Este “kit anti-covid” no es distribuido por el Estado brasileño

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

La imagen de un kit con medicamentos como azitromicina e hidroxicloroquina ha sido compartida cientos de veces en redes sociales desde fines de agosto con la afirmación de que el gobierno brasileño lo reparte a pacientes con covid-19. La publicación ha circulado especialmente en Paraguay, como una crítica a las autoridades ante la ausencia de una política similar. Sin embargo, no es el Estado el que reparte esos medicamentos en Brasil, aunque no desalienta su uso.

“Este KIT de REMEDIOS esta distribuyendo el Gobierno Federal del Brasil en sus ESTADOS más afectados, en forma gratuita y con ello disminuyo notablemente el contagio masivo y el número de fallecidos”, dice una publicación del 24 de agosto en Facebook (1, 2), acompañada de una fotografía en la que se ve una bolsa de medicamentos que, según su etiqueta, contiene 500 mg. de azitromicina, 400 mg. de sulfato de hidroxicloroquina, comprimidos de vitaminas C y D y zinc.

“Estos remedios son armas de combate EFECTIVO contra el Covid 19”, concluye la entrada, que critica al gobierno paraguayo por no tomar una medida similar, con la que “se evitaría muchos fallecidos”.

Sin embargo, ni el Gobierno Federal de Brasil, ni el Gobierno del Distrito Federal (que las publicaciones confunden) son responsables de la distribución de este “kit”.

Captura de pantalla de una publicaciòn en Facebook realizada el 18 de septiembre de 2020

¿Una iniciativa del Estado?

Una búsqueda de la imagen arrojó que circula en portugués al menos desde el 21 de agosto pasado.

Las publicaciones en español afirman que es el Gobierno Federal el que distribuye el kit de medicamentos a los “estados más afectados” por el nuevo coronavirus, sin especificar de cuáles se trata. Sin embargo, en el propio paquete de medicamentos puede leerse que estos supuestamente provienen del Gobierno del Distrito Federal.

El Gobierno Federal de Brasil es el gobierno nacional, presidido por Jair Bolsonaro, mientras que el Distrito Federal es una de las 27 unidades federales del país cuya capital es Brasilia, y está encabezado por el gobernador Ibaneis Rocha.

La Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal informó al equipo de verificación de la AFP desconocer esa distribución de kits con hidroxicloroquina y azitromicina.

La misma respuesta llegó desde el Ministerio de Salud nacional. Portavoces aseguraron a la AFP el 11 de septiembre pasado que la institución no distribuye ni ha distribuido kits de medicamentos para prevenir el covid-19, si bien no desalienta su uso.

“La prescripción de [estos] medicamentos queda a discreción del médico, y también es necesaria la voluntad declarada del paciente. En el caso de pacientes pediátricos o discapacitados, se requiere el consentimiento de los padres o del tutor legal”, señaló la entidad en un correo electrónico.

El 20 de mayo pasado el Ministerio publicó directrices para el uso de azitromicina, hidroxicloroquina y cloroquina en pacientes con covid-19, estableciendo que pueden utilizarse si el médico así lo decide y con el consentimiento del paciente, tan pronto se identifiquen síntomas o signos leves de la enfermedad.

El presidente Jair Bolsonaro, quien anunció que había contraído el nuevo coronavirus el 7 de julio pasado, alienta explícitamente el uso de hidroxicloroquina. El 10 de julio publicó un video en Facebook en el que dijo sentirse “muy bien”, y tomó ante cámaras un comprimido del fármaco. “Sabemos que no tiene una eficacia científicamente comprobada [...] pero yo confío en la hidroxicloroquina”, dijo.

Después adjudicó su recuperación al medicamento.

“Tenemos estudios científicos que muestran que [la hidroxicloroquina] no tiene ninguna eficacia contra el virus. Por razones poco claras, los presidentes de Brasil y de Estados Unidos han decidido politizar este tema, sin ninguna justificación y es una forma muy grave de engañar a las personas”, dijo a la AFP la neumonóloga Margareth Dalcomo, de la institución científica Fundación Oswaldo Cruz de Rio de Janeiro. 

