“El covid-19 es una bacteria”, “Ecuador encontró la cura” y otras falsedades de un texto viral

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un largo mensaje ha vuelto a circular en redes sociales y WhatsApp al menos desde el pasado 28 de diciembre retomando afirmaciones como que el covid-19 “es una bacteria” y no un virus, que “nunca se necesitaron ventiladores para combatir la enfermedad” y que Ecuador encontró la cura para tratarla. El mensaje es una réplica de publicaciones ampliamente compartidas meses antes atribuyendo este hito a médicos italianos. Expertos consultados por AFP Factual y autoridades sanitarias explican que el mensaje contiene falsedades y argumentos sin fundamento científico.

“ÚLTIMA HORA.NO es necesario los Respiradores, ventiladores, ni de la unidad de cuidados intensivos. INTERNACIONAL ECUADOR. EN ECUADOR POR FIN LA CURA PARA EL CORONAVIRUS”, empieza el texto que volvió a circular en Facebook (1, 2, 3, 4) y que llegó al WhatsApp de AFP Factual para su análisis.

AFP Factual ya verificó mensajes similares de junio y octubre de 2020, en los que se decía que Italia y Ecuador, respectivamente, habían descubierto la cura para el covid-19. La desinformación sobre el supuesto hallazgo italiano circuló también en francés.

Captura de pantalla tomada el 18 de enero de 2021 de una publicación en Facebook

Sin embargo, la mayoría de afirmaciones de las publicaciones son falsas o no tienen fundamento:

1. Ecuador encontró la cura para el coronavirus: Falso

“EN ECUADOR POR FIN LA CURA PARA EL CORONAVIRUS”

Aunque las entradas citan como fuente al Ministerio de Salud de Ecuador, el gobierno de este país no ha hecho ningún pronunciamiento al respecto. Ni en el sitio web de ese ministerio ni en Twitter se encuentran registros de esa información. Tampoco se alude a una cura ecuatoriana en la página oficial creada para informar sobre el nuevo coronavirus.

A la fecha de publicación de este artículo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que, aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que “ningún fármaco pueda prevenir o tratar el covid-19”.

Ecuador, con una población de 17,5 millones, registraba al 22 de enero más de 237.000 contagios y más de 14.500 muertes. Ese país se vio duramente golpeado por la pandemia en el segundo trimestre del año pasado, cuando colapsaron sus sistemas hospitalario y funerario.

El hecho se da en medio de la recta final de la campaña para las elecciones generales que tendrán lugar el próximo 7 de febrero. 

 2. Médicos ecuatorianos hicieron autopsias a muertos por covid, en contra de una ley de la OMS: Falso

“Los médicos ecuatorianos, dirigidos por el *Doctor Jacinto Pichamaluco* desobedecieron la ley mundial de la salud OMS, de no hacer autopsias en los muertos del Coronavirus”

La OMS no ha establecido una “ley mundial de la salud” que prohíba realizar autopsias a fallecidos por el nuevo coronavirus.

De hecho, esa organización tiene un protocolo -actualizado en septiembre pasado- para la gestión segura de fallecidos por covid-19 que explica qué medidas de protección adoptar para realizarlas. “Si se selecciona para la autopsia el cadáver de un paciente con covid-19 presunta o confirmada, los centros de atención médica deben garantizar que se han adoptado medidas de seguridad para proteger a quienes realizan la autopsia”.

Ecuador ha implementado protocolos (1, 2) para realizar autopsias de fallecidos confirmados o sospechosos de covid-19. Estos lineamientos para la disposición de cadáveres también han sido implementados por Colombia, Chile, Paraguay, Perú, México, Honduras, Costa Rica, Estados Unidos, España y Bélgica.

Empleados de una funeraria cargan el féretro de un fallecido por covid-19 el 11 de agosto de 2020 en Quito (Cristina Vega Rhor / AFP)

3. El coronavirus es una bacteria amplificada con la tecnología 5G: Falso

El nuevo coronavirus “no es un Virus como nos han hecho creer, sino una bacteria... amplificada con radiación electromagnética 5G”.

La supuesta relación entre el covid-19 y la tecnología 5G se ha difundido ampliamente durante la pandemia. Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica sobre las afectaciones a la salud de ese tipo de tecnología ni sobre su relación con la propagación del nuevo coronavirus, como ha verificado AFP Factual (1).

De acuerdo con la OMS, el SARS-CoV-2 es un virus respiratorio perteneciente a la familia de los coronavirus y que produce la enfermedad infecciosa llamada covid-19.

Ese organismo no asocia el virus a la radiación. De hecho, oficialmente niega la afirmación de que las redes o antenas 5G de telefonía móvil pueden propagar el virus.

“Los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil. La COVID-19 se está propagando en numerosos países en los que no existe una red 5G”, dice la OMS.

