La sede de la Suprema Corte de Estados Unidos en Washington, el 4 de mayo de 2020 ( AFP / SAUL LOEB)

La Suprema Corte de EEUU no se ha pronunciado sobre la vacunación universal

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un mensaje que afirma que la Suprema Corte de Estados Unidos “anuló la vacunación universal” luego de una supuesta demanda presentada por el “senador Robert F. Kennedy Jr.” ha vuelto a ser compartido cientos de veces en redes sociales desde el 12 de diciembre de 2021. Sin embargo, eso es falso. No hay registro en el alto tribunal de una demanda de Kennedy sobre la anulación de la vacunación universal ni de que se haya ordenado el fin la obligatoriedad de la inmunización contra el covid-19 que, además, no está establecida en el país.

*SE ANULÓ LA VACUNACIÓN UNIVERSAL* Una gran victoria para la libertad, la Corte Suprema anuló la vacunación universal”, comienza el texto compartido en Facebook (1, 2, 3), Twitter (1, 2, 3) y sitios web.

Las entradas están basadas en publicaciones en inglés en las que se usa la expresión “universal vaccination”, y la traducen literalmente como “vacunación universal”, aunque su sentido real es el de “vacunación obligatoria”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 24 de diciembre de 2021

Las entradas continúan: “Los especialistas en enfermedades infecciosas de EE. UU. Bill Gates, Antoni Fauci y Big Pharma perdieron una demanda de la Corte Suprema de EE. UU., ¡Al no demostrar que todas sus vacunas durante los últimos 32 años eran seguras para la salud de los ciudadanos!”

Agregan que la demanda fue presentada por un grupo de científicos encabezados por el “senador” Robert F. Kennedy Jr., quien dijo: “La nueva vacuna Covid debe evitarse a toda costa”.

Más adelante afirman que las vacunas basadas en el ARN mensajero (ARNm)“interfieren directamente en el material genético del paciente” y que “el daño causado por este tipo de vacunación será genéticamente irreversible”.

Algunas de las publicaciones difunden una entrada en el sitio web 1 Scandal, y capturas de pantalla de éste, con el mismo mensaje en francés.

Aparte del inglés textos similares han sido publicados en italiano, francés y serbio.

El mensaje también llegó al WhatsApp de AFP Factual México para su verificación.

Vacunación obligatoria

La obligatoriedad de la vacunación en Estados Unidos entra en el ámbito de la jurisdicción estatal. Cada estado tiene la autoridad legal y constitucional para exigir que sus ciudadanos sean inmunizados contra enfermedades contagiosas.

Un ejemplo de ello es la legislación vigente en los 50 estados que exige la inmunización de los niños“contra ciertas enfermedades transmisibles” para asistir a escuelas públicas y privadas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos cuentan con una lista en su sitio web de las leyes estatales de vacunación obligatoria para ese grupo de la población.

A nivel federal, existen ciertas vacunas obligatorias para los trabajadores de la salud y para las personas que solicitan la residencia permanente en Estados Unidos.

Sin embargo, todos los estados permiten exenciones médicas, como en casos de reacciones alérgicas a la vacuna, y en 44 de ellos, así como en Washington DC, se puede evitar la vacunación por motivos religiosos, como señala la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

El hecho de que la inmunización obligatoria sea decidida por los estados se remonta al caso Jacobson contra Massachusetts, sobre el que la Suprema Corte se pronunció en 1905.

“Varios años después, la Suprema Corte lo citó como precedente (en el caso Zucht contra King) de la constitucionalidad de las leyes estatales para exigir que los niños sean inmunizados antes de asistir a la escuela”, explicó al equipo de verificación de la AFP Wendy E. Parmet, especialista en políticas de salud pública y profesora de derecho en la Northeastern University.

Por lo mismo, legalmente cada estado puede decidir si la vacuna contra el covid-19 es obligatoria o no, pero hasta diciembre de 2021 ninguno lo había hecho.

Los estados tienen la autoridad legal y constitucional para exigir que las personas que viven en ese estado sean vacunadas, o para introducir la obligatoriedad de vacunación”, explicó la académica legal Joanne Rose en una entrevista publicada por la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

Sin decisión de la Suprema Corte

Las entradas en redes sociales afirman que la Suprema Corte anuló la “vacunación universal”. Sin embargo, hasta la fecha de publicación de este artículo, el término “universal vaccination” no aparecía en el sitio web de ese alto tribunal, que reúne todas las decisiones bajo las “opiniones de la corte”, para los casos actualmente bajo revisión, y bajo “órdenes de la corte” para juicios abreviados.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió en diciembre de 2020 que la inmunización contra el covid-19 no sería obligatoria a nivel federal. No obstante, en septiembre de 2021, el gobernante anunció la obligatoriedad de la vacunación o realización de una prueba semanal contra el covid-19 para los trabajadores de empresas con más de 100 empleados, así como para personal sanitario, contratistas y funcionarios del Gobierno federal, medida que entraría en vigor en enero de 2022.

