Una enfermera prepara una dosis de la vacuna covid-19 de Johnson & Johnson en Los Ángeles, Estados Unidos, el 15 de diciembre de 2021 ( AFP / Frederic J. Brown)

Es falso que las vacunas anticovid debiliten el sistema inmunitario

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Varias publicaciones en redes sociales contienen un artículo según el cual las vacunas contra el covid-19 comprometen el sistema inmunológico de los receptores, causando el “síndrome de inmunodeficiencia adquirida por la vacuna”. Las entradas, compartidas cientos de veces, circulan desde el 12 de diciembre de 2021. Sin embargo, las afirmaciones son falsas. Expertos médicos, uno de ellos autor de un estudio usado como base de la afirmación, dijeron a la AFP que las vacunas no tienen este efecto.

“Incluso la globalista THE LANCET ya habla del SIDA vacunal o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida por Vacuna”, dicen algunas de las publicaciones que comparten una nota en Facebook y Twitter (1, 2).

Contenidos similares también han circulado en inglés, chino y portugués.

Captura de pantalla realizada el 21 de diciembre de 2021 de un artículo en el sitio web America’s Frontline Doctors

Las entradas virales comparten un artículo publicado el 12 de diciembre bajo el título “Síndrome de InmunoDeficiencia Adquirida por la Vacuna (VAIDS): ‘Deberíamos anticiparnos a ver este desgaste inmunológico más ampliamente’”. La nota se encuentra en el sitio web de America's Frontline Doctors, un grupo que ha hecho otras afirmaciones ya verificadas como inexactas por la AFP (1, 2, 3).

El artículo difundido cita un estudio de la revista médica The Lancet que encontró que la protección de las vacunas covid-19 disminuye con el tiempo. La investigación aún no ha sido revisada formalmente por otros científicos.

Sin embargo, el artículo viral utiliza los hallazgos del estudio científico para afirmar que “los médicos llaman a este fenómeno en los repetidamente vacunados ‘erosión inmunológica’ o ‘inmunodeficiencia adquirida’, lo que explica la elevada incidencia de miocarditis y otras enfermedades posteriores a la vacuna que los afectan más rápidamente, provocando la muerte, o más lentamente, lo que resulta en enfermedades crónicas”.

Uno de los autores del estudio, Peter Nordstorm, médico del Departamento de Medicina Comunitaria de Suecia y profesor de la Universidad de Umea, tildó las afirmaciones de “desinformación”.

“No es cierto que hayamos visto un efecto inverso significativo de la vacuna en algún subgrupo”, dijo Nordstrom a la AFP el 15 de diciembre. El estudio halló que la “efectividad de las vacunas contra la infección sintomática por covid-19 disminuye progresivamente con el tiempo” a diferentes ritmos según el subgrupo. El estudio no hace mención al supuesto VAIDS.

Nordstrom agregó: “También es falso afirmar que la vacunación provoque una erosión inmunológica o una inmunodeficiencia adquirida, si es que existe algo así, según nuestros datos o cualquier otro dato que yo conozca”.

Pablo Peñaloza-MacMaster, profesor asistente de microbiología-inmunología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Estados Unidos, estuvo de acuerdo: “Las vacunas covid-19 no causan inmunosupresión”, dijo a la AFP el 16 de diciembre.

“Esto es información falsa, es como decir que la Tierra es plana. Estas vacunas ya se han administrado a millones de personas en todo el mundo y los datos muestran que son extremadamente seguras y efectivas, incluso en personas con afecciones preexistentes o sistemas inmunes debilitados”, explicó Peñaloza-MacMaster.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan la aplicación de dosis de refuerzo debido a la disminución de la protección de las vacunas anticovid al cabo de un tiempo.

Pero esta recomendación “no significa que [las vacunas] estén socavando el sistema inmunológico” de quien las recibe, sino que “es necesaria una tercera dosis para optimizar esa respuesta” inmune, declaró a la AFP el 17 de diciembre Thomas Russo, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas Jacobs de la Universidad de Buffalo, Estados Unidos.

Russo añadió que “no es verdad que la vacunación provoque” un debilitamiento del sistema inmunológico sino que, “en realidad, hace lo contrario”.

Jason McKnight, profesor asistente clínico de la Facultad de Medicina de Texas A&M, también desestimó las publicaciones virales: “No existe el síndrome de inmunodeficiencia adquirida por vacuna o VAIDS”, comentó a la AFP el 17 de diciembre. “La afirmación de que la reducción de los niveles de anticuerpos a lo largo de los meses respalda la presencia de VAIDS es falsa; es simplemente un fenómeno natural que vemos con el sistema inmunológico”, explicó.

Centro de vacunación covid-19 del Parque de las Naciones en Lisboa, el 18 de diciembre de 2021 ( AFP / Patricia De Melo Moreira)

Algunas publicaciones que contienen el artículo (1, 2) agregan que el estudio de The Lancet “demostró que la protección contra covid-19 disminuyó con el tiempo, de tal manera que a los seis meses algunos de los grupos vacunados estaban en mayor riesgo que sus pares no vacunados”.

Si bien la investigación halló que la eficacia de las vacunas anticovid “disminuye progresivamente con el tiempo”, a un “ritmo diferente” dependiendo del tipo de vacuna, no hace mención a que personas no vacunadas tengan un menor riesgo que las vacunadas. Por el contrario, dice que estos resultados “refuerzan la justificación basada en la evidencia para la administración de una tercera dosis”.

Traducción y adaptación
VACUNAS COVID-19