Y agrega que el nuevo coronavirus fundamentalmente se transmite “a través de gotículas minúsculas de secreciones respiratorias expulsadas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. También es posible infectarse si se toca una superficie contaminada y posteriormente se lleva uno la mano a los ojos, la boca o la nariz”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), el Instituto Pasteur de Francia, el gobierno de Reino Unido, el Ministerio de Salud de Italia y el de España también han definido el SARS-CoV-2 como un virus respiratorio perteneciente a la familia de los coronavirus y no como una bacteria.

4. El coronavirus no es otra cosa que “coagulación intravascular diseminada” (trombosis): Falso

“Porque se ha demostrado que el Covid-19 lo que hace es coagular la sangre, haciendo que la persona haga cuadro de trombosis y la sangre no fluya y no oxigene el corazón y los pulmones y la persona fallezca rapidamente por no poder respirar”

A medida que la pandemia ha ido avanzando, los médicos han descubierto nuevas afecciones asociadas al covid-19, más allá de los síntomas que han sido ampliamente registrados por la OMS y de los síndromes pulmonares. Es el caso de la presencia de los coágulos de sangre, que pueden llevar a motivar incluso la amputación de miembros.

Justamente, ese organismo ha registrado que algunas de las complicaciones asociadas a los estados críticos de personas con coronavirus pueden ser la tromboembolia venosa o coagulopatía. Lo mismo han señalado los CDC que indican en su guía clínica para el tratamiento de pacientes con el nuevo coronavirus que “algunos pacientes pueden desarrollar signos de un estado de hipercoagulabilidad y tener un mayor riesgo de trombosis venosa y arterial de vasos grandes y pequeños” y que existen informes de personas hospitalizadoscon complicaciones trombóticas, con mayor frecuencia trombosis venosa profunda y embolia pulmonar”.

Estudios que figuran (1, 2) en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos en 2020 -uno de ellos en septiembre pasado y publicada también por la revista científica Science Direct- han ahondado sobre el riesgo de trombosis y la enfermedad del covid-19, aunque todos ellos indican que aún no se tiene información suficiente para demostrar una relación.

“En la actualidad existe escasa evidencia científica con respecto a la enfermedad por SARS-CoV-2 y sus complicaciones trombóticas, debido al corto periodo de tiempo desde su descubrimiento (…) sigue existiendo un amplio campo de estudio sin desarrollarse y es necesario continuar con la investigación de esta enfermedad y su relación con fenómenos trombóticos”, dice la investigación de septiembre.

De igual manera, estudios revisados por pares realizados en Francia, Irlanda y Holanda han mostrado la presencia de coágulos de sangre en personas fallecidas por covid-19, pero no los identifican como la única consecuencia de la enfermedad, sino que advierten que pueden desarrollarse junto a la neumonía asociada desde un principio al covid.

Una investigación de noviembre de 2020 y publicada por el Journal of the American College of Cardiology reconoce que el tromboembolismo venoso es “uno de los riesgos cardiovasculares predominantes en pacientes con covid-19”, aunque no niega otros síntomas como el de dificultad respiratoria o la insuficiencia de órganos. En abril, esa publicación científica indicaba también que los “datos disponibles sobre el riesgo trombótico son bastante limitados”.

 De acuerdo con estudio de la revista The Lancet, la mayoría de enfermos de covid-19 presenta al menos un síntoma seis meses después de superar la enfermedad. El síntoma más frecuente fue la fatiga o la debilidad muscular, seguido por dificultades para conciliar el sueño y ansiedad o depresión, de acuerdo con los datos.

5. El coronavirus se combate con antibióticos, antiinflamatorios y anticoagulantes: Engañoso

“La forma como combatirlo [al covid-19] o sea su curación, es con los antibióticos, anti-inflamatorios y anticoagulantes (…) Deben tomar: *Aspirina de 81 mg o 100 mg y Apronax o Paracetamol, Ibuprofeno de 400mg*”

El uso de antibióticos como “cura del covid-19” ha sido ampliamente difundido en redes sociales, pero sin fundamento científico. AFP Factual ha verificado falsas recetas o supuestas plantas que lo incluían y en donde se afirmaba que servía tratar el nuevo coronavirus.

Al respecto, la OMS afirma que “los antibióticos son eficaces contra las bacterias, pero no contra los virus. Puesto que el nuevo coronavirus (2019-nCoV) es un virus, no deben utilizarse antibióticos ni para prevenir ni para tratar la infección”. El organismo de salud precisa que en algunos hospitales pueden usar los antibióticos para “prevenir o tratar infecciones bacterianas” que podrían desarrollar pacientes con covid-19.

En las publicaciones virales también se hace referencia al uso de “aspirina” “apronax o Paracetamol” e “ibuprofeno” como “cura del covid-19”.

