Las vacunas contra el covid-19 no contienen componentes que produzcan atracción magnética

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Distintos videos en los que se asegura que tras recibir una vacuna contra el covid-19 el sitio de la inyección u otras zonas del cuerpo quedan magnetizadas han sido compartidos más de 50.000 veces en redes sociales desde principios de junio. De acuerdo con las publicaciones, esto se debería a que las vacunas contienen “nanopartículas metálicas” o algún componente misterioso capaz de atraer imanes o metales. Pero las afirmaciones son falsas. El objetivo de las vacunas es generar una respuesta inmunológica contra el coronavirus y no contienen ningún componente capaz de producir una atracción magnética.

“Yo no sé si es verdad que es un chip, no sé qué diablos es pero hay algo raro en esa vacuna del diablo”, se oye decir a una mujer en un video publicado en Facebook, que muestra cómo una cuchara de metal se queda apoyada en el brazo de una persona que supuestamente ha recibido dos dosis de una vacuna contra el covid-19.

“Anten4s humanas por todo el mundo?... “D3NVNCIA EN TU CENTRO DE S4LUD. NO SE PUEDE NEGAR LA EVIDENCIA”, se lee en otra publicación en Facebook que comparte un video de ocho minutos de duración en el que se ve a distintas personas apoyando metales o pequeños imanes en brazos, espalda, pecho e incluso su cabeza.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 9 de junio de 2021

Afirmaciones similares también circulan en Twitter (1, 2) y en idiomas como el inglés (1, 2), el francés (1), y el portugués (1).

¿Componentes capaces de “magnetizar”?

Teorías acerca de "ingredientes" sospechosos o secretos en las inmunizaciones contra el covid-19 comenzaron a circular meses antes de la aprobación de emergencia de las primeras vacunas, en diciembre de 2020. Sin embargo, sus composiciones no son secretas. Cualquier interesado puede consultar los de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Sputnik V o Sinopharm, por dar algunos ejemplos.

Entre esos componentes, no hay ninguno capaz de generar atracción magnética.

"No. Recibir una vacuna contra el covid-19 no puede hacer que tu brazo se magnetice. Se trata de un engaño simple y llano", dijo a AFP Factual el doctor Stephen Schrantz, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Medicina de Chicago.

"No hay absolutamente ninguna forma de que una vacuna pueda provocar la reacción que se muestra en estos videos", agregó.

Enfermero indígena de la etnia Misak administra una vacuna contra el covid-19 en Cauca, Colombia, el 15 de abril de 2021 (Luis Robayo / AFP)

Thomas Hope, investigador de vacunas y profesor de biología celular y del desarrollo en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, dijo a la AFP: "No hay nada en las vacunas con lo que un imán pueda interactuar; hay proteínas, lípidos, sales, agua y sustancias químicas que mantienen el pH. Eso es básicamente todo, así que (lo mostrado en los videos) no es posible".

Con él coincide el doctor Nicolás Torres, del Laboratorio de Inmunopatología del IBYME-CONICET, Argentina. "En las vacunas hay material genético, proteínas, algún azúcar. Y ninguna de estas moléculas tiene propiedades magnéticas fuertes como para pegar un imán", dijo a AFP Factual.

Hope precisó que incluso si las vacunas tuvieran trazas de una sustancia metálica, "tendrían que colocar una pieza de metal bastante sustancial debajo de la piel para que los imanes se adhieran", y agregó que eso es imposible de administrar a través de una aguja.

Mick West, un autor científico británico-estadounidense, publicó un video en Metabunk.org, un sitio web dedicado a verificar afirmaciones pseudocientíficas. Él califica la teoría del "brazo magnetizado" como "un nuevo giro de un viejo truco de carnaval". Y demuestra que  imanes, monedas u otros objetos lisos se adhieren a varias partes del cuerpo, incluida la nariz, si la piel de uno está ligeramente grasosa. "Retira el aceite y el objeto no se pegará", dice.

AFP Factual ya verificó la falsedad de otras teorías relacionadas con el "magnetismo" en las vacunas contra el covid-19, como las que sostienen que contienen una "solución metálica" o bien grafeno, un nanomaterial basado en carbono que no es magnético ni es un componente de las inmunizaciones.

COVID-19 Vacunas