Unas personas caminan en un dique en el pueblo de Harlesiel, en el mar del Norte, en Alemania, el 11 de junio de 2022 ( AFP / Christof Stache)

La actividad humana, no el Sol, es la responsable del calentamiento global, según evidencia científica

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

El calentamiento global dependería en un 95% de “fenómenos naturales vinculados al Sol”, afirman publicaciones compartidas cientos de veces en redes sociales desde 2021. Esta teoría va en contra del conocimiento científico sobre el origen humano del cambio climático en los últimos años, explicaron varios expertos a la AFP. Los últimos informes del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU también recuerdan la urgencia de reducir las emisiones de carbono.

“El calentamiento global depende del motor meteorológico dominado por el poder del Sol. Las actividades humanas afectan al nivel del 5% (...). Atribuir el calentamiento global a las actividades humanas no tiene fundamento científico”, dicen las publicaciones en Facebook (1, 2) y Twitter (1, 2).

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 14 de junio de 2022

Las entradas atribuyen esas palabras a un científico italiano, Antonino Zichichi, presentado como “profesor emérito de física superior en la Universidad de Bolonia y autor de más de 1.100 trabajos científicos, incluidos siete descubrimientos, cinco inventos”.

El texto va acompañado de dos fotos: a la izquierda, Zichichi; a la derecha, la joven activista ambiental sueca Greta Thunberg, quien, en una opinión que habría dicho el científico italiano, “no debería interrumpir sus estudios”.

Contenidos similares circulan en francés e inglés.

La teoría de que el calentamiento global está relacionado principalmente con las variaciones en el Sol es popular entre la comunidad de escépticos climáticos y en las redes sociales. La AFP ya ha verificado publicaciones que compartían afirmaciones similares en distintos idiomas (1, 2, 3).

La AFP entrevistó a varios climatólogos y todos refutaron la cita atribuida a Antonino Zichichi, y recordaron que esta teoría va en contra del conocimiento actual de la comunidad científica internacional, que coincide en el papel determinante de la actividad humana en el calentamiento global de los últimos años.

En los últimos tres informes (1, 2, 3), el IPCC también ha advertido de la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento de las temperaturas en el planeta.

¿Quién es Antonino Zichichi?

Antonino Zichichi es un científico italiano, especializado en física nuclear. Ahora jubilado, trabajó para la Organización Europea para la Investigación Nuclear.

Una búsqueda de su nombre en el sitio de Google Scholar arrojó varios artículos en coautoría, pero ninguno trata el tema del cambio climático.

El sitio Climateranlti.it, dedicado a cuestiones climáticas y dirigido por científicos italianos, ha criticado la posición climáticamente escéptica de Zichichi (1, 2). En un artículo publicado en 2012, dos científicos lo acusaron de “difundir información errónea sobre el tema, con el fin de frustrar las políticas necesarias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Fue una respuesta a la columna, publicada el 27 de enero de 2012 en el diario estadounidense The Wall Street Journal, titulada “No hay necesidad de entrar en pánico por el cambio climático” y firmada, entre otros, por Zichichi.

“Antonino Zichichi es un conocido escéptico climático italiano. Trabajó en el campo de la física nuclear hace 50 años y no tiene experiencia en climatología: no hay publicaciones climáticas revisadas por pares”, dijo a la AFP el glaciólogo Luca Mercalli, presidente de la Asociación Meteorológica Italiana y director de la revista asociada Nimbus.

“Los informes de evaluación 5 y 6 del IPCC admiten claramente que la responsabilidad humana en el calentamiento global es casi del 100%”, continuó Mercalli.

Antonino Zichichi es también uno de los científicos del grupo estadounidense The Heartland Institute, “una organización climatoscéptica, cuyo papel fue descrito en el libro de [la historiadora de la Ciencia] Naomi Oreskes sobre ‘creadores de dudas’”, explicó a la AFP el climatólogo e investigador del Laboratorio de Ciencias del Clima y Ambientales de Francia Pascal Yiou.

