El video de bañistas expulsando a policías de una playa en Brasil es de 2012

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un video en el que bañistas se rebelan contra policías municipales en la playa de Ipanema, en Rio de Janeiro (sur), ha sido compartido más de 2.600 veces en redes sociales desde finales de marzo, con la afirmación de que es una protesta contra las medidas restrictivas de la pandemia de covid-19. Sin embargo, las imágenes fueron tomadas en octubre de 2012 durante una riña desencadenada por la represión de la práctica del “altinho”, un deporte tradicional en las arenas de esa ciudad brasileña.

En Brasil el alcalde de Río de Janeiro cerró la playa y la gente harta ya de esta PLANDEMIA ha hecho una desobediencia masiva. Los ‘perros del Estado’ (policía) querían echar a la gente con palos y acaban ellos mismos siendo golpeados”, dice una de las publicaciones en Facebook (1, 2) que comparte la secuencia.

Captura de pantalla realizada el 20 de abril de 2021 de una publicación en Facebook

Algunas de las entradas (1, 2, 3) circulan desde el 29 de marzo pasado sugiriendo que corresponde a un acto reciente de desobediencia civil.

La secuencia también fue compartida en Twitter (1, 2, 3) y sitios web con el título: “La gente explota contra la policía en Río de Janeiro por las imposiciones de la Plandemia”, así como en publicaciones en portugués e inglés

Sin embargo, una búsqueda inversa en Google de los fotogramas del video permitió comprobar que las imágenes en realidad son del 9 de octubre de 2012, como fue registrado en medios de comunicación en ese momento (1, 2, 3).

Según los artículos encontrados, las imágenes muestran una trifulca en la playa de Ipanema luego de que guardias municipales intentaran frenar la práctica del altinho” -un deporte popular en las arenas de Rio de Janeiro que consiste en pasar una pelota entre jugadores sin usar las manos- en horario no permitido, entre las 8:00 am y las 4:00 pm. 

Un video con las mismas imágenes y mayor duración fue compartido el 11 de octubre de 2012 en la cuenta de YouTube del usuario LF Dalmata, con el título en portugués: "Lucha en la playa de ipanema 2 días después de la reelección del alcalde Eduardo Paes - HD". En la descripción, el usuario añadió luego un enlace de otra grabación que identifica como “original completo”, con menor calidad y sonido ambiental, que fue publicado meses después, el 8 de febrero de 2013.  

Otra secuencia de la misma aglomeración, pero tomada desde un ángulo diferente, fue difundida en YouTube por el usuario Micael Hocherman el 9 de octubre de 2012, esta tiene por título en portugués: “Playa de ipanema 2 días después de la elección de Eduardo Paes”.

Hocherman narra en la descripción del video que “cuando los guardias municipales quisieron llevarse a un joven, aplicándole una ‘soga’ en el cuello, la gente se rebeló espontáneamente contra lo que juzgaron como una injusticia, o al menos, una acción totalmente irrazonable. Había cocos volando por encima y sillas y carpas siendo arrojadas hacia los guardias. Estos, a su vez, devolvieron los golpes con sus bastones, pero no pudieron resistir la furia de la multitud y fueron obligados a ‘huir’ en dirección al malecón”.

Playa de Ipanema el 20 de marzo de 2021, después de instauradas medidas para frenar contagios de covid-19 en Rio de Janeiro (Florian Plaucheur / AFP)

El video comenzó a circular después de que se anunciara el aumento de medidas restrictivas impuestas a partir del 20 de marzo pasado por el ayuntamiento de Rio de Janeiro, las cuales no permiten la práctica de deportes colectivos en las playas de esa ciudad.

El 9 de abril pasado, el ayuntamiento flexibilizó algunas de las restricciones, como la apertura de bares y restaurantes; sin embargo, mantiene la prohibición de deportes colectivos en las playas. 

Brasil sumaba más de 13,9 millones de casos de covid-19 y 374.000 muertes hasta el 20 de abril de 2021. Aún así, se han registrado protestas por todo el país (1, 2, 3) contra las medidas restrictivas para contener la circulación del nuevo coronavirus.

Traducción y adaptación
COVID-19