Las vacunas contra el covid-19 han demostrado eficacia, mientras que el dióxido de cloro no

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

En un video compartido más de 1.500 veces en redes sociales desde el 1 de diciembre pasado, el alemán Andreas Kalcker compara la aplicación de las vacunas contra el covid-19 a un “holocausto” y dice que 108 futbolistas murieron tras inmunizarse. También asegura que el dióxido de cloro, que él promociona, cura esta enfermedad. Pero sus afirmaciones carecen de sustento: no se han reportado “108 muertes” entre futbolistas, y según los registros de autoridades sanitarias las vacunas han disminuido la mortalidad por la enfermedad. Además, el dióxido de cloro no solo no tiene propiedades curativas, sino que su consumo es potencialmente tóxico.

Kalcker afirma en la grabación, que circula en Facebook (1), Twitter, Instagram (1) y Telegram, que para evitar el “mayor holocausto” de la historia de la humanidad hay que oponerse a la vacunación obligatoria. También asegura que “la solución al coronavirus” es un compuesto químico llamado dióxido de cloro, y que si gobiernos y autoridades sanitarias no lo tienen en cuenta es porque “hay una agenda detrás”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 3 de diciembre de 2021

Andreas Kalcker se presenta comoinvestigador biofísico. Oriundo de Alemania, se dedica a promover el consumo de dióxido de cloro para tratar múltiples enfermedades, incluyendo el covid-19. Sostiene, además, que las vacunas en general sonel fraude médico más grande de la historia y asegura que un protocolo de su invención puede curarel autismo.

Kalcker ha sido objeto de varias investigaciones y denuncias debido a sus tratamientos pseudocientíficos, tanto por la Justicia española en 2019, como por el Colegio Oficial de Médicos de Alicante (COMA), en 2018. En enero de 2021, un fiscal federal argentino abrió una investigación penal en su contra por promover el consumo de dióxido de cloro.

¿108 futbolistas muertos?

En la secuencia, el alemán justifica su oposición a la vacunación contra el covid-19 por la cantidad de muertos que esta ha ocasionado: “Muchos muertos, además de 108 futbolistas”.

Desde que en junio pasado el jugador danés Christian Eriksen sufriera un infarto en pleno partido de la Eurocopa -sin estar vacunado en ese momento, como verificó la AFP-, se han multiplicado las acusaciones a las vacunas anticovid por problemas cardíacos entre deportistas.

Pero la cifra que da Kalcker parte de un cálculo sin sustento, que proviene de un artículo de noviembre pasado del sitio israelí RTnews ya verificado por la AFP. En él se hace referencia a distintos atletas que se han rehusado a recibir una vacuna contra el covid-19, y se afirma que 108 deportistas (no solo futbolistas) han fallecido de forma repentina desde el inicio de las campañas de inoculación.

Yaffa Shir-Raz, la autora del artículo, que se presenta como periodista de salud, recopiló una lista de 108 publicaciones que informan de la muerte súbita de deportistas en 2021. Muchas de esas afirmaciones provienen de blogs o medios de comunicación desconocidos o de tuits sin fuente.

Con base en esa lista, la autora afirma haber identificado a 21 futbolistas que murieron de un paro cardíaco. Luego busca comparar esta cifra con la de años anteriores para poder definir una tendencia. "Para saber cuántas muertes se han producido realmente en las dos últimas décadas entre los jugadores de la FIFA (2001-2020), utilizamos Wikipedia", dice, enlazando esta "Lista de futbolistas fallecidos en el campo de juego" de la enciclopedia colaborativa en línea.

Tras comparar ambas fuentes, Shir-Raz concluye que se habrían producido "unas cinco veces más" muertes de este tipo en 2021 que en años anteriores.

Jean-Marie Vailloud, cardiólogo de una clínica de rehabilitación de Marsella, aseguró a la AFP que la conclusión de la autora israelí "no está basada en nada" y que utilizar publicaciones en línea muy diferentes entre sí para construir una muestra de base "y luego tomar una lista de Wikipedia para comparar y extraer tendencias de ella" va "en contra de la práctica científica".

El comité encargado del "registro de muertes súbitas cardíacas" en el fútbol, adscrito a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), ha registrado "617 casos de muerte súbita" entre 2014 y 2018.

