Sala de cuidados en una zona de aislamiento por viruela del mono en un centro de Médicos Sin Fronteras en Zomea Kaka, en República Centroafricana, el 18 de octubre de 2018 ( AFP / Charles Bouessel)

La viruela del mono, una enfermedad rara que suele curarse de forma espontánea

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

La viruela del mono es una enfermedad rara originaria de África que suele curarse espontáneamente. Aunque es parecida a la viruela, se considera menos grave y menos contagiosa.

Llamada también “ortopoxvirosis simia” (o “monkeypox”, en inglés) es una dolencia considerada poco común, cuyo primer registro en humanos fue en 1970.

“La identificación en mayo de 2022 de brotes de viruela del mono en varios países en los que no es endémica [es decir, que no circula] sin vínculos directos con viajes a zonas endémicas es algo atípico”, indica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Lo que se sabe de la viruela del mono

La viruela del mono es una enfermedad rara cuyo patógeno puede transmitirse del animal al hombre y viceversa. Cuando el virus se propaga al ser humano, es principalmente a partir de diversos animales salvajes, roedores o primates.

Su nombre responde a que el virus se descubrió en 1958 en un grupo de macacos estudiados con fines de investigación, explica el Instituto francés de Salud e Investigación Médica (Inserm).

Coincide Flávio Guimarães Da Fonseca, virólogo de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) y presidente de la Sociedad Brasileña de Virología (SBBV), quien dijo a la AFP que el virus se identificó “en monos que estaban enfermos”. A pesar de eso, estos primates no son los principales huéspedes del patógeno. En África, de donde es originario el virus y donde la enfermedad es endémica en varios países, probablemente los principales huéspedes sean los roedores.

Por otro lado, el Inserm señala respecto a la viruela del mono: “A diferencia de lo que ocurrió al aparecer el SARS-CoV-2 [virus causante del covid-19], se trata de un virus conocido desde hace décadas”.

El periodo de incubación de esta enfermedad puede ir de cinco a 21 días y sus síntomas se asemejan, aunque se dan en menor grado, a los observados en el pasado en sujetos con viruela: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y dorsales durante los primeros cinco días. Luego aparecen erupciones cutáneas (en la cara, las palmas de las manos, las plantas de los pies), lesiones, pústulas y finalmente costras.

Este tipo de erupciones “son diferentes a las de la varicela (poco frecuente entre los adultos). En el caso de la varicela, las erupciones aparecen por brotes, sin que afecten ni las palmas de las manos ni las plantas de los pies”, explica en esta nota del 19 de mayo de 2022 la Dirección General de Salud de Francia.

El primer caso humano de viruela del mono se identificó en 1970 en República Democrática del Congo (entonces llamada Zaire), en un niño de nueve años que vivía en una región en la que la viruela estaba erradicada desde 1968. Desde aquel año se han registrado casos de ortopoxvirosis simia en 11 países africanos. Los primeros fuera de ese continente se registraron en Estados Unidos a principios de 2003.

“En los últimos años hemos constatado un recrudecimiento de la enfermedad en África occidental. La reanudación del tráfico aéreo y el fin de los confinamientos probablemente favorece la propagación de esta enfermedad fuera de las regiones en las que es endémica”, señala el Inserm.

La sede de la OMS en Ginebra en diciembre de 2021 ( AFP / Fabrice Coffrini)

¿Cómo se transmite la enfermedad?

Por lo que se sabe con base en los contagios conocidos desde 1970, los casos iniciales en humanos se deben al contacto directo con sangre, fluidos corporales, lesiones cutáneas o mucosas de animales infectados.

La transmisión secundaria, es decir, de persona a persona, puede resultar del contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias, lesiones cutáneas de una persona infectada o de objetos recientemente contaminados con líquidos biológicos o materiales procedentes de las lesiones de un paciente.

El Inserm precisa que, tradicionalmente, “se trata de un virus que se transmite con más dificultad de un humano a otro, es más frecuente la transmisión de animal a humano”.

El 17 de mayo de 2022, la OMS afirmó que quería esclarecer, con la ayuda del Reino Unido, los casos detectados desde principios de mayo, especialmente en la comunidad homosexual. No obstante, la Agencia Británica de Seguridad Sanitaria (UKHSA) advirtió que “la viruela del mono nunca ha sido descrita como una infección de transmisión sexual”.

Por su parte, Onusida alertó el 22 de mayo que los tintes homófobos y racistas observados en varios comentarios sobre la viruela del mono “socavan la confianza y la capacidad de responder eficazmente a epidemias como esta”.

