Punto de vacunación contra el coronavirus en Hanói el 10 de septiembre de 2021 ( AFP / Nhac Nguyen)

Las vacunas ayudan al sistema inmunitario innato, no lo destruyen, como afirma un virólogo belga

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un texto publicado por varios sitios webs y que han compartido en redes sociales unos 3.000 usuarios desde junio de 2021 recopila afirmaciones de un virólogo “alemán” entre las que destaca que las vacunas contra el coronavirus “destruyen el ‘sistema inmunológico innato’”. El texto, visto por más de 96.000 usuarios en Telegram y que seguía circulando a mediados de octubre, alerta del “desastre” para la salud global que supone la vacunación masiva, pero los expertos opinan lo contrario. La OMS y los gobiernos apuestan por la vacunación para frenar la expansión del virus y sus nuevas variantes, y los especialistas insisten en que la vacuna sirve para activar el sistema inmunitario, no para destruirlo.

“Un virólogo alemán afirma que las vacunas covid destruyen el ‘sistema inmunológico innato’”, titula este artículo, compartido por un millar de usuarios, según la herramienta CrowdTangle. Otros sitios con el mensaje del virólogo fueron compartidos por cientos de usuarios, según la plataforma.

“Cualquiera que se ponga la vacuna COVID está destruyendo su sistema inmunológico innato”, considera el especialista en este vídeo, del que parten los textos viralizados. Sus palabras circularon en Facebook (1), Twitter (1) y Telegram. También fueron compartidas capturas de pantalla de los artículos en Facebook.

Según los textos virales, citando a Vanden Bossche, la “vacunación masiva crea una presión sobre la propagación del virus, que genera efectos adversos sobre el sistema inmunológico innato”.

Otro texto con parecidas afirmaciones de Vanden Bossche circuló en francés e inglés en marzo de 2021.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 20 de octubre de 2021

El virólogo mencionado por el artículo en español, sin embargo, no es alemán sino originario de la región belga de Flandes, y se presenta en Twitter como “consultor independiente en investigación de vacunas”. Según su currículum, ha trabajado en varias empresas farmacéuticas y para la Fundación Bill & Melinda Gates.

El sistema inmunológico innato

“Cualquiera que se ponga la vacuna COVID está destruyendo su sistema inmunológico innato”, dice en el vídeo Vanden Bossche, según la traducción al español que hace el artículo viral.

El inmunopatólogo Michel Moutschen, jefe del servicio de infectología y profesor en la Universidad de Lieja, explicó en marzo de 2021 a la AFP que las afirmaciones de Vanden Bossche “no tienen ningún sentido”, y confirmó que las vacunas “no tienen ningún impacto sobre la inmunidad natural”.

Esta página sobre vacunas del Gobierno español, firmada por la inmunóloga Carlota Dobaño, explica el mecanismo de éstas para “activar el sistema inmunitario”.

“Las vacunas incorporan los elementos fundamentales de la reacción inmune: el adyuvante, que estimula la inmunidad innata; y el antígeno, que estimula la inmunidad adaptativa; formulados con un vehículo que las introduce en las células del sistema inmune”, dice el texto de la experta. Y sigue: “La inmunidad innata es la primera línea de defensa tras el contagio inicial. Actúa de una manera rápida, no es específica y no tiene memoria, pero se puede entrenar”.

Las vacunas ofrecen una característica clave para la inmunidad adaptativa, que es “una defensa a largo plazo”, según Dobaño. “Tarda más en actuar, porque debe ser activada por la inmunidad innata y madurar. Es específica y tiene memoria, de manera que cuando le presentan un patógeno, recuerda si ya lo ha visto anteriormente y, en ese caso, responde más rápidamente”. Por eso la vacuna resulta eficaz.

La comunidad científica mantiene el consenso a favor de la vacunación, recordó en marzo la Agencia Europea del Medicamento (EMA) a la AFP: “Conviene destacar que existe un consenso muy amplio en la comunidad científica mundial sobre la capacidad de las vacunas para prevenir las enfermedades infecciosas, incluido el covid-19”. “Las vacunas seguras y eficaces contra el covid-19 protegen a los individuos contra el desarrollo de una enfermedad grave que podría, de otro modo, implicar una hospitalización o un fin fatal. Esto es particularmente importante para los profesionales sanitarios y las poblaciones vulnerables, como personas de edad avanzada o con enfermedades crónicas”, declaró la EMA a la AFP.