Homenaje a los muertos por covid-19 en Brasil durante una protesta contra el presidente Jair Bolsonaro por su manejo de la pandemia, el 7 de agosto de 2020 en Sao Paulo

Sin efectividad comprobada

Si bien el Ministerio de Salud de Brasil no desalienta el uso de estos tratamientos, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), encargada de autorizar formalmente los medicamentos para el consumo de la población, no los aconseja.

“Aunque prometedores, no existen estudios concluyentes que demuestren el uso de estos medicamentos para el tratamiento de covid-19”, dijo la entidad a la AFP. “Por tanto, no existe ninguna recomendación por parte de Anvisa, de momento, para su uso en pacientes infectados o incluso como forma de prevenir el contagio por el nuevo coronavirus”.

El abogado especialista en Derecho Médico y Hospitalario José Salamone explicó en mayo pasado a la AFP que es posible prescribir un medicamento que todavía no ha sido aprobado por Anvisa. “La responsabilidad es exclusiva del médico. Todo medicamento off label (aquellos que no poseen indicación para enfermedades fuera de las que están previstas) puede ser administrado por el médico. Para ello se recomienda que se obtenga del paciente y/o familiares, de forma anticipada, el debido Formulario de Consentimiento, aclarando todos los riesgos de una medicación no debidamente testeada o autorizada por los organismos competentes”, explicó.

En junio pasado, el ensayo clínico Recovery concluyó que la hidroxicloroquina no tiene efectos beneficiosos contra el covid-19. Por eso mismo, Estados Unidos retiró la autorización de su uso contra esta nueva enfermedad. Lo mismo ocurrió con la cloroquina.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, anunció el 17 de junio la suspensión de los ensayos clínicos de esa medicina.

A pesar de que la efectividad de estos tratamientos no ha sido probada en pacientes con covid-19, la Secretaría de Salud de la prefectura de Tucumã, en el estado de Pará, Brasil, distribuyó un kit con cloroquina, azitromicina, ivermectina y otros medicamentos, como ya verificó la AFP.

Respecto de estos kits, Margareth Dalcomo dijo a la AFP: “Hay servicios municipales de salud distribuyendo a los pacientes pequeños paquetitos de ilusión, con comprimidos de hidroxicloroquina, pero también con vermífugos (antiparasitario), que tampoco sirven para nada, además de vitamina C, vitamina D... una mezcla de cosas que no tiene ningún sentido”.

El sitio de verificación Fato ou Fake también descartó que las autoridades sanitarias del Gobierno Federal y el Gobierno del Distrito Federal hayan distribuido el kit.

¿Menos contagios y muertes?

Las publicaciones viralizadas desde el 24 de agosto pasado sostienen que con la distribución de este kit “disminuyó notablemente el contagio masivo y el número de fallecidos”.

 

Pero, al 15 de septiembre, Brasil se mantenía como el país más afectado por el nuevo coronavirus después de Estados Unidos. Según datos oficiales, las cifras de nuevos contagios en julio y agosto se mantuvieron por encima del 1.200.000, mientras que los decesos no “disminuyeron notablemente”, con 32.881 fallecidos en julio y 28.906 en agosto.

En resumen, autoridades sanitarias del Gobierno del Distrito Federal y el Gobierno Federal de Brasil -que las publicaciones viralizadas confunden- desmintieron a la AFP haber repartido bolsas con hidroxicloroquina, azitromicina y otros medicamentos para tratar a pacientes con covid-19. Si bien el Estado brasileño no desalienta el uso de estos fármacos para tratar la enfermedad, deja la decisión a criterio del médico y depende de la aceptación del paciente. A su vez, no se detectó una disminución “notable” de casos y fallecidos en Brasil en los últimos dos meses.

EDIT 18/09: Cambia la calificación de la verificación de Engañoso a Falso
 
Ana Prieto
CORONAVIRUS