La viruela del mono no es herpes zóster ni está causada por las vacunas contra el covid-19

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas cientos de veces en redes sociales sugieren que los casos de viruela del mono que comenzaron a detectarse en varios países a partir de mayo de 2022 serían en realidad manifestaciones de herpes zóster, supuestamente en reacción a las vacunas contra el covid-19. Expertos explicaron a la AFP que, a pesar de tener síntomas similares, las dos enfermedades son causadas por virus "absolutamente distintos" y, por tanto, son inconfundibles. Además, no existe ninguna relación entre la enfermedad endémica y la vacuna desarrollada para combatir el nuevo coronavirus.

“Y tú, ¿eres capaz de diferenciar el efecto secundario herpes zoster, que tanta gente está manifestando después de la vacunación, de lo que ahora nos dicen que es “viruela del mono”? Continúan con la manipulación, el miedo y la mentira, pero cada vez más personas se están dando cuenta y el despertar colectivo ya es imparable” se lee en publicaciones en Facebook (1, 2), Telegram y Twitter (1, 2).

Publicaciones similares circulan en portugués.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 9 de junio de 2022

El texto va acompañado de capturas de pantalla de dos sitios web que incluyen la misma foto de una mano con visibles lesiones. Una búsqueda inversa por imágenes en Google reveló que la foto corresponde a los efectos del virus herpes zóster en la piel, según se explica en el banco de imágenes Shutterstock, donde está alojada desde 2018.

La primera captura es de un artículo del sitio web The Health Site titulado “Se reportan raros casos de viruela del mono en Estados Unidos, por primera vez en casi 20 años: Todo lo que hay que saber al respecto”. Si bien al 9 de junio de 2022, el texto muestra otra imagen, sí lucía como muestran las publicaciones virales al 20 de mayo de 2022, la fecha más antigua a la que se puede acceder con la herramienta WayBack Machine.

La segunda captura es de una publicación sobre la varicela en el sitio web del gobierno del estado de Queensland, Australia, con la misma imagen.

La viruela del mono u ortopoxvirosis simia no es una enfermedad nueva, se descubrió en colonias de monos en 1958, más de 60 años antes de que se desarrollaran las vacunas contra el covid-19.

Es una enfermedad viral zoonótica que se identificó por primera vez en humanos en 1970 en la República Democrática del Congo y es considerada endémica en una docena de países africanos.

Considerada "una enfermedad rara" por la Organización Mundial de la Salud (OMS), sus síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor muscular y falta de energía. Luego aparecen erupciones en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies; lesiones, pústulas y, finalmente, costras.

Pero su aparición en 2022 en regiones en las que no es endémica es lo que preocupa a los expertos. Hasta inicios de junio, los casos confirmados en áreas no endémicas fueron generalmente leves y no se reportaron muertes.

Virus diferentes

Al contrario de lo que sugieren las publicaciones en las redes sociales, no existe ninguna relación entre la viruela del mono y el herpes zóster.

Aunque algunos síntomas pueden ser similares, ambas enfermedades no están causadas por el mismo virus, dijo a la AFP Isaac Bogoch, profesor de la Facultad de Medicina Temerty de la Universidad de Toronto, al ser consultado para otra verificación.

"Puede haber cierto solapamiento en su presentación clínica", aseveró, pero "la viruela del mono y el herpes zóster son dos infecciones completamente diferentes".

Mientras que el herpes zóster es causado por el virus de la varicela-zóster (VVC), uno de los nueve virus herpes conocidos y el mismo que transmite la varicela, la viruela del mono es causada por un orthopoxvirus de la familia poxviridae, de la misma familia que el que causa la viruela humana.

Los virus pertenecen a grupos distintos, por lo tanto, son imposibles de confundir desde el punto de vista morfológico, aseveró Giliane Trindade, investigadora del Departamento de Microbiología del Instituto de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG):

La viróloga de la Universidad de Chile Vivian Luchsinger señaló otras diferencias: "El virus varicela-zóster tiene la particularidad de establecer una infección persistente, o sea, de por vida. Cuando uno se infecta lo tiene toda la vida, y latente, ya que el genoma del virus permanece en el núcleo de alguna célula. Generalmente no se está replicando ni produciendo partículas virales, pero a veces sí se reactiva y esa reactivación del virus puede producir una enfermedad que se llama herpes-zóster, que no tiene nada que ver con la viruela del mono”.

La especialista señaló que si bien ambas enfermedades presentan lesiones en la piel, “son diferentes, tienen una distribución distinta y son producidas por virus diferentes”.

Trindade coincidió con Luchsinger en que incluso en la manifestación clínica hay diferencias: las heridas causadas como consecuencia de la viruela del mono "son más circunscritas, más duras y todas se presentarán en la misma fase de evolución".

En cambio, las lesiones causadas por herpes evolucionan en diferentes etapas. Además, en la viruela del mono se observan lesiones en las plantas de los pies y en las palmas de las manos, lo que no es característico del herpes.

"No hay posibilidad de que, en el laboratorio, se confundan. El diagnóstico se confirma mediante análisis de laboratorio y, en el laboratorio, todo lo que utilizamos para identificar el virus de la viruela en los monos es específico para ese virus", detalló Trindade.

¿Efecto de la vacuna?

AFP Factual ya ha verificado la desinformación que afirma que la viruela del mono es un efecto secundario de las vacunas contra el covid-19.

"No hay ninguna razón para decir que el brote de viruela del mono esté relacionado con la vacuna", explicó a la AFP David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas de la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM).

En efecto, en la base de datos PubMed de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos no hay estudios ni registros que responsabilicen a las vacunas contra el covid-19, u otras vacunas, de la viruela del mono.

El infectólogo Román Zucchi, del Sanatorio Sagrado Corazón de la Ciudad de Buenos Aires, dijo el 1 de junio de 2022 a la AFP que no hay “ningún argumento biológico a favor” de la afirmación de que la viruela del mono es consecuencia de las vacunas contra el covid-19. “No es ni probable ni posible. Es imposible”, enfatizó.

El especialista explicó que las plataformas de las vacunas actuales contra el covid-19 no tienen capacidad para “generar” virus, y menos un tipo de virus que no comparte la misma naturaleza que el SARS-CoV-2, que pertenece a la familia de los coronaviridae.

Por otra parte, existen informes de pacientes que presentan manifestaciones de herpes zóster tras ser inmunizados con una vacuna de ARNm de covid-19. Sin embargo, hasta ahora no hay estudios concluyentes que establezcan una relación definitiva entre ambos.

Traducción y adaptación
Viruela del mono VACUNAS COVID-19