Los tests PCR no dan positivo por COVID-19 al detectar “gérmenes atrapados por las mascarillas”

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Un mensaje que fue compartido más de 1.000 veces en redes sociales desde mediados de julio pasado asegura que el uso de mascarillas aumenta las probabilidades de obtener un resultado positivo en una prueba de COVID-19 porque los gérmenes quedan atrapados” allí luego de ser exhalados, vuelven a ingresar al cuerpo y son detectados con el test PCR. Esto es falso: las mascarillas sí retienen microorganismos que habitualmente habitan en el tracto respiratorio, pero esto, según explican especialistas, no tiene consecuencias negativas para la salud. Además, la prueba PCR detecta específicamente el genoma del virus SARS-CoV-2, no otro tipo de microorganismos.

El mensaje fue compartido más de 1.000 veces en Facebook (1, 2 y 3), Twitter (1 y 2) y sitios web. Además una búsqueda con la herramienta CrowdTangle revela que también fue compartido en YouTube en videos que luego fueron retirados por infringir las normas de la plataforma. 

“A mayor uso de mascarillas, mayor probabilidades de dar positivo en una prueba de Covid, todos los gérmenes que exhalas, se quedan atrapados en la mascarilla y retornan hacia dentro, los cuales se estancan en el conducto nasal que filtra el aire”, asegura el mensaje, que agrega: “Luego meten el hisopo en esta cavidad, para agarrar, cuántos más gérmenes mejor, el resultado será un positivo asintomático seguro”.

Concluye luego afirmando que el test PCR, que se realiza cuando se sospecha que la infección por COVID-19 está en curso, “solo detecta una secuencia de 200 letras Génicas [sic] de algún germen X”, y que “basta con rascar esta zona, donde hay muchos gérmenes acumulados por el uso de la infecciosa mascarilla”.

Captura de pantalla realizada el 11 de agosto de 2020 de una publicación en Facebook

AFP Factual ha verificado varios contenidos falsos y engañosos sobre el uso de mascarillas (1, 2 y 3).

Consultado por AFP Factual por otra verificación sobre las mascarillas, el 11 de agosto de 2020 Patricio Canales Salgado, jefe del equipo Cardiorrespiratorio y del Laboratorio de Función Cardiopulmonar y Metabólico de la Universidad de Santiago de Chile, escribió en un correo electrónico: “Sin lugar a dudas que una mascarilla utilizada por periodos extensos o reutilizada, pueda favorecer el desarrollo de colonias (hongos, bacterias, etc). De todas formas, bajo este escenario, son probablemente nuestros propios microorganismos; los que habitan en nuestra orofaringe o piel (que habitualmente permanecen en equilibrio), que por contacto o a través de las gotitas de saliva, puedan llegar a la mascarilla y multiplicarse con cierta facilidad”

El especialista agregó que esto no es argumento válido para no usarlas, menos en periodo de pandemia, sino más bien para hacer un uso racional del dispositivo, esto es reemplazarla cuando esté visiblemente sucia o húmeda”.

Consultado por este mensaje sobre mascarillas y PCR, Juan Sabatté, médico y doctor en microbiología e investigador del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) de Argentina, detalló que retener algunos de los gérmenes que exhalamos es justamente la utilidad de los tapabocas, “no dejar pasar gérmenes o al menos disminuir notablemente su paso”. 

“Esto no tiene consecuencias negativas para la salud, ya que la exhalación de gérmenes no constituye un mecanismo que genere ningún tipo de protección”, explicó el especialista. “La forma en la cual nuestro cuerpo elimina grandes cantidades de gérmenes presentes en la mucosa nasal y en todo el tracto respiratorio es ‘atrapándolos’ en el moco, el cual es barrido hacia la faringe (garganta), luego deglutido y los microorganismos son finalmente destruidos en el estómago, por efecto de la acidez y la actividad de diferentes secreciones digestivas”, añadió.

