El uso de mascarillas no reduce la oxigenación de las células ni causa cáncer de pulmón

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas más de 3.600 veces en redes sociales desde julio de 2020 aseguran que el uso de mascarillas puede causar cáncer, con base en citas atribuidas al fallecido doctor Otto Heinrich Warburg sobre que las células privadas de oxígeno se vuelven “cancerosas” y que “la principal causa del cáncer es la acidez en el organismo”. Sin embargo, no existe registro de que el ganador del Premio Nobel de Medicina haya dicho esa frase, y especialistas concuerdan en que el uso de cubrebocas no representa un riesgo para la salud.

“MÁSCARAS. Respirar el propio anhídrido carbónico por más de dos horas produce acidez en la sangre”, dice una imagen difundida en Facebook (1, 2, 3) e Instagram (1) junto con la fotografía y el nombre de Otto Heinrich Warburg, premio Nobel de Medicina en 1931.

“La principal causa del cáncer es la acidez en el organismo”, añade una frase entrecomillada, también dentro de la imagen, sugiriendo que su autor es Warburg. “Priva a una célula del 35% de su oxígeno durante 48 horas y se volverá cancerosa” es otra supuesta declaración del científico alemán incluida en algunas publicaciones (1, 2, 3) Entradas similares circulan en inglés, hebreo, croata y portugués.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook tomada el 25 de febrero de 2021

La AFP conversó con varios científicos que han escrito sobre el trabajo de Warburg, pero no reconocen la frase. Los investigadores también dijeron que la hipótesis del médico no puede llevar a la conclusión de las publicaciones virales.

El “efecto Warburg”

Otto Heinrich Warburg fue un fisiólogo y bioquímico alemán nacido en 1883, cuyo trabajo sobre la respiración de las células fue pionero en el estudio de éstas y de los cánceres. Recibió el Premio Nobel por su “descubrimiento de la naturaleza y el modo de acción de la enzima respiratoria”.

Warburg planteó la hipótesis de que la alteración en la respiración de las células, no la falta de oxígeno, era una de las principales causas del cáncer, dijo a la AFP Ángela Otto, profesora adjunta de la Escuela de Bioingeniería de Múnich. A este descubrimiento se le denominó posteriormente el “efecto Warburg”.

“En presencia de suficiente oxígeno, las células normales realizan la glucólisis (descomposición de la glucosa) y canalizan el producto final (piruvato) hacia el ciclo metabólico (ciclo TCA), que está asociado con la cadena respiratoria (donde se necesita oxígeno) para producir la mayor parte de la energía necesaria”, explicó Otto por correo electrónico.

Otto continuó: “Cuando el oxígeno se vuelve escaso (condiciones anaeróbicas), la energía también se puede extraer aumentando la tasa glucolítica, con el producto final convertido en ácido láctico, y esto se denomina 'glucólisis anaeróbica'. Sin embargo, las células cancerosas, además de mantener la actividad de la cadena respiratoria, también emplean la glucólisis anaeróbica incluso en presencia de suficiente oxígeno, lo que conduce a una alta producción de ácido láctico, que es liberado por las células. Esto ahora se llama el 'efecto Warburg' ”.

"Es el fenómeno en el que los cánceres absorben una gran cantidad de azúcar y fermentan el exceso de azúcar (similar a cómo la levadura fermenta el azúcar para producir alcohol)", resumió en un correo electrónico Jason Locasale, experto en metabolismo del cáncer y profesor de la Universidad de Duke.

"Su papel en el desarrollo del cáncer sigue siendo un tema de debate, pero probablemente favorezca el crecimiento de los tumores", dijo Locasale, aunque aclarando que la investigación aún está en curso.

Las citas no aparecen en el trabajo de Warburg

Una de las afirmaciones atribuidas a Warburg en las entradas virales es “La principal causa del cáncer es la acidez en el organismo”.

“Hasta donde se, Warburg nunca afirmó que la acidez causaba cáncer”, dijo a AFP Factual la profesora de la Escuela de Bioingeniería de Múnich Angela Otto.

“Las células cancerosas pueden secretar altos niveles de ácido láctico, lo que contribuye a la acidificación en el área de los tumores (...) pero este es el resultado (...) no la causa de la evolución de los tumores”, añadió Otto. 

Además, la afirmación no aparece en su obra “The metabolism of tumors in the body” [El metabolismo de los tumores en el cuerpo, NDLR], publicada en 1926, ni en “On the Origin of Cancer Cells” [Sobre el origen de las células cancerosas, NDLR], de 1956.

En el segundo texto se encuentra una frase acerca de la causa común del cáncer, pero sin relación con la acidez: “Solo hay una causa común en la que se fusionan las demás causas, el daño irreversible a la respiración”.

La profesora Otto explicó que, según Warburg, la respiración celular alterada por mitocondrias defectuosas era [considerada] la principal causa del cáncer”, y agregó que esta hipótesis ya no es generalmente aceptada, pues “actualmente el cáncer no es atribuido a una sola causa”.

