Paraguay se unió a una iniciativa internacional de fabricación y distribución de la vacuna para el covid-19

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas más de 1.000 veces en redes sociales desde el 21 de septiembre afirman que el gobierno de Paraguay comprará vacunas “producidas por la Fundación Bill & Melinda Gates”, cuyo desarrollo fue prohibido en Estados Unidos por Donald Trump. En realidad Paraguay, como otros países, firmó un convenio para asegurar dosis de las vacunas candidatas que resulten exitosas para prevenir el covid-19. Además, Trump no ha frenado el desarrollo de ninguna de las vacunas hoy en investigación.

“El gobierno paraguayo va a comprar vacunas de GAVI producida por la Fundación Bill y Melinda Gates”, anuncian las publicaciones en Facebook (1, 2). “El Presidente Donald Trump canceló este proyecto de vacuna de Bill Gates y expulsó a la OMS [...] Trump cuida de su pueblo para no ser conejillo de Indias. Aquí el gobierno lo permite”.

El mensaje incluye una fotografía genérica de una jeringa introduciéndose en una pequeña botella que dice “Vacuna covid-19”. Sobre la imagen puede leerse: “Paraguay firmó convenio con GAVI Alliance para garantizar el acceso a la vacuna”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 28 de septiembre de 2020

En efecto, Paraguay firmó un convenio con la Alianza de Vacunas GAVI en el marco del mecanismo COVAX. 

¿Qué es COVAX?

El Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra el covid-19, COVAX, es una iniciativa liderada por GAVI, la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), y la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyo fin es garantizar la fabricación y distribución equitativa de un determinado volumen de dosis de vacunas candidatas antes de que salgan al mercado.

Según su sitio web, COVAX trabaja para que “todos los países participantes, independientemente de sus niveles de ingresos, tengan el mismo acceso a estas vacunas una vez que se desarrollen. El objetivo inicial es tener 2.000 millones de dosis disponibles para fines de 2021, lo que debería ser suficiente para proteger a las personas vulnerables y de alto riesgo, así como a los trabajadores de la salud de primera línea”.

Los países pueden participar de la iniciativa de dos maneras: la primera, a través del COVAX Facility, invirtiendo directamente en una cartera de nueve vacunas hoy en investigación, impulsando su fabricación anticipada a gran escala y a precios razonables, y garantizando su acceso a las que resulten aprobadas.

La segunda, a través del COVAX Advance Market Commitment (AMC), la opción para economías de ingresos medios y bajos, por la que recibirán dosis de la o las vacunas aprobadas con aportes de países donantes, instituciones filantrópicas y el sector privado.

En un comunicado publicado a fines de agosto, la OMS explicó que la financiación del AMC “será fundamental para garantizar que la capacidad de pago no sea óbice para acceder a las vacunas contra la COVID‑19, situación que dejaría a la mayoría del mundo desprotegido y en la que la pandemia y sus consecuencias no cejarían.”

Paraguay y la vacuna

Lo que hizo Paraguay fue sumarse al COVAX Facility.

El 18 de septiembre pasado, el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay anunció que el gobierno había firmado un convenio con GAVI Alliance “para garantizar el acceso a la vacuna contra el COVID-19, cuando ésta esté disponible, en el marco del Acceso Global a la Vacuna (COVAX)”.

“En el marco de este acuerdo, Paraguay recibirá dosis suficientes para cubrir un 30% de la población del país, una estimación de 2.139.900 personas”, se lee en el comunicado.

La publicación en Facebook asegura que la supuesta vacuna que se comprará “no ha sido probada en humanos”. Lo cierto es que, al 5 de octubre, de las nueve vacunas en la cartera de COVAX, solo una se encuentra en fase preclínica. El resto, incluyendo la ChAdOx1 de AstraZeneca/Universidad de Oxford y la INO-4800 de INOVIO, sí están siendo probadas en humanos.

“Cuando una vacuna se encuentra en evaluación clínica, significa que se están haciendo ensayos en humanos. En la fase preclínica, estos ensayos se hacen en animales”, explicó a AFP Factual María Victoria Sánchez, investigadora del Laboratorio de inmunología y desarrollo de vacunas de IMBECU-CCT-CONICET, Argentina.

“En estas evaluaciones clínicas se prueban las dosis, la respuesta inmune y los efectos adversos”, agregó la especialista. “La evaluación de las vacunas conlleva numerosos pasos, controles y aprobaciones hasta llegar a un producto final que genere una buena respuesta inmune”.

