El dióxido de cloro no “ayuda a sanar” la esclerosis múltiple ni es beneficioso para la salud

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.
 

El dióxido de cloro no tiene propiedades aprobadas como tratamiento de salud y su utilización puede resultar tóxica, de acuerdo con expertos consultados por la AFP. Sin embargo, publicaciones en redes sociales aseguran que esta substancia de fabricación casera “ayuda a sanar” patologías como la fibromialgia y la esclerosis múltiple, además de prevenir la osteoporosis y “eliminar el cutis graso”, entre otros supuestos beneficios. Las entradas han sido difundidas más de 5.000 veces desde fines de 2021.

“BENEFICIOS QUE NO SABIAS SOBRE EL CDS [dióxido de cloro] CLO2”, anuncian publicaciones en Facebook (1, 2) y Telegram, que incluyen una lista de varias patologías y condiciones que esta sustancia supuestamente trata o cura, incluyendo afecciones tan distintas como la esclerosis múltiple, el cutis graso y el fibroma uterino.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 4 de agosto de 2022

AFP Factual ha verificado numerosas publicaciones en redes sociales que promueven este supuesto medicamento que lo cura todo (1, 2, 3, 4). Pero se trata de afirmaciones sin base científica.

Dióxido de cloro: falsas promesas y denuncias

El dióxido de cloro o “CDS” es una combinación de clorito sódico y ácido clorhídrico de fabricación casera, que ha sido promovido como “cura” o “solución” para varios tipos de afecciones, trastorno o enfermedad del ser humano, desde picaduras de insectos y acné hasta cáncer, alzheimer o autismo. También se promociona como método anticonceptivo.

Andreas Kalcker, cuya fotografía aparece en varias publicaciones virales, es uno de los principales promotores del producto en América Latina y España. Debido a sus tratamientos pseudocientíficos, ha sido objeto de varias investigaciones y denuncias, tanto por la justicia española en 2019, como por el Colegio Oficial de Médicos de Alicante (COMA), en 2018. En enero de 2021, un fiscal federal argentino abrió una investigación penal en su contra por promover el consumo de dióxido de cloro.

Ante la aparición del SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19, Kalcker aseguró que la sustancia prevenía y curaba la enfermedad, afirmación falsa ya verificada por la AFP y sobre la que alertaron autoridades sanitarias de varios países latinoamericanos (1, 2, 3), así como la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos.

En Argentina, el consumo del producto ha dejado víctimas fatales. En Colombia, de acuerdo con reportes de la prensa local, hubo cinco intoxicaciones en ese país durante los primeros meses de 2021.

Nelson Varela, doctor en ciencias biomédicas y académico de la Universidad de Chile, dijo a la AFP en diciembre de 2021 que no existe ningún estudio que demuestre que la sustancia tenga efectos beneficiosos para alguna enfermedad humana, y agregó que es “tremendamente irregular” que un fármaco se prepare en casa: “Nadie puede preparar un medicamento en su casa. Para que algo sea medicamento, debe pasar por estudios clínicos”, dijo.

Quienes promocionan su consumo en redes sociales, incluyendo Kalcker, se limitan a “demostrar” la supuesta eficacia del dióxido de cloro únicamente a través de testimonios personales.

Científicos del Instituto Gorgas realizan un estudio con células madre el 27 de mayo de 2020 en Ciudad de Panamá ( AFP / Luis Acosta)

Sin estudios y sin aval

No hay estudios clínicos que avalen el uso médico del dióxido de cloro para ninguna de las condiciones y patologías mencionadas en la publicación viral.

En la base de datos PubMed de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos no hay registro de investigaciones que den cuenta de su efectividad para tratar la esclerosis múltiple o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la fibromialgia, la osteoporosis o los fibromas. Tampoco hay estudios que prueben que ingerir dióxido de cloro “produce” células madre“No hay ningún tipo de evidencia de que ninguna dieta influya en la ‘producción’ de células madre”, dijo a AFP Factual el hematólogo argentino Daniel Sutovsky—, o sus beneficios para el hígado o la piel grasa.