La proteína espiga

“La proteína de la espiga en la variante [del virus SARS-CoV-2] es una versión diferente de la que se utiliza en las vacunas (...) lo que significa que [quienes reciben] esta vacuna pueden seguir propagando el virus”, es otra frase de la grabación del virólogo belga, según la traducción al español.

El doctor Jaime Jesús Pérez-Martín contó por teléfono a AFP Factual: “Por mucho fundamento que le quiera dar” Vanden Bossche al razonamiento de los anticuerpos y la proteína espiga, estos “son tonterías”. Hasta el momento “han aparecido variantes después de la original” descubierta en Wuhan “y nada” de lo que dice el virólogo belga “ha sucedido”.

“Lo que se ha demostrado” con las vacunas “es que disminuye la gravedad, que protege frente a la enfermedad, frente a la infección y muchísimo frente a la hospitalización”, consideró Pérez-Martín. Para él, las palabras del virólogo belga se basan “en futurología (...) uno puede plantear hipótesis” sobre lo que ocurrirá, pero “cuando alguien plantea una hipótesis tiene que plantear una alternativa”. “¿Cuál es la alternativa?”, se preguntó el médico español, quien recordó la situación en los meses iniciales de pandemia, cuando aún no se habían desarrollado las vacunas.

“Las vacunas diseñadas frente a la variante originaria de Wuhan han protegido frente a todas las variantes que hemos tenido hasta el momento con una eficacia muy alta, más del 90% frente a enfermedad grave y hospitalización”, señaló Pérez, que matizó que “en algunos momentos puede bajar esa efectividad, con el tiempo transcurrido”.

Todos los virus mutan para sobrevivir y escapar a medicamentos, anticuerpos y vacunas. Los científicos vigilan la aparición de estas variantes y mantienen la insistencia en las vacunas y la higiene como medidas para frenar su avance.

Pero los coronavirus tienen la particularidad de ser más estables que otros virus del mismo tipo, según el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica francés (INSERM).

“A diferencia de otros virus de ARN, los coronavirus tienen un sistema de corrección de errores de copia”, contó a la AFP Moutschen. “Hay que entender que la parte de la proteína espigaque sufre estas mutaciones ‘de escape’ es precisamente la que el virus utiliza para infectar nuestras células”. Por tanto, el número de mutaciones que permiten la evasión inmunitaria sin afectar la virulencia del virus es limitado. El virus “no puede permitirse todas las cosas. Es como un vehículo: puedes cambiar hasta el infinito el color de las ruedas, pero no verás jamás un vehículo con las ruedas cuadradas”, expuso el infectólogo.

Las vacunas aprobadas contra el coronavirus ya cuentan con las posibles mutaciones de la espiga y un estudio de la Universidad de Southampton descubrió que las propiedades clave de las proteínas espiga del virus coinciden con las desarrolladas en laboratorio imitándolas.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC) insiste en la vacunación como herramienta frente a las nuevas variantes del virus.

El “escape inmunológico”

Vanden Bossche mantiene, según el vídeo de junio, que sumaba más de 450.000 reproducciones a mediados de octubre de 2021, que las mutaciones del virus “harán que las variantes tengan ventaja”. La teoría del virólogo belga parte de que las campañas de vacunación pueden llegar a ser más peligrosas que el virus, por un “escape inmunológico”, ya que se desarrollarían variantes más resistentes a las vacunas y más peligrosas.

Según los expertos, parar las campañas de vacunación no impediría que aparecieran nuevas variantes. Al contrario, dejar el virus circulando libremente favorecería las mutaciones del virus y, por tanto, el riesgo de aparición de variantes más infecciosas o más peligrosas.

