Terapia génica y efectos adversos: afirmaciones falsas y engañosas de un viral sobre vacunas

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Varias publicaciones en la que se compara a personas con y sin vacuna contra el covid-19 y donde se afirma que esas inyecciones son “una terapia génica experimental cuyos efectos adversos se desconocen”, han sido compartidas decenas de veces en redes sociales desde julio pasado. Sin embargo, esa aseveración es incorrecta y las comparaciones son engañosas, de acuerdo con estudios internacionales y especialistas consultados por la AFP.

La comparación que muestran las entradas indica que tanto un vacunado como quien no lo está “todavía puede contraer covid”, “todavía puede contagiar covid” y “todavía puede morir”. Al final, sostiene que un vacunado “puede desarrollar algún efecto adverso por la vacuna, inclusive la muerte”, y que un no vacunado “NO puede desarrollar algún efecto adverso por la vacuna, ni la muerte”.

Si tu hijo el año pasado no tenía peligro de contagio o enfermedad grave, ¿por qué quieres inyectarle una terapia génica experimental cuyos efectos adversos se desconocen?”, se destaca abajo del cuadro comparativo, cuya imagen ha sido compartida en Facebook (1, 2, 3). Un cuadro similar, aunque sin la pregunta, también fue compartido en Twitter (1, 2)

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 13 de octubre de 2021

Una de las publicaciones muestra el folleto completo, al pie del cual se puede ver una referencia al grupo de Telegram Divoc Sur Sevilla, de España. El grupo tiene 93 miembros. “Divoc” podría ser la palabra “covid” leída al revés.

Tanto las comparaciones como las afirmaciones del folleto son falaces o engañosas.

Eficacia de las vacunas

La eficacia de las vacunas contra el SARS-CoV-2, el virus que provoca el covid-19, varía. Ninguna previene el contagio en un 100%, pero sí en un porcentaje superior a 50%.

De acuerdo con un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, publicado en septiembre pasado, “las personas que no estaban completamente vacunadas esta primavera y verano [boreales] tenían por sobre 10 veces más probabilidades de ser hospitalizadas y 11 veces más probabilidades de morir de covid-19” que aquellas vacunadas con el esquema completo.

En Francia, hasta fines de julio, los no vacunados contra el covid-19 representaban en torno al 85% de los hospitalizados que padecían la enfermedad, incluidos los que estaban en cuidados intensivos, y el 78% de los decesos a causa del virus, según un estudio publicado por la Dirección de Investigación, Estudios, Evaluación y Estadística (DREES) de ese país.

María Victoria Sánchez, investigadora del Laboratorio de Inmunología y Desarrollo de Vacunas de IMBECU-CCT-CONICET, Argentina, explicó a la AFP: “La mayoría de las vacunas contra el covid-19 tienen entre un 70% y 90% de efectividad frente a la enfermedad sintomática, pero existe un porcentaje de personas que, por más que se vacunen, se pueden llegar a contagiar. Eso depende del sistema inmune de cada individuo”.

Según un extenso estudio realizado en Francia y publicado el 11 de octubre pasado, la vacunación contra el covid-19 reduce en un 90% el peligro de desarrollar una forma grave de la enfermedad entre los mayores de 50 años. En el documento, los investigadores también mencionan que “la reducción del riesgo de hospitalización por covid-19 parece haber persistido al inicio de la aparición de la variante delta en Francia”.

“Las personas vacunadas tienen nueve veces menos posibilidades de ser hospitalizadas o de morir por el covid-19 que las no vacunadas”, dijo a la AFP el epidemiólogo Mahmoud Zureik, director del Grupo de Interés Científico Epi-Phare, que realizó el estudio con datos del Sistema Nacional de Datos de Salud francés.

En la investigación, que resultó en el “informe más amplio hecho en el mundo” hasta el momento, según Zureik, los investigadores compararon la respuesta frente al covid-19 de 11 millones de personas vacunadas de más de 50 años con otros 11 millones de no vacunados de la misma franja de edad, entre el 27 de diciembre de 2020 (cuando empezó la vacunación en Francia) y el pasado 20 de julio.

Una mujer reza mientras visita a un familiar infectado con COVID-19 en la UCI del hospital El Cruce - Dr. Nestor Kirchner en Florencio Varela, Argentina, el 13 de abril de 2021 ( AFP / Ronaldo Schemidt)

“Terapias génicas experimentales”

El folleto que muestran algunas publicaciones también se refiere a las vacunas contra el covid-19 como una “terapia génica experimental”. Sin embargo, esto es falso.

La genetista Gisela Castro, doctora en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina, explicó que el concepto de terapia genética hace referencia a la “sustitución o reemplazo de un gen defectuoso por uno ‘normal’ mediante diversas técnicas”. “Por lo cual, la vacunación o las vacunas no entran dentro de este concepto de ningún modo, ya que no poseen ningún gen, ni ningún tipo de material genético que tenga la capacidad de modificar nuestro ADN”, indicó.

Las vacunas son formulaciones que simulan ser agentes infecciosos (bacterias, virus u otros microorganismos) con el fin de ‘enseñarle’ a nuestro sistema inmunitario a dar una respuesta rápida y eficaz frente al patógeno real”, destacó.

Sobre la alegación de que los inmunizantes serían “experimentales”, Castro dijo a AFP Factual que “ninguna vacuna circulante se considera experimental, ya que ese proceso de prueba es previo a la aprobación de la misma para uso humano”. Agregó: “Muchos entes reguladores se encargan de verificar la seguridad y eficacia de las vacunas, por lo que, si están disponibles para colocarlas, significa que pasaron todas las pruebas”.

En la misma línea, Juan Sabatté, médico y doctor en microbiología e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), afirmó que “las vacunas para el covid-19 no tienen ninguna relación con la terapia génica, ya que no modifican el ADN de los individuos que las reciben”.

AFP Factual ya verificó en otras ocasiones (1, 2, 3) que las vacunas no modifican el ADN humano.

Efectos adversos

Siempre refiriéndose a las vacunas, el folleto indica que sus “efectos adversos se desconocen”. Pero esto es engañoso. La Organización Mundial de la Salud asegura que las vacunas pueden tener “efectos secundarios leves de corta duración” como “fiebre, cansancio, cefaleas, mialgias, escalofríos, diarrea y dolor en el lugar de inyección”, que suelen desaparecer espontáneamente a los pocos días, y que la probabilidad de que ocurran “varía en función de cada vacuna”. También sostiene que pueden aparecer “efectos secundarios más graves o duraderos”, pero que estos son “sumamente infrecuentes”.

También los CDC de Estados Unidos mencionan efectos adversos de las vacunas: desde “dolor, enrojecimiento e hinchazón” en el brazo donde se recibió la vacuna hasta, en algunos casos, una reacción alérgica grave que puede provocar que “se acelere el ritmo cardíaco, dificultad para respirar, inflamación de la garganta o sarpullido o urticaria generalizados” .

La genetista Gisela Castro agregó que los efectos de las vacunas contra el covid-19 “son los mismos que han tenido siempre” otros inmunizantes. “Todos ellos [son] normales y compatibles con la activación o entrenamiento del sistema inmune”, aclaró.

A esta altura de la pandemia miles de millones han sido vacunados, y los efectos adversos han sido reportados en centenares de publicaciones científicas por asociaciones médicas, científicas, instituciones académicas y/o gobiernos de todo el mundo”, destacó Sabatté.

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

VACUNAS COVID-19