La OMS no dio un “paso atrás” en el proyecto de elaborar un tratado sobre pandemias

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Desde inicios de junio de 2022 circula en redes sociales la afirmación de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio un “humillante paso atrás” en el proceso de diseñar un tratado internacional sobre pandemias porque “muchos países” se habrían negado a ser parte del proyecto. Pero la versión es falsa: al 23 de junio, el órgano encargado de redactar y negociar el acuerdo con los Estados miembros no había interrumpido su trabajo, y se esperaba que el primer borrador se tratara en 2023.

Las publicaciones circulan en Twitter, Facebook, Telegram y sitios web (1, 2), y forman parte de una avalancha de desinformación que surgió antes y después de la 75ª Asamblea Mundial de la Salud, celebrada entre el 24 y el 28 de mayo en Ginebra, Suiza.

Durante la reunión, a la que asistieron delegaciones de todos los Estados miembros de la OMS, hubo una serie de mesas redondas acerca de la financiación sostenible de la organización, los desafíos de los sistemas de salud globales y propuestas para una mejor preparación, respuesta y resiliencia frente a las emergencias sanitarias, entre otros.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 22 de junio de 2022

Un acuerdo sobre pandemias

AFP Factual no encontró registro de que la OMS hubiera dado un “humillante paso atrás” en el proyecto de impulsar un acuerdo sobre pandemias. Por el contrario, la iniciativa avanza.

En noviembre de 2021, la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), el principal órgano de decisión de la OMS, integrada por 194 Estados miembros, pactó poner en marcha la elaboración de un acuerdo o instrumento internacional sobre prevención, preparación y respuesta ante una pandemia. Bajo el lema El mundo en común”, se creó un órgano intergubernamental de negociación (INB) que redactará y negociará el acuerdo mencionado, al que se conoce comúnmente como “tratado pandémico”.

En el sitio web de la OMS se detalla el trabajo que está llevando a cabo el INB. Se reunió por primera vez el 24 de febrero de 2022 y nuevamente los días 14 y 15 de marzo. El órgano volvió a reunirse entre el 6 y el 8 de junio, y entre el 15 y el 17 de junio de 2022, cuando publicó un esquema del acuerdo en el que está trabajando.

Un posible tratado debe ser elaborado en colaboración con los Estados miembros y consensuado con ellos, como se consigna en la página 6 del borrador, y se trataría en la 76ª Asamblea Mundial de la Salud en 2023. Se estima que, de adoptarse, no será antes de 2024.

Varias publicaciones virales aseguran que África y países de otras regiones, como Brasil e Irán, hicieron fracasar el tratado. Tampoco hay registro de ello.

El 16 de junio pasado, por ejemplo, la directora general de la OMS para África, Matshidiso Moeti, dijo en una conferencia de prensa que celebraba el debate en curso sobre un mecanismo para lidiar con futuras pandemias, pero que “es importante evaluar los beneficios y los riesgos”. En su región, detalló, teme que un tratado semejante pueda desencadenar más restricciones a los viajes y al comercio, aislando a África, como se vio tras la aparición de la variante ómicron del SARS-CoV-2, descubierta en Sudáfrica en noviembre de 2021.

“Un número importante de Estados miembros africanos cree que es en interés de todos los países que se realicen más consultas, reflexiones y análisis antes de tomar una decisión definitiva sobre este asunto”, dijo. En ningún momento declaró que los países del continente declinaron colaborar con el eventual acuerdo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante la jornada inaugural de la 75ª Asamblea Mundial de la Salud de la OMS en Ginebra, Suiza, el 22 de mayo de 2022 ( AFP / Jean-Guy Python)

Durante la 75ª Asamblea Mundial de Salud también se discutieron posibles enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional (RSI), un marco jurídico vigente desde 2005 que define las capacidades nacionales básicas “para el manejo de los eventos agudos de salud pública de importancia potencial o real a escala tanto nacional como internacional”. Al 23 de junio de 2022, tales modificaciones no habían sido aprobadas.

El RSI también ha sido objeto de desinformación desde la celebración de la Asamblea (1, 2) y ha sido confundido repetidamente con un eventual acuerdo sobre pandemias (1, 2). La denuncia más común es que la aprobación de cualquiera de estos instrumentos “robará” la soberanía de los Estados miembros.

“La OMS es una organización formada por Estados. Son los Estados los que deciden lo que hace la organización”, dijo el 4 de mayo de 2022 a la AFP la profesora Hélène De Pooter, miembro del comité de Derecho Sanitario Global de la Asociación de Derecho Internacional.

“Hay una regla cardinal que hay que entender: en derecho internacional no se puede hacer nada sin el consentimiento de los Estados (...). Si un Estado no desea estar vinculado, no lo estará”, afirmó.

AFP Factual ya ha verificado información falsa relacionada con un futuro tratado sobre pandemias (1, 2).

24 de junio de 2022 Corrige el formato de las comillas en el título.
COVID-19