“La inmunidad natural tampoco es definitiva y pueden escapar [a ella] las nuevas variantes”, comentó el experto Pérez-Martín. Según él, una de las variables que se mide cuando aparece una nueva variante “es si escapa a la inmunidad natural o a las vacunas, siempre se consideran” ambas porque “tienen unas semejanzas que hacen que las variantes, si escapan, escapen a las dos”.

El microbiólogo Kai Kupferschmidt explicó en este artículo en enero de 2021 que, históricamente, “pocos virus han logrado desarrollar una resistencia a las vacunas, a excepción de la gripe estacional, que evoluciona tan rápidamente por sí misma - sin presión de campañas de vacunación - que necesita una nueva vacuna cada año”.

El epidemiólogo y bioestadístico Pascal Crépey, de la Escuela de Altos Estudios en Salud Pública francés, comentó a la AFP en febrero de 2021: “La estrategia ideal es mantener un nivel de circulación lo más bajo posible y vacunar lo más rápidamente posible para dejar el menor tiempo y oportunidades posibles al virus de desarrollar resistencia a las vacunas”.

Ante cualquier variante “por diferente que fuera, algo de protección nos darían las vacunas”, destacó Pérez-Martín. “En el peor de los casos”, que es que surgiera una variante muy diferente y las vacunas no protegieran en absoluto, “habría que rediseñar una vacuna más específica”.

Esta conclusión la comparten científicos de Flanders Vaccine, plataforma de expertos en inmunoterapia y en vacunas en humanos y animales. Una vez desarrolladas, las vacunas pueden adaptarse rápidamente a las nuevas variantes. “Es bastante fácil adaptar las vacunas a las nuevas mutaciones”, explicó uno de los investigadores de la plataforma a la AFP en marzo de 2021, subrayando que las “vacunas de segunda generación (...)incluyen ya nuevas mutaciones” del virus.

Los “peligros” de la vacuna para los niños

El artículo sobre el doctor Vanden Bossche hace referencia al final a otro especialista, Sucharit Bhakdi, quien alerta de los “peligros” de la vacuna en los niños. Bhakdi es un microbiólogo retirado y fue profesor de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, en Alemania, donde trabajó en el departamento de Microbiología e Higiene Médica. El equipo de verificación de AFP publicó artículos sobre otras declaraciones suyas aquí y aquí.

Aparte de enfatizar que las vacunas hacen que el sistema inmunológico “explote” para combatir al virus, pide no inocular a los niños “porque no tienen absolutamente ninguna posibilidad de defenderse por sí mismos”.

Una profesora enseña a un niño de preescolar a lavarse las manos, en la localidad india de Chennai el 1 de septiembre de 2021 ( AFP / Arun Sankar)

La vacuna contra el coronavirus se aplica en adolescentes en países como Estados Unidos o España, de momento, aunque el laboratorio Pfizer/BioNTech anunció en octubre de 2021 que su vacuna tenía una eficacia del 90,7% en la prevención de casos sintomáticos de covid-19, según un ensayo clínico con niños de entre cinco y 11 años.

El Instituto Robert Koch (RKI) alemán explica en su página: “El sistema inmunológico del niño, que está bien equipado para esta tarea, se ocupa de una cantidad mucho mayor de antígenos a diario que en el caso de las vacunas”.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), resumen que el sistema inmunitario de los bebés “puede luchar contra la mayoría de los microbios, pero hay algunas enfermedades mortales que no puede combatir”, por lo que necesitan que las vacunas “refuercen su sistema inmunitario”. “Las vacunas usan cantidades muy pequeñas de antígenos para ayudar al sistema inmunitario de su hijo a reconocer y a aprender a luchar contra enfermedades graves. Los antígenos son partes de microbios que hacen que el sistema inmunitario del cuerpo se ponga en funcionamiento”, concluye el sitio de los CDC.

Ya en 2002, el American Journal of the Academy of Pediatrics abordó las preocupaciones habituales de los padres sobre las vacunas, entre ellas el miedo a un sistema inmunológico debilitado o agotado. “Los niños vacunados no tienen mayor riesgo de infecciones posteriores con otros patógenos que los niños no vacunados”, consideraron los autores del artículo.

*Esta verificación se realizó en base a información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

Traducción y adaptación
COVID-19 VACUNAS