La familia Rothschild no tiene relación con esta patente de 2015

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Publicaciones en redes sociales y páginas web compartidas por miles de usuarios desde el 28 de septiembre pasado afirman que la familia Rothschild patentó en 2015 “un método para testear el COVID-19”. Pero esto es falso: aunque la patente existe, la parte referente al coronavirus se añadió en marzo de 2020. Por otro lado, la familia Rothschild no tiene nada que ver con el documento, confirmó una portavoz de la familia a AFP Factual.

Una de las entradas más compartidas afirma que la familia Rothschild “patentó en 2015 un método para testear el COVID-19”. El mismo usuario, en una entrada posterior, dice sobre la patente: “En principio se la conceden el 2020, peeeero, en los históricos sobre el estado de la concesión, figura la primera en marzo de 2019, quizá se remonten a 2015 (...) son patentes que se utilizan para la patente final y casualmente la que indico se concedió en Agosto de 2017”.

Una página web, días después, titula: “FRAUDE COLOSAL. Rothschild patentó las pruebas biométricas de Covid-19 en 2015 y 2017!”, en un artículo compartido por cerca de mil usuarios en Facebook, según la herramienta CrowdTangle.

La desinformación también ha circulado en YouTube, en columnas de opinión y en otros idiomas como francés, portuguésalemán e inglés.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 9 de octubre de 2020

Las publicaciones virales encontradas utilizan la misma prueba: una publicación en el portal Espacenet, desarrollado por la Oficina Europea de Patentes para acceder a más de 120 millones de documentos de todo el mundo.

La captura de pantalla y la dirección que enlazan las publicaciones virales corresponden a la versión holandesa de Espacenet. La imagen es de una entrada en la base de datos llamada “System and method for testing COVID-19” (“Sistema y método de prueba para el covid-19”) y su inventor es Richard A. Rothschild. Buscando en la base de datos por “covid-19” y “Rothschild” o por el código US2020279585 que puede verse en la publicación viral, aparece lo siguiente:

Captura de pantalla del sitio Espacenet, realizada el 13 de octubre de 2020

La solicitud de la patente se publicó el 3 de septiembre de 2020, como puede verse junto al código numérico, pero lo que destacan los usuarios es la “fecha de prioridad” (Prioriteitsdatum en la publicación viral): 13 de octubre de 2015. Según la página de Espacenet, “la fecha de prioridad es la fecha en que se depositó la primera solicitud de patente sobre una invención específica”.

Sin embargo, al buscar por dicha patente, vuelve a aparecer septiembre de 2020 en la pantalla. ¿Por qué estos años de diferencia?

Una patente estadounidense

La patente depositada por Richard A. Rothschild es estadounidense, de ahí que antes del código numérico aparezcan las letras US, por “United States”.

A diferencia de las patentes europeas, los inventores en Estados Unidos pueden, al depositar una patente, realizar una solicitud de patente “CIP”, siglas de “Continuation in Part” (“solicitud de continuación” en español), explicó en un correo electrónico la Oficina Europea de Patentes, contactada por la AFP el 6 de octubre pasado. Estas patentes CIP aparecen también así en la base de datos europea.

Esta solicitud de continuación permite a un inventor añadir nuevos elementos a una petición de registro existente. La anterior invención siempre debe ser parte integrante de la nueva, precisó la OEP. La solicitud de la primera invención de Richard A. Rothschild, que sirve de matriz y es la señalada por las publicaciones virales, data del 13 de octubre de 2015. Puede consultarse aquí en Google Patent y aquí en EspaceNet.

Dicha patente describe técnicas de análisis de datos biométricos y no menciona el nuevo coronavirus. Por tanto, la solicitud de patente “anterior a 2020 no está vinculada al covid-19”, confirmó al equipo de verificación de AFP Rainer Osterwalder, portavoz de la OEP.

El nuevo coronavirus aparece por primera vez vinculado a esta patente en su registro de 2020, una vez el SARS-CoV-2, el virus causante del covid-19, ya se conocía. En la patente mencionada, se actualiza la invención precedente para poder utilizar estas técnicas de análisis biométricos y determinar si una persona está contagiada del virus. Esta petición de patente está actualmente en estudio en la oficina de patentes estadounidense. Rothschild registró el nuevo método el 17 de mayo de 2020 y fue publicado el 3 de septiembre de 2020.

La familia Rothschild

El apellido Rothschild se asocia a una familia de banqueros de origen judío, una de las más influyentes en Europa en el siglo XIX. El grupo Rothschild & Co. mostró ingresos anuales de unos 1.200 millones de euros en 2019.

Un portavoz del grupo Rothschild & Co., cuyo control sigue en manos de la familia homónima, dijo el 8 de octubre a AFP: “No hay vinculación entre Rothschild & Co. y la persona nombrada en la patente”. Según la compañía, no hay conexión privada o empresarial entre el grupo y la patente. Al 7 de octubre, el abogado de patentes de Richard A. Rothschild no había respondido a las preguntas del equipo de verificación de la AFP.

“A día de hoy, el nombre de la familia Rothschild sirve para los que justifican la afirmación de una supuesta omnipotencia judía sobre el sistema financiero global”, escribe la historiadora Juliane Wetzel en un artículo para el Centro de Educación Política del Estado de Baviera.

El apellido Rothschild es a menudo objeto de rumores en redes sociales.

Sobre las teorías en torno al apellido Rothschild, el Foro Judío para la Democracia y contra el Antisemitismo explica: “Después de la Shoá, el odio abierto a los judíos era tabú, así que los extremistas de derecha y otros antisemitas comenzaron a encontrar palabras en código para la supuesta conspiración de los judíos. Así, el nombre Rothschild se convirtió en un código internacional para las teorías de la conspiración que, consciente o inconscientemente identifican a los judíos con el control de las finanzas o el capitalismo”.

Por lo tanto, la patente mencionada, en su parte referente al covid-19, no es del año 2015, sino que fue depositada en 2020 como un añadido a una patente anterior. Los registros más antiguos no mencionan el nuevo coronavirus. Por otro lado, el grupo Rothschild & Co. ha negado cualquier vinculación al apellido del depositor de la patente.

Traducción y adaptación
CORONAVIRUS