Manifestante protesta contra el pasaporte sanitario en París, el 11 de septiembre de 2021 ( AFP / Thomas Samson)

Verificamos los dichos engañosos de una periodista argentina sobre el pasaporte sanitario en Francia

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un video en el que la periodista argentina Verónica Ressia asegura que no hubo exceso de muertes por covid-19 en Francia y que no existe la transmisión asintomática ha sido compartido más de 1.000 veces en redes sociales desde el 6 de septiembre pasado. Pero esas y otras de sus afirmaciones son falsas o engañosas, de acuerdo con literatura científica y expertos consultados.

“Vean ustedes cómo todos estos policías persiguen a dos mujeres, aparentemente por no haber presentado el pasaporte sanitario para entrar a este centro comercial”, dice Ressia en una emisión del noticiero de Canal 26 de Argentina, que compartió en su cuenta de Instagram alcanzando casi 50.000 visualizaciones.

Ressia comenta un video en el que se ve a varios policías franceses que persiguen, rodean y golpean a dos mujeres en un centro comercial. “Cuando yo les digo que estamos frente a una dictadura sanitaria, no exagero”, asegura.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 29 de septiembre de 2021

A continuación, afirma que “el índice de mortalidad en Francia ha crecido prácticamente nada de 2019 a 2020” y que en Suecia no se tomaron medidas para contener el coronavirus. La entrada está acompañada por un texto titulado “ES MENTIRA QUE LOS ASINTOMÁTICOS CONTAGIAN”, algo que la periodista también afirma en la secuencia viral.

En marzo pasado, Ressia entrevistó a varios médicos argentinos que han difundido desinformación a lo largo de la crisis sanitaria, y cuyas afirmaciones fueron verificadas por AFP Factual.

La secuencia también ha sido compartida en Facebook, Twitter y TikTok.

Represión en un centro comercial

Según Ressia, la represión que se ve en el video se debió a que las mujeres no presentaron el pasaporte sanitario que acreditaba su vacunación contra el covid-19 al ingresar al centro comercial.

En realidad, la represión policial derivó de una manifestación contra el pasaporte sanitario, no de una persecución por no tenerlo al ingresar al lugar.

Como se explica en esta nota de la AFP, la movilización ocurrió el pasado 4 de septiembre en varios puntos de Francia, incluyendo el centro comercial Forum des Halles, en París: “Manifestantes aislados se infiltraron en el centro comercial des Halles poco antes de las 17:00 horas, lo que provocó una intervención policial”.

El hecho fue cubierto por varios medios de comunicación (1, 2). La secuencia que Ressia mostró en Canal 26 puede verse aquí y aquí.

Por su parte, la jefatura de la policía francesa emitió un comunicado dos días después. Allí explicó que los manifestantes que ingresaron al centro comercial se habían desviado del itinerario establecido y habían molestado a un vigilante, lo que motivó la intervención de la Brigada de represión de la acción violenta (BRAV).

Los pasaportes sanitarios franceses son documentos digitales que acreditan que el usuario está totalmente vacunado, que tiene un resultado negativo en una prueba de coronavirus, o que ha cursado la enfermedad en los últimos seis meses. En los dos últimos casos, la persona puede ingresar a lugares públicos sin estar vacunada.

Además, a partir del 8 de septiembre, el gobierno francés redujo el número de centros comerciales en los que se exige el pasaporte de 178 a 64.

Desde entonces, los centros comerciales de la mayoría de las regiones francesas, incluida casi toda Île-de-France, donde se encuentra París, dejaron de exigir el documento siempre que el número de casos de covid-19 en la zona no supere la tasa de 200 infectados por cada 100.000 habitantes durante siete días consecutivos.

Exceso de mortalidad en Francia y Suecia

En su alocución, la periodista argentina minimiza el saldo de muertos por covid-19 en Francia y Suecia, al afirmar que la mortalidad entre 2019 y 2020 creció “prácticamente nada”, por lo que tanto el uso de mascarillas como la vacunación resultarían injustificadas.

Pero no es cierto que la mortalidad en esos países se mantuvo estable de un año a otro. El indicador exceso de mortalidadpermite estimar la cantidad adicional de fallecimientos durante la pandemia, comparado con el número de muertes esperadas, para un periodo y región determinados.

