Irene Montero, la ministra de Igualdad en España, llega al Palacio de Moncloa en Madrid, el 14 de enero de 2020 ( AFP / Pierre-Philippe Marcou)

La ministra de Igualdad española, blanco de la desinformación que busca socavar el feminismo

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Eliminar la bragueta en los pantalones masculinos sería la última propuesta legislativa del Ministerio español de Igualdad, en una búsqueda de paridad entre mujeres y hombres a la hora de visitar los aseos. Cientos de personas compartieron el “anuncio” en redes sociales en mayo de 2022, profiriendo insultos contra Irene Montero, al frente de la cartera. En realidad, esta supuesta idea, de la que no hay rastro y negada por Igualdad, es un ejemplo más de la desinformación contra Montero y el ministerio que lidera, dentro de una estrategia planificada para atacarlos y desprestigiarlos, apuntan expertos.

Irene Montero fue nombrada en 2020 al frente del Ministerio de Igualdad español, cuyo objetivo es “hacer real y efectiva la igualdad entre mujeres y hombres” y “la erradicación de toda forma de discriminación”. Desde entonces se ha convertido en uno de los rostros más mediáticos del gobierno de coalición entre el Partido Socialista (PSOE) y Podemos, la formación a la que pertenece.

En paralelo, Montero y su departamento han sido foco de desinformación recurrente en redes sociales. 

El más reciente ejemplo viral, compartido centenares de veces en Facebook (1, 2) y Twitter en mayo de 2022, asegura que Igualdad está preparando una nueva ley que “prohibirá la bragueta en los pantalones de hombre”. Además, algunos usuarios tildan a la ministra de “desquiciada total” y “zorra”, mientras que otros afirman: “Yo no sé porque no aborto la Bisabuela”.  

El meme incluye también una supuesta cita de Montero que dice: “¡Que se los bajen para mear como nosotras!”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, tomada el 26 de mayo de 2022

Las publicaciones no especifican qué ley de Igualdad incorporaría esa medida. En mayo de 2022 se aprobó en el Congreso de los Diputados español la conocida como “ley del solo sí es sí”, que elimina la distinción entre abuso y agresión sexual y fija el consentimiento expreso como clave para juzgar los delitos sexuales. El borrador de esta, sin embargo, no contempla ningún apartado sobre la eliminación de las braguetas.  

Consultado por la AFP sobre este asunto, el gabinete de prensa del Ministerio de Igualdad respondió que esta información “como es evidente” es “totalmente falsa”. El equipo de verificación de la AFP tampoco halló ningún registro de dicha propuesta por el momento, ni de las palabras de Montero.  

AFP Factual ya ha verificado otras supuestas citas y leyes atribuídas a Montero o a su ministerio. 

Por ejemplo, en mayo de 2022 usuarios señalaron que el gobierno español iba a dar tres días de baja al mes por menstruación, cuando la normativa, aún en trámite, se refiere a aquellas que padezcan una regla “incapacitante”. En febrero de 2021, también se difundió que Montero propondría la matrícula gratuita de las carreras científicas y técnicas para las mujeres. Aunque la ministra abogó por el acceso igualitario a las profesiones científicas, no hizo ninguna referencia a tal iniciativa.    

Trayectoria de Irene Montero

“Psicóloga. Feminista. Madre de 3”. Así se define la actual ministra de Igualdad española en Twitter. Educada en una escuela de métodos pedagógicos alternativos y afiliada de adolescente a las juventudes comunistas, con 29 años se convirtió en jefa parlamentaria de Podemos en el Congreso. 

Con el aumento de su popularidad, se hizo pública su relación con el entonces líder de Podemos Pablo Iglesias. Ambos llegaron a ocupar cargos ministeriales y esa concentración de poder les valió críticas en su propio partido, acrecentadas por la noticia de la compra de un chalet con piscina cerca de Madrid en 2018.  

Irene Montero en un acto de campaña en Madrid el 26 de abril de 2019 ( AFP / Javier Soriano)

El feminismo, en el punto de mira

Parte de las ofensivas en las redes “podrían estar vinculadas con el auge de los partidos de extrema derecha y ultraconservadores que tienen como objetivo cargar contra los derechos fundamentales de las mujeres, el aborto, los derechos sexuales y reproductivos”, apuntó Sílvia Aldavert, politóloga y coordinadora de la Asociación Derechos Sexuales y Reproductivos. En declaraciones a la AFP, señaló que el Ministerio de Igualdad es uno de los “objetivos simbólicos” a batir para esos grupos políticos en España. 