Además, todos los expertos entrevistados por la AFP aseguraron que no conocían la “Federación Mundial de Científicos”, de la que Antonino Zichichi dice ser fundador y presidente.

La AFP contactó a Zichichi el 9 de junio de 2022 para preguntarle sobre la cita compartida en las publicaciones virales. Pero al momento de la publicación de este artículo, no había respondido.

Consenso científico sobre el origen del cambio climático

La cita de Zichichi está tomada de un artículo de opinión publicado en el diario italiano Il Giornale, el 30 de septiembre de 2019. En el último párrafo, el científico italiano asegura que el clima y la contaminación son “dos cosas totalmente diferentes” y que el calentamiento global “depende del motor meteorológico dominado por el poder del Sol. Las actividades humanas afectan el nivel del 5%: el 95% depende más bien de fenómenos naturales relacionados con el sol”.

Pero los últimos informes del IPCC establecen claramente la responsabilidad de la actividad humana en el aumento de las temperaturas. En la primera entrega de su sexto informe de evaluación (2021-2022), publicado el 9 de agosto de 2021, los expertos del IPCC escriben que es “incuestionable que la influencia humana ha calentado la atmósfera, los océanos y la tierra”.

El 4 de abril de 2022, el IPCC publicó la tercera parte de este sexto informe, donde alerta sobre la urgencia de tomar varias medidas.

Un porcentaje que no se basa en ninguna fuente científica

El equipo de verificación de la AFP preguntó a los climatólogos sobre el porcentaje mencionado por Antonino Zichichi.

“No tengo idea de dónde puede obtener estas proporciones”, comentó a la AFP Gerhard Krinner, director de investigación del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia e investigador del Instituto de Geociencias Ambientales de Grenoble, en Francia.

“En mi opinión, esto probablemente sea pura invención de su parte. Las mejores estimaciones actuales son que la actividad humana explica el 100% del calentamiento observado desde el período preindustrial”, agregó el investigador, junto con citar, entre otras cosas, un artículo publicado en la revista científica Nature Climate Change, el 18 de enero de 2021.

La actividad solar tiende a estancarse o incluso disminuir

“Para poder decir que el Sol es la causa del calentamiento global, tendríamos que empezar por mostrar una variación en la actividad del Sol. Sin embargo, no vemos tal variación”, explicó a la AFP François-Marie Bréon, investigador del Laboratorio de Ciencias del Clima y el Ambiente (LSCE) de Francia.

La NASA en su sitio web explica que “los científicos están de acuerdo en que el ciclo solar y las variaciones a corto plazo en la irradiancia asociadas a él no pueden ser la principal fuerza impulsora detrás de los cambios climáticos que observamos actualmente en la Tierra”, y recuerda que “la producción de energía del Sol solo varía un 0,15% durante el ciclo, menos de lo que sería necesario para provocar el cambio climático que estamos viendo”.

Si bien “las variaciones solares tienen un efecto sobre el clima”, las que se han observado en los últimos siglos, vinculadas a la energía solar, “son pequeñas y no son suficientes para explicar las variaciones de temperatura que observamos hoy”, dijo a la AFP Frank Pattyn, director del Laboratorio de Glaciología de la Universidad Libre de Bruselas, 31 de marzo de 2022. “En las últimas décadas ha habido más bien una disminución de la actividad solar”, resumió.

La Organización Meteorológica Mundial también recuerda en su sitio web que “las mediciones satelitales realizadas en los últimos 30 años muestran que la producción de energía del Sol no ha aumentado y que el reciente calentamiento observado en la Tierra no puede atribuirse a cambios en la actividad solar”.

Los cambios de temperatura difieren en la atmósfera superior e inferior

“Hay tres formas principales de afectar el balance energético recibido en la superficie de la Tierra” y, por lo tanto, de influir en el clima, detalló Pascal Yiou a la AFP en abril pasado.

