Un texto que niega el covid-19 contiene información errónea y su procedencia es dudosa

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

La denuncia de un supuesto científico de laboratorio que trabaja en Estados Unidos y asegura que el covid-19 es “ficticio” ha sido compartida cientos de veces en redes sociales al menos desde el pasado 29 de diciembre. Según su mensaje, el nuevo coronavirus es “otra cepa de la gripe" y "nadie en ningún laboratorio del mundo ha aislado y purificado este virus en su totalidad". Pero el texto se ha atribuido a diferentes autores y contiene múltiples imprecisiones y aseveraciones infundadas.

Las declaraciones del supuesto investigador estadounidense Joe Rizoli han sido compartidas en Facebook (1, 2) y Twitter

El supuesto investigador afirma que tiene un doctorado en virología e inmunología y relata: “Soy un científico de laboratorio clínico y analicé 1.500 muestras de covid-19 'supuestamente' positivas recogidas aquí en el sur de California”. “Cuando mi equipo de laboratorio y yo hicimos las pruebas a través de los postulados de Koch y la observación bajo un SEM (microscopio electrónico de barrido), encontramos NO Covid en ninguna de las 1500 muestras”, agrega. "Lo que encontramos fue que todas las 1.500 muestras eran en su mayoría influenza A y algunas influenza B, pero ni un solo caso de Covid"

El relato continúa diciendo que el resto de las muestras fueron enviadas “a Stanford, Cornell y algunos de los laboratorios de la Universidad de California”, donde “encontraron los mismos resultados”.

Tras argumentar que “los cuatro artículos de investigación que describen los extractos genómicos del virus Covid 19 nunca han logrado aislar y purificar las muestras”, entre otros comentarios, el autor concluye: “Estamos ante una cepa más de gripe, como todos los años, COVID 19 no existe y es ficticio”

También hay una captura de pantalla del blog del presunto autor, "Opiniones de Joe Rizoli", en la que aparece lo que sería el texto del investigador en una versión traducida al español. Al final de la publicación, hay un enlace a un grupo de discusión donde se encuentra la supuesta versión original de la publicación en inglés, con fecha del 8 de diciembre.

Captura de pantalla realizada el 12 de enero de 2021 a una publicación en Facebook

Otros nombres 

Otras publicaciones (1, 2) atribuyen el texto a un supuesto científico llamado Andrew Wye. El equipo de la AFP hizo una serie de búsquedas con ese nombre y no encontró resultados sobre ese presunto autor. Además, una investigación de la agencia de verificación italiana Open concluyó que esa persona no existe.

Una tercera versión (1) atribuye la denuncia a Derek Knauss, “médico científico”, y está fechada el “9 de enero de 2021”. El texto es prácticamente idéntico, pero agrega un subtítulo (“Tendencias”) y una última frase, donde explica que “este complot incluyó un fraude electoral masivo para derrocar a Trump”. Al pie del texto, además, se lee lo que parece una deformación del nombre de Rizoli: “De Joe Rizili”. 

Las mismas declaraciones han circulado en otros formatos como siendo comentadas en un video (1) o artículos en sitios web (1, 2). También en portugués, turco, italiano, inglés y alemán.

El autor

Una búsqueda en Google del nombre del presunto investigador, Joe Rizoli, no condujo a ninguna de las universidades estadounidenses mencionadas en el texto (Stanford, Cornell y Universidad de California), ni a ningún perfil con ese nombre relacionado a algún profesional del campo de la salud. En LinkedIn fue encontrado un Joe Rizoli, pero se presenta como un "especialista en transporte" para "RizoliTV" . 

En el blog de Rizoli compartido en las publicaciones virales, en la sección de comentarios, una nota en inglés del autor aclara que el texto fue escrito por otra persona: “Yo no soy el creador de este post, yo solo retransmití el post, pero es muy difícil averiguar exactamente dónde se citó porque muchas de esas citas provienen de Facebook y otros lugares, por lo que identificar la publicación será difícil. Si alguien puede encontrar la cita exacta y el enlace lo agradecería porque no soy el científico del laboratorio, lo puedo afirmar”.