La decisión motivó diferentes acciones legales en el Senado y en cortes federales en distintos estados en los meses posteriores a su anuncio. Eso llevó a que un tribunal ordenara la suspensión de la medida en noviembre de 2021, aunque un mes después otra corte reanudara ese mandato.

Luego de esas controversias, la Suprema Corte informó el 22 de diciembre de 2021 que analizaría los argumentos a favor y en contra de la obligatoriedad de la vacuna en esos grupos de la población el 7 de enero de 2022. En ningún momento hizo referencia a la “vacunación universal” o a su obligatoriedad entre toda la población.

Seguridad de la vacuna

“Los especialistas en enfermedades infecciosas de EE. UU. Bill Gates, Antoni Fauci y Big Pharma perdieron una demanda de la Corte Suprema de EE. UU., ¡Al no demostrar que todas sus vacunas durante los últimos 32 años eran seguras para la salud de los ciudadanos!”, señala el mensaje viral.

La acusación parece referirse a una afirmación ampliamente difundida en Estados Unidos sobre una decisión judicial de 2018, en la que una de las organizaciones antivacunas en ese país, la Red de Acción por el Consentimiento Informado (ICAN) presentó una demanda contra el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Estados Unidos, para exigir a las autoridades que hicieran públicos los informes detallados sobre los efectos secundarios de las vacunas.

El Departamento de Salud respondió a la demanda afirmando que no encontró dichos reportes, lo que fue interpretado por la ICAN y grupos antivacunas como una evidencia de que el Gobierno federal había sido negligente en el estudio de los efectos secundarios de las vacunas durante más de 30 años. Sin embargo, los informes están disponibles en la página del HHS y de otras agencias sanitarias estadounidenses, como detallaron científicos y el sitio de verificación PolitiFact.

Además, este caso fue analizado por la Corte del Distrito Sur de Nueva York y no por la Suprema Corte, y en ella no se menciona a Gates ni a Fauci.

“El caso parece ser uno presentado bajo la Ley de Libertad de Información. No pertenece a la política de vacunas. El caso parece haberse resuelto en el tribunal de distrito (de primera instancia), no en la Suprema Corte. No podía anular ningún precedente”, dijo Wendy E. Parmet al equipo de verificación de la AFP.

Robert F. Kennedy Jr.

El texto de las entradas en redes sociales atribuye la presentación de la demanda a “un grupo de científicos” liderado por el “senador Robert F. Kennedy Jr.”.

Robert F. Kennedy Jr. en Nueva York, el 12 de diciembre de 2018 ( AFP / Angela Weiss)

Robert Francis Kennedy Junior, nunca ha sido senador. Es un abogado ambientalista conocido por sus opiniones contrarias a las vacunas, que han tenido una mayor difusión desde el inicio de la pandemia. Es hijo de Robert F. Kennedy, quien era senador demócrata al momento de su asesinato en 1968, y sobrino de quien fuera presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy.

La cuenta de Instagram del abogado fue cerrada en febrero de 2021 "por compartir repetidamente afirmaciones falsas sobre el coronavirus o las vacunas", según un comunicado de Facebook el 12 de febrero de 2021.

Kennedy apoyó a la ICAN en su demanda contra el HHS en 2018, pero no ha presentado ninguna apelación ante la Suprema Corte por las vacunas contra el covid-19.

Las vacunas de ARN mensajero

El mensaje viral afirma que la vacuna contra el covid-19 que utiliza tecnología de ARN mensajero (ARNm) "no es una vacuna" sino más bien "un instrumento de influencia genética" que altera el ADN de una persona.

"Una vez dentro de una célula humana, el ARNm reprograma el ARN / ADN normal que comienza a producir otra proteína", se lee en la publicación.

Sin embargo, las vacunas que utilizan ARNm no alteran el ADN humano. AFP Factual ha verificado esta afirmación en numerosas ocasiones (1, 2, 3) y, en todas, los expertos han coincidido en que no altera el genoma de las personas ni es una terapia génica.

“Las vacunas de ARNm son verdaderas vacunas vivas que producen el antígeno deseado, la proteína espiga del SARS-CoV-2, en el sitio de inyección", dijo al equipo de verificación de la AFP Grant McFadden, director del Centro de Biodiseño para la Inmunoterapia, Vacunas y Viroterapia de la Universidad Estatal de Arizona, en marzo de 2021.

"No cambian el ADN de las células huésped y no pueden alterar los genes de las células de quien las recibe", agregó.

María Victoria Sánchez, investigadora del Laboratorio de inmunología y desarrollo de vacunas IMBECU-CCT-CONICET en Argentina, también dijo a la AFP en esta verificación que las vacunas de ARNm no pueden infiltrar los genes de una persona.

“El proceso se lleva a cabo en el citoplasma, no en el núcleo de la célula”, dijo. "El ARN mensajero no puede 'meterse' en nuestro ADN".

En la misma línea, Juan Sabatté, médico y doctor en microbiología e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), afirmó en septiembre de 2021 que “las vacunas para el covid-19 no tienen ninguna relación con la terapia génica, ya que no modifican el ADN de los individuos que las reciben”.

VACUNAS COVID-19