Una joven recibe la primera dosis de la vacuna Sputnik-V contra el covid-19, en Ciudad de México, el 27 de julio de 2021 ( (AFP / Alfredo Estrella))

Reportes británicos no muestran que las vacunas anticovid reduzcan el sistema inmune o causen sida

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Artículos adaptados desde un texto en inglés señalan que datos sobre la vacunación contra el covid-19 recogidos por el Reino Unido revelaron una “degradación del sistema inmunitario” a largo plazo de los inmunizados, por lo que están desarrollando sida. Las informaciones han circulado en redes sociales en diversos idiomas desde el 20 de octubre de 2021, e incluso fueron reproducidas por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, durante una de sus alocuciones en línea. Sin embargo, las conclusiones atribuidas a los informes oficiales de vigilancia de los inmunizantes son falsas, informaron las autoridades sanitarias británicas a la AFP. Las vacunas, según especialistas, no merman el sistema inmune, sino que lo estimulan para combatir el coronavirus.

“Personas totalmente vacunadas desarrollan síndrome de inmunodeficiencia adquirida, muestra informe del Reino Unido”, dice el título de uno de los artículos. La afirmación ha sido compartida también en otro sitio web (1), bajo el encabezado “Gobierno Reino Unido: Los vacunados están desarrollando SIDA”, así como en Facebook (1, 2) y Twitter (1, 2).

Los textos viralizados señalan que “las personas que han sido ‘completamente vacunadas’ para el coronavirus (Covid-19) están perdiendo alrededor del cinco por ciento de su sistema inmunológico por semana”.

También que “las personas de 30 a 50 años tendrán un 100% de degradación del sistema inmunológico, cero defensa viral para Navidad y todas las personas doblemente vacunadas mayores de 30 años habrán perdido su sistema inmunológico en marzo del próximo año”.

Captura de pantalla de un sitio web hecha el 25 de octubre de 2021

Versiones similares circularon en portugués, inglés y francés.

Una búsqueda en internet reveló que el artículo fue publicado originalmente en inglés el 10 de octubre pasado en el sitio The Exposé UK, el cual ha sido verificado por la AFP en varias ocasiones por difundir información falsa sobre vacunación contra el covid-19 (1, 2).

Reportes oficiales de Reino Unido

De acuerdo con los artículos viralizados, la información sobre un supuesto deterioro del sistema inmunitario y posterior desarrollo del sida en los vacunados contra el covid-19 proviene de un “Informe de Vigilancia de Vacunas del Reino Unido sobre los casos de Covid-19” realizado por la Public Health England (PHE, por sus siglas en inglés), las autoridades sanitarias inglesas.

El sida, o síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es una enfermedad causada por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que destruye el sistema inmunológico.

Los textos adjuntan los enlaces a los informes semanales oficiales de seguimiento de las vacunas contra el covid-19 para las semanas 36, 37, 38, 39 y 40 de 2021, que cubren el período del 6 de septiembre al 10 de octubre. En estos documentos, las tablas indican el “número de casos de covid-19 clasificados por situación de vacunación”, que se presentan por grupo de edad.

Captura de pantalla de un informe sobre la vacunación contra el covid-19 de las autoridades británicas, hecha el 18 de octubre de 2021

En las tablas es posible ver la proporción de personas infectadas con el virus que ya han recibido una dosis de alguno de los inmunizantes anticovid; de las personas vacunadas con dos dosis, o que tienen un esquema completo (más de 14 días después de la segunda aplicación), y de las que no han sido vacunadas en Reino Unido para la semana 37, como se muestra a continuación.

Captura de pantalla de un informe sobre la vacunación contra el covid-19 de las autoridades británicas, hecha el 18 de octubre de 2021

Los artículos virales muestran esas cifras, pero agregan a la derecha de cada una de las tablas dos columnas que no están presentes en los documentos oficiales, como se muestra en la captura abajo para la semana 37. La primera casilla se titula: “Estimulación o degradación del sistema inmunológico % (UV ) / U cuando es positivo (fórmula de Pfizer) (UV) / V cuando es negativo”. La segunda tiene la etiqueta “Aumento/Disminución semanal”.

