Un trabajador sanitario prepara una dosis de vacuna contra el covid-19 en un puesto temporal de vacunación en Belfast, Reino Unido, el 21 de diciembre de 2021 ( AFP / Paul Faith)

El Gobierno británico no ha admitido que las vacunas dañen el sistema inmunitario

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Cientos de usuarios han compartido en redes sociales desde diciembre de 2021 un informe del Gobierno del Reino Unido en el que éste admitiría que las vacunas contra el covid-19 “han dañado el sistema inmunológico natural de aquellos que han sido vacunados dos veces”. Pero esto es falso, porque el informe de la autoridad sanitaria británica, que data de octubre de 2021, dice lo contrario: que las vacunas son eficaces para prevenir los estados más graves de la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, algo que confirmaron el servicio de Salud británico y un investigador experto en virología consultado por la AFP.

“El gobierno del Reino Unido admite que las vacunas han dañado el sistema inmunológico natural de aquellos que han sido vacunados dos veces”, dicen las publicaciones en Facebook, citando un "Informe de vigilancia de la vacuna COVID-19" del servicio sanitario británico. Añaden luego: “Los británicos ahora descubren que la vacuna interfiere con la capacidad del cuerpo para producir anticuerpos después de la infección”.

El mensaje también circula en Telegram (1), donde fue visto por decenas de miles de usuarios, así como en Twitter (1, 2) e Instagram (1).

La misma afirmación sobre el informe británico fue compartida en francés, alemán, portugués y checo.

Captura de pantalla de una publicación en Twitter, realizada el 31 de enero de 2022

El informe es de octubre de 2021

Las publicaciones enlazan un “informe de vigilancia de la vacuna COVID-19” de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA, por sus siglas en inglés), publicado en la semana 42 del año 2021, es decir, el 21 de octubre pasado.

La agencia actualiza regularmente estos documentos, siendo el más reciente el informe del 27 de enero de 2022, a fecha de publicación de este artículo.

En la página 23 del informe del 21 de octubre de 2021 está la información resaltada por las publicaciones virales. En ella se analizan los datos relacionados con la seroprevalencia, es decir, la proporción de personas con determinados anticuerpos detectados en la sangre dentro de una población concreta.

El informe británico se centra en dos tipos de anticuerpos (las proteínas del sistema inmunitario, capaces de reconocer otras moléculas para facilitar su eliminación), los anticuerpos N y los anticuerpos S. Los primeros son producidos por el organismo en caso de infección por el virus del SARS-CoV-2, mientras que los segundos se forman en caso de infección o tras recibir la vacuna contra el coronavirus y se dirigen a la proteína de la espícula, según el informe de UKHSA y una portavoz de esta agencia entrevistada al respecto por la AFP el 7 de enero.

Un análisis sobre los anticuerpos N permite distinguir los anticuerpos generados por una infección de los surgidos después de la vacunación, como explicó el instituto alemán de salud Robert Koch en un compendio de análisis publicado en diciembre de 2021.

La vacuna, eficaz para prevenir casos graves

El informe de octubre de 2021 indica que la tasa de anticuerpos N era más débil en el caso de personas vacunadas. Esto es “lo esperado”, según la portavoz de la Agencia de Seguridad Sanitaria británica, y muestra que la vacunación puede limitar las formas graves del covid-19, porque un paciente vacunado que se contagia del virus podría tener una tasa de anticuerpos N más baja al haber padecido una infección menos grave.

Esta explicación no aparecía en el informe enlazado por las publicaciones virales, pero fue añadida por la agencia en posteriores documentos de vigilancia de las vacunas. Estos textos dicen: “El hecho de que los individuos con infecciones postvacunación tengan niveles de anticuerpos N más bajos que quienes tuvieron una infección primaria, probablemente refleje que las infecciones de los primeros pacientes fueron más cortas y leves”.

Captura de pantalla de un informe de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, sobre la semana 2 de 2022, realizada el 31 de enero de 2022

Daniel Sauter, profesor del Instituto de Virología Médica y Epidemiología de Enfermedades Virales de la Clínica Universitaria de Tubinga (Alemania), confirmó a la AFP el 12 de enero que este fenómeno es “previsible” y puede, efectivamente, mostrar que las personas vacunadas se ven menos afectadas por formas graves del virus.

“La eliminación exitosa del virus y la presencia de éste durante menos tiempo en el organismo estimulan en menor medida la formación de anticuerpos N”, desarrolló Sauter. Por lo tanto, las observaciones de la agencia británica, para el investigador, “no son particularmente sorprendentes”, al confirmar los datos que muestran otros estudios, como éste o éste: las personas vacunadas pueden, en general, eliminar más rápidamente el virus en caso de infección.

El sistema inmunitario no resulta dañado

“La tasa de anticuerpos N más baja, por sí sola, no nos permite concluir que el sistema inmunitario esté dañado”, explicó Daniel Sauter. “Al contrario, las tasas de anticuerpos N más bajas en personas vacunadas que en personas infectadas y no vacunadas indican que su sistema inmunitario funciona y que ha podido desarrollar una respuesta inmunitaria eficaz contra la proteína de la espícula, al responder a la vacunación”, desarrolló el investigador, quien concluyó: “La capacidad de producción de anticuerpos no se ve afectada en sí misma por la vacunación. El sistema inmunitario no resulta dañado”.

La portavoz de la agencia británica también aseguró a la AFP que la vacunación no destruye el sistema inmunitario y que las tasas de anticuerpos N más bajas no significan que esté afectado. La agencia recomienda la vacunación contra el covid-19, así como las dosis de refuerzo.

Como ya explicaron varios expertos a la AFP, los datos disponibles hasta la fecha no permiten afirmar que las dosis de refuerzo de la vacuna tengan un impacto negativo sobre la inmunidad, sino al contrario.

AFP Factual ha verificado en otras ocasiones mensajes virales sobre supuestos efectos de la vacunación contra el coronavirus en el sistema inmunitario (1, 2, 3).

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

Traducción y adaptación
VACUNAS COVID-19