En 2020, este parámetro mostró crecimientos generalizados a nivel mundial, como revela el portal estadístico Our World in Data, de investigadores de la Universidad de Oxford. La situación no fue diferente en Francia y Suecia.

De acuerdo con datos oficiales de la Unión Europea, los picos más altos de sobremortalidad en la región se registraron entre marzo y abril de 2020, inicialmente en Italia y España, y luego en Francia, Bélgica y Holanda. En ese momento, el exceso de mortalidad en Francia llegó al 36,4% y en Suecia al 38,2%. El cálculo se hizo sobre el número medio de muertes que se produjeron en cada mes del año durante el periodo 2016-2019.

Como ya verificó la AFP, en Francia hubo efectivamente más muertes en 2020 que en 2019, un exceso de mortalidad atribuido al covid-19 por estadísticos y demógrafos.

En total, "667.400 muertes por todas las causas (se) registraron en 2020 en Francia, es decir, un 9% más que en 2018 o 2019", indicó el Instituto nacional de estadística y de estudios económicos de Francia, Insee, a mediados de enero pasado.

Este exceso de mortalidad no corresponde solo a los fallecimientos por coronavirus, pero el Insee establece un vínculo entre la sobremortalidad y la pandemia, ya que “los excedentes de mortalidad tuvieron lugar durante las dos olas del covid”. Esta coincidencia puede verse en el siguiente gráfico:

( AFP / )

Ressia también asegura que en Suecia no se tomaron medidas para contener el coronavirus, lo cual es inexacto, y ya ha sido verificado por AFP Factual en varias oportunidades (1, 2, 3).

Al inicio de la pandemia, Suecia estableció una estrategia de contención del virus más flexible que la de otros países europeos, que luego modificó debido al incremento de decesos.

Al 30 de septiembre de 2021, Suecia tenía 14.850 muertes por covid-19, un número notablemente más alto que el de sus vecinos escandinavos Noruega y Dinamarca.

El contagio asintomático

Además, Ressia asegura que “es mentira que los asintomáticos contagien” y señala que el epidemiólogo estadounidense Anthony Fauci dijo que los portadores del virus que no desarrollan la enfermedad nunca provocaron nuevas olas de contagio.

En efecto, Fauci dijo en enero de 2020, cuando apenas se había descubierto el SARS-CoV-2, que “el impulsor de brotes epidémicos es una persona con síntomas”. Sin embargo, no afirmó que los asintomáticos no contagiaran, como ya verificó la AFP.

El 10 de junio, casi cinco meses después de esa conferencia, el propio Fauci confirmó esa vía de contagio en una entrevista con ABC News: "De acuerdo con la evidencia que tenemos (...) alrededor del 25-45% de la totalidad de las personas infectadas probablemente no tiene síntomas. Y sabemos por estudios epidemiológicos que pueden transmitir el virus a alguien que no está infectado".

Un paciente asintomático es alguien que “se contagia de la enfermedad, pero no presenta síntomas de ningún tipo”, explicó en febrero pasado el médico inmunólogo Arturo Borzutzky, docente en la escuela de medicina de la Universidad Católica de Chile.

Esa ausencia de síntomas depende, detalló, de múltiples factores como la edad y eficiencia del sistema inmunológico, entre otros.

“Hay muchísima evidencia que muestra que los asintomáticos y los presintomáticos pueden transmitir el virus”, dijo para esta verificación de abril de 2021 el virólogo uruguayo Álvaro Fajardo, doctor en Ciencias Biológicas e investigador en el Laboratorio de evolución experimental de virus del Instituto Pasteur de Montevideo.

“Evidentemente no lo transmiten con tanta eficiencia, porque al no tener síntomas no tosen o estornudan, pero se ha demostrado que pueden tener cargas virales suficientes para contagiar. Por lo tanto, frente a cualquier indicio de que la persona está infectada tiene que aislarse”, concluyó entonces.

De acuerdo con dos estudios sistemáticos, uno de septiembre de 2020 en Suiza, el 20% de las personas con infecciones por SARS-CoV-2 no desarrollarán síntomas. Otro de diciembre del mismo año en Australia concluyó que sería el 17%. Ambos documentos coinciden en que los estudios sobre la transmisión asintomática deben continuar y en que, a pesar de que el contagio parece menor en comparación a la transmisión sintomática, las medidas de contención y prevención deben continuar vigentes.

COVID-19