Captura de pantalla de una tabla publicada en el sitio TierraPura.org, hecha el 24 de octubre de 2021

Los resultados de la columna “Aumento/Disminución semanal” fueron recogidos en una tabla general, que se muestra en la siguiente la captura de pantalla e informa sobre el supuesto número de “semanas antes de una falla general del sistema inmunológico (100% de degradación)” de los vacunados, clasificados por grupo de edad:

Captura de pantalla de una tabla publicada en el sitio TierraPura.org, hecha el 24 de octubre de 2021

Uno de los artículos dice que “el grupo demográfico más desfavorecido son las personas de 40 a 49 años, que sufren una pérdida total del sistema inmunológico en aproximadamente nueve semanas”.

Y añade: “Las personas que toman las inyecciones [de refuerzo] solo acelerarán este proceso al agregar aún más químicos como el óxido de grafeno”. AFP Factual ya ha verificado en numerosas oportunidades (1, 2, 3) que las vacunas contra el covid-19 no contienen ese nanomaterial y que este no posee propiedades magnéticas.

Mala interpretación de los datos

“Este artículo es falso”, informó la PHE el 20 de octubre pasado al equipo de verificación de la AFP, en referencia a la versión original en inglés de las publicaciones viralizadas. El sitio web Exposé UK no precisa el significado de las categorías agregadas, ni el origen de los porcentajes obtenidos que no aparecen en los informes originales.

Una búsqueda por las palabras claves “sistema inmunológico” en inglés en los cinco informes citados no arrojó resultados. Los estudios británicos de vigilancia de las vacunas anticovid tampoco mencionan una “degradación del sistema inmunológico de las personas vacunadas”. Por el contrario, concluyen que las vacunas son eficaces contra formas graves del covid-19.

En el informe de la semana 37, por ejemplo, la PHE señala que la tasa de muertes y hospitalizaciones registradas entre los 28 y 60 días después de una prueba de covid positiva “aumenta con la edad” y es “significativamente más alta en personas no vacunadas que en personas completamente vacunadas”.

Una enfermera aplica una dosis de la vacuna de Pfizer contra el covid-19 en Haxby, al norte de Inglaterra, el 22 de diciembre de 2020 ( AFP / Lindsey Parnaby)

Las autoridades sanitarias británicas también recuerdan que “incluso con una vacuna altamente eficaz, se espera que ocurra una alta proporción de casos, hospitalizaciones y muertes en personas vacunadas, simplemente porque una mayor proporción de la población está vacunada (...) y ninguna vacuna es 100% eficaz”.

El documento agrega: “Esto es especialmente cierto porque se ha priorizado la vacunación en personas más susceptibles o con mayor riesgo de enfermedad grave. Los individuos en grupos de riesgo también pueden tener un mayor riesgo de hospitalización o muerte debido a causas distintas del covid-19 y, por lo tanto, pueden ser hospitalizados o morir con covid-19 y no a causa del covid-19”.

Los informes de las autoridades sanitarias británicas, citados como fuente de las publicaciones virales, tampoco mencionan ningún riesgo de que la vacunación contra el covid-19 eventualmente cause sida. Los términos “Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida” o “sida” no aparecen en esos informes de vigilancia de las vacunas.

La inmunización contra el virus SARS-CoV-2, que causa el covid-19, realizada por vía intramuscular con equipo debidamente esterilizado tampoco permite la transmisión del VIH.

Usuarios en las redes sociales en Brasil también afirmaron que el presidente Jair Bolsonaro usó como fuente de sus afirmaciones en su transmisión en vivo del 21 de octubre pasado -eliminada después por Facebook, Instagram y YouTube- un artículo de la revista brasileña Exame. Sin embargo, el reportaje, publicado en octubre de 2020, no se refiere a los informes británicos citados por el mandatario.