COVAX, según su sitio web, no distribuirá vacunas que no hayan aprobado todos los controles. “Primero necesitamos vacunas COVID-19 que sean seguras y efectivas, lo cual no es de ninguna manera una certeza”, se lee. “Actualmente hay más de 170 vacunas candidatas en desarrollo, pero es probable que la gran mayoría de estos esfuerzos fracasen. Según el desarrollo previo de una vacuna, las que se encuentran en la etapa de ensayo preclínico tienen aproximadamente un 7% de posibilidades de éxito, mientras que las que llegan a los ensayos clínicos tienen un 20% de posibilidades”.

Al 21 de septiembre, otros 64 países, entre ellos los de la Unión Europea, Canadá, Japón, Chile, Argentina, y México, se habían sumado a COVAX. China y Estados Unidos, en cambio, no adhirieron.

Una mujer camina en los Centros de Investigación de América en Hollywood, Florida, el 13 de agosto de 2020

Estados Unidos y las vacunas en carrera

La publicación viral asegura que la vacuna que “comprará” Paraguay “fue cancelada” por Donald Trump. Esto no es cierto. El presidente de Estados Unidos no solo no ha interferido en ninguna de las investigaciones en curso para encontrar una vacuna que prevenga el covid-19, sino que ha firmado contratos que garantizan al menos 800 millones de dosis de seis fabricantes, para 330 millones de habitantes.

A principios de septiembre pasado, The Washington Post citó a Judd Deere, portavoz de la Casa Blanca, explicando que Estados Unidos está comprometido a “derrotar” al virus, pero que no lo hará suscribiendo a “organizaciones multilaterales influenciadas por la corrupta Organización Mundial de la Salud y China".

Estados Unidos, hasta hace poco el principal donante de la OMS, inició su salida formal de la institución en julio pasado. Trump ha criticado la organización por su manejo de la pandemia, y también la ha acusado de estar bajo el control de China.

¿Una vacuna “producida” por Bill y Melinda Gates?

La publicación viral consigna incorrectamente que la Fundación Bill & Melinda Gates “produce” vacunas. En realidad apoya financieramente las vacunas en investigación contra el covid-19 que forman parte de la cartera de COVAX.

“La Fundación está trabajando con socios nacionales y multilaterales en la financiación del desarrollo de vacunas para prevenir el covid-19 a través de CEPI”, dijo la Fundación a AFP Factual por correo electrónico.

La entidad también da un fuerte financiamiento a GAVI, la Alianza de las Vacunas.

Sobre Guillermo Sequera

El mensaje en Facebook afirma que “Guillermo Sequeira desde hace años según los informes pertenece a la Fundación Gates como adherente activo en el área de vacunas”. La publicación no especifica cuáles son esos “informes”.

Desde 2018, el epidemiólogo Guillermo Sequera (no “Siqueira” como dice la publicación) es director general de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay y, desde que el nuevo coronavirus llegó al país, ha liderado la respuesta a la crisis junto con el ministro de Salud, Julio Daniel Mazzoleni.

Lo cierto es que no hay ninguna relación directa entre la Fundación Bill & Melinda Gates y Sequera. 

En comunicación con AFP Factual, el funcionario contó que es colaborador por Paraguay del Institute of Health Metrics and Evaluation de la Universidad de Washington, un centro de investigación que realiza un seguimiento de problemas sanitarios a nivel global. La entidad fue fundada en 2007 gracias a una donación de la Fundación Bill & Melinda Gates. “Se me ha vinculado a la Fundación por este motivo y hay quienes creen que recibo dinero a partir de ahí”, dijo Sequera. “Mi colaboración es como experto de Paraguay, dando datos a nivel nacional, y es totalmente ad honorem”.

“En Barcelona trabajé en ISGLOBAL, que cuenta asimismo con fondos de la Fundación Bill & Melinda Gates”, agregó. El Instituto de Salud Global de Barcelona, en efecto, ha recibido subsidios de la Fundación para investigaciones relacionadas con la malaria, y colabora con GAVI para impulsar la vacunación infantil en los países pobres.

En conclusión, es falso que Paraguay planee "comprar" una vacuna para prevenir el covid-19 que fue vedada por Donald Trump. El gobierno paraguayo se sumó, como decenas de otros países, al mecanismo COVAX de fabricación y distribución de vacunas, una iniciativa liderada por GAVI, CEPI y la OMS.

 
Ana Prieto
Vacunas CORONAVIRUS Bill Gates