credenciales para votar tienen otras medidas de seguridad que la hacen infalsificable. Una credencial falsa no estaría en la Lista Nominal, por lo que es imposible votar con una credencial falsa”.

La portavoz explicó que las credenciales para votar “se tramitan sólo en los módulos” del INE. Por otra parte, según el artículo 137 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos  Electorales, la Lista Nominal se realiza únicamente con los datos de las personas a las que se entregó su credencial, por lo que la información de una credencial apócrifa realizada fuera de los módulos, no estaría en esa lista.

“Es cierto que se falsifican credenciales, con o sin huella digital, pero eso no significa que no se pueda detectar que son falsas (...) se tramitan sólo en los módulos [del INE] y hace falta más que las huellas para obtenerla (se requiere acta de nacimiento, comprobante de domicilio y una identificación) por lo que no bastan los datos biométricos”, agregó.

Smartmatic en México

Las entradas compartidas en redes sociales también aseguran que Smartmatic es “una empresa Venezolana de fraudes electorales fundada por Hugo Chávez, Fidel Castro y la Inteligencia Cubana actualmente con apoyo de China” y que “está detrás de la nueva cédula de identidad”.

Samira Saba, directora de Comunicaciones de la empresa, dijo a AFP Factual que la compañía fue fundada en Florida, Estados Unidos, en 2000. En 2012 mudó su casa matriz a Londres, Reino Unido. Desde ahí coordina sus operaciones para el resto del mundo”

El documento mediante el cual Smartmatic se registró como empresa en Reino Unido señala que su fundador y director ejecutivo, Antonio Mugica, es originario de Venezuela. La propia web de la compañía señala que Mugica es ingeniero electrónico por la Universidad Simón Bolívar en Caracas, Venezuela.

Saba asegura que Smartmatic “no tiene ni nunca ha tenido relaciones con político o partido político alguno de ningún país”, aunque sí ha “mantenido relaciones del tipo proveedor - cliente con autoridades electorales en más de dos docenas de países”.

La portavoz negó que Smartmatic tuviera actualmente contratos firmados con el gobierno de México y una revisión de AFP Factual en Compranet, la plataforma donde se almacenan los contratos públicos del gobierno federal, muestra que la compañía no ha sido contratada desde 2016.

Saba dijo que en 2015 Smartmatic proveyó a las autoridades de Chiapas, Campeche y Tabasco, en el sureste de México, tecnología y servicios para agilizar resultados preliminares electorales.

También negó que la empresa haya participado de alguna forma en la discusión y aprobación del proyecto sobre la nueva cédula de identidad en la Cámara de Diputados, aunque dijo que “está analizando su posible participación en ese proceso”.

El diputado Javier Hidalgo señaló que “sería demasiado prematuro” hablar de la participación de cualquier empresa en la creación de la nueva cédula, pues las especificaciones técnicas del documento serán definidas en un reglamento elaborado por la Secretaría de Gobernación, una vez que la nueva ley de población sea aprobada por el Senado.

Smartmatic y acusaciones de fraude

La empresa Smartmatic ha sido señalada en varios países de participar de un fraude en resultados electorales, como durante los comicios de 2020 en Estados Unidos.

No obstante, a raíz de denuncias formuladas en redes sociales y a través de medios de comunicación nacionales como Fox News, la empresa anunció en febrero pasado que demandaría al canal y a partidarios del expresidente y excandidato Donald Trump por 2.700 millones de dólares por propagar teorías conspirativas en su contra.

En Venezuela, la empresa proveyó tecnología y servicios electorales entre 2004 y 2017 al Consejo Nacional Electoral (CNE), pero en el último año de su participación, tras las elecciones para la Asamblea Constituyente "denunció públicamente que las autoridades en Venezuela habían anunciado un resultado de participación distinto al que arrojaba su sistema y rompió relaciones comerciales con el ente electoral”, recordó Saba.

AFP México