Primero: las erupciones volcánicas, que emiten gases que llegan a la atmósfera superior y vapor de agua, que también es un gas de efecto invernadero. Además, el polvo provocado por las erupciones volcánicas atenúa la radiación solar, creando un desequilibrio entre la troposfera (capa inferior de la atmósfera, donde se desarrolla la mayor parte de la vida en la Tierra) y la estratosfera (capa superior de la atmósfera): “Durante una erupción volcánica, la atmósfera superior se calienta mientras la superficie de terrestre está más fría”, explicó Yiou.

La radiación solar es un segundo factor natural que afecta el clima, continuó el investigador. Esto afecta a toda la atmósfera, la troposfera y las estratosferas combinadas.

En tercer lugar, los gases de efecto invernadero, como el CO2, también pueden perturbar el clima. “Estos gases se emiten cerca de la superficie de la Tierra y generalmente permanecen en los primeros kilómetros de la atmósfera y calientan estas capas inferiores”, comentó Yiou.

De acuerdo con estos principios, si el Sol fuera la causa del calentamiento global, los científicos observarían un calentamiento igual de la troposfera y la estratosfera. Sin embargo, “observamos un aumento de la temperatura en la atmósfera inferior y una disminución en la atmósfera superior, lo que significa que el calentamiento se debe principalmente a los gases de efecto invernadero”, indicó Frank Pattyn.

En la siguiente infografía se pueden observar las principales investigaciones de los ganadores del premio Nobel de Física 2021 sobre modelos climáticos:

Este fenómeno también se explica en el sitio web del Real Instituto Belga de Aeronomía Espacial.

La composición de las moléculas de carbono permite determinar su origen

Los científicos también pueden determinar el origen de las moléculas de CO2 (emisiones humanas o naturales). El elemento carbono existe en diferentes formas, llamadas “isótopos”, definidas por la letra “C” seguida de un número. El carbono formado originalmente a partir de materia vegetal, como el carbón y el petróleo, es bajo en C13, pero contiene C12.

La atmósfera está formada por varios de estos isótopos. Sin embargo, como explicó en abril a la AFP Laurent Bopp, investigador de la LSCE y especialista en los vínculos entre el clima y el ciclo oceánico del carbono, “en los últimos sesenta años hemos visto que la cantidad de carbono está aumentando en la atmósfera, pero que la de C13 está disminuyendo. Esto es una señal de que estamos inyectando carbono pobre en C13 a la atmósfera, por lo tanto, un carbono procedente de emisiones antropogénicas”, es decir humanas.

Además, el carbón y el petróleo no contienen en absoluto el isótopo C14, ya que este último, radiactivo, desaparece en unos 10.000 años, mucho menos que el tiempo que tarda la materia vegetal en convertirse en carbón o petróleo.

Sin embargo, al observar la atmósfera, los científicos no detectan —o en niveles muy bajos— el carbono 14. “Vemos que tenemos una fuente de CO2 muy antigua”, probablemente del carbón o del petróleo, dijo Gerhard Krinner.

La distribución geográfica del carbono también da indicaciones a los científicos. Esta fuente de carbono más bien “viene del hemisferio norte, porque el aumento de CO2 en el hemisferio sur tiene uno o dos años de retraso”. El hemisferio norte, más industrializado y más poblado, de hecho emite más carbono, como ya habían establecido los investigadores de LSCE en 2019.

Los científicos también observan “una disminución lenta y débil de la concentración de oxígeno en la atmósfera, lo que demuestra que hay un proceso de combustión a gran escala”, comentó Krinner.

“Hasta finales del siglo XX había una pequeña ambigüedad, la actividad solar tenía un papel pequeño en los cambios de temperatura. En el siglo XXI, el 100% del calentamiento global está relacionado con la actividad humana”, concluyó Pascal Yiou.

Traducción y adaptación
Clima