La eficacia de las mascarillas depende de diferentes variables y su nivel de protección no puede determinarse con exactitud

Un gráfico compartido miles de veces en redes sociales circula desde el 20 de abril mostrando la probabilidad exacta de que los portadores del nuevo coronavirus lo propaguen en función de si ellos u otra persona usan o no tapabocas. Expertos consultados por la AFP afirman que, si bien las máscaras disminuyen el riesgo de contagio por coronavirus, no existe evidencia científica sobre la posibilidad específica de transmisión ni el porcentaje de contagio, e indican que su eficacia depende de diversos factores.

La gráfica en la publicaciones muestra tres escenarios diferentes de la interacción entre un "portador de COVID-19" con otra persona no infectada. En el primer escenario el infectado no usa una máscara, pero la otra persona sí. De acuerdo con la imagen, el riesgo de contagio en ese contexto sería del 70%.

En el segundo escenario, el portador de coronavirus usa tapabocas, pero la otra persona, no. Según la gráfica el riesgo sería del 5%. En el último escenario, tanto el infectado como la otra persona usan mascarilla. El riesgo sería del 1,5%, según la imagen.

Algunos gráficos también incluyen el mensaje "ÚSELO"  o“PÓNTELA”, en referencia a los tapabocas o mascarillas.

Captura de pantalla tomada el 4 de mayo de 2020

La gráfica ha sido compartida al menos 25.800 veces en Facebook (1, 2, 3, 4, 5, 6), Instagram (1, 2, 3, 4, 5) y Twitter (1).

La información también circuló ampliamente en inglés y francés.

El equipo de verificación de la AFP consultó a expertos que coincidieron en la incapacidad de medir con tal exactitud la probabilidad de contagio. Juan Carballeda, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET) y miembro de la Asociación Argentina de Virología (SAV), explica que una de las dificultades para dar con un porcentaje tan exacto tiene que ver con los modelos de mascarillas que se usan.

“No hay un único tipo de barbijo o tapaboca que se esté usando y no tenemos mucha evidencia de cuánto tiempo el virus puede vivir en las superficies o si se encuentra en gotas de tamaño grande o pequeño. De ninguna manera le pondría un porcentaje tan exacto”, señala.

Por su parte Shelley Payne, directora del Centro LaMontagne para Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, indica que si bien el orden relativo de riesgo que se muestra en el gráfico es correcto, "los números reales dependerán de una serie de factores, incluida la cantidad del virus dispersados por el portador o caso [positivo], la distancia entre los dos individuos, el tipo de material de la máscara, el ajuste de la máscara".

Demasiadas variables y la falta de datos experimentales, excepto en entornos hospitalarios, dificultan el cálculo del riesgo de contagio, dijo Payne a la AFP por correo electrónico. 

"No creo que haya cifras confiables sobre cuánta protección proporciona una máscara […] pero "la probabilidad de propagación es más alta si el portador no lleva una máscara y más baja si tanto el infectado como las personas que tienen contacto con él usan tapabocas", dijo Payne.

Carballeda explica que, además, debe tenerse en cuenta cómo las personas están usando las máscaras.

“Pongamos como ejemplo los tapabocas N95 que son los recomendados. Con estos, el riesgo bajaría prácticamente a cero, pero siempre y cuando se usen correctamente. ¿Qué significa esto? Que no hay que tocarlos, que se deben higienizar las manos antes de ponerlos y quitarlos y que, aunque tienen más longevidad, debe saberse que solo sirven durante cierta cantidad de tiempo, etc. Eso también dificulta la precisión del posible contagio”, asegura.

Ante la escasez de máscaras, John Criscione, profesor de ingeniería biomédica en la Universidad de Texas A&M, ha probado artículos domésticos comunes como filtros de aire, fundas de almohadas, cortinas de baño y bolsas de vacío a modo de posible alternativa. 

“Hemos probado una amplia gama de materiales y los resultados varían, lo que significa que la elección de material determina en gran medida la calidad de su máscara”, dice el estudio de Criscione.

Si bien los gráficos compartidos en redes sociales pueden no proporcionar una evaluación precisa del riesgo exacto, Criscione considera que los portadores de COVID-19 deben usar una máscara. “Cualquier cobertura es mejor que nada", afirma.

Carlos Pinto, epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud en Colombia coincide con esta tesis.

“Con la evidencia actual, no se puede confirmar la precisión de estas estadísticas. No hay suficientes datos para cuantificar la reducción del riesgo por el uso de máscaras quirúrgicas o de tela como lo dice la imagen. Sin embargo, sí es recomendable su uso y el distanciamiento físico para disminuir el riesgo de contagio, sobre todo en los casos de personas asintomáticas o presintomáticas que salgan a la calle”, explica a AFP Factual. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, indica algunos escenarios de cuándo se deben usar o no las máscaras. Afirma que si se es una persona sana “solo necesita llevar mascarilla si atiende a alguien en quien se sospeche la infección por el 2019-nCoV” o que puede usarla “si tiene tos o estornudos”.

“Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón. Si necesita llevar una mascarilla, aprenda a usarla y eliminarla correctamente”, explica la OMS.

En resumen, de acuerdo con expertos consultados por la AFP no es posible determinar con exactitud el porcentaje de contagio del nuevo coronavirus con base en el uso o no de tapabocas, tanto por parte de infectados, como de personas sanas. Los investigadores afirman que si bien las máscaras disminuyen el riesgo de contagio por coronavirus, no existe información confiable sobre la posibilidad específica de transmisión.

AFP Factual ha verificado información falsa y engañosa sobre el nuevo coronavirus. Puede encontrar la lista completa de nuestras verificaciones de hechos sobre el tema aquí.

Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

Claire Savage
AFP USA