Según el sociólogo y analista en medios de comunicación Iago Moreno, existen tres ejes sobre los que se vertebra la movilización de la “extrema derecha española”: “el independentismo catalán”, “la irrupción de la nueva izquierda” y “el feminismo”. “Estas tres ideas se ven como los tres jinetes del apocalipsis que vienen a desustanciar el concepto preconcebido de nación y a corroerla desde dentro. Por ello, son las dianas centrales y más recurrentes [de la desinformación], dijo a la AFP.  

Moreno aseguró que este espectro político suele proyectar el feminismo “como un nuevo orden dogmático promulgado por una élite que vive privilegiadamente con un gran séquito de asesores, gracias a los españoles”.

Ricard Castellet, licenciado en sociología y ciencias políticas y jefe de transformación digital en la empresa Gebro Pharma, contó a la AFP que “después de décadas de avances en democracia, en una sociedad cada vez más igualitaria, se han activado unos resortes reaccionarios ante los nuevos modelos sociales que se estaban normalizando después de ser oprimidos”

En la misma línea, el gabinete de comunicación de Podemos argumentó a la AFP que “los avances feministas siempre han encontrado la organización de la reacción de la derecha y la extrema derecha”

“La extrema derecha se organiza para seleccionar a personalidades relevantes que encabezan estos cambios sociales en España (...). Si debilitas al líder, evidentemente, debilitas también el movimiento”, apuntó Castellet. 

Recordó que, en un primer momento, Pablo Iglesias fue seleccionado como “cabeza de turco” de los ataques de este sector. Cuando dejó la política activa, la desinformación relativa a Montero “se intensificó”. En el hipotético caso de que ella dejara la primera línea política, “se redirigirían los ataques hacia otra figura de la izquierda española y con una visión de pensamiento parecida”, avanzó el sociólogo.

La llegada de dirigentes jóvenes como Montero a la esfera del poder “provoca rechazo” para una parte de la población, indicó Moreno. Los movimientos organizados de “extrema derecha” dicen buscar “desparasitar, reconquistar y limpiar algo que creen intruso y extranjero de las instituciones públicas”, expuso Moreno, y añadió:

Según Moreno, la idea de igualdad de la ministra “se ve como antipatriótica y opresiva”, por estos sectores.

En algunos casos, los ataques pasaron de la vida virtual a la real. Por ejemplo, Montero e Iglesias sufrieron escraches diarios durante al menos ocho meses frente a su domicilio.

El gabinete de comunicación de Podemos denunció: “Se han sobrepasado muchos límites estos años respecto a la ministra, sin duda, con noticias falsas sobre su vida personal, la difusión de ‘fake news’ sobre las políticas de igualdad o el acoso por parte de medios de comunicación, no solo con la ministra, también exponiendo la vida personal de trabajadoras del Ministerio de Igualdad”.

El entonces líder de Podemos Pablo Iglesias sentado al lado de la diputada Irene Montero en el Congreso de los Diputados en Madrid, el 11 de octubre de 2017 ( AFP / Javier Soriano)

Aldavert señaló que una de las herramientas más recurrentes es “la fabricación de noticias falsas” y apuntó que estos ataques se llevan a cabo de manera “muy orquestada y planificada a nivel transnacional”. Según los expertos consultados, las redes juegan un papel clave en la polarización y amplificación de los discursos.

Además de la difusión de las noticias falsas, otra de las estrategias que el equipo de comunicación de Podemos señaló es el lawfare. Este concepto está formado por la mezcla de las palabras en inglés “law” (“ley”, en español) y “warfare” (“ámbito de guerra”) y alude a una “guerra jurídica” que busca desgastar y desprestigiar al rival político a través de montajes o demandas sin fundamento. “Es lo que ha sucedido con Podemos y todas las denuncias archivadas”, afirmaron desde el partido.

“Es muy difícil parar estas campañas de desprestigio en las redes sociales, es parte del juego político”, explicó Castellet. “La política también es una pugna de la comunicación, que antes solo pasaba en medios tradicionales y ahora se ha trasladado también a las redes sociales”, remarcó.

Los tres especialistas afirmaron que estos ataques organizados no son un “fenómeno exclusivo en España”, sino que existen otros ejemplos que pueden tener algunos puntos en común, como el caso de la congresista de Estados Unidos Alexandria Ocasio-Cortez y la portavoz del gobierno chileno, Camila Vallejo.   

El gabinete de Podemos añadió que “la ridiculización de las políticas feministas sucede en todos los lugares del mundo, además con absoluta impunidad y con la colaboración de ciertos medios de comunicación”