Las cifras oficiales de muertes súbitas cardíacas en los campos de fútbol para 2021 todavía se están analizando, pero la entidad informó en un correo electrónico a la AFP el 25 de noviembre pasado no haber visto "ninguna dinámica particular [en comparación con años anteriores]".

Tim Meyer, presidente de la comisión médica de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) y médico de la selección alemana, dijo a la AFP:

El dióxido de cloro no cura el covid-19

En su portal, Kalcker anima a fabricar dióxido de cloro en casa combinando clorito sódico y ácido clorhídrico. En el video viral, asegura que esa sustancia sirve para tratar el coronavirus “antes, durante y después”, y que su eficacia está comprobada. Esto es falso.

Ante la aparición del SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19, se difundió la idea de que el consumo de dióxido de cloro podría ser un método de prevención y cura de la enfermedad. Pero autoridades sanitarias de varios países han advertido acerca de los riesgos que entraña esa sustancia para la salud. Ya en 2016, tres años antes de haberse identificado este virus, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica de Argentina (Anmat) emitió un comunicado donde recomendaba abstenerse de su consumo.

En Perú, el Ministerio de Salud lanzó una alerta advirtiendo contra su ingesta en 2019, lo mismo que en Ecuador, Colombia y Paraguay en 2020 y 2021. La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos también publicó una advertencia contra el uso de dióxido de cloro para tratar el coronavirus, describiendo al producto como “fraudulento y nocivo”.

En Argentina, el consumo de la sustancia ya ha dejado víctimas fatales. De acuerdo con reportes en la prensa colombiana, hubo cinco intoxicaciones en ese país durante los primeros meses de 2021

Amalia Laborde, toxicóloga y académica del Departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (Uruguay), dijo a la AFP en agosto de 2020 para esta verificación que el dióxido de cloro se utiliza en algunos países como desinfectante “en concentraciones extremadamente bajas para limpiar el agua potable”.

Laborde añadió que no cuenta con ningún registro sanitario ni está aceptado “por ningún organismo de la salud” y que “ningún ministerio ni agencia sanitaria ha mostrado su eficacia” como fármaco.

Nelson Varela, doctor en ciencias biomédicas y académico en Medicina de la Universidad de Chile, coincidió en que no existe ningún estudio que demuestre que esta sustancia tenga efectos beneficiosos para alguna enfermedad humana.

Varela agregó a la AFP que es “tremendamente irregular” que un fármaco se prepare en casa: “Nadie puede preparar un medicamento en su casa. Para que algo sea medicamento, debe pasar por estudios clínicos”.

Una joven recibe una vacuna contra el covid-19 en Ciudad de México, el 27 de julio de 2021 ( AFP / Alfredo Estrella)

¿Un holocausto?

Al final de la secuencia viralizada, Kalcker equipara la inmunización contra el covid-19 con un holocausto, sugiere que las vacunas terminarán con la vida de millones y que se trata de una acción planificada. Comparar las campañas de vacunación a los crímenes del nazismo es otro de los recursos comunes entre los movimientos antivacunas, como ya ha verificado la AFP (1, 2).

Sin embargo, estas vacunas han demostrado ser eficaces para disminuir la incidencia de la enfermedad y para evitar cuadros graves de la misma.

De acuerdo con un estudio del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades publicado en noviembre de 2021, se estima que las vacunas anticovid salvaron la vida de casi medio millón de personas mayores de 60 años entre diciembre de 2020 y noviembre de 2021.

En Estados Unidos, un estudio de los Institutos Nacionales de Salud concluyó que entre diciembre de 2020 y mayo de 2021, las vacunas previnieron 139.000 fallecimientos por covid-19.

En el siguiente gráfico de Our World in Data, limitado a Estados Unidos, se distingue que la tasa de mortalidad por la enfermedad es menor entre los vacunados que entre los no vacunados.

Los datos disponibles de Our World in Data para Inglaterra y Chile muestran la misma tendencia.

26 de enero de 2022 Modifica enlaces en las palabras "alerta", "Colombia" y "Ecuador" en el párrafo 18.
COVID-19 VACUNAS