El centrocampista danés del Inter de Milán Christian Eriksen (C) celebra durante el partido contra el Udinese el 23 de mayo de 2021, en el estadio San Siro de Milán ( AFP / Miguel Medina)

El supuesto aumento de muertes por infarto de futbolistas en 2021 se basa en un cálculo engañoso

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

El número de muertes por razones cardíacas entre jugadores de fútbol ha aumentado en un 500% en 2021 en comparación con años anteriores, según publicaciones compartidas miles de veces en varios idiomas en las redes sociales desde principios de noviembre. Los usuarios vinculan este fenómeno a la vacunación contra el covid-19. Pero el cálculo a partir del cual se llega a esta conclusión es engañoso. El comité de la FIFA que registra enfermedades cardíacas fatales afirmó a la AFP no haber "detectado una tendencia" en este sentido, al igual que la Federación Alemana de Fútbol.

Los mensajes circulan en Facebook (1, 2, 3), Twitter (1, 2), sitios web (1, 2) y en video. “¡¡500 %!! El aumento de las muertes cardíacas repentinas de jugadores de la FIFA en 2021”, dicen algunas entradas. “Desde diciembre de 2020, 183 atletas profesionales y entrenadores colapsaron repentinamente, 108 han fallecido”, detalla otra.

Publicaciones similares circulan en francés y portugués.

Captura de pantalla realizada el 29 de noviembre de 2021 de una publicación en Facebook

Desde que en junio pasado el futbolista danés Christian Eriksen sufriera un infarto en pleno partido de la Eurocopa -sin estar vacunado en ese momento, como verificó la AFP-, se han multiplicado las acusaciones a las vacunas anticovid por los problemas cardíacos de los deportistas.

El caso del delantero argentino del FC Barcelona, Sergio “Kun” Agüero, de baja por un problema cardíaco, también fue el eje de publicaciones contra las vacunas.

El cálculo

Las publicaciones virales mencionan como fuente un artículo del sitio israelí RTnews, que hace referencia a distintos atletas que se han rehusado a vacunarse contra el covid-19 y afirma que 108 deportistas han fallecido de forma repentina desde el inicio de las campañas de inoculación.

En Twitter, Yaffa Shir-Raz, la autora del artículo, que se presenta como periodista de salud, explicó su cálculo en un hilo en inglés, compartido más de 3.000 veces desde el 15 de noviembre.

Shir-Raz recopiló una lista de 108 publicaciones en diferentes idiomas que informan de la muerte súbita de deportistas en 2021.

Aunque la AFP no verificó estos 108 casos, muchos de los cuales provienen de blogs o medios de comunicación desconocidos o de tuits sin fuente, sí se tomaron al azar una treintena de enlaces, en los que no se especifica si el deportista estaba vacunado o no se establece relación causal entre la muerte y la vacuna.

A partir de los artículos, la autora afirma haber identificado a 21 futbolistas que murieron de un paro cardíaco. Luego busca comparar esta cifra con la de años anteriores para poder definir una tendencia. "Para saber cuántas muertes se han producido realmente en las dos últimas décadas entre los jugadores de la FIFA (2001-2020), utilizamos la Wikipedia", dice, enlazando esta "Lista de futbolistas fallecidos en el campo de juego" de la enciclopedia colaborativa en línea.

"Según Wikipedia, entre 2001 y 2020, hubo una media de 4,2 muertes al año atribuidas [a enfermedades cardíacas mortales]. En cambio, en 2021, según nuestra lista, hubo 21 casos entre los jugadores de la FIFA", dijo. En otras palabras, se habrían producido "unas cinco veces más" muertes de este tipo en 2021 que en años anteriores, concluyó.

Captura de pantalla realizada el 26 de noviembre de 2021 de un tuit de Yaffa Shir-Raz

Jean-Marie Vailloud, cardiólogo de una clínica de rehabilitación de Marsella, aseguró a la AFP que la conclusión de la autora israelí “no está basada en nada" y que utilizar publicaciones en línea muy diferentes entre sí para construir una muestra de base "y luego tomar una lista de Wikipedia para comparar y extraer tendencias de ella” va “en contra de la práctica científica".

