La protesta de agricultores alemanes de este vídeo no está vinculada con la vacunación del covid-19

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un vídeo que muestra una hilera de tractores se ha compartido más de 2.500 veces en redes sociales desde el 2 de febrero de 2022. Las publicaciones aseguran que estas imágenes corresponden a una protesta de agricultores contra el pasaporte sanitario en Alemania, organizada al estilo de las protestas de los transportistas en Canadá conocidas como “Convoy de la libertad”. Sin embargo, la secuencia muestra a agricultores alemanes quejándose de las nuevas regulaciones sobre el uso de fertilizantes.

“Alemania- Un enorme convoy de camioneros y agricultores, se dirigen a las protestas de Schwerin contra el apartheid sanitario”, se lee en uno de los tuits (1, 2, 3) que reproducen la grabación, de 18 segundos, de una aglomeración de vehículos interrumpiendo el tráfico y luciendo banderas alemanas.

En Facebook (1, 2) algunos usuarios comparten la misma secuencia, mientras que otros enlazan (1, 2) un tuit con las imágenes de la protesta. Contenido similar también se difundió en portugués (1, 2), en inglés y en polaco.

Captura de pantalla de una publicación en Twitter, realizada el 11 de febrero de 2022

Las imágenes empezaron a circular a principios de febrero de 2022, después de que cientos de camioneros de Canadá organizaran un viaje de protesta a Ottawa, la capital, en un convoy bautizado “Freedom Convoy” (“Convoy de la libertad”). Los conductores se manifestaron contra una regulación que, a partir del 15 de enero, los obligaba a vacunarse contra el covid-19 para cruzar la frontera con Estados Unidos. Pero las imágenes de los tractores alemanes no corresponden a la misma denuncia.

Protesta de agricultores en Alemania

Al final de la grabación se observa un cartel en el que se lee “zeigt [símbolo de corazón] für uns bauern”, que traducido al español significa: “Muestra tu corazón a los agricultores”. Según los usuarios que comparten este contenido viral, las imágenes se tomaron en la ciudad alemana de Schwerin.

Una búsqueda en Google con las palabras “Schwerin” y “protest”, acotando la fecha de los resultados en un rango entre finales de enero y principios de febrero de 2022, arrojó varias publicaciones de medios regionales y nacionales alemanes que cubrieron esa misma protesta (1, 2, 3). La emisora pública de radio y televisión Norddeutscher Rundfunk (NDR), que informa sobre las regiones del norte de Alemania, tituló el 28 de enero de 2022: “Protestas de agricultores: Cientos de agricultores con sus tractores en Schwerin”.

“Unos 350 agricultores protestaron contra el endurecimiento de los requisitos políticos con un convoy de tractores de ocho kilómetros de largo en Schwerin”, dice en alemán el primer párrafo del artículo de la NDR. La nota aborda la nueva normativa sobre el uso de fertilizantes artificiales a raíz de la presencia de nitratos en las aguas subterráneas, lo que se atribuye a un exceso de uso de ese tipo de productos por parte de los agricultores. Alemania fue condenada en 2018 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por esa misma razón.

“Queremos una regulación que realmente proteja el agua y no solo sancione a los agricultores”, dijo Detlef Kurreck, presidente del sindicato de agricultores, al explicar al medio alemán los motivos de la protesta.

Imágenes y vídeos de la manifestación aparecen en la página de Facebook de Bauernverband Mecklenburg-Vorpommern (Asociación de Agricultores de Mecklemburgo-Pomerania Occidental) y en las de otras comunidades locales. En las distintas galerías se muestran eslóganes que no tienen nada que ver con la pandemia de coronavirus. Estos son algunos de ellos: “keine salat ohne nitrat” (“no hay lechuga sin nitratos”), “Ist der Bauer erts ruiniert, wird das Essen importiert!” (“¡Cuando un agricultor se arruina, la comida se importa!”) y “politischer Mist düngt nicht” (“el estiércol político no fertiliza”). No obstante, la palabra covid-19 o la referencia a la campaña de vacunación no aparece por ningún lado.

Protestas en Canadá

El llamado “Convoy de la libertad” comenzó su marcha en enero de 2022 en el oeste canadiense, impulsado por camioneros que rechazan la vacunación obligatoria o ser examinados para atravesar la frontera con Estados Unidos. Al paso de los días, el movimiento derivó en una protesta más amplia contra todas las medidas sanitarias anticovid y, en algunos sectores, contra el gobierno del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Los transportistas bloquearon algunos de los pasos fronterizos clave para el desarrollo económico de ambos países norteamericanos. Por ello, el 10 de febrero de 2022, Estados Unidos pidió a Canadá usar sus “poderes federales” para acabar con las protestas de camioneros.

Washington ha ofrecido su “ayuda total y completa”, dijeron los funcionarios de la Casa Blanca. Varios secretarios estadounidenses afirmaron que estaban en contacto con sus homólogos canadienses para gestionar la situación.

Sobre las protestas, Trudeau insistió el 10 de febrero: “Es hora de que esto se acabe, porque hace daño a los canadienses”, pero sin ofrecer un plan de acción concreto. Su gobierno se limitó a indicar que enviarían refuerzos policiales a los puntos de bloqueo, pero sin dar más detalles.

Esta ola de protestas ha alentado movimientos similares en países como Francia, Bélgica y Nueva Zelanda. En Francia, miles de manifestantes inspirados en las movilizaciones canadienses planean converger en París con sus vehículos, con el plan de trasladarse hacia Bruselas el 14 de febrero. Por su parte, la alcaldía de Bruselas prohibió la realización de la manifestación “Convoyes de la libertad” prevista para el próximo fin de semana.

En Nueva Zelanda, los manifestantes contra las vacunas se han reunido durante tres días cerca del Parlamento, donde se produjeron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Más de 120 personas fueron detenidas.

AFP Factual ya ha verificado otras publicaciones sobre las manifestaciones de transportistas en contra del pasaporte sanitario (1, 2, 3).

Traducción y adaptación
COVID-19 VACUNAS