Las mascarillas quirúrgicas no pueden emular el efecto de una mascarilla con filtro si se usan al revés o una encima de la otra

¿Va el lado azul hacia fuera y el blanco contra la boca o a la inversa? ¿Si se usan a la vez dos mascarillas quirúrgicas, una al revés y otra en posición normal, tienen el efecto de una mascarilla con filtro? Varias consignas se han viralizado en redes sociales sobre la mejor forma de usarlas, sin embargo no todas son correctas. A continuación, una explicación después de haber consultado fuentes y a expertos de la salud.

"Si van a usar mascarillas, al menos usen las bien [sic.]", dice un tuit del 11 de marzo pasado con más de 100.000 interacciones. Una publicación del mismo día, con la misma imagen, fue compartida más de 90.000 veces en Facebook

Captura de pantalla de un tuit, hecha el 15 de marzo de 2020

La publicación asegura que la cara azul de la máscara tiene que estar hacia el exterior si la persona que la lleva está infectada, mientras que una persona sana debe llevarla con la parte blanca hacia fuera.

La imagen asegura que el lado blanco de la máscara contiene un filtro que retiene partículas y microorganismos.

Otra publicación del 15 de marzo y compartida más de 1.600 veces, además de contener estas recomendaciones y la misma imagen, añade lo siguiente: “Si vamos a estar en contacto con alguien sospechoso o confirmado, y no disponemos de las mascarillas de filtro homologadas, si nos colocamos 2 mascarillas quirúrgicas (la primera con azul hacia adentro y la segunda con lo azul hacia afuera) conseguimos un efecto similar al de las mascarillas con filtro [sic.].

Publicaciones similares también fueron virales en inglés (1, 2, 3). 

¿Qué dicen los expertos?

Las autoridades de salud hicieron énfasis en que la única forma correcta de llevar estas mascarillas descartables es colocándoselas con la faz colorida hacia fuera y la parte blanca contra el rostro de la persona que la lleva.

El doctor Seto Wing Hong, codirector del Centro de Colaboración para enfermedades infecciosas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y profesor en la Universidad de Hong Kong, mostró cómo usar correctamente las mascarillas aquí

Seto explicó que la parte de color tiene que estar del lado exterior porque es resistente al agua, y por lo tanto, impide que entren partículas húmedas. La parte blanca, en cambio, es absorbente, lo que evita que los gérmenes sean liberados en la atmósfera. 

“Hay una única forma de usar la mascarilla: la faz azul tiene que llevarse hacia fuera y la blanca hacia dentro", dijo un portavoz de la Oficina para la promoción de la Salud de Sri Lanka vía telefónica a la AFP el 28 de enero de 2020.

Por su parte, Elena Plaza, enfermera, autora del blog urgenciasyemergen.com y colaboradora de Salud sin Bulos en España, se expresa en el mismo sentido:

“La capa interna de la mascarilla quirúrgica es la que realiza la filtración. La externa, que es la de color, suele estar hecha de un material repelente (aunque de efecto escaso y limitado) y la interna puede tener propiedades para evitar la humedad de la respiración ya que cubre la nariz y la boca. Además, es la absorbente de las partículas. Si le damos la vuelta, eliminamos la propiedad repelente pudiendo disminuir su eficacia y la capa absorbente se queda en el exterior. Pero no aumentaríamos la eficacia nunca porque el filtro de dentro sigue haciendo lo mismo de un lado para otro”.

Preguntada sobre la efectividad de colocar una mascarilla encima de otra, Plaza asegura:

“También puede disminuir la eficacia ya que se disminuye el ajuste con la cara, pero no mejora la filtración. Podremos mejorar por lógica la captación de partículas hacia el exterior, pero está testada para que con una sea suficiente. No es necesario usar dos para conseguir el efecto que queremos. Y por poner dos filtrarán hacia adentro porque una sola no tiene esa función, poner dos no hace que consigan esa función. No tienen filtros de micropartículas para proteger de fuera hacia dentro”.

¿Es necesario usar mascarilla?

El 20 de mayo de 2020 el gobierno español estableció el uso obligatorio de mascarilla en los espacios públicos en los que no se pueda llevar a cabo el distanciamiento social de dos metros como mínimo. 

Desde el inicio de la pandemia, la posición de las autoridades en este sentido ha ido evolucionando. A 21 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda el uso de mascarillas médicas para la población en general, en tanto que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, aconseja "cubrirse la boca y la nariz con una cubierta de tela para la cara al estar rodeados de personas".

Plaza dice al respecto: “En situaciones de epidemia o pandemia como la que nos encontramos, [las mascarillas quirúrgicas] pueden utilizarse también para que se reduzca el riesgo de propagación de infección”.

Plaza hace hincapié en que, aunque la mascarilla quirúrgica solo evita que la persona que porta el virus lo propague, “está demostrado que durante el periodo de incubación del SARS-CoV-2 el portador del virus contagia”.

“Todas las medidas de salud pública y de protección deben llevarse a cabo por toda la población tanto sintomática como asintomática porque todos somos potencialmente positivos asintomáticos”, afirma.

En conclusión, es recomendable el uso de mascarillas para evitar una mayor propagación, aunque las mascarillas quirúrgicas no protegen de los agentes externos. En ningún caso es indicado que la cara blanca de la mascarilla -la parte absorbente de la misma- se use hacia fuera y no contra el rostro; su diseño y su utilidad están pensados para el uso contrario. Asimismo, el uso simultáneo de dos mascarillas quirúrgicas, una en posición normal y otra al revés, no logra un efecto similar al de una mascarilla con filtro.

Esta verificación fue realizada en base a la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

AFP Factual
AFP España