“No hay más muertes que antes de la pandemia”

Para obtener aclaraciones sobre estos rumores recurrentes de un aumento repentino de enfermedades cardíacas en el fútbol, la AFP se puso en contacto en octubre pasado con el comité encargado del "registro de muertes súbitas cardíacas" en el fútbol, adscrito a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA).

Se trata de un grupo de trabajo de la Universidad de Saarbrücken (Alemania), liderado por el médico deportivo Florian Egger, que había identificado "617 casos de muerte súbita" entre 2014 y 2018, es decir, más de un centenar por año, según este estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine (BMJ), y no 4,2 como afirma Shir-Raz.

Para una verificación anterior de la AFP, Egger ya había explicado que "no hay más muertes entre los futbolistas que antes de la pandemia" de covid-19.

Las cifras oficiales de muertes súbitas cardíacas en los campos de fútbol para 2021 todavía se están analizando, informó en un correo electrónico a la AFP el 25 de noviembre, pero aclaró: "No vemos ninguna dinámica particular [en comparación con años anteriores]”.

Tim Meyer, presidente de la comisión médica de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) y médico de la selección alemana, declaró a la AFP el 19 de octubre: "En mi opinión, la afirmación de que las muertes en el deporte o en el fútbol en particular han aumentado tras la introducción de las vacunas contra el covid-19 carece de fundamento”.

Problemas cardíacos en el deporte

La muerte súbita en el deporte de alto nivel no data de la aparición del covid-19 y las vacunas anticovid. En los últimos años, varios episodios en el campo de juego han sacudido el mundo del fútbol, como el del camerunés Marc-Vivien Foé en 2003, el brasileño Serginho en 2004 o el español Antonio Puerta en 2007.

Médicos asisten al delantero argentino del FC Barcelona Kun Agüero durante el partido contra el Deportivo Alavés en el estadio Camp Nou de Barcelona, el 30 de octubre de 2021 ( AFP / Pau Barrena)

"Siempre ha habido muertes en el deporte, pero eran y son muy raras", explicó Meyer. Según él, los deportistas son, en promedio, más sanos que los demás, pero "por desgracia, también hay afecciones cardíacas inadvertidas" que pueden desencadenar estos problemas repentinos.

"Desde el punto de vista cardiovascular, la actividad física tiene un enorme beneficio. Pero sí puede haber un riesgo adicional para las personas que practican a alta intensidad y que tienen patologías cardiovasculares diagnosticadas o silenciosas [NDLR: de las que la persona no es consciente]", detalló Jean-Marie Vailloud. Por ello, el cardiólogo insiste en la necesidad de obtener un certificado médico de un profesional de la salud cuando se practica una disciplina intensivamente.

Efectos secundarios de las vacunas

Desde el inicio de la vacunación contra el covid-19 en los mayores de 12 años en Estados Unidos, Francia y Bélgica, se han notificado a las agencias de farmacovigilancia varios casos de miocarditis (una inflamación del corazón) en adolescentes vacunados. Se produjeron principalmente en varones jóvenes, después de recibir la segunda dosis.

En junio pasado, expertos estadounidenses revisaron 323 casos de inflamación del corazón en adolescentes tras ser vacunados con Pfizer/BioNtech y Moderna. Concluyeron que existía una relación "probable" entre estas vacunas y los raros casos de miocarditis, pero que la mayoría de los casos eran "leves, y los individuos solían recuperarse por sí mismos o con un tratamiento mínimo".

En un comunicado publicado en agosto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidenses informaron la decisión de los expertos: “El 23 de junio de 2021, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC revisó los datos disponibles y concluyó que los beneficios de la vacunación contra el covid-19 para las personas y la población superan los riesgos de miocarditis, y recomendó el uso continuado de la vacuna en personas mayores de 12 años”.

Estos y otros efectos adversos siguen siendo monitoreados por las agencias de farmacovigilancia de los distintos países.

Traducción y adaptación
COVID-19 VACUNAS