Un hombre pasa por delante de pendones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en su sede en Bruselas, el 16 de noviembre de 2022 (AFP / John Thys)

El artículo 5 del tratado de la OTAN no “obliga” a una respuesta militar si un miembro es atacado

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Tras la explosión de un misil en Polonia el 15 de noviembre de 2022, cientos de usuarios en redes sociales comparten mensajes asegurando que con ello la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), de la cual el país europeo es miembro, se vería “obligada” a responder, en función del artículo 5 de su Tratado constitutivo. Si bien esta norma establece el compromiso de los miembros a la defensa colectiva a favor del Estado atacado, su implementación no es automática ni exclusivamente de tipo militar, explicaron a la AFP especialistas en Relaciones Internacionales y Derecho Internacional.

Publicaciones compartidas en Twitter (1, 2), Instagram y Facebook (1, 2, 3) aseguran que tras el impacto de un misil que mató a dos personas en la localidad polaca de Przewodow, la puesta en marcha del “artículo 5 del tratado de la OTAN” es “obligatoria u automática” o que implica necesariamente una única respuesta por parte de los Estados miembros: “declarar la guerra”.

Estos mensajes también fueron difundidos por medios de comunicación.

Captura de pantalla de un tuit hecha el 17 de noviembre de 2022

Entradas similares se comparten también en portugués (1, 2).

La OTAN es una alianza militar y política de defensa colectiva creada en 1949 y conformada actualmente por 30 países. En su pacto constitutivo, el Tratado de Washington, el artículo 4 establece que “las Partes se consultarán cuando, a juicio de cualquiera de ellas, la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las Partes fuese amenazada”.

Su artículo 5, al que se refieren las publicaciones en redes, asegura: “Las Partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas, que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas”. Sin embargo, las acciones que tomen los Estados miembros ante este tipo de situación no son “automáticas” ni implican necesariamente una respuesta militar, como dicen los mensajes virales.

Si tal ataque se produce, cada una de ellas, en ejercicio del derecho de legítima defensa individual o colectiva reconocido por el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, ayudará a la Parte o Partes atacadas, adoptando seguidamente, de forma individual y de acuerdo con las otras Partes, las medidas que juzgue necesarias, incluso el empleo de la fuerza armada, para restablecer la seguridad en la zona del Atlántico Norte”, continúa el texto de la norma.

Y concluye: “Cualquier ataque armado de esta naturaleza y todas las medidas adoptadas en consecuencia serán inmediatamente puestas en conocimiento del Consejo de Seguridad [de la ONU]. Estas medidas cesarán cuando el Consejo de Seguridad haya tomado las disposiciones necesarias para restablecer y mantener la paz y la seguridad internacionales”.

Cláusula de defensa colectiva

Luis Simón, director de la Oficina del Real Instituto Elcano en Bruselas y profesor de Relaciones Internacionales en la Vrije Universiteit Brussel, dijo a AFP Factual que el artículo 5 “es la cláusula de defensa colectiva; es un poco el centro de gravedad del Tratado de Washington y de la OTAN”.

El especialista detalló que el texto establece un compromiso de los Estados miembros de defender al que ha sido atacado, pero aclaró que “no es automático”, sino que “requiere que lo active el Consejo del Atlántico Norte, [órgano] donde están todos los representantes permanentes de los estados ante la OTAN”.

Consultado sobre el proceso por el cual se pone en marcha lo establecido en este artículo, Federico Merke, director de la Maestría en Política y Economía Internacionales de la Universidad de San Andrés, en Argentina, explicó: “Un Estado atacado por un actor externo a la alianza puede invocarlo, aunque también lo pueden invocar otros Estados miembros de la alianza”.

Merke también destacó el rol del Consejo del Atlántico Norte, al que definió como “el principal órgano decisorio” de la OTAN, el cual, sostuvo, “debe evaluar el hecho y coordinar la reacción” de la Alianza que no hayan sido directamente atacados.

El 16 de noviembre, tras una reunión del Consejo, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, brindó una rueda de prensa en la que dijo no disponer de indicios de un "ataque deliberado a Polonia” ni de que Rusia esté preparando acciones ofensivas contra la OTAN.

Medidas

El artículo 5 supone solidaridad y asistencia mutua, pero no obliga a los miembros al uso de la fuerza contra el agresor; supone que el uso de la fuerza es una alternativa, pero la reacción puede variar en función de lo que cada miembro puede aportar según sus capacidades. Los estados pueden ayudar con material bélico, con tropas, pero también ofreciendo bases de operaciones o inteligencia, entre otras formas de colaboración”, detalló Merke.

Simón, en tanto, destacó que incluso dentro de las acciones militares, “el abanico es muy amplio”, e incluye el envío de aviones de vigilancia aérea, mayor cooperación en inteligencia, entre otros. “Puede ir desde acciones mínimas en lo que a intensidad militar se refiere, hasta acciones máximas, como la declaración de guerra”, sostuvo.

Las medidas no militares, detalló, pueden ser boicots diplomáticos, sanciones económicas etc. “El artículo 5 no limita ni acota [las medidas a implementar por los miembros]”, expresó el investigador.

Como explicó el politólogo español Daniel Gil, “los aliados tienen obligación de ayudar, no de ayudar de una manera concreta”.

¿Y el artículo 4?

Más allá del artículo 5, los especialistas coinciden en la importancia del artículo 4 del Tratado.

“Lo que hay que mirar hoy no es el artículo 5, sino el 4, que no tiene que ver con el ataque de un actor externo sino con la preocupación que pueda sentir un miembro por su seguridad y activar [así] un mecanismo de consulta entre los miembros”, dijo Merke.

A diferencia del artículo 5, que se invocó una sola vez, tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington, Merke detalló que el 4 se invocó “por lo menos siete veces ante distintas crisis y escaladas diplomáticas”.

Guilherme Bystronski, profesor de Derecho Internacional de Damásio Educacional, en Sao Paulo, dijo a la AFP que el artículo 4 fue invocado desde el comienzo del conflicto en Ucrania. “Desde febrero los países de la OTAN han establecido frecuentemente consultas entre sí para poder coordinar toda la ayuda que ha sido enviada a Ucrania en estos últimos meses”, explicó, y señaló que “viene siendo invocado constantemente en el marco del Tratado de Washington de 1949”, explicó.

Con la noticia del misil que cayó sobre territorio de Polonia ayer [15 de noviembre de 2022] y mató a dos personas, Polonia nuevamente requirió consultas en base al artículo 4 para que pudiese, en ese contexto, definir lo que se haría como respuesta a los acontecimientos”, detalló Bystronski.

Los líderes occidentales rebajaron los temores de que la explosión del misil en Polonia arrastrara a la OTAN al conflicto entre Rusia y Ucrania, al considerar que se trataba de un proyectil extraviado de la defensa antiaérea ucraniana.

Al 16 de noviembre, la OTAN y Polonia también habían afirmado que probablemente se trató de un misil de la defensa ucraniana disparado para contrarrestar los ataques de Rusia. Moscú negó estar involucrada.

17 de noviembre de 2022 Actualiza viralidad. Cambia imagen de ejemplo de publicación viral.
Conflicto ucraniano-ruso