Las mascarillas no hacen que el usuario inhale CO2, y rellenarlas con plantas arruina su función

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

En un video compartido más de 20.000 veces en redes sociales desde mediados de enero de 2022 se asegura que introducir hojas de plantas aromáticas dentro de una mascarilla quirúrgica contrarresta la inhalación de dióxido de carbono y oxigena el organismo. Sin embargo, es falso que los tapabocas hagan que el usuario inhale dióxido de carbono, y rellenarlos estropea su función protectora. Además, cuando las hojas han sido cortadas de la planta, pierden su capacidad de generar oxígeno.

“Los farmacéuticos no quieren que sepas este truco”, se lee en una publicación en Facebook de una página llamada “Más natural”, que ofrece, según su descripción, “tips naturales y saludables”.

La entrada incluye un video de tres minutos de duración en el que una voz femenina asegura que con las mascarillas “inhalamos el mismo aire tóxico que botamos, contaminando nuestro cuerpo poco a poco”.

Por ello, propone “un método para inhalar oxígeno puro, aun con la mascarilla puesta”, que consiste en hacerle a esta un corte transversal y rellenarla con hojas de albahaca, eucalipto, menta, salvia o hierbabuena, que “expulsarán oxígeno y al mismo tiempo absorberán dióxido de carbono”. Se afirma además que la inhalación de esas hojas “actúa contra las enfermedades del sistema respiratorio”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 3 de febrero de 2022

La secuencia también circula en Twitter y TikTok, y llegó al WhatsApp de AFP Factual para su verificación.

Mascarillas y CO2

La versión de que las mascarillas hacen que las personas inhalen el dióxido de carbono (CO2) que expelen ha circulado a lo largo de la pandemia y AFP Factual la ha verificado en varias oportunidades (1, 2, 3).

La neumonóloga Laura Pulido, miembro de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, descartó que se “inhale aire tóxico” a través de los barbijos. “Estos no impiden la salida de dióxido de carbono ni hacen que lo reinhalemos”, dijo a AFP Factual el 21 de enero de 2022.

“Ponerse un barbijo no es como si te cubrieran las fosas nasales y la boca con una almohada”, ejemplificó. “Las mascarillas tienen el objetivo de impedir que las gotitas microscópicas de saliva salgan al exterior al estornudar o al hablar. Pero el oxígeno y el dióxido de carbono están en estado gaseoso y las atraviesan perfectamente”, dijo.

Consultada el 27 de enero de 2022, la doctora Carolina Herrera, médica broncopulmonar y especialista en medicina intensiva en el Hospital de la FACH, Chile, coincide: “Es incorrecto decir que el dióxido de carbono que uno expele a través de la respiración es reinhalado por tener colocada una mascarilla”. “Esto no corresponde a la fisiología normal del aparato respiratorio: el dióxido de carbono es un gas completamente difusible en el aire: aun antes de llegar a la mascarilla ya se ha nivelado con los gases de la atmósfera”, observó.

Además, la especialista señaló que el video incurre en un grave error al sugerir que rellenar un barbijo con hojas permitirá al usuario “inhalar oxígeno puro”.

“Eso es absurdo. El aire que circula en la atmósfera y que respiramos tiene una proporción de oxígeno de un 21%; el resto está conformado por nitrógeno y otros gases”, detalló Herrera. “Si uno inhalara aire con oxígeno al 100% los pulmones colapsarían. El nitrógeno es lo que le da soporte al alveolo pulmonar”, explicó.

La médica remarcó que cortar un barbijo con una tijera vulnera su indemnidad: “Manipularlo y cortarlo hace que pierda sus propiedades de defensa antiviral y favorezca la infección por covid-19”.

Un recolector de café con mascarilla trabaja en la finca La Hammonia, Selva Negra, en Matagalpa, Nicaragua, el 28 de enero de 2022 ( AFP / Oswaldo Rivas)

¿Hojas cortadas que generan oxígeno?

Según el video viral, las hojas cortadas de distintas plantas son capaces de absorber el dióxido de carbono que exhalamos y “expulsar oxígeno”.

“Todas las plantas producen oxígeno y secuestran dióxido de carbono; esto se da a través de las hojas —y a veces tallos— de las plantas vivas”, dijo a AFP Factual la etnobióloga e investigadora argentina Ana Ladio.

Sin embargo, “cuando las hojas fueron recolectadas, esta función comienza a perderse de a poco hasta detenerse (...). Además, dentro de un barbijo y con la respiración de la persona es probable que se oxiden rápidamente”, puntualizó.

Herrera coincidió: “Las hojas cortadas de cualquier planta no tienen vida y por lo tanto pierden sus propiedades habituales de intercambio y consumo de CO2 para transformarlo en oxígeno”.

La mera inhalación no surte efecto

Las expertas consultadas por la AFP coincidieron en que la mera inhalación de hojas sin vida no proporciona una acción terapéutica.

Pulido explicó que las plantas promocionadas en el video pueden ser empleadas como accesorio terapéutico, sobre todo en niños y adultos mayores. “Se utilizan, por ejemplo, en cremas o ungüentos, que se colocan en el pecho para que el paciente aspire y se descongestione la vía aérea superior”. Sin embargo, puntualizó, no hay evidencia alguna de que colocar hojas cortadas en el barbijo genere ese efecto.

Si van a emplearse para aliviar síntomas, las plantas deben atravesar procesos de hervor o destilación. “En la medicina popular, las hojas de varias especies se usan para hacer vahos contra síntomas de enfermedades respiratorias, y se inhalan en aceites esenciales que generan una acción principalmente descongestiva”, dijo Ladio

Para Herrera, la inhalación de hojas, tal como la propone el video, puede acarrear riesgos, ya que “pone directamente en nuestro sistema respiratorio los gérmenes que esas plantas pudieran tener en su superficie, según el sistema de almacenamiento que hayan tenido”.

“Las mascarillas son un mecanismo de barrera eficiente en tanto estén intactas”, agregó. “Así que rellenarlas con hojas no solo no ayuda sino que es peligroso”.

COVID-19