“Aunque el contacto físico estrecho es un factor de riesgo conocido, por el momento no se sabe si la viruela del mono puede transmitirse específicamente por vía sexual”, especifica la OMS, y señala que hay estudios en curso para comprender mejor la epidemiología, las fuentes de infección y las formas de transmisión.

¿Cuál es su gravedad?

La viruela del mono generalmente se cura espontáneamente y los síntomas duran entre dos y tres semanas.

Los casos graves se producen con mayor frecuencia en los niños y personas inmunodeprimidas y están relacionados con la magnitud de la exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones.

La tasa de letalidad (es decir, el número de muertes en relación con el número de personas infectadas) varió mucho de una epidemia a otra, pero se mantuvo por debajo del 10% en todos los casos documentados, principalmente en niños pequeños. En los contagios de los últimos años, “fue de entre 3 y 6%”, aclara la OMS.

“La tasa de letalidad de la enfermedad es de entre 1 y 10%, según la variante (existen dos), pero una atención médica adecuada reduce considerablemente los riesgos. La mayoría de las personas se curan de forma espontánea y los focos de contagio terminan por desaparecer por sí solos debido a la baja transmisión del virus”, añade el Inserm.

En una rueda de prensa el 25 de mayo, Cristóbal Belda, director del Instituto Nacional de Salud Carlos III, en España, explicó que el organismo había logrado secuenciar al 100% el virus, lo que confirmó que la variedad presente en ese país europeo era la de África occidental, la más leve. En ese momento, en España había 59 casos positivos en orthopoxvirus confirmados.

La OMS también explicó que, tras realizar las primeras secuenciaciones de genoma, la variante del virus identificada fuera de África en mayo de 2022 sería la de África occidental, asociada a enfermedades de menor gravedad que la otra (llamada "cuenca del Congo"), que tiene una tasa de letalidad mayor.

"La variante de África occidental se ha asociado tradicionalmente una letalidad [en relación a los casos confirmados] de alrededor del 1% (...). Desde 2017, las muertes de personas afectadas por viruela del mono en África occidental se asocian a jóvenes o a infecciones por VIH no tratadas", añadió la organización.

¿Hay algún tipo de tratamiento?

No existen tratamientos o vacunas específicos contra la viruela del mono, pero se pueden contener los brotes, según la OMS. En el pasado se demostró que la vacunación antivariólica tiene una eficacia del 85% en la prevención de la ortopoxvirosis simia, pero la vacuna ya no está disponible, después de que se interrumpiera su fabricación tras la erradicación mundial de la viruela.

La viruela se considera erradicada gracias a la vacunación desde 1979, como anunció la OMS un año después. Por este motivo, las vacunas de primera y segunda generación no se utilizan en la población general desde 1984.

En Europa está autorizada desde julio de 2013 una vacuna de tercera generación (una vacuna viva no replicativa, es decir, que no se reproduce dentro del organismo) contra la viruela en humanos. También tiene autorización de comercialización en Estados Unidos para prevenir la viruela y la viruela del mono.

La ministra española de Sanidad, Carolina Darias, dijo el 25 de mayo que la Autoridad de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias de la Unión Europea (HERA) adquiriría la vacuna Imvanex contra la viruela para ponerla a disposición de los Estados miembros. También anunció que el país participaría en la compra europea del fármaco Tecovirimat, indicado para infecciones por viruela, viruela del mono y viruela bovina.

"La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizó el uso para la viruela símica de un antivírico denominado tecovirimat que se había desarrollado para la viruela. Todavía no está ampliamente disponible", precisó la OMS. "Si se utiliza para atender al paciente, en condiciones ideales la administración del tecovirimat debe supervisarse en un contexto de investigación clínica con recopilación de datos prospectivos", añadió.

“Por internet se propagan ya numerosos rumores y ejemplos de desinformación vinculando, por ejemplo, esta enfermedad con las vacunas anticovid que usan un adenovirus de chimpancé como vector viral. Este vínculo no tiene ningún sustento, primero porque el virus no es específico de los monos (...). Y segundo, porque forma parte de la familia de los poxvirus y no de los adenovirus”, apunta el Inserm francés.

Puede ver todas las verificaciones realizadas por AFP Factual sobre la viruela del mono aquí.

1 de junio de 2022 Añade etiqueta e información en los párrafos 23, 24, 29, 30, 31.
27 de mayo de 2022 Amplía información.
Viruela del mono