Por otra parte, Sabatté señaló que la posibilidad de que los microorganismos atrapados en la mascarilla reingresen al cuerpo “no ha sido debidamente estudiado”, y agregó que, aunque así fuera, esto no tendría gran relevancia. “Esos gérmenes ya están en nuestro tracto respiratorio y la exhalación de ninguna manera los elimina en forma considerable”, reiteró.

¿Riesgo de infección?

Sabatté, además detalló que “el tracto respiratorio posee una enorme cantidad de microorganismos que conforman la llamada flora normal microbiana, y la cantidad de éstos que exhalamos es ínfima”

Carolina Herrera, expresidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias, explicó a AFP Factual que la mayoría de los gérmenes de la cavidad oral “son comensales, es decir, son inofensivos a la salud” y añadió que “los gérmenes que uno exhala no son ningún problema [para la salud]”.

Ante la consulta de si al quedar en la mascarilla estos gérmenes podrían reingresar al organismo y causar enfermedades, Herrera respondió: Categóricamente, la respuesta es no”.

Con motivo de otra verificación reciente sobre los presuntos riesgos de las mascarillas, Herrera destacó la importancia de usarlas e higienizarlas de forma correcta: “Si uno no tiene la precaución de manipularla con las manos limpias y desecharla cuando es desechable, o de lavarla cuando es lavable, si la tocas por delante, si la guardas en tu bolsillo o cartera y te la vuelves a poner, por supuesto que te puede dar desde coronavirus hasta cualquier otra infección respiratoria”.

¿Qué detecta el PCR?

AFP Factual también ha verificado ya contenido relacionado con los tests PCR (1 y 2).

La prueba PCR (por las siglas en inglés de reacción en cadena de polimerasa) es utilizada por las autoridades de salud en la pandemia de COVID-19 para detectar cuando un paciente cursa esta infección. Con un hisopo, se toma una muestra de la nariz, de la parte posterior de la garganta o del escupitajo de un paciente y esta es analizada a nivel molecular, en búsqueda de la presencia de dos genes específicos del SARS-CoV-2.

La PCR tiene la capacidad de detectar al SARS-CoV-2, virus responsable del COVID-19, y no detecta otros microorganismos, cualquiera sea su abundancia en el hisopado”, aseguró Juan Sabatté. “La PCR para SARS-CoV-2 detecta fragmentos del genoma del SARS-CoV-2 y no de cualquier otro microorganismo ‘X’. Esto último es lo completamente falso de la publicación”, destacó.

Por su parte, Juan Carballeda, investigador del CONICET y miembro de la Asociación Argentina de Virología (SAV), afirmó a AFP Factual el 7 de julio pasado: “La PCR tiene ventajas y desventajas pero lo que detecta es la presencia de genoma del virus y eso es indudable”

Carballeda también destacó la precisión de esta prueba que, explicó, se utiliza desde la década de 1980 para la detección de múltiples enfermedades. “No hay forma de que dé resultado positivo si no hay genoma de virus presente en la muestra”, señaló.

De acuerdo con la Red Argentina Pública de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, conformada por universidades y ministerios de Salud de distintas provincias del país, el PCR “es el método de primera línea para diagnosticar COVID-19” y  “cuenta con una elevada sensibilidad y especificidad”. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la población general use mascarillas “cuando haya una transmisión comunitaria generalizada, y particularmente en lugares donde no sea posible aplicar el distanciamiento físico”. Aquí se pueden ver sus orientaciones sobre los distintos tipos de tapabocas.

La OMS, además, recomienda el uso de pruebas PCR para detectar el alcance y los focos de la infección. En enero pasado publicó un documento con guías para aplicar esta metodología de testeo detectando específicamente el SARS-CoV-2.

En conclusión, los microorganismos que eventualmente pudieran quedar “atrapados” en las mascarillas no tienen ningún impacto en el resultado de los tests PCR que se utilizan para diagnosticar COVID-19, ya que éstos no detectan la presencia de cualquier germen, como aseguran las publicaciones en redes sociales, sino específicamente del virus Sars-CoV-2, causante de la enfermedad.

 
Nadia Nasanovsky
CORONAVIRUS