El texto informaba sobre una carta publicada ese año en la revista científica The Lancet, en la que investigadores alertaron sobre “un posible riesgo” vinculado a algunas vacunas contra el covid-19. Según los científicos, algunos de los inmunizantes que utilizan un tipo específico de adenovirus parecían aumentar las posibilidades de infección de VIH en personas que tuvieran contacto con el virus.

Contactada por el equipo de verificación de la AFP, Susan Buchbinder, directora de Investigación y Prevención del VIH en el Departamento de Salud Pública de San Francisco, Estados Unidos, y una de las autoras de la carta enviada a The Lancet, afirmó que este “es apenas un riesgo teórico” y que ella y sus colegas no fueron “capaces de encontrar el mecanismo exacto por el que el peligro de infección se presentó”.

Sin impacto en inmunidad natural

La afirmación de que las vacunas contra el covid-19 destruyen el sistema inmunológico no se basa en ninguna evidencia científica y “no tienen sentido”, explicaron expertos consultados por la AFP.

Al contrario, las vacunas contra el covid-19 que han sido aprobadas hasta el momento estimulan al sistema inmunológico para inducir una protección frente al virus causante del covid-19. Los inmunizantes usan diferentes técnicas para ello, como el ARN mensajero o los vectores virales.

“Las vacunas no tienen impacto en la inmunidad natural”, dijo a la AFP en marzo pasado Michel Moutschen, profesor de inmunopatología de la Universidad de Lieja, en Bélgica.

De acuerdo con este documento del Centro Regional para la Prevención del sida y la Salud de los Jóvenes (Crisp, por sus siglas en francés) de Île-de-France, Francia, las vacunas recurren al sistema inmunológico para complementar la inmunidad innata con la inmunidad adquirida.

Por esa razón, “no hay forma de que la vacuna pueda debilitar el sistema inmunológico”, dijo Srđa Janković, inmunólogo miembro del comité del Gobierno serbio para el manejo de la pandemia, y menos aún que lo “destruya” a largo plazo, añadió a la AFP en diciembre de 2020 Maja Stanojevic, viróloga del Instituto de Microbiología e Inmunología de Belgrado y consultora de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Stanojevic expresó que “no hay procedimiento médico sin riesgo” y que siempre existe “cierto peligro de consecuencias no deseadas para cualquier vacuna, pero considerando el nivel general de la población y el número de personas vacunadas, este riesgo es significativamente pequeño”.

La seguridad de las vacunas es supervisada por la OMS y la Agencia Europea de Medicamentos.

Un hombre muestra un frasco del imunizante CoronaVac después de recibir la vacuna en una comunidad del río Moju, en el estado de Pará, Brasil, el 8 de abril de 2021 ( AFP / João Paulo Guimarães)

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el continente americano se han aplicado, hasta el 26 de octubre de 2021, más de 500 millones de pautas de inmunización completas. La OMS certifica las vacunas anticovid en una lista.

Aunque muy raras, se han asociado algunas afecciones graves a las vacunas de AstraZeneca (trombosis), de ARN mensajero (pericarditis y miocarditis) o de Janssen (síndrome de Guillain-Barré). La mayoría de los efectos secundarios de las vacunas contra el covid-19, sin embargo, son leves (dolor en el lugar de la inyección y fiebre, por ejemplo).

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) concluyó en un dictamen del pasado 9 de julio que: “Los beneficios de todas las vacunas contra el covid-19 autorizadas son mayores a los riesgos, dado el riesgo de la enfermedad por covid-19 y las complicaciones relacionadas; la evidencia científica demuestra que reducen las muertes y las hospitalizaciones por el covid-19”.

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

COVID-19 VACUNAS