El hisopo del test PCR no rompe la barrera hematoencefálica y no produce alzhéimer

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

“Test PCR es muy invasivo y produce alzhéimer”, dicen publicaciones que han sido compartidas más de 2.000 veces al menos desde septiembre de 2020, añadiendo que el hisopo usado en este tipo de exámenes médicos, empleados entre otras cosas para detectar casos de covid-19, rompe la barrera hematoencefálica, “podría contribuir a la demencia o producir alzheimer”. Sin embargo, especialistas negaron que ese instrumento pueda dañar esta barrera.

Estos mensajes, que van acompañados de una ilustración de una persona a la que se le introduce un hisopo por la nariz, han sido compartidos en Facebook (1, 2, 3). 

“La ruptura de la membrana hematoencefálica podría contribuir a la demencia o producir alzhéimer. Meter un hisopo PCR por orificio nasal degrada esta barrera cerebral que a la larga detonarán como tempranas enfermedades mentales”, dicen los textos sobre la ilustración.

Captura de pantalla realizada el 1 de febrero de 2021 a una publicación en Facebook

El examen de PCR, reacción en cadena de polimerasa, por sus siglas en inglés, detecta la presencia de un patógeno, como por ejemplo el SARS-Cov-2. Este test se realiza cuando la infección está en curso introduciendo un hisopo por la nariz (como se ve en la ilustración difundida) o bien desde la parte posterior de la garganta o del escupitajo de un paciente.

La barrera hematoencefálica, en tanto, es un conjunto de tejidos y vasos sanguíneos que “permite que ciertas sustancias como el agua, el oxígeno, el dióxido de carbono y los anestésicos generales, pasen al encéfalo. También impide la entrada de bacterias y otras sustancia”, según el diccionario del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. 

El neurólogo de la Red Salud UC Christus de Chile Rodrigo Santibáñez explicó a AFP Factual que esta barrera “controla qué cosas pueden entrar desde la sangre al cerebro. Eso incluye fármacos, productos tóxicos, virus, bacterias, algunos hongos y mediadores de inflamación”. Además, negó que pueda sufrir daños por el uso de un hisopo en una prueba PCR.

La AFP también se contactó con Juan Sabatté, médico y doctor en microbiología e investigador del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) de Argentina, quien descartó que el hisopo pueda perforar dicha barrera:

Santibáñez añadió que es “anatómicamente imposible” que un hisopo dañe esta barrera protectora del cerebro: “No está en la nariz, así que no hay forma de llegar a la barrera hematoencefálica. Además la toma del PCR se hace con hisopado nasal que toma contacto con la vía aérea superior y no con las arterias del cerebro. Anatómicamente no es posible”.

El médico agregó que un daño en esta barrera sí puede derivar en enfermedades neurológicas, pero descartó que esto pueda ocurrir por la introducción de un hisopo para el examen PCR. 

Además, Santibáñez explicó que no está totalmente establecido que el alzhéimer esté ligado a problemas en la barrera hematoencefálica: “Se ha investigado que la barrera protege de la inflamación y que su daño podría inflamar el cerebro y así favorecer el alzhéimer, pero eso no está 100% establecido”.

Sabatté también indicó que un daño en la barrera hematoencefálica puede derivar en enfermedades neurológicas, pero que los hisopados no pueden provocar tal daño. 

La AFP ya verificó antes otras publicaciones que mencionan que este examen podría romper la  “barrera de sangre” del cerebro. Entonces, otros expertos descartaron esa relación. 

CORONAVIRUS