“La palabra más grave en la frase [sobre] los medicamentos es la de ‘curación’. De nuevo, no existe una cura comprobada aún para el nuevo coronavirus y si esos medicamentos lo fueran no llevaríamos un año largo encerrados”, dijo a AFP Factual la química farmacéutica Alejandra Moreno, de la Universidad de Antioquia, en Colombia.

La especialista explicó que el paracetamol y el ibuprofeno son antiinflamatorios, y que la aspirina es analgésico y anticoagulante. “Todos pueden servir para disminuir el malestar general, pero para nada más”, especifica.

Ni el apronax (naproxeno) ni la aspirina aparecen en la lista de medicamentos esenciales para el manejo de pacientes con covid-19 actualizada en agosto de 2020 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El paracetamol (acetaminofén), que también aparece en el texto viral, sí está en la lista de la OPS, pero es recomendado como un producto para tratar la fiebre.

“Ese medicamento es un antipirético. Eso quiere decir que quita la fiebre, el dolor de cabeza y otras dolencias leves. Si bien el acetaminofén es un medicamento medianamente seguro, puede generar compuestos bastante tóxicos para el hígado. En dosis altas y recurrentes, la exposición podría ser peor, por eso se debe respetar la dosis máxima al día”, dijo Moreno.

De acuerdo con la especialista, la dosis máxima diaria para un adulto es de 1 gramo cada seis horas. Moreno también indica que los profesionales de la salud luchan para que las personas no se automediquen, especialmente con antibióticos, “por la resistencia que pueden generar entre las bacterias que atacan el cuerpo”.

La misma información sobre el paracetamol se puede leer en los sitios web de los ministerios de salud de Italia, España y Chile.

Sobre un tratamiento con anticoagulantes, los CDC han afirmado que se desconoce el origen de la hipercoagulabilidad asociada al covid-19 y advierten que “los datos disponibles para informar el manejo clínico en torno al tratamiento del tromboembolismo venoso en pacientes con COVID-19 aún están evolucionando”.

Los CDC recomiendan leer más información al respecto en una página de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) donde, en efecto, hay pautas de tratamiento con anticoagulantes. 

Un año después de la pandemia y ya con el inicio de la vacunación en varios países, la ciencia todavía no dio con un tratamiento milagro contra el covid-19

6. Los ventiladores nunca fueron necesarios: Falso

“Según patólogos ecuatorianos. Nunca se necesitaron los ventiladores, ni de la unidad de cuidados intensivos”

En la guía sobre las opciones terapéuticas en el covid-19 del 17 de diciembre de 2020, la OMS indica las definiciones de gravedad en los pacientes con esta enfermedad. Quienes son considerados como de enfermedad crítica “atienden a los criterios de síndrome de dificultad respiratorio aguda (SDRA), septicemia, choque septicémico u otras afecciones que normalmente requerirían la administración de tratamientos de soporte vital, como la ventilación mecánica (invasiva o no invasiva) o el tratamiento con vasopresores”.

Ese organismo también tiene una serie de especificaciones técnicas para el uso de ventiladores invasivos y no invasivos para covid-19. Otras orientaciones sobre su uso se pueden ver aquí.

De acuerdo con otra guía de la OMS sobre el manejo clínico de la IRAG (infección de respiratoria aguda), publicada el 13 de marzo y aún vigente, “aunque la mayoría (81%) de las personas con covid-19 presentan cuadros leves sin complicaciones (…) aproximadamente un 5% debe ser tratado en unidades de cuidados intensivos (UCI). De los enfermos críticos, la mayoría requiere ventilación mecánica. El diagnóstico más frecuente en los pacientes con covid-19 grave es la neumonía grave”.

Por su parte, los CDC indican en su Guía para el tratamiento de pacientes con enfermedad por coronavirus —actualizada en diciembre pasado— que, “el manejo clínico de COVID-19 incluye medidas de prevención y control de infecciones y cuidados de apoyo, incluido oxígeno suplementario y soporte ventilatorio mecánico cuando esté indicado”.

En la página sobre preguntas y respuestas del nuevo coronavirus de los centros estadounidenses se indica que “entre los adultos, el riesgo de enfermedad grave por COVID-19 aumenta con la edad, y los adultos mayores tienen el mayor riesgo. Enfermedad grave significa que la persona con COVID-19 puede requerir hospitalización, cuidados intensivos o un ventilador para ayudarla a respirar, o incluso puede morir”.

En resumen, hasta el momento no se ha encontrado la cura para el nuevo coronavirus y, de acuerdo con expertos e información de organismos mundiales de salud, las afirmaciones que circulan en un extenso mensaje en redes sociales son falsas o no tienen fundamento científico.

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

Covid-19 5G Vacunas