La afirmación de que “privar a una célula del 35% de oxígeno durante 48 horas y puede ser cancerosa”, presente en algunas de las entradas virales, tampoco aparece en las obras de Warburg consultadas y la posibilidad de formulara esa hipótesis parece "poco probable", según Slobodan Devic, profesor asistente de la Universidad McGill y médico del Hospital General Judío en Montreal, además de autor del artículo "Efecto Warburg: ¿una consecuencia o la causa de la carcinogénesis?".

“Parece que parte de la declaración publicada fue tomada del informe (editado) de Otto Warburg sobre su charla en el Encuentro del Premio Nobel en Lindau 1966 (Warburg, 1967), que se puede encontrar en sitios web no científicos, a menudo en el contexto de anuncios de cierto tipo de terapia contra el cáncer”, dijo la profesora Angela Otto.

Según ella, Warburg afirmó haber descubierto "a través de estos experimentos que la inhibición del 35% de la respiración de oxígeno es suficiente para provocar esta transformación (las células se convierten en glucólisis anaeróbica debido a la falta de oxígeno) durante el crecimiento celular".

Ahora se sabe que las células cancerosas pueden tener su respiración intacta, añadió.

Una búsqueda en Google de la cita exacta en español solo llevó a las entradas virales. En inglés, se localizó en publicaciones que promueven dietas alcalinas o tratamientos médicos alternativos. La frase no se encontró en ningún sitio de contenido científico.

Personas con mascarilla caminando frente a un mural en Berlín, el 2 de marzo de 2021 (John Macdougall / AFP)

Mascarillas y oxígeno

Ángela Otto añadió que no ve “necesidad de preocuparse” por la oxigenación en relación al uso de mascarilla.

Al llevar una mascarilla, “nuestro consumo de oxígeno puede verse ligeramente afectado al requerir mayor esfuerzo respiratorio (al correr o subir escaleras). Pero esto está lejos de sofocar a las células por falta de oxígeno. Los niveles de oxígeno en los tejidos son muy variables, generalmente más bajos que en la sangre, pero también dinámicos, a los que las células son capaces de adaptarse”, indicó.

El investigador sobre cáncer y profesor de biología del Boston College Thomas Seyfried hizo una evaluación similar: “Warburg demostró que la falta de oxígeno puede perjudicar la respiración celular, aumentando así la transformación neoplásica (el crecimiento de tumores). Aunque el uso prolongado de una mascarilla puede restringir el oxígeno hasta cierto punto, la restricción está muy por debajo de las condiciones de deficiencia de oxígeno que estudió Warburg”.

“No hay evidencia de que usar una mascarilla pueda causar cáncer, especialmente porque, si se usa correctamente, no debería afectar mucho la respiración”, agregó Locasale.

Ni hipoxia ni acidosis

La AFP (1, 2, 3) ya ha verificado muchos mitos sobre el supuesto riesgo de usar mascarillas, incluidas las afirmaciones falsas de que generan hipoxia (falta de oxígeno en el cuerpo) o acidosis, o que pueden causar cáncer.

Vinita Dubey, médica del sistema de Salud Pública de Toronto, dijo a la AFP por correo electrónico que, si se usa correctamente, es poco probable que una máscara de tela reduzca el oxígeno lo suficiente como para que el usuario se desmaye: “En general, una mascarilla de tela no se ajusta perfectamente al rostro. El aire aún puede capear la máscara y también atravesar el material por los poros”, al mismo tiempo que actúa como barrera para pequeñas partículas de virus.

Incluso el uso prolongado de mascarillas N95, utilizadas por los profesionales de la salud y diseñadas para ajustarse al rostro, “no ha demostrado causar toxicidad por dióxido de carbono en personas sanas. Si el CO2 se acumula lentamente en la máscara con el tiempo, los niveles son bajos y, en general, tolerables”, garantiza Dubey.

Lo mismo ocurre con las mascarillas quirúrgicas. El epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud de Colombia, Carlos Pinto, explica que filtran gotas de saliva y mucosidad, “pero aún permiten que fluya el aire. Respirar CO2 en exceso es peligroso para el cuerpo. Sin embargo, las personas que usan tapabocas quirúrgicos o de tela no tienen ningún peligro”.

Sobre la acidosis, Daniel Pahua, académico de salud pública de la UNAM, dijo: “El uso de cubrebocas no provoca acidosis, debido a que sirve para retener partículas sólidas, no para retener gases. Para ese tipo de exposiciones se requiere de otro tipo de instrumentos que tienen una filtración mucho mayor. Ni siquiera los N95 sirven para retener gases”.

El doctor Alfredo Silva, del Instituto Nacional del Cáncer de Chile, aseguró a la AFP que "no existe evidencia científica que establezca un rol causal entre su uso [de la mascarilla] y el riesgo de alguna neoplasia maligna [crecimiento de tumores, NDLR].

Algunas publicaciones que sugieren que el uso prolongado de la máscara puede provocar cáncer han argumentado que la protección crearía un entorno propicio para la proliferación de bacterias o incluso una acidosis, que causaría la enfermedad. 

Pero los expertos consultados sobre estas afirmaciones indicaron que la aparición de hongos o bacterias se puede prevenir respetando las medidas de higiene y la duración de las máscaras.

EDIT 12/03: Corrige fecha de publicación.
Traducción y adaptación
AFP México
CORONAVIRUS