En cambio, en PubMed sí hay varias investigaciones (1, 2, 3) relacionadas con envenenamiento por dicha sustancia.

El doctor W. Charles Huskins, médico de enfermedades infecciosas pediátricas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, dijo a AFP Factual que “podría haber toxicidad directa en los tejidos del tracto gastrointestinal superior por la administración de dióxido de cloro por vía oral. Y puede producir consecuencias en otros órganos internos dependiendo de la cantidad absorbida”.

Sara Hassan, hepatóloga de trasplantes pediátricos del Centro Infantil de la Clínica Mayo en Rochester, coincidió: “Si el dióxido de cloro se ingiere puede causar daños en el tracto gastrointestinal. Los daños dependerán probablemente de la dosis, la concentración y la duración de la exposición”, señaló. 

“Además de la lesión química, puede provocar diarrea y vómitos y una profunda deshidratación, insuficiencia respiratoria y muerte. También se han notificado casos de insuficiencia hepática aguda por ingestión de dióxido de cloro”, explicó a la AFP.

Fibromialgia, ELA y esclerosis múltiple

Consultado por los supuestos beneficios para tratar la esclerosis múltiple, la fibromialgia y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), el neurólogo Facundo Latini, investigador en la Unidad Ejecutora de Estudios en Neurociencias y Sistemas Complejos de Conicet, Argentina, recalcó que la condición que las origina no es la misma, como sugiere la publicación viral, y que “ninguna de las tres patologías se trata con dióxido de cloro”.

La autora Leah Stavenhagen, que padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA), durante una entrevista en París el 5 de mayo de 2022 ( AFP / Emmanuel Dunand)

“Para la ELA se utilizan antioxidantes específicos (edaravone o riluzole) cuya función es prolongar la entrada del paciente al respirador”, explicó Latini. “Para la esclerosis múltiple se utilizan fármacos inmunosupresores o inmunomoduladores, además de interferones. La función de estos fármacos es evitar los brotes que llegan con la patología”. 

El tratamiento de la fibromialgia implica tratar el dolor. “Se utilizan antidepresivos y bloqueantes de canales de calcio con efectividad variable”, dijo Latini. Y remarcó: “Ya existen tratamientos disponibles y efectivos. Solo se necesita un buen diagnóstico y un buen especialista”.

Osteopenia, osteoporosis, artrosis y artritis

La doctora Vera Lucia Szejnfeld, coordinadora de la Comisión de Osteoporosis y Enfermedades Osteometabólicas de la Sociedad Brasileña de Reumatología, dijo a la AFP que las afirmaciones de la publicación viral “no tienen sentido”.

“La osteoporosis es una enfermedad metabólica. La osteoartritis o artrosis es una enfermedad degenerativa. Y la artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria autoinmune. ¿Cómo podría un fármaco, aunque fuera un adyuvante, ayudar en todas ellas?”, dijo. “Las causas de estas condiciones de salud no son las mismas, por lo que el tratamiento es totalmente diferente para cada una”.

Szejnfeld remarcó que no hay base científica alguna que justifique el uso de dióxido de cloro para tratar estas condiciones. “Para la osteopenia y la osteoporosis, el tratamiento es calcio, vitamina D y algunos medicamentos específicos”, detalló. “Para la artrosis, el adelgazamiento y la actividad física, y para la artritis reumatoide los antiinflamatorios, corticoides y otros medicamentos específicos”. 

Condiciones del útero

AFP Factual ya ha verificado la afirmación de que el dióxido de cloro puede tratar afecciones uterinas. En esta verificación,  la ginecóloga argentina María Elisa Moltoni y la gineco-obstetra de la Universidad de Chile Dominique Truan Kaplan, coincidieron en que no existe ninguna evidencia científica seria que avale su uso. Y, al igual que Latini, señalaron que “ya hay tratamientos efectivos, probados y seguros” para tratar patologías uterinas y ginecológicas.