El hombre del vídeo fue arrestado en Barcelona por carterismo, no por ir sin mascarilla

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

El vídeo de la detención de un hombre por dos guardias de seguridad con un perro en una estación de autobuses de Barcelona ha sido compartido centenares de veces en redes sociales desde el pasado 25 de marzo. Varios usuarios afirman que los uniformados retenían al sospechoso “por no llevar la mascarilla”. Sin embargo, el hombre era un carterista que previamente “agredió a los agentes” y “se resistió con violencia” a obedecer a las autoridades del recinto, informó la compañía de seguridad.

“Brutal agresión a un ciudadano en la Estación Nord de Barcelona por no llevar mascarilla”, señala una de las publicaciones en Facebook (1, 2, 3) que comparte la secuencia de 59 segundos, en la cual dos agentes de seguridad forcejean y se pelean con un individuo mientras lo detienen. En la grabación se observa cómo un perro guardián sin bozal muerde en varias ocasiones la pierna del sospechoso, mientras él está en el suelo.

El vídeo con el mensaje de que el individuo fue detenido por no usar la mascarilla se ha compartido también en otros idiomas. En TikTok circula una versión más larga, que no menciona los motivos del incidente.

Captura de pantalla realizada el 22 de abril de 2021 de una publicación en Facebook

Secuencia grabada en Barcelona

Una búsqueda en Google sobre el incidente condujo a noticias sobre la detención publicadas en distintos medios españoles (1, 2). El rotativo La Vanguardia, por ejemplo, titula: “Un violento carterista es reducido con la ayuda de un perro guardián en Barcelona”. “Los robos en estaciones de autobús y metro son una modalidad delictiva que asola el centro de las grandes ciudades”, añade el periódico catalán. 

Los artículos consultados contienen el mismo vídeo que aparece en las publicaciones virales. Las informaciones señalan que la pelea tuvo lugar en la Estació del Nord, un nodo de transporte en Barcelona en el que operan distintas compañías, y que tuvo lugar el jueves 25 de marzo “alrededor de las 11 de la noche y ante un numeroso público que estaban presentes en aquel momento, pese a las limitaciones horarias”, contó La Vanguardia.

Las medidas para detener la propagación del coronavirus en Barcelona incluyen el uso obligatorio de mascarilla en espacios públicos y en los transportes, entre otros supuestos, y el toque de queda de 22H00 a 6H00, excepto por motivos justificados como ir al trabajo o regresar del mismo. 

Para corroborar el relato del incidente, la AFP contactó con los distintos operadores de la estación de transportes para saber a cargo de qué compañía estaban los dos agentes y el perro. El departamento de comunicación de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, Renfe, aseguró a la AFP que “no disponen de unidad canina”, mientras que Transport Metropolitans de Barcelona (TMB), contactados por AFP Factual, no reconoció la señalización, ni la máquina de billetes que aparece en el vídeo, a pesar de afirmar que sí disponen de unidad canina. 

Por su parte, Barcelona Serveis Municipals (BSM) identificó el incidente y apuntó que las informaciones publicadas por los medios son ciertas. BSM, contactado por la AFP, describió lo ocurrido en Barcelona Nord como “un caso de robatorio a un usuario de la estación y de los esfuerzos de los agentes de seguridad para retener al sospechoso hasta que llegara la Guardia Urbana de Barcelona para que se hiciera cargo del asunto”

Este hecho “no tiene ninguna vinculación con el uso de las mascarillas en espacios públicos, sino que está relacionado con la protección de las personas”, afirmó BSM. La compañía explicó a la AFP que si algún usuario no usa mascarilla, ellos deben alertar a la policía local para que actúe en consecuencia, y aclaró que no forma parte de su jurisdicción. La normativa vigente en España advierte que llevar mal o prescindir de la mascarilla será sancionable como una infracción leve, penalizada con hasta 100 euros de multa.

Según BSM, los agentes intentaron retener de forma “pacífica” al sospechoso hasta que llegara la policía. Sin embargo, “la resistencia violenta y la agresión que propinó a los agentes les obligó a utilizar el perro oficial con bozal”. Dicha actuación no apaciguó al sospechoso y, por ello, le retiraron el bozal, como se muestra en el vídeo. 

Distintas agrupaciones denunciaron los procedimientos recordando que “todo acusado es inocente hasta que se demuestre lo contrario, y el protocolo de actuación de los vigilantes limita su actuación a la contención y reducción. Para muchos, esta intervención representa una extralimitación clara en las funciones”

COVID-19