Una revisión del contenido de su blog muestra que aborda temas controvertidos y dedica mucho espacio al tema de la migración, incluso hay publicaciones que atacan a los migrantes brasileños en Estados Unidos.

En otra página con el nombre de Joe Rizoli en Internet hay contenidos similares, incluido un video con menciones a “RizoliTV”. En abril de 2008, el portal G1 publicó la noticia de que Rizoli y su hermano gemelo Jim defendieron el arresto de brasileños en un programa de televisión en el área de Boston. Joe Rizoli también dedica algunas publicaciones al Holocausto,  donde afirma que es "básicamente una creencia de personas que están en una secta".

La publicación que niega la existencia del nuevo coronavirus circuló también atribuida a otro científico, Rob Oswald de la Universidad Cornell, en el estado de Nueva York. AFP verificó esta versión atribuida en alemán a ese autor.

Oswald sí existe, es profesor universitario de medicina molecular del Instituto de Medicina Veterinaria de Cornell, pero no es virólogo ni inmunólogo, ni ha cuestionado la existencia o el peligro del covid-19. Contactado por la AFP a través de un correo electrónico, Oswald dijo: "No tengo nada que ver con esa publicación ridícula. Es un invento de una persona desconocida”.

Además, en su perfil en el sitio web de su universidad publicó un comentario a modo de descargo que reza: “Covid-19 es real. Cualquier publicación de Facebook que sugiera lo contrario es una broma y no es cierto. Utiliza mascarilla, practica el distanciamiento social y consigue la vacuna cuando esté disponible”.

Desinformación sobre el covid-19

El autor afirma que probó las muestras a través del postulado de Koch”, una alusión a los postulados del médico y científico alemán Robert Koch (1843-1910) para establecer una relación causal entre un patógeno y una enfermedad. Koch recibió en 1905 el Premio Nobel de Medicina por su investigación y descubrimientos sobre la tuberculosis.

Sin embargo, el virólogo e investigador de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) en Brasil, Fernando Motta, explicó a la AFP que este postulado en realidad no se aplica a este caso. "El postulado de Koch sólo está [mencionado] para dar un aire de ciencia", advirtió Motta.

Muestras de células que contienen el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en el laboratorio Stabilitech en Burgess Hill, Inglaterra, el 15 de mayo de 2020 (AFP / Ben Stansall)

Además, a lo largo del texto se alude en ocasiones al virus como covid” o “covid-19”, cuando su nombre es SARS-CoV-2. “Covid” o “covid-19” es la enfermedad causada por ese virus.

Otra de las afirmaciones del texto compartido es que el virus del covid-19 no fue aislado en el laboratorio, lo que indicaría su inexistencia. Con lo malo que se supone que es Covid por todas partes, ¿cómo es que nadie en ningún laboratorio del mundo ha aislado y purificado este virus en su totalidad? Eso es porque en realidad nunca encontraron el virus”, argumenta. 

Sin embargo, el nuevo coronavirus sí fue aislado en laboratorios y su código genético se publicó en marzo de 2020 por el Centro de Salud Pública y Escuela de Salud Pública de Shanghái, en el GenBank, una base de datos de secuencias genéticas que pertenece a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos y que posee una colección de todas las secuencias de ADN que están disponibles públicamente.

Otra agencia sanitaria de ese país, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), también se refirió al aislamiento del virus en un artículo en mayo pasado.

AFP Factual ya ha verificado desinformaciones similares.

Asimismo, en el sitio web de la iniciativa Gisaid, que promueve el intercambio de datos sobre los virus de la influenza y el nuevo coronavirus, hay más de 326.000 genomas de este último, obtenidos a partir de muestras positivas para SARS-CoV-2 y secuenciadas. 

El nuevo coronavirus "es el microorganismo más secuenciado en la historia de la humanidad", dijo Motta, de la fundación Fiocruz. 

En la publicación que se difundió en las redes, el supuesto científico de laboratorio también sostiene que “Los cuatro artículos de investigación que describen los extractos genómicos del virus Covid 19 nunca lograron aislar y purificar las muestras. Los cuatro artículos escritos en Covid 19 solo describen pequeños fragmentos de ARN que tenían solo 37 a 40 pares de bases de largo, lo que NO ES UN VIRUS”. Sin embargo, el virólogo Motta explica: "Lo que tenemos es el genoma completo de cada una de las muestras". 

El material genético se purifica a partir de una muestra clínica del paciente. Se realizan protocolos de secuenciación de ARN, que codifican la información genética del virus. De esta forma se genera el genoma completo del virus y la información completa de cada una de las muestras, detalla el especialista de Fiocruz. 

La afirmación de que "un genoma viral es típicamente de 30.000 a 40.000 pares de bases" (bases químicas que forman un peldaño de la cadena del ADN y ARN) es igualmente inexacta. Según Motta, “los genomas más grandes de virus humanos son precisamente los de la familia a la que pertenece el nuevo coronavirus, con unos 30.000 pares de bases. La influenza, por ejemplo, tiene 18 mil pares de bases”. 

Por otro lado, tras una búsqueda en Google y en los sitios web de las universidades mencionadas en el texto viralizado, no se encontró ningún estudio sobre muestras de pacientes de covid-19 en la que se detectara el virus de la influenza. 

Otra cepa de gripe”

En la publicación, el supuesto científico afirma que cuando él y su equipo analizaron 1.500 muestras encontraron que “eran principalmente Influenza A y algunas eran Influenza B, pero ni un solo caso de Covid”. “Ahora llegamos a la firme conclusión, a través de toda nuestra investigación y trabajo de laboratorio, que COVID 19 era imaginario y ficticio”, dice. “Entonces, lo que estamos tratando es simplemente otra cepa de gripe como cada año, COVID 19 no existe y es ficticio”, concluye.

Las células que contienen el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 se observan bajo un microscopio en el laboratorio Stabilitech en Burgess Hill, Inglaterra, el 15 de mayo de 2020 (AFP / Ben Stansall)

Los síntomas y consecuencias de la influenza o gripe no son los mismos que los del covid-19, una precisión que ha sido tema de una verificación anterior de la AFP.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el nuevo coronavirus es más contagioso y se propaga más rápido que los virus que causan la gripe. Además, con el covid-19 existe una mayor probabilidad de que los casos se vuelvan graves, saturando los sistemas de salud. 

Un estudio publicado en The Lancet Respiratory Medicine, el pasado 17 de diciembre, comparó a los pacientes con covid-19 hospitalizados entre marzo y abril de 2020 con aquellos hospitalizados con influenza durante el brote estacional de esa enfermedad entre diciembre de 2018 y febrero de 2019. Los investigadores concluyeron que existen diferencias significativas entre el covid-19 y la gripe estacional que permiten afirmar con solidez que el covid reviste mayor gravedad. 

Según el estudio, la mortalidad hospitalaria fue significativamente mayor entre los pacientes con covid-19 (16,9%), en comparación con los pacientes con influenza (5,8%). Los investigadores señalan que las personas hospitalizadas con covid tenían más probabilidades de desarrollar dificultad respiratoria, embolia pulmonar y choque séptico. La duración media de la estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para el covid-19 resultó el doble que para influenza. 

En resumen, las publicaciones que circulan sobre un supuesto científico de laboratorio estadounidense que afirma que el covid-19 es ficticio y es solo una nueva cepa de gripe son falsas. El texto compartido es de un autor desconocido y el covid-19 tiene diferencias importantes con la influenza estacional, incluida una mortalidad más alta.

